Almirante Oquendo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Almirante Oquendo
Oquendo.jpg
Crucero acorazado Almirante Oquendo
Banderas
Bandera de España 1875-1931
Historial
Astillero Sociedad Astilleros del Nervión, Sestao
Clase Clase Infanta María Teresa
Tipo Según fuente:
Crucero acorazado
Crucero protegido
Acorazado de 2ª clase
Autorizado Real Decreto de 13 de octubre de 1887
Iniciado 16 de noviembre de 1889
Botado 3 de octubre de 1891
Asignado 21 de agosto de 1895
Baja 3 de julio de 1898
Destino Hundido en Santiago de Cuba el 3 de julio de 1898.
Pecio en la playa de Juan González, Santiago de Cuba
Características generales
Desplazamiento 6890 t
Eslora 110,9 m
Manga 19,9 m
Calado 6,6 m
Blindaje • Cinturón blindado 305–254 mm
• Cubierta 76–52 mm
• Barbetas 229 mm
Armamento • 2 cañones González Hontoria de 280/35 mm Mod.1883
• 10 cañones Gónzalez Hontoria de tiro rápido de 140 mm
• 8 cañones Hotchkiss de tiro rápido de 57 mm
• 8 cañones revólver Hotchkiss de 37 mm
2 ametralladoras Nordenfelt
• 2 cañones de bronce de 70 mm para operaciones en tierra
• 8 tubos lanzatorpedos de 365 mm
Propulsión Triple expansión vertical
2 hélices
Potencia 13 700 CV
Velocidad 20,25 nudos
Autonomía 9700 millas náuticas a 10 nudos
Tripulación 497
Capacidad 1050 t de carbón

El Almirante Oquendo fue botado al agua en Sestao (España) en 1891 y resultó hundido en Santiago de Cuba en 1898 durante la batalla naval de Santiago de Cuba.

Formó parte de la Escuadra del Almirante Cervera durante la Guerra de Cuba.

…Y así es que no nos cansaremos de decir que los buques eran magníficos; que en instrucción no cedían a los mejores de cualquier marina del mundo.

Víctor M. Concas y Palau, La escuadra del almirante Cervera

Tipo[editar]

El Almirante Oquendo y sus dos hermanos gemelos, el Infanta María Teresa y el Vizcaya eran versiones más grandes de la clase Orlando[1]​ (según otros de la clase británica Galatea), que desplazaba 5 000 t, con un blindaje basado en el mismo principio y con una artillería más potente.

Estos buques, catalogados como cruceros protegidos de 1ª clase, fueron también catalogados como cruceros acorazados por otras marinas, ya que, pese a su escaso desplazamiento (6.890 ton), su protección (cinturón blindado de 305–254 mm y barbetas 229 mm) era muy superior a la habitual en los cruceros protegidos (de 70 a 152 mm, salvo excepciones). Por lo tanto, se debe tener en cuenta la posibilidad de designar, o localizar designados, a estos buques de las dos formas.

Buques excelentes sobre el papel, aunque con una acusada debilidad en la superestructura donde se asentaba toda la batería media, en la práctica y debido especialmente al secular retraso de la industria española, acabaron quedando por debajo de lo esperado de ellos.

Blindaje[editar]

Pieza sistema Hontoria de 140 mm perteneciente al Almirante Oquendo. Capturada, restaurada y conservada en el Naval Support Facility Anacostia, Washington, D.C.

Un estrecho cinturón blindado (acero compound) cubría las dos terceras partes de la línea de flotación en el centro del buque, con la cubierta blindada plana sobre el cinturón, pero curvándose hacía abajo en los extremos, con un glacis inclinado blindado sobre la sala de máquinas. Se colocaron anchas carboneras sobre el cinturón, con un grupo de carboneras más estrechas a los lados de la sala de máquinas por debajo de la línea de flotación. Tenían su mayor debilidad en sus altas bandas, donde se situaban las piezas de medio y pequeño calibre sin más protección que las que les proporcionaban los manteletes de las piezas y el propio costado del buque, dejando desprotegidos a los sirvientes de las baterías.[2]

Como todos los buques de guerra de la época, a pesar de estar construidos en acero aún utilizaban profusamente la madera tanto para elementos decorativos como en mobiliario, las cubiertas y los aparejos, haciendo al Almirante Oquendo y sus otros compañeros de flota seriamente vulnerables al fuego.

Disposición del armamento[editar]

Perfil del Almirante Oquendo con su aspecto en 1898.

Los cañones González Hontoria de 280/35 mm se colocaron a proa y a popa, montados en dos poderosas barbetas protegidas. Además poseían una batería de 10 cañones de repetición de 140 mm sobre la cubierta superior, que tenían como única protección los propios manteletes. Los ascensores de municiones de estas piezas estaban completamente indefensos. La artillería de tiro rápido no tenía protección de ningún género. Los tubos lanzatorpedos, situados a proa, fueron el gran error de la Armada Española, al basar en estos su filosofía de ataque, cuando sus torpedos tenían un alcance máximo de 800 m.

