Al-Ashraf Jalil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Al-Ashraf Khalil»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Al-Ashraf Jalil
Al-Ashraf Jalil denario.jpg
Denario de Jalil.
Sultán de Egipto
12 de noviembre de 1290-14 de diciembre de 1293
Predecesor Qalawun
Sucesor An-Nassir Muhammad
Información personal
Nombre secular Al-Ashraf Salâh ad-Dîn Jalîl ben Qala'ûn
Nacimiento 1263
El Cairo, Egpito
Fallecimiento 14 de diciembre de 1293
Kom Turuga, Egipto
Religión Musulmán suní
Familia
Dinastía Bahri
Padre Qalawun
Madre Qutqutiya
Consorte Ardukin

Firma Firma de Al-Ashraf Jalil

Al-Ashraf Jalil, de nombre completo Al-Ashraf Salâh ad-Dîn Jalîl ben Qala'ûn[nota 1]​ (El Cairo, 1263[nota 2]​-Kom Turuga, 14 de diciembre de 1293) fue un sultán mameluco de la dinastía bahrí (bahritas o bahríes),[2]​que gobernó el sultanato mameluco de Egipto desde 1290 hasta su asesinato en 1293.

Jalil únicamente se convirtió en el heredero en 1288, cuando su hermano mayor murió, y aparentemente el mismo Qalawun, su padre, se había mostrado renuente a nombrarlo su sucesor. Sin embargo, ascendió al trono, y uno de sus primeros actos importantes como sultán fue llevar a cabo la conquista de Acre que su padre había estado planeando, tomando por asalto la ciudad el 18 de mayo de 1291, algo que le dio gran prestigio.[3][4]​Sin embargo, en 1293 había inquitado a varios emires importantes, incluido su adjunto, y fue asesinado por un grupo de conspiradores el 14 de diciembre mientras cazaba.

Infancia y reinado de su padre[editar]

Nació en El Cairo en 1263.[1]​Era el segundo hijo varón de Al-Mansur Qalawun.[5]​En ese momento, su padre (de origen turco kipchak) era uno de los emires favoritos del sultán Baibars.[6]​El propio Qalawun, gobernó como sultán entre 1279 y 1290.[7]​Su padre nunca aprendió a hablar árabe con soltura, y lo pronunciaba con un fuerte acento turco.[6][8]​ Jalil, por el contrario —nacido en Egipto de madre árabe— tuvo una educación más culta.[9]

En la década de 1280, Jalil tenía una reputación variada. Por un lado, era conocido por su valentía y su habilidad en las artes militares (era buen jinete y arquero).[10]​Por el otro, era obstinado, suspicaz, extremadamente argumentativo y un tanto ingenuo.[9]​Su tendencia a expresar su opinión sin pensar —y su temperamento irascible— le hicieron merecedor del odio de muchos de los emires de su padre.[10]​ Ali, su hermano mayor, había participado en las tareas de gobierno junto a su padre durante gran parte del reinado de este, y era el heredero desde 1280; importantes personajes del sultanato habían unido su suerte a la del príncipe.[10]​Desde entonces, el nombre del sucesor también se añadía en los tratados.[10]

En 1284, Jalil se casó con Ardukin, la hija de un emir mongol.[11]​Su hermano mayor también se casaría con una mujer de la misma etnia, y ambas esposas fueron escogidas por Aixlun Jatun, la segunda consorte de Qalawun, debido a su etnia mongola, que era considerada prestigiosa por los mamelucos.[12]​Tuvo dos hijas con Ardukin, pero sus nombres y cuánto tiempo vivieron son desconocidos.[13]

