Alfonso Enríquez (almirante de Castilla)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alfonso Enríquez
Almirante de Castilla
Arms of Alonso Enríquez, Admiral of Castile.svg
Escudo de armas de Alfonso Enríquez.
Información personal
Otros títulos Señor de Medina de Rioseco
Nacimiento 1354
Guadalcanal
Fallecimiento 1429
Guadalupe, Cáceres
Entierro Monasterio de Santa Clara de Palencia
Familia
Casa real Casa de Borgoña (España)
Padre Fadrique Alfonso de Castilla
Madre desconocida
Consorte Juana de Mendoza
Heredero Fadrique Enríquez
Descendencia Véase Descendencia
[editar datos en Wikidata]

Alfonso Enríquez, conocido también como Alonso Enríquez (Guadalcanal, 1354 - Monasterio de Guadalupe, 1429). Fue hijo ilegítimo de Fadrique Alfonso de Castilla, maestre de la Orden de Santiago, señor de Haro y adelantado mayor de la frontera de Andalucía,[1] [2] aunque la identidad de su madre es desconocida.

Fue almirante de Castilla (1405-1426) y señor de Medina de Rioseco y de otras muchas villas, y también el progenitor del linaje de los Enríquez, que desempeñaron hereditariamente durante varios siglos el almirantazgo de Castilla y ostentaron el título de duques de Medina de Rioseco.

Fue nieto del rey Alfonso XI de Castilla.

La identidad de su madre[editar]

Aunque los cronistas coetáneos castellanos envolvieron la figura de su madre en misterio y genealogistas posteriores no la mencionaron, otros autores, por ejemplo, el portugués Fernán López escribió en relación con eventos ocurridos en 1384, que el almirante fue hijo de una judía. El «Memorial de cosas antiguas» atribuido al deán de Toledo, Diego de Castilla, dice que Fadrique tuvo Alonso en una judía de Guadalcanal llamada Paloma, hecho también mencionado en el Tizón de la nobleza de España de Francisco de Mendoza y Bobadilla. Cuenta una anécdota donde el rey Fernando el Católico estaba de caza y fue un halcón con una garza y, tanto se alejó, que el rey la dejó de seguir, y Martín de Rojas fue siempre con el halcón hasta que vio desamparar la garza y tirar tras una paloma. Preguntando el rey por su halcón, Martín le respondió, «Señor, allá va tras nuestra abuela», siendo Martín también descendiente de Paloma.[3]

En 1550 se editó en Zaragoza una colección de romances[4] donde se insinúa que don Alonso Enríquez es hijo ilegítimo de la reina doña Blanca de Borbón y don Fadrique de Toledo, y que mandó llamar a un secretario de la confianza de don Fadrique, para engañarle diciendo que su hijo en realidad lo era de una de sus damas de compañía. Este secretario se hizo cargo del niño y lo llevó a una tal Paloma como ama de cría, "hija de un tornadizo y una linda judía"[1]. El cronista y genealogista Esteban de Garibay se hace eco de esta tradición popular en su Compendio Historial[5] de 1571. Diego Ortiz de Zúñiga a mediados del siglo XVII no quita verosimilitud a estas fuentes orales precisamente por su antigüedad en sus Anales Eclesiásticos y Seculares de la Ciudad de Sevilla.[6] Ortiz de Zúñiga señala que la tal Paloma vivía en Llerena (Badajoz), señorío del Maestre don Fadrique, tal como se recoge en varios romances recopilados y editados en el siglo XVI. Ya en el siglo XIX Agustín Francisco G. Durán[7] concede bastante crédito a estas leyendas.

Biografía[editar]

Nació en 1354,[2] y permaneció oculto mientras vivía su tío Pedro I de Castilla, quien ordenó asesinar a su padre en 1358 en el Alcázar de Sevilla. En 1389 recibió del rey Juan I de Castilla la villa de Aguilar de Campos, que constituye el primer paso en la construcción de un sólido patrimonio personal. Hacia 1402 desempeñó el cargo de adelantado mayor del reino de León y la alcaldía del castillo de Medina de Rioseco.

