Ahmad bin Hanbal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ahmad Ibn Hanbal
Ahmad bin Hanbal Name.png
Información personal
Nombre nativo أحمد بن حنبل Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 780
Bagdad, Irak, califato abasí Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 855 Ver y modificar los datos en Wikidata
Bagdad, Irak, califato abasí Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Califato abasí Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Islam, sunismo y Athari Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alumno de Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Muhadiz, alfaquí y teólogo Ver y modificar los datos en Wikidata
Área Fiqh, Hadith studies y Aqidah Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]


Una muestra de los escritos legales realizados por Ahmad Ibn Hanbal.

Ahmad ibn Hanbal (Bagdad (Irak), 780 - Bagdad, 855) fue un destacado teólogo, sabio del hadiz y jurista musulmán.

Comenzó a estudiar el Hadiz (tradiciones proféticas) a la edad de 15 años. Viajó extensamente para cultivarse con los grandes maestros de las ciencias islámicas e hizo cinco peregrinajes a La Meca.

Su apellido es el epónimo de la escuela de jurisprudencia hanbalí, la más conservadora de las cuatro corrientes de ley islámica ortodoxas. Opuesto a la codificación de la ley, Ibn Hanbal creía que los juristas necesitaban la libertad de deducir soluciones legales a partir del Corán y la sunna.

Es muy conocido por haber coleccionado los Hadices del Profeta compilados en el libro Al Musnad, el cual contiene entre 28 a 29 mil hadices. Se dice que Ibn Hanbal memorizaba un millón de Hadices.

Persecución[editar]

Fue perseguido y torturado durante el califato de Al-Mâ'mûn Ibn Hârun Ar-Rashid por negarse a reconocer que "el Corán era creado" introducida por la secta Mu'tazila. Sin embargo se mantuvo firme durante las adversidades y fue un férreo luchador contra los pensamientos de la secta Mu'tazila. Fue la víctima principal de las persecuciones y el que permaneció más firme entre todos los sabios de su época.