Amaxofobia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La amaxofobia es la fobia o miedo a conducir un vehículo; puede deberse, por ejemplo, a la inseguridad, a la participación de seres queridos en accidentes o a cualquier tipo de recuerdo doloroso relacionado. Etimológicamente, la palabra "amaxofobia" proviene del griego ἄμαξα ('amaxa' «carro») y φόβος ('fóbos' «temor»). A menudo se manifiesta en verdaderos ataques de pánico y aquellos individuos que padecen de amaxofobia se quejan de ansiedad, temor[1]​ y agitación en los días u horas que tienen que conducir un vehículo.[2]

Puede presentarse en distintos grados, hasta el extremo en que esta fobia afecta la vida social del individuo; por ejemplo, evitando salir si no hay alternativas de transporte. Esto puede afectarlo profesionalmente, debido a los problemas que le ocasiona el no poder trasladarse.

Clínicamente, es catalogada como fobia específica o trastorno de ansiedad causado por un miedo irracional a la exposición de objetos o situaciones específicas y, en casos graves, a representaciones.

No debe confundirse con el temor característico de los conductores novatos, el cual se puede ir superando por medio de la práctica constante.

La amaxofobia puede superarse con terapia psicológica cognitiva-conductual, establecida en las fases de:

  • Toma de conciencia, para conocer como se ha instaurado en nuestra conducta y como se mantiene.
  • Técnicas de afrontamiento: Técnicas de relajación y control del pensamiento catastrofista.
  • Exposición: Acercamiento progresivo a los estímulos fóbicos presentes en la conducción.

Síntomas[editar]

En la amaxofobia se destaca:

→ Ansiedad, angustia, pesadillas

→ Síntomas físicos como sudores de manos, temblores, rigidez muscular...

→ pensamientos distorsionados y sobre-catastrofistas en torno a la situación de conducir.

→ sentirse incomodada por el entorno y conducir tensa, miedo al tráfico.

Tratamiento[editar]

Por suerte, es un problema que, tratado debidamente por un profesional de la psicología, suele tener un alto porcentaje de éxito en su tratamiento. A la persona que padece amaxofobia, al igual que el resto de fobias, debe hacérsele consciente de la problemática[3]​ y estar predispuesta a querer cambiar esta situación que le incapacita.

Entre las técnicas terapéuticas para resolver este tipo de fobia podemos encontrar desde técnicas sencillas de relajación y respiración profunda hasta técnicas de exposición in vivo o incluso mediante realidad virtual que simulan dicha exposición situacional.[4]

Referencias[editar]

  1. «¿Qué es la amaxofobía?». Canal 12 (El Salvador). Consultado el 6 de diciembre de 2022. «Estar al mando de un vehículo es una gran responsabilidad y, para algunas personas, les genera ansiedad y temor ». 
  2. «¿Qué es la Amaxofobia?». Academia de Choferes Del Molino. Consultado el 9 de marzo de 2022. 
  3. Jaime de las Heras (5 de diciembre de 2022). «¿Temes conducir? Se llama amaxofobia y es más difícil de detectar de lo que parece». The Objective. Consultado el 6 de diciembre de 2022. «para tratar la amaxofobia, lo primero que se suele hacer es establecer una toma de conciencia del problema ». 
  4. «Amaxofobia: Causas, síntomas y tratamiento». DKV Quiero cuidarme. Consultado el 22 de noviembre de 2021.