Hacia 1395 retomó junto a su mujer la construcción del Monasterio de Santa Clara de Palencia, que había sido comenzado por Enrique II de Castilla y su mujer la reina Juana Manuel, proyectando la iglesia como panteón de los Almirantes de Castilla.[8]

En 1405 Alonso Enrique recibió de Enrique III el título de Almirante Mayor de Castilla. Se conjetura que debió haber sido a instancias de su mujer, la cual, al fallecer su hermano, Diego Hurtado de Mendoza, quien ostentó el cargo de Almirante de Castilla, consiguió que el título pasase a su marido. El cargo, transmitido así a la rama femenina de los Mendoza, además de la acción militar en el mar, conllevaba jurisdicción civil y criminal sobre todos los puertos del reino de Granada, y que culminan a los tres años con la toma de Antequera.

En 1421, Juan II le otorgó el señorío de Medina de Rioseco «por los muchos e buenos e leales e notables e señalados servicios que fecisteis al Rey Don Juan mi abuelo e al Rey Don Henrique mi padre e mi señor, e abedes fecho e fazes a mi», lugar que eligió para establecerse y fundar mayorazgo a favor de sus hijos.

En 1426 el rey Juan II le concedió permiso para fundar dos mayorazgos a favor de sus herederos, y el día 19 de abril de ese mismo año, mientras se hallaba en la ciudad de Toro, Alonso Enríquez otorgó testamento y fundó dos mayorazgos a favor de sus hijos, y poco después renunció al cargo de almirante de Castilla,[9] que pasó a ocupar su hijo Fadrique por disposición real otorgada el día 12 de junio de 1426.[10] Y ese mismo año el anciano almirante se retiró al monasterio de Guadalupe,[11] aunque conservó hasta el final de sus días la dignidad de almirante de Castilla gracias a lo estipulado en el privilegio real donde se consignó su renuncia.[12]

Falleció en 1429 en el monasterio de Guadalupe[12] a los 75 años de edad.[13]

Sepultura[editar]

Fue sepultado junto a su esposa y varios de sus hijos en el monasterio de Santa Clara de Palencia que ambos habían fundado.[8]

Matrimonio y descendencia[editar]

En 1387, Alonso Enríquez, haciéndose pasar por un criado suyo, preguntó a Juana de Mendoza viuda desde la Batalla de Aljubarrota de agosto de 1385, si estaría dispuesta a casarse con su señor (él mismo). El simulador Alonso recibió de ella la contestación de que Alonso Enríquez era el hijo de una «marrana» (de familia judeoconversa), con lo que el supuesto criado la abofeteó. Aclarado el engaño, se dice que solicitó la presencia de un sacerdote, para que los casara «pues no se dijese que hombre alguno había puesto la mano en ella no siendo su marido».

Se dice también que en una ocasión llegando de noche avanzada, tuvo que dormir con todo su séquito en el campo para recibir la explicación al día siguiente, de la altiva Mendoza, de que «una castellana digna no abre las puertas de su castillo a nadie en la noche».

Fruto de su matrimonio con Juana de Mendoza nacieron los siguientes hijos:

Algunos autores, basándose en las afirmaciones de Balbina Martínez Caviró,[26] [27] afirmaron que el almirante Alonso Enríquez y su esposa tuvieron una hija llamada Juana que fue abadesa en el convento de Santa Clara la Real de Toledo,[28] en cuyo coro estaría sepultada.[29] [30] Los historiadores Margarita Cuartas Rivero y Jesús Antonio González Calle, sin embargo, han demostrado que dicha abadesa fue realmente Juana Enríquez, hija ilegítima del conde Alfonso Enríquez y de Inés de Soto de los Infantes y nieta del rey Enrique II de Castilla.[31] [28] El heraldista Faustino Menéndez Pidal de Navascués señaló que el escudo colocado sobre la tumba de esta abadesa es idéntico al que utilizó su padre, el conde Alfonso Enríquez.[32] Además, ni el almirante ni su esposa Juana de Mendoza en sus testamentos otorgados en 1426 y en 1431, respectivamente, mencionan a una hija llamada Juana.[33]

Además, el almirante Alonso Enríquez tuvo los siguientes hijos ilegítimos:

