Almacenaje animal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La chara californiana Aphelocoma californica suele esconder alimentos (insectos o bellotas).

El almacenamiento o almacenaje es un tipo de comportamiento de ciertos animales que esconden, con gran cuidado, alimentos en un escondrijo o despensa donde no los puedan ver ni sus congéneres (animales de la misma especie o especies emparentadas), ni los miembros otras especies. Muy a menudo, la función del almacenamiento consiste en la puesta en reserva del alimento excedente durante un período de abundancia, para comerlo en los momentos cuando el alimento es menos abundante. Sin embargo, hay pruebas de que en ciertos casos el almacenamiento se lleva a cabo con el fin de dejar madurar ese alimento, es decir, en ciertos casos se trata de un "almacenamiento de cara a la maduración".[1]

Función[editar]

Ilustración de la fábula La cigarra y la hormiga de Esopo por Milo Winter, 1919

El comportamiento del almacenamiento (en una despensa) practicado por ciertos animales, en la mayor parte de los casos, suele ser una forma de ahorrar alimentos excedentes para un consumo posterior, pero hay que distinguir dos casos: para comer en un futuro inmediato, como es el caso del jaguar que cuelga una presa parcialmente comida en un árbol por acabarlo de comer al cabo de unos días, o para comer a largo plazo, donde la comida es escondida y recuperada meses más tarde. El almacenamiento en una despensa es una adaptación habitual a los cambios estacionales de la disponibilidad de alimentos. En regiones donde los inviernos son duros, la disponibilidad de alimentos suele ser baja, y el almacenamiento en el cache alimentario durante los tiempos de alta disponibilidad de alimentos, en los meses más cálidos, proporciona una ventaja significativa de supervivencia.[2]​ A este fenómeno hace referencia a la fábula "La cigarra y la hormiga", aunque escrita para sacar una moraleja para los humanos.

En el caso de la maduración de los alimentos en el almacén, los animales recogen y almacenan los alimentos que no pueden comer en aquel momento, porque no están bastante maduros, pero que se volverán comestibles al cabo de un tiempo. Por ejemplo, a las tayras (de América Central) se les ha observado recoger plátanos verdes enteros, esconderlos y volver al almacén a comerlos una vez han madurado. Los cocodrilos como el caimán son depredadores con una acción muy ineficaz de los dientes para masticar: pueden morder presas para matarlas, pero no pueden arrancar la carne ni masticarla. Las presas suficientemente pequeñas las tragan enteras mientras que las presas más grandes, como un ciervo, las almacenan bajo el agua y las dejan podrir (o "madurar") hasta que les son más fáciles de comer. Las hormigas corta-hojas, cosechan trozos de hojas no comestibles y después las guardan en almacenes subterráneos para dejarlas madurar con un hongo, constituyendo la comida principal de la colonia.[3]

Almacenamiento vs. acumulación[editar]

El hecho de de esconder alimentos por el simple hecho de acumularlos es muy utilizado generalmente por los roedores, mientras que el hecho de esconder alimento en una despensa es más utilizado por los pájaros, aunque el comportamiento de ambos grupos es bastante similar. Aparte de estos dos grupos, los perros cuando encuentran un hueso y no lo pueden comer en aquel momento, lo esconden (lo suelen enterrar) en un lugar donde solo ellos lo podrán encontrar.[4]

En la ficción[editar]

En la película de La fiera de mi niña! el perro de Katharine Hepburn coge un preciado hueso de dinosaurio del curador del museo (Cary Grant) y lo esconde tan bien (lo entierra haciendo un cache) que se pasan toda la película buscándolo, hasta que al final aparece.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Vander Wall, Stephen B. (1990) Food Hoarding in Animals. University of Chicago Press. ISBN 0-226-84735-7
  2. Hampton, R. R. & Sherry, D. F. (1994) The effects of caché loss on choice of cache sites in the black-capped chickadee. Behav. Ecol. 5:44-50
  3. Dally, Joanna M.; Emery, Nathan J.; Clayton, Nicola S. «Cache protection strategies by western scrub-jays, Aphelocoma californica: implications for social cognition». Animal Behaviour, 70, 6, 2005, pàg. 1251–1263. DOI: 10.1016/j.anbehav.2005.02.009.
  4. Bugnyarf, T.; Kotrschal, K. «Observational learning and the raiding of food caches in ravens, Corvus corax: is it 'tactical' deception?». Animal Behaviour, 64, 2002, pàg. 185–195. DOI: 10.1006/anbe.2002.3056.

Enlaces externos[editar]