El nombre de Jalil, en la forma «Al-Malik al-Ashraf, también comenzó a añadirse a los acuerdos; esto sucedió por vez primera en 1285, en el convenio entre el sultanato mameluco y el reino de la Armenia Menor.[14]​Cuando Ali fallece en 1288, su padre designó a Jalil como cosultán.[15]​Aunque los emires le juraron lealtad y su nombre se leía junto al de su padre en el sermón de oración del viernes (el jutba), este último no firmó el diploma de investidura ('ahd), que lo confirmaba sucesor.[15]​A pesar de su talento como soldado y jefe militar, no pudo ganarse la confianza de su padre.[10][9]

En 1289 Qalawun conquistó el condado de Trípoli y marchó contra San Juan de Acre, una de las últimas posesiones de los cruzados del reino de Jerusalén.[16]​Cuando apenas había partido de Egipto al frente del ejército, murió el 10 de noviembre de 1290.[17]​ En su lecho de muerte, Qalawun le dijo a su consejero Ibn Abd Al-Zahir, que tenía la intención de que el virrey (naib) de Egipto, Husam al-Din Turuntay al-Mansuri, fuera el sucesor.[18][10]​Sin embargo, Jalil le sucedió sin sobresaltos.[19]

Reinado[editar]

Conquistas y campañas de Al-Ashraf Jalil como sultán de Egipto (1290-1293). Las aspas con fecha indican plazas conquistadas y la fecha correspondiente:      Sultanato mameluco      Territorios cruzados (reino de Chipre)

Consolidación del poder y nombramientos[editar]

Muerto ya Qalawun, Jalil asumió el poder el 12 de noviembre de 1290.[20]​Impidió el entierro de su padre durante dos meses, ya sea como precaución para asegurarse una sucesión suave o para esperar a que se terminara su mausoleo.[12]​Con su ascenso al trono el nuevo soberano incorporó los aproximadamente 6.000 mamelucos mansuríes de su padre a su propia fuerza de 1.200 hombres, principalmente tropas de mamelucos circasianos, los ashrafíes.[21]​Los mansuríes eran el régimen de mamelucos más poderoso del sultanato y Jalil trató de captarlos.[21][22]​También se apoyó en uno de los más poderosos emires de su padre, Baydara al-Mansuri.[10]​Este —culto y rico— había desempeñado importantes cargos administrativos y contaba con extensas tierras y gran influencia en el Alto Egipto.[10]​En la procesión real que siguió a su ascenso al trono, Turuntay, intentó asesinarlo, pero fracasó.[23]​De inmediato, Baydara lo sustituyó en el cargo de virrey y también fue nombrado comandante en jefe del ejército (atabeg al-asakir);[20][24]​Turuntay había estado muy ligado al difunto Ali y había tenido roces con Jalil.[10][25]​El ex virrey fue torturado y ejecutado, y sus grandes propiedades fueron confiscadas.[10][20]​En 1291, el sultán destituyó también a Lajin, virrey de Damasco, y lo reemplazó por otro emir de su confianza.[26]​Tras morir Turuntay en noviembre de 1290, el sultán trajo del exilio a su antiguo gestor personal, Shams al-Din ibn Salus, a quien Turuntay había desterrado; Ibn Salus, árabe palestino de familia de mercaderes, devino la figura más influyente de la corte del sultán.[26][27]​Jalil lo nombró visir.[27]

Jalil mantuvo fundamentalmente a los emires de su padre en sus cargos y no favoreció en exceso a sus compañeros de carrera, aunque, como en otros reinados de los sultanes mamelucos, hubo casos de destituciones y de confiscación de bienes de algunos emires.[28]​Si bien en algunos casos estas se debieron a diferencias políticas, en otros parece que la conveniencia de adueñarse de grandes riquezas, propiedad de los caídos en desgracia, fueron los motivos principales que movieron al sultán.[29][30]

Conquista de Acre[editar]

Sitio de San Juan de Acre en 1291, pintura histórica de Dominique Papety, exhibido en las salles des Croisades del Palacio de Versalles. Jalil conquistó la capital del reino de Jerusalén y las últimas plazas cruzadas en el Levante en 1291.

