Alfiler para el cabello

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Alfileres para el cabello de c. 600 a. C.
Alfiler dorado de la Cólquida

Un alfiler para el cabello es un elemento largo utilizado para sostener el cabello de una persona en su lugar. Puede usarse simplemente para asegurar que el cabello largo quede a un lado para mayor comodidad o como parte de un peinado más elaborado. La evidencia más temprana de adornos para el cabello se localiza en las estatuillas de Venus, como la dama de Brassempouy y la Venus de Willendorf. La creación de diversos peinados, especialmente entre las mujeres, parece ser común a todas las culturas y épocas y numerosas sociedades del pasado y de la actualidad emplean estos accesorios.

Los alfileres para el cabello utilizados en Asiria y el Antiguo Egipto eran de materiales como metal, marfil, bronce, madera tallada, entre otros. Su función era sostener peinados elaborados. Estos elementos sugieren, como muestran las tumbas, que fueron objetos de lujo entre los egipcios y luego entre los griegos, los etruscos y los romanos.[1]​ En 1901, Ernest Godward, originario de Nueva Zelanda, inventó el pin espiralado, un instrumento que le trajo gran éxito y que fue el predecesor de la horquilla.

El alfiler puede tener un propósito estético —si está decorado como una joya y tiene ornamentos— o puede ser simplemente utilitario —casi invisible, empleado para dejar el cabello acomodado en su lugar—. Algunos consisten en un simple alfiler, pero las versiones modernas presentan cables de diversas longitudes que pueden doblarse por la mitad, con un extremo terminado en forma de U y pequeñas dobleces en el otro. Estos accesorios suelen tener un tamaño de cinco a quince cm de largo, esto permite que sean colocados en varios estilos de peinados. Estas dobleces permiten sostener el alfiler al realizar movimientos. Kelly Chamandy patentó un alfiler para el cabello en 1925.[2]

En la cultura china[editar]

Los alfileres para el cabello, conocidos como fa-zan —en chino, 髮簪— son un importante símbolo en la cultura de la China. En la Antigüedad, ambos sexos los utilizaban, dado que eran elementos esenciales para el peinado de todos los días, sobre todo para asegurar y conservar un rodete. Además, los alfileres de las mujeres representaban su estatus social.[3]

En la cultura Han, cuando las niñas llegaban a los quince años, participaban de un rito iniciático llamado ji li —en chino, 筓禮— es decir, «iniciación del alfiler para el cabello». Esta ceremonia marcaba la madurez de las jóvenes. Particularmente, antes de los quince, las mujeres no usaban estos accesorios, ya que llevaban el cabello trenzado y eran tratadas como niñas. En cambio, tras la ceremonia, eran consideradas mujeres y comenzaban a peinarse con rodetes asegurados por un alfiler. Esta práctica indicaba que ya podían casarse. Sin embargo, si una mujer no se casaba antes de los veinte, o no había pasado por dicha ceremonia, debía realizar un ritual a dicha edad.

La ceremonia equivalente para los varones se denominaba guan li —en chino, 冠禮— es decir, «iniciación del sombrero» y tenía lugar a los veinte años. En el siglo XXI, el movimiento Hanfu, que pretende revitalizar las ceremonias tradicionales, propone que la edad ideal para llevar a cabo estos ritos es a los veinte. Si bien los alfileres pueden representar la transición de la infancia a la adultez, están íntimamente ligados al matrimonio. En el momento del compromiso, la prometida toma el alfiler de su cabello y se lo entrega a su novio como garantía. Esto puede ser visto como una inversión de la tradición occidental, según la cual el futuro novio le entrega un anillo de compromiso a su pareja. Tras la boda, el marido le coloca el alfiler a su mujer en el cabello.

El cabello siempre conllevó muchos significados psicológicos, filosóficos, románticos y culturales en la cultura china. En la etnia Han, las palabras jie-fa —en chino, 結髮— significan literalmente «cabello atado» y se usan para referirse a la unión de dos personas. Durante el casamiento, algunas parejas chinas intercambian un mechón de cabello como prueba de amor, y otras parten en dos un alfiler, cuyas partes luego conserva cada uno. Si en algún momento la pareja se separa, al reunirse, las dos mitades del alfiler funcionan como prueba de la identidad y símbolo de la reunión. A la vez, se utilizan las palabras jie-fa fu-qi —en chino, 結髮夫妻— para referirse a una pareja heterosexual casada; estos términos implican que su relación es íntima y feliz, como cabellos que se encuentran recogidos juntos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Fletcher Joann, University (2016). «The Egyptian Hair Pin: practical, sacred, fatal». Internet Archaeology (42). doi:10.11141/ia.42.6.5. 
  2. «Hairpin / Épingle à cheveux». Canadian Patents Database (en francés). Canadian Intellectual Property Office. 29 de marzo de 2009. Archivado desde el original el 12 de diciembre de 2007. Consultado el 5 de julio de 2018. 
  3. Sherrow, Victoria (2006). Encyclopedia of Hair: A Cultural History (en inglés). Greenwood Publishing Group. p. 80. Consultado el 5 de julio de 2018. 

Enlaces externos[editar]