Aleksandr Rodímtsev

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Aleksandr Ilich Rodímtsev
Александр Ильич Родимцев
Coronel General
Años de servicio 1927 - 1977
Lealtad Bandera de España República Española
Flag of the Soviet Union.svg Unión Soviética
Servicio/rama Red star.svg Ejército Popular de la República
Red Army flag.svg Ejército Rojo
Condecoraciones
Participó en

Nacimiento 8 de marzo de 1905
Scharlyk, Flag of Russia.svg Imperio ruso
Fallecimiento 13 de abril de 1977
Moscú, Flag of the Soviet Union.svg Unión Soviética
[editar datos en Wikidata]

Aleksandr Ilich Rodímtsev (en ruso: Александр Ильич Родимцев; Scharlyk, Oblast de Oremburgo, 8 de marzo de 1905 - Moscú, 13 de abril de 1977), fue un Coronel General del Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial, dos veces Héroe de la Unión Soviética (en 1937 y 1945).

Biografía[editar]

Se unió al Ejército Rojo en los años 1920 y luchó en la Guerra civil española de 1936 a 1937 como asesor del lado de la República con el apodo de "Pablito", al igual que los mariscales soviéticos Vóronov, Malinovski y Rokossovski. Participó en la 9ª Brigada Mixta y luego en la 11ª División. En 1937 fue el asesor soviético clave en la batalla de Guadalajara, en la que los republicanos españoles hicieron huir a los cuerpos expedicionarios de Mussolini. Al concluir su participación en esta guerra se le condecoró por primera vez como Héroe de la Unión Soviética.

En 1939 comandó una división de caballería en la campaña polaca, en 1941 la 5.ª Brigada de paracaidistas que defendió Kiev y logró escapar del encierro. Luego esa brigada se transformó en la 87.ª División de fusileros y luego en la 13.ª División de Guardias fusileros y se le concedió la Orden de Lenin a la División.

Será siempre recordado por su papel en la Batalla de Stalingrado donde estuvo al mando de la 13.ª División de Guardias fusileros y donde realizó su famosa declaración “'Soy un Comunista, no tengo intenciones de abandonar la ciudad” cuando fue entrevistado por Chuikov, minutos antes de cruzar el Volga. Con esta división cruzó el Volga y reconquistó con una fuerza de 10.000 fusileros el Mamáev Kurgán, la cota principal de Stalingrado desde donde se dominaba toda la ciudad. Los pocos supervivientes (sólo 320 hombres de los 10.000 iniciales sobrevivieron hasta el final de la batalla de Stalingrado) juraron que su determinación "fluía de Rodímtsev" e hicieron también la promesa: "No hay tierra para nosotros más allá del Volga". Resistieron una y otra vez los contraataques alemanes siendo objeto también de bombardeos de la artillería alemana, a pesar que de acuerdo con la política de Chuikov la línea del frente se trazaba siempre a menos de 45 metros de los alemanes para dificultar la actividad de su aviación y artillería. Los hombres de su división se enorgullecían de su puntería "Cada soldado de los guardias dispara como un francotirador" y así "fuerzan a los alemanes a gatear, no a caminar". En definitiva, en Mamáev Kurgán fue donde la división de Rodímtsev se cubrió de gloria, y de muertos, al reconquistar la colina y mantenerla durante dos días salvando a Stalingrado del desplome. Con esta batalla ganó su segunda condecoración como Héroe de la Unión Soviética.

En 1943 después de la batalla de Stalingrado, el general Rodímtsev dirigía el 32.º Cuerpo de guardias fusileros que incluía la 13ª División de guardias fusileros, la 66.ª División de guardias fusileros y la 6.ª División aerotransportada. El 32º Cuerpo de guardias fusileros fue un elemento del 5º la Ejército de Guardias (que dirigía Kónev) que participó en la batalla de Kursk. Participó también en la Batalla de Berlín al mando del 32º cuerpo de guardias fusileros.

Después de la Gran Guerra Patria fue asistente del comandante del distrito militar siberiano (1953-1956), asesor militar jefe del Ejército albano y agregado militar en Albania, primer comandante del distrito militar Norte (1956-1960) y asesor militar del inspector general del ministerio de defensa, se retiró en 1966 con grado de Coronel General.

Según Antony BeevorRodímtsev pertenecía a esa pequeñísima minoría de personas que pueden decir genuinamente que se ríen del peligro.

Bibliografía[editar]

  • Beevor, Antony (2005). Stalingrado. Biblioteca Antony Beevor. ISBN 84-8432-594-6. 
  • Beevor, Antony (2005). Berlín, La caída: 1945. Biblioteca Antony Beevor. ISBN 84-8432-706-X.