Jalil prosiguió la ofensiva contra Acre que había preparado su padre.[31][24]​No obstante, había llegado el invierno y tuvo que posponer a 1291 la campaña contra la capital franca.[24]​También rechazó tratar con la embajada —dirigido por un caballero llamado Philip Mainebeuf— que el enemigo le envió.[24]​Los emisarios fueron enviados a las mazmorras sin haber sido recibidos por Jalil.[24]​Grandes máquinas de asedio se construyeron en Líbano y se reunieron en Damasco con enorme dificultad para marchar luego a sitiar el puerto cruzado.[31][24]​Los gobernadores de Siria se concentraron también en Damasco con sus tropas para participar en el sitio.[32]​La campaña de asedio de la ciudad, el principal puerto cruzado, comenzó en marzo.[31][19][24]​El propio Jalil partió de El Cairo el 6 de marzo hacia Damasco y, tras dejar allí su harén, alcanzó Acre el 5 de abril.[33]​El cerco se complicó tanto por las recias defensas como por el recelo existente entre el sultán y el virrey de Damasco, Husam al-Din Lajin al-Mansuri, su cuñado —estaba casado con una hija de Qalawun— que había gobernado parte de Siria durante once años y suponía una amenaza para la autoridad de aquel.[34][31]​Las diferencias entre ambos acabaron con la huida y posterior aprisionamiento del virrey damasceno.[31]​Aún así, los atacantes contaban con superioridad en armas y soldados frente a los defensores que, sin embargo, controlaban el mar y recibían víveres desde Chipre.[35]

Tras un enconado y largo asedio de ochenta días, la toma de Acre se produjo el 18 de mayo de 1291.[36][37][38]​Todos los cristianos que no consiguieron escapar fueron pasados por las armas y la ciudad fue destruida.[27][39][40]​El rey y la mayor parte de los nobles, sin embargo, lograron escapar a Chipre.[39]​La noticia de la conquista de Acre llegó a Damasco y El Cairo. Jalil entró en la ciudad de Damasco engalanada, con los francos encadenados por los pies y llevando los estandartes de los cruzados capturados al revés como un símbolo de su derrota.[nota 3]​Después de celebrar su victoria en Damasco, Jalil fue a El Cairo, que también fue engalanado para la celebración. Al llegar a la ciudad, ordenó la liberación de Philip Mainebeuf y de los hombres que lo acompañaron en la embajada.[42]

Tras la conquista de Acre, Jalil y sus generales procedieron a arrebatar el control de las fortalezas que los cruzados mantenían a lo largo de la costa siria. En pocas semanas, los mamelucos conquistaron Tiro, Sidón, Beirut, Haifa y Tortosa, que resistieron apenas ya a las huestes del sultán.[43][27][39][44]​En agosto fue tomado el último puesto cruzado en Siria al sur de Acre, la fortaleza templaria de Atlit. El 7 de agosto Jalil regresó triunfante a El Cairo como el «vencedor final en la larga lucha con los cruzados», según el historiador Peter Malcolm Holt.[45]​Para evitar que una nueva cruzada pudiese arrebatarle estos puertos como le había sucedido antaño a Saladino, Jalil ordenó arrasarlos.[36][39]​Ese mismo año de 1291, se completó la reconstrucción de Alepo, que los mongoles habían destruido en 1259.[46]

Relaciones con Cilicia, Chipre y Aragón[editar]

Restos de la fortaleza templaria de Atlit, el último baluarte de los cruzados en Siria que fue conquistado por Al-Ashraf Jalil.
Panorámica de la fortaleza de Hromgla, que Jalil conquistó en el verano de 1292.[46]