  • Rodrigo Enríquez (m. 1465). Fue arcediano de Toro,[34] arcediano de Valdemuriel en la diócesis de León, tesorero de Astorga[35] y deán de la catedral de Palencia, donde aún se conserva su sepulcro en la actualidad.[36] Por otra parte, conviene señalar que a pesar de que en el testamento de Juana de Mendoza, que era la esposa de Alonso Enríquez, esta dama se refería explícitamente a Rodrigo Enríquez como a su hijo y le legaba diversos bienes, la mayoría de los historiadores modernos afirman que fue hijo ilegítimo del almirante[20] e hijastro y no hijo de Juana de Mendoza,[37] [38] [39] aunque otros afirman simplemente que «lo más probable» es que la versión anterior sea la correcta,[40] y otros insisten en señalar que fue hijo legítimo de Alonso Enríquez y de Juana de Mendoza, basándose en lo ya mencionado sobre el testamento de ésta última.[41] [a]
  • Juan Enríquez, a quien su padre, antes de ir a Sevilla, dejó como capitán general de la flota ya que era un «esforzado y buen caballero».[42] Como poeta perteneció a la lírica cancioneril castellana y sus composiciones, la mayoría de temática amorosa, fueron recogidas en el Cancionero de Baena.
  • Alonso Enríquez. Fue clérigo beneficiado de la catedral de Sevilla.[20]

Leyenda del Cristo de las Claras[editar]

En la capilla del Santísimo Cristo de la iglesia del convento de Santa Clara de Palencia se venera un Cristo yacente introducido en una urna de cristal. Se dice que navegando las naves de Alonso en la guerra contra los moros entre los años 1407 a 1410, un vigía divisó algo que emitía un resplandor extraño. Al acercarse para abordarlo comprobaron que se trataba de una urna de cristal que albergaba la imagen de un Cristo yacente.[8] Sorprendido Alonso por el hallazgo en semejante lugar, decidió trasladarlo a Palenzuela. Siendo transportada a lomos de un animal, escoltada por soldados y caballeros, al llegar a Reinoso de Cerrato este decidió detenerse tozudamente frente al castillo donde habían residido las monjas Clarisas. Dejado el animal a su aire se dirigió hacia el monasterio de las Clarisas, decidiendo los presentes que era por decisión divina, por lo que dejaron la imagen allí para su veneración, actualmente conocido como el Cristo de las Claras.[8]

Notas[editar]

  1. Juana de Mendoza legó al deán Rodrigo Enríquez en su testamento, a quien mencionó como hijo suyo, «media docena de escudillas, e media de palteles de cado dos marcos que tien Alvar Gonzalez, platero; mas cuatro copas doradas con sus pies; mas dos jarros llenos de los que yo trayo; e un salero de mi mesa; e un bacín pequeño de hasta cinco marcos de las armas del Señor Almirante». Cfr. Castro y Castro (1983), p. 26.

Referencias[editar]

  1. González Crespo, 1988, pp. 297-298.
  2. a b Martínez Sopena, 1977, p. 27.
  3. Salazar y Acha, Jaime de. «Consideraciones sobre algunos aspectos genealógicos y heráldicos del Almirantazgo de Castilla» (Conferencia). pp. 90–91. Consultado el 11 de abril de 2010. 
  4. Esteban G. de Nájera, pág. 56, ed. (1550). Silva de Varios Romances (Silva de Zaragoza). 
  5. Garibay y Zamayoa, Esteban (1571, reedición de 1628). Compendio Historial. Tomo II, libro XIV, cap. 29, p. 300. 
  6. Ortiz de Zúñiga, Diego (Reeditado en 1795). Imprenta Real de Madrid, ed. Anales Eclesiásticos y Seculares de la Ciudad de Sevilla de 1246 a 1671. p. 305. 
  7. G. Durán, Agustín Francisco (Madrid, 1859). Colección de Romances Castellanos anteriores al siglo XVIII. p. Tomo II, p. 35-36, romances 965 y 966. 
  8. a b c d El Cristo de las Claras.
  9. Martínez Sopena, 1977, pp. 48-49.
  10. García de Castro, 2011, p. 196.
  11. Martínez Sopena, 1977, p. 48.
  12. a b García de Castro, 2011, p. 195.
  13. Martínez Sopena, 1977, pp. 27-49.
  14. a b c d e f g Ortega Gato, 1950, p. 31.
  15. a b Rojo Alique, 2006, p. 425.
  16. González Sánchez, 2007, p. 199.
  17. VV.AA. y Díaz Ibáñez, 2006, p. 206.
  18. Díaz Ibáñez, 2005, p. 567.
  19. Cendón Fernández, 1997, pp. 304-305.
  20. a b c Perea Rodríguez, 2007, p. 167.
  21. Arco y Garay, 1954, p. 285.
  22. Ortega Gato, 1950, pp. 82-83.
  23. Rojo Alique, 2006, pp. 440-441.
  24. Salazar y Acha, 2000, p. 473.
  25. Cendón Fernández, 1997, p. 303.
  26. Martínez Caviró, 1980, pp. 316-317 y 334.
  27. Martínez Caviró, 1973, pp. 376 y 386.
  28. a b González Calle, 2011, pp. 143-144.
  29. Castro, 1977, p. 498.
  30. Pérez de Tudela y Bueso, 2002, p. 448.
  31. Cuartas Rivero, 1983, p. 25.
  32. Menéndez Pidal de Navascués, 1983, p. 313.
  33. Castro y Castro, 1983, pp. 13-30.
  34. Díaz Ibáñez, 2005, p. 594.
  35. San Martín Payo, 1956, p. 303.
  36. Menéndez Pidal de Navascués, 1982, p. 149.
  37. Rojo Alique, 2007, p. 481.
  38. Castro y Castro, 1982, pp. 44-45.
  39. Castro y Castro, 1999, p. 27.
  40. Ara Gil, 1987, p. 218.
  41. Palacios Casademunt y Alonso Ramírez, 1992, pp. 182 y 213.
  42. Perea Rodríguez, 2007, pp. 167-170.

