Alina Sánchez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Alina Sánchez (San Martín de los Andes, 1986-Hasaka, 17 de marzo de 2018), también conocida como Lêgerîn Çiya, fue una médica, internacionalista, feminista y revolucionaria argentina, formada en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) en Cuba.

La joven sanitarista combatió desde 2011 junto a las Unidades Femeninas de Protección, cuidando de las necesidades médicas de sus camaradas con gran sacrificio, moral y entusiasmo. Luchó además por el establecimiento de un sistema alternativo de salud en el Kurdistán sirio, en las zonas del norte de Siria que están bajo el control de las Unidades de Protección Popular.

Falleció en un accidente automovilístico el 17 de marzo de 2018, mientras se dirigía a la localidad de Hasaka [1][2][3]​.

Es recordada por quienes la conocieron como una luchadora incansable por la construcción de un mundo mejor.[4]

En su honor, el hospital de la ciudad de Tall Tamir, en Rojava, ahora lleva su nombre.[5]

Biografía[editar]

Alina nació y vivió su infancia en San Martín de los Andes, Neuquén, y creció en Córdoba, Argentina.

Férrea defensora de la independencia política y la organización estudiantil desde joven, cursó durante un breve período antropología en la Universidad de Córdoba. En 2005 fue becada por la República de Cuba e inició sus estudios en la Escuela Latinoamericana de Medicina, donde recibió el título de Doctor en Medicina.

En 2011 comenzó a participar en la lucha por la liberación del pueblo kurdo de Siria.[6]

Acerca de su experiencia con la implementación de políticas de salud pública en Rojava, Alina relataba “En el primer año de autonomía, la mayoría de los médicos se fueron para Europa. Pasó como en Cuba. Los hospitales estaban destruidos. En esa situación empezamos a trabajar con las asambleas populares. Para nosotras es vital poder construir salitas en los barrios, que las mujeres que están en el campo, que trabajan con plantas, puedan traer esos conocimientos al sistema de educación. Nosotras no vemos separado el área militar del sector civil. Es la misma población, a través de las Asambleas Populares, la que tiene que encargarse de cuidar a sus heridos. Ahora la gente entendió que son “sus” heridos, que las fuerzas de autodefensa son parte del pueblo. En cada barrio está organizada la autodefensa, y este proceso va transformando a toda la población. Incluso a los médicos que son los mayores representantes del positivismo y del poder del Estado nación” [7]

El día de su fallecimiento en un accidente automovilístico, se trasladaba a la ciudad de Hasaka, en la cual mantendría reuniones con organizaciones no gubernamentales vinculadas a la salud.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]