En 1292 invadió el reino armenio de Cilicia y se apoderó en mayo de Hromgla (la sede del patriarcado armenio), tras un asedio en el que las manganas desempeñaron un destacado papel, como había sucedido en el anterior cerco de Acre.[36][46]​Tras treinta y tres días de asedio, la fortaleza cayó el 1 de julio.[46]​Las fuerzas mongolas del Ilkanato que acudieron a socorrer la plaza llegaron demasiado tarde para prestar auxilio y se replegaron.[36]

El Ilkanato se encontraba entonces en crisis: el ilkan Arghun había fallecido en marzo de 1291, y su sucesor Gaikhatu todavía no había consolidado su autoridad, lo que le permitió a Jalil sopesar la posibilidad de conquistar Bagdad.[48]

Mientras el sultán descansaba en Damasco en el verano de 1292 de la campaña contra los armenios, el virrey de Egipto dirigió una fallida expedición contra los montañeses de Kasrawan, una región escarpada al noreste de Beirut, poblada principalmente por nusairíes, que recibieron el apoyo de drusos y maronitas.[28]

El sultán mantuvo buenas relaciones con otros reinos cristianos: con el reino de Chipre y la Corona de Aragón (a la que pertenecía el reino de Sicilia) firmó tratados comerciales.[49]

Disgusto de los mamelucos y asesinato[editar]

Mausoleo de Al-Ashraf Salah ad-Dîn Jalil en la Ciudad de los Muertos de El Cairo.

Militarmente, Al-Ashraf Jalil poseía el vigor y la capacidad de sus predecesores Baibars y Qalawun, sin embargo, las destituciones y asesinatos ordenados por el sultán —no especialmente numerosos comparados con los de otros soberanos mamelucos— inquietaron a algunos notables, entre ellos al virrey de Egipto, que desde el verano de 1292 tuvo una serie de altercados con su señor.[50][51]​El ajusticiamiento de cinco emires que habían acompañado a Baydara en la desastrosa campaña libanesa de ese año, la destitución del principal jefe de los beduinos sirios en 1293 y el arresto del venerable emir Aybak al-Afram, responsable de obras públicas y fortificaciones desde tiempos del sultán Baibars, multiplicó el número de descontentos con Jalil.[52]

Este, sin embargo, siguió con sus grandes planes de expansión: preparó una campaña contra los armenios que únicamente anuló en la primavera de 1293 cuando el rey de Cilicia le entregó tres fortalezas (Behesni, Marash y Bardzrberd);[51]​construyó una flota para defender las costas sirias de la piratería franca y se aprestó para conquistar[53]Chipre; y amenazó al ilkan con conquistar Bagdad y trasladar allí la capital del sultanato.[50]​Sus planes para realizar una inspección de las propiedades agrarias y un reparto de posesiones también causaron alarma en algunos círculos.[54]

Los desafectos aprovecharon una partida de caza cerca de Kom Turuga, a las afueras de Alejandría, el 14 de diciembre de 1293 para asesinar a Jalil.[55][53]​Este había partido sin una escolta adecuada, días después de discutir con Baydara por el reparto de las ganancias del comercio de Alejandría y de recibir la recomendación de Ibn Salus de que lo destituyese.[55][56]​Baydara, que se sintió amenazado, y el destituido Lajin, lo emboscaron y mataron.[55][56]​Pese a las ambiciones de los conjurados, que deseaban apoderarse del trono, a Jalil le sucedió su joven hermano Al-Nassir Muhammad, que entonces contaba ocho años.[57][58][nota 4]

Fuentes[editar]

Notas[editar]

  1. Transliteración del idioma árabe: al-ʾašraf ṣalāh ad-dīn ḫalīl ben qalāʾūn الأشرف صلاح الدين خليل بن قلاوون
  2. Cálculo a partir del dato de su edad a la llegada al poder: 27 años (André Clot, Chute d'Acre, fin de la reconquête).[1]
  3. La puerta de la iglesia de San Andrés fue transportada desde Acre a El Cairo para ser utilizada en la mezquita de Al-Ashraf que el sultán estaba construyendo.[41]
  4. En André Clot, L'âge d'or / Des années difficiles, se da a entender que An-Nâsir Muhammad era hijo de Jalil, no su hermano, y se le calculan nueve años.[59]