Bibliografía[editar]

  • Castro y Castro, Manuel de (1982). El Real monasterio de Santa Clara de Palencia y los Enríquez, almirantes de Castilla. Tomo I (1ª edición). Palencia: Institución Tello Téllez de Meneses y Diputación Provincial de Palencia. ISBN 978-84-500-7947-0. 
  • —— (1983). Real monasterio de Santa Clara de Palencia. Tomo II (Apéndice documental) (1ª edición). Palencia: Excma. Diputación Provincial de Palencia. ISBN 978-84-500-9493-0. 
  • ——— (1999). Los almirantes de Castilla, llamados Enríquez (1ª edición). Santiago de Compostela: Editorial El Eco Franciscano. ISBN 978-84-923580-3-8. 
  • Cuartas Rivero, Margarita (1983). Oviedo y el Principado de Asturias a fines de la Edad Media. Oviedo: Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA) y C.S.I.C. ISBN 84-00-05447-4. 
  • González Crespo, Esther (1988). «El afianzamiento económico y social de los hijos de Leonor de Guzmán». Anuario de estudios medievales (Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC: Institución Milá y Fontanals. Departamento de Estudios Medievales) (18): 289–304. ISSN 0066-5061. 
  • Martínez Caviró, Balbina (1973). «El arte mudéjar en el monasterio de Santa Clara la Real de Toledo». Archivo español de arte (Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC: Centro de Estudios Históricos) (184): 369–390. ISSN 0004-0428. 
  • —— (1980). Mudéjar toledano: palacios y conventos (1ª edición). Madrid: Artes Gráficas VOCAL. ISBN 84-300-2910-9. 
  • Martínez Sopena, Pascual (1977). Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Valladolid, ed. El estado señorial de Medina de Rioseco bajo el almirante Alfonso Enríquez (1389-1430). Memoria de licenciatura leída en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid el día 8 de julio de 1976 (1ª edición). Valladolid: Gráficas Andrés Martín S.A. ISBN 84-600-0811-8. 
  • Palacios Casademunt, Ángeles; Alonso Ramírez, Paula M. (1992). «Inscripciones medievales en la ciudad de Palencia». Codex aquilarensis: Cuadernos de investigación del Monasterio de Santa María la Real (Aguilar de Campoo: Fundación Santa María La Real: Centro de Estudios del Románico) (7): 157–236. ISSN 0214-896X. Consultado el 20 de octubre de 2014. 
  • Rojo Alique, Francisco Javier (2006). «El convento de San Francisco de Valladolid en la Edad Media (h. 1220-1518). Vida en el convento y proyección social (III)». Archivo Ibero-Americano (Madrid: Franciscanos Españoles, O.F.M.) (255): 413–594. ISSN 0004-0452. 
  • Salazar y Acha, Jaime de (2000). Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, ed. La casa del Rey de Castilla y León en la Edad Media. Colección Historia de la Sociedad Política, dirigida por Bartolomé Clavero Salvador (1ª edición). Madrid: Rumagraf S.A. ISBN 978-84-259-1128-6. 
  • VV.AA.; Díaz Ibáñez, Jorge; (2006). «Iglesia, nobleza y oligarquías urbanas». La monarquía como conflicto en la corona castellano-leonesa (c. 1230-1504). Obra coordinada por José Manuel Nieto Soria (1ª edición). Madrid: Sílex Ediciones. pp. 197–252. ISBN 84-7737-174-1.