Altos de Jalisco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Región Altos de Jalisco fue parte de la Provincia de Nueva Galicia, actual Aguascalientes y Jalisco, y de la Intendencia de Guadalajara en el Reino de Nueva Galicia por casi 300 años.[1][2][3][4][5]​ Se divide en Altos Sur y Altos Norte. A su vez es parte de la macro región del Bajío Occidente. [6]​ Forma parte de la Alianza Bajío-Occidente.[7]

Localización de los Altos en Jalisco.

Geografía[editar]

Constituyen un conjunto de tierras altas, una gran meseta que se eleva más o menos uniformemente, hasta los 2,000 metros y forma parte del Eje Neovolcánico. El río Aguascalientes da lugar a la corriente principal del río Verde y en su cuenca se albergan los Altos de Jalisco, que son la continuación hacia el occidente de las tierras altas y onduladas del norte del Bajío, de las que apenas se distinguen por ser un poco más secas. El terreno es en su mayor parte ondulado y pedregoso.

Historia y población[editar]

Los primeros pueblos que habitaron la región fueron las tribus chichimecas, nombre que daban los mexicas a un conjunto de etnias indígenas que habitaban el centro y norte del país.

La región siempre tuvo población indígena muy minoritaria. [8]

Las bajas que tuvieron los conquistadores españoles en la región debido a los ataques Chichimecas, los llevaron a cerrarse más, y evitar el contacto con ellos. Llevaron a los Altos de Jalisco a milicianos rurales castellanos, algunos de ellos de ascendencia francesa, conducidos en la alta Edad Media para repoblar el centro de España. No obstante, igualmente hubo portugueses, italianos y oriundos de Flandes, que con anterioridad habían luchado contra turcos y moros. Estos soldados campesinos se establecieron con patrones de propiedad privada y con una ideología católica.[5]

Aguascalientes como parte de los Altos de Jalisco[editar]

División Territorial durante el Segundo Imperio Mexicano.

Durante el Segundo Imperio Mexicano, Aguascalientes volvió a formar parte de los Altos de Jalisco, como una continuación natural, tomando en cuenta aspectos morfológicos y culturales. Las divisiones territoriales a través de la historia de México, generalmente han estado ligadas a cambios políticos y no a una distribución espacial tendiente a mejorar el desarrollo administrativo, económico y social del territorio nacional. El 3 de marzo de 1865 apareció uno de los decretos más importantes del gobierno de Maximiliano para la primera división del territorio del nuevo Imperio y que fue publicado en el Diario del Imperio el 13 de marzo del mismo año. Dicha misión le fue encomendada a don Manuel Orozco y Berra (1816-1881) y esta división fue realizada según las bases siguientes:[9]

  • La extensión total del territorio del país quedará dividida por lo menos en cincuenta departamentos.
  • Se elegirán en cuanto sea posible límites naturales para la subdivisión.
  • Para la extensión superficial de cada departamento se atenderá a la configuración del terreno, clima y elementos todos de producción de manera que se pueda conseguir con el transcurso del tiempo la igualdad del número de habitantes en cada uno
  • La elaboración de esta división es de suma importancia dentro de las divisiones territoriales que se realizaron, ya que se tomaron en cuenta básicamente elementos geográficos para la delimitación de las jurisdicciones y el futuro desarrollo de las nuevas demarcaciones, así como porque dentro de estas áreas sería mucho más fácil la comunicación y esto influiría en su actividad comercial.

Economía[editar]

La principal actividad económica de la región es la ganadería, predominantemente el ganado bovino, tanto para la ordeña como para la producción de carne, y el porcino, pero además en cada municipio se desarrollan diversas actividades propias de cada lugar; por ejemplo la industria procesadora de alimentos, la ganadería y el turismo en Lagos de Moreno, el turismo religioso en San Juan de los Lagos y en Santa Ana de Guadalupe, la industria textil y de productos derivados de la leche en San Miguel el Alto, la destilación de tequila en Arandas y las granjas avícolas para la producción de huevo y de pollo para consumo humano en Tepatitlán, entre otras.

Regionalización administrativa[editar]

Región Altos Norte[editar]

Municipios de la Región Altos Norte.

La Región Altos Norte cubre 8,882 km² que representa el 11 % del territorio del estado. Los municipios en la región son los siguientes:

  1. Encarnación de Díaz
  2. Lagos de Moreno
  3. Ojuelos de Jalisco
  4. San Diego de Alejandría
  5. San Juan de los Lagos
  6. Teocaltiche
  7. Unión de San Antonio
  8. Villa Hidalgo

El municipio sede es Lagos de Moreno . En esta región se desarrollan fábricas de ropa, muebles, calzado, artículos metálicos, dulces y mermeladas. Algunos de los municipios de esta región tienen una actividad ganadera muy importante principalmente en la producción de lácteos.

Región Altos Sur[editar]

Municipios de la Región Altos Sur.

La Región Altos Sur cuenta con 6,667 km² que es el 5 % de la superficie del estado. Los municipios de esta región son los siguientes:

  1. Acatic
  2. Arandas
  3. Cañadas de Obregón
  4. Jalostotitlán
  5. Jesús María
  6. Mexticacán
  7. San Julián
  8. San Miguel el Alto
  9. Tepatitlán de Morelos
  10. Valle de Guadalupe
  11. Yahualica de González Gallo
  12. San Ignacio Cerro Gordo


El municipio sede es Tepatitlán de Morelos. En esta región se encuentra el municipio más reciente del Estado, San Ignacio Cerro Gordo, que se separó de Arandas. Tradicionalmente Atotonilco el Alto, Ayotlán, Tototlán, Cuquio, Zapotlanejo y Degollado pertenecen a esta zona sur alteña. En general la región cuenta con la producción de tequila y el desarrollo de ganado, del vestido, y se realizan diversas artesanías.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]