Historia[editar]

Rescate de los marinos españoles a bordo del Oquendo

El buque recibió el nombre honrando al Almirante Antonio de Oquendo (15771640), que mandó la flota española durante la batalla de Pernambuco (1633), donde los españoles lograron una gran victoria contra los holandeses. Siete años más tarde, su salud quedó dañada seriamente durante la batalla de las Dunas (The Downs, en la costa inglesa) contra la escuadra de Tromp, muriendo unos meses después en La Coruña.

En la primavera de 1898, el buque Almirante Oquendo estaba en La Habana, Cuba. Al regreso del Vizcaya a La Habana después de su visita profética a Nueva York, ambos buques pusieron rumbo a las islas de Cabo Verde para unirse a la escuadra del almirante Cervera. El Oquendo no pudo ser atracado y su casco no se limpió. Por consiguiente, las condiciones de la parte sumergida de su casco eran muy malas. Podía hacer solamente de 12 a 14 nudos. Como parte de la escuadra del almirante Cervera, el Oquendo navegó hacia el Caribe. Durante la batalla del 3 de julio en Santiago, el Oquendo fue el cuarto barco en salir. En ese momento el USS Iowa, el USS Oregon y el USS Indiana habían avanzado su posición, teniendo en la línea de tiro toda la boca de la bahía de Santiago. Esto provocó que sobre el Oquendo cayera todo el fuego concentrado de los tres acorazados, siendo destrozado incluso antes de salir por completo. Recibió 43 impactos de los cañones de 57 mm del Iowa, por lo que la mayor parte de los marineros en las cubiertas superiores fueron muertos o heridos. El Oquendo también sufrió el fuego de los cañones más pesados de la flota norteamericana, incluyendo tres impactos de 203 mm (8 pulgadas), uno de 152 mm (6 pulgadas), un impacto de 127 mm (5 pulgadas) e impactos de 102 mm (4 pulgadas). Uno de los impactos de 203 mm reventó debajo del cañón de la torre de proa, inutilizando ésta y matando al oficial y a todos los sirvientes. Para agudizar el desastre si cabe, hay que recordar que gran parte de los proyectiles que utilizaban los cañones de 140 mm estaban defectuosos de fábrica, de tal manera que al dispararse, los gases salían por la culata. Ocurrió por tanto lo inevitable, un cañón despidió el cierre matando a todos los sirvientes. Después de que las calderas estallaran, el Oquendo no tenía ninguna capacidad de combate. Su comandante, el capitán Lazaga, mortalmente herido, lo emabarrancó a toda maquina, hostigado ya en todo el trayecto por toda la escuadra enemiga y con numerosos incendios a bordo. El buque embarrancó sobre las 10:30 de la mañana a unos 700 m (menos de media milla) de la orilla cubana, a 12,6 km de Santiago, perdió cerca de 120 hombres en la batalla. Así relata Victor M. Congas Palau, comandante del Infanta María Teresa, la destrucción del Oquendo una vez llegados a la playa:

Amura de babor del Almirante Oquendo después del combate del 3 de Julio 1898 en Santiago de Cuba

Faltaba allí el valiente comandante del Oquendo, mi querido compañero de toda la vida D. Juan Lazaga, que con su gloriosa memoría dejará como ejemplo a todos los hombres de mar del mundo la salida del puerto de Santiago y la vuelta al bajo del Diamante, hecha como si se tratara de una salida de todos los días, teniendo ya su buque completamente destrozado y habiendo reventado un proyectil de 20 céntimetros dentro de la torre de proa. En estas condiciones despidió cariñosamente al práctico y acabó de sacar su crucero con toda tranquilidad, realizando el acto más admirable de todo el combate. Faltaba también su segundo, Sola, partido en dos por un proyectil; el tercer jefe Matos, y los tres tenientes de navío más antiguos, y faltaban hasta 121 individuos, todos muertos, de aquella heroica dotación.

Víctor M. Concas y Palau, La escuadra del almirante Cervera

Al día de hoy, muy cerca de la costa, en la playa de Juan González, sobresalen aún del agua, que oculta los restos del navío, dos de sus cañones.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Congas y Palau, Víctor M. (1898). Puerta del Sol, ed. La escuadra del Almirante Cervera. SAN MARTIN. p. 125. ISBN 9788471403025. 
  • Nardiz Uribarry, Alfredo (1898). Memorias del Alferez de Navío Nardiz. 
  • González Echegaray, Rafael (1984). De Santiago a Santader. ISBN 84-398-2478-5. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]