Alejandro J. Rodríguez Carrión

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alejandro J. Rodríguez Carrión
Información personal
Nacimiento 1946 Ver y modificar los datos en Wikidata
Nador, Marruecos Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 2009 Ver y modificar los datos en Wikidata
Málaga, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter
Alumno de
Información profesional
Ocupación Jurista, profesor universitario y escritor Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
[editar datos en Wikidata]

Alejandro Rodríguez Carrión (Nador, Marruecos, 1946- Málaga 2009), se puede considerar como una de las mentes más sólidas del derecho en España[cita requerida]. Catedrático de Derecho Internacional Público desde 1982, Rodríguez Carrión ha sido decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga, a la que llegó tras un periplo docente por las universidades de Granada, Autónoma de Madrid, Oslo, Cambridge, Berkeley, Groningen y Sevilla. Discípulo privilegiado de Juan Antonio Carrillo Salcedo, una de las figuras más eminentes del derecho internacional y europeísta de la primera hornada fue una persona de espíritu izquierdista, agnóstico y librepensador, buscaba siempre dar un enfoque práctico a sus investigaciones.

Biografía[editar]

Nacido en el antiguo protectorado español de Nador, cuando apenas contaba con 6 años de edad, su familia es expulsada de aquella plaza por la ideología de su padre. Dejando atrás todo lo que tenían, han de reiniciar una nueva vida en Málaga, donde pese a las penalidades económicas que sufren, Alejandro comienza a destacar como un excelente estudiante. Comienza su educación universitaria en Granada donde estudia derecho en esta Universidad. A finales de los 60, una vez acabados sus estudios y movido por su afanes de cuestionar lo establecido y de propiciar cambios en España y en el mundo, decide especializarse en algo poco usual: Estudios de la paz. Viaja a Holanda, Suecia y Noruega donde profundiza en unos estudios pensados para un solo objetivo: la construcción de la paz. Con ese bagaje, a principios de los 80, regresa a Málaga donde comienza una destacada carrera como docente en la recién creada facultad de derecho, convirtiéndose se desde el principio en unos de los referentes académicos de la universidad malagueña.

Cuando está a punto de entrar en vigor el Plan Bolonia, donde se profundiza en las nuevas herramientas metodológicas a emplear, Rodríguez Carrión ya era un innovador hace más de 20 años, a base del profundo conocimiento de la materia y de presentar de una manera original el Derecho Internacional Público. Además se apasiona con la idea del acercamiento a Europa, que para él era un signo de tolerancia, de razón, una manera de superar las dos Españas que tanto dolor había causado en nuestra historia.

Añadido a su interés por los asuntos internacionales, Rodríguez Carrión ejerció también como decano, primero en los años 80, y en una segunda etapa desde 2004 en la Universidad de Málaga. Pese a haber huido de todo reconocimiento público, pocos días antes de morir recibe el premio Blanco White, por su labor en pro de la UE.