Referencias[editar]

  1. a b Clot, 2009, p. 112.
  2. Bosworth, Clifford Edmund (2004). The new Islamic dynasties: a chronological and genealogical manual (en inglés). Edinburgh University Press. ISBN 9780748621378. 
  3. Runciman, 1994, p. 367.
  4. Runciman, 1994, p. 353.
  5. Sourdel y Sourdel, 2004, pp. 526-529.
  6. a b Irwin, 1986, p. 64.
  7. Irwin, 1986, p. 161.
  8. Glubb, 1973, p. 134.
  9. a b c Northrup, 1998, p. 143.
  10. a b c d e f g h i j Irwin, 1986, p. 76.
  11. Northrup, 1998, p. 117.
  12. a b Northrup, 1998, p. 158.
  13. Bauden, Frédéric. «The Qalawunids: A Pedigree» (en inglés). University of Chicago. Consultado el 17 de febrero de 2018. 
  14. Irwin, 1986, p. 69.
  15. a b Holt, 1986, p. 103.
  16. Irwin, 1986, p. 75.
  17. Maalouf, 1991, p. 281.
  18. Northrup, 1998, p. 206.
  19. a b Maalouf, 1991, p. 282.
  20. a b c Glubb, 1973, p. 145.
  21. a b Mazor, 2015, p. 75.
  22. Holt, 1986, p. 106.
  23. Mazor, 2015, pp. 75-76.
  24. a b c d e f g Runciman, 1994, p. 344.
  25. Al-Maqrizi, Al Selouk Leme'refatt Dewall al-Melouk, Dar al-kotob, 1997. Vol 2, pgs. 217 y 219.
  26. a b Irwin, 1986, pp. 76-77.
  27. a b c d Glubb, 1973, p. 148.
  28. a b Irwin, 1986, p. 79.
  29. Irwin, 1986, pp. 80-81.
  30. Mazor, 2015, p. 78.
  31. a b c d e Irwin, 1986, p. 77.
  32. Glubb, 1973, p. 146.
  33. Runciman, 1994, p. 345.
  34. Asili, 1992, p. 111.
  35. Runciman, 1994, pp. 346-348.
  36. a b c d Irwin, 1986, p. 78.
  37. Glubb, 1973, pp. 147-148.
  38. Runciman, 1994, p. 349.
  39. a b c d Maalouf, 1991, p. 283.
  40. Runciman, 1994, pp. 350-352.
  41. Asili, 1992, p. 123.
  42. Ibn Taghribirdi (1992). al-Nujum al-Zahirah Fi Milook Misr wa al-Qahirah 8. Beirut: Dar al-Kotob. p. 9. 
  43. Irwin, 1986, pp. 77-78.
  44. Runciman, 1994, pp. 352-353.
  45. Holt, 1986, p. 104.
  46. a b c d Glubb, 1973, p. 149.
  47. Irwin, 1986, pp. 78-79.
  48. Irwin, 1986, p. 78-.
  49. Holt, Peter M. (1995). Early Mamluk Diplomacy, 1260-1290: Treaties of Baybars and Qalāwūn with Christian Rulers (en inglés). BRILL. pp. 106-17. ISBN 90-04-10246-9. 
  50. a b Irwin, 1986, p. 81.
  51. a b Glubb, 1973, p. 150.
  52. Irwin, 1986, pp. 38, 81.
  53. a b Runciman, 1994, p. 366.
  54. Irwin, 1986, pp. 81-82.
  55. a b c Irwin, 1986, p. 82.
  56. a b Glubb, 1973, p. 152.
  57. Irwin, 1986, p. 85.
  58. Glubb, 1973, p. 153.
  59. Clot, 2009, p. 119.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]