Agripina la Mayor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Agripina la mayor»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Considerada en la Antigüedad una dama de espíritu noble y moralidad impecable, Agripina la Mayor es uno de los pocos miembros de la familia imperial que ha disfrutado de buena reputación tanto en las fuentes literarias contemporáneas a ella como en las posteriores.[1]​ Busto de Agripina la Mayor exhibido en el Museo Arqueológico Nacional de España.

Agripina la Mayor (en latín, Agrippina maior; 14 a. C.-33) fue una dama romana del siglo I, miembro de la dinastía Julio-Claudia. Fue hija de Marco Agripa y Julia la Mayor, hija del emperador Augusto, y estuvo casada con Germánico, a quien acompañó en sus destinos civiles y militares en Germania y Siria. Fue madre de nueve hijos, seis de los cuales llegaron a la edad adulta. Uno de ellos llegó a emperador (Calígula) y otra fue emperatriz (Agripina la Menor).

Después de haber sido una de las mujeres más importantes del Imperio, cayó en desgracia tras la muerte de su marido en el año 19. Se enemistó con su suegro Tiberio y con Sejano, prefecto del pretorio, cuyas intrigas terminaron por enviarla al exilio en la isla de Pandataria donde murió a la edad de cuarenta y seis años.

Fuentes históricas[editar]

Las principales fuentes históricas para Agripina la Mayor son los tres grandes analistas y biógrafos altoimperiales: Tácito, que en los Anales cuenta la historia de Roma desde la muerte de Augusto hasta los últimos años de Nerón; Suetonio, que en Vidas de los Césares narra la biografía de los doce primeros césares (incluyendo a Julio César); y Casio Dion, que en Historia de Roma hace un relato cronológico desde la fundación de la ciudad hasta sus días. Una autobiografía de Agripina la Menor, perdida en la actualidad, incluía una semblanza de su madre y pudo ser usada como fuente por otros autores.[2][3]

Familia y primeros años[editar]

Agripina la Mayor, cuyo nombre de nacimiento pudo ser Vipsania Agripina, nació el 23 de octubre del año 14.[4][5]​ Fue la segunda hija (cuarto vástago) de Marco Agripa y Julia la Mayor.[6][7]​ Fueron sus hermanos Cayo y Lucio César, Julia la Menor y Agripa Póstumo.[6][8]​ Además, por matrimonios anteriores de su padre, fue media hermana de Vipsania y Vipsania Marcela. Del lado de su padre, descendía de una familia poco esclarecida de la que apenas ha quedado registro.[9]​ (Su abuelo paterno se llamó Lucio por la filiación de Agripa, homónimo del hermano de este). Sus abuelos maternos fueron el emperador Augusto y Escribonia, de la familia de los Escribonios Libones.[10]

Cuando contaba dos años de edad, su padre murió dejando a su esposa embarazada.[11]​ Augusto dio en matrimono a su hija a Tiberio quien fue obligado a divorciarse de su esposa Vipsania, medio hermana de Agripina.[12][13]​ La relación entre Julia y Tiberio no fue buena y el futuro emperador terminó por exiliarse a Rodas en el año 6 a. C.[14][15]​ En este periodo, Agripina estuvo viviendo en casa de Escribonia, su abuela paterna, hasta que en el año 2 a. C. su madre fue desterrada a la isla de Pandataria adonde la siguió Escribonia.[16][17]​ Entonces se fue a vivir a la villa que su abuelo Augusto tenía en Antium. Fue este quien se ocupó desde ese momento de su educación.[6][18]

Agripina y Germánico[editar]

Matrimonio e hijos[editar]

Tras la muerte de sus dos hermanos mayores, Lucio y Cayo César, en los años 2 y 4 respectivamente,[19]​ Augustó adoptó a Tiberio y al tercer hermano de Agripina, Póstumo Agripa.[20][21]​ Al mismo tiempo, Tiberio fue obligado a adoptar a Gérmanico a pesar de que ya tenía un hijo propio.[22][23]​ En esas mismas fechas, Agripina y Germánico se casaron.[24]​ Germánico era hijo de Antonia la Mayor, hija de de Octavia la Menor (hermana de Augusto) y Marco Antonio, y Druso el Mayor, hermano de Tiberio.[25]

Del matrimonio de Agripina y Germánico nacieron nueve hijos, seis de los cuales llegaron a la edad adulta: Nerón César, Druso César, Tiberio César (en el año 10; nacido muerto), Cayo César (en el año 11; muerto en la infancia), Calígula, una hija (en el año 13 o 14; muerta al nacer; se desconoce el nombre), Agripina la Menor, Drusila y Livila.[26][27]​ Otros autores, en lugar de la hija anónima, indican que tuvieron un hijo (también anónimo) que murió en el año 9 a edad temprana.[28]

Estancia en Germania[editar]

Germánico partió para Germania en el año 12; Agripina tuvo que permanecer en Italia por estar embarazada y se alojó en Antium, en la villa de Augusto, donde en agosto dio a luz a Calígula.[29]​ Germánico regresó a Roma, pero a principios del año siguiente estaba de vuelta en el norte, esta vez como gobernador de la Galia, y acompañado de Agripina y de sus hijos Nerón y Druso. En la primavera del año 14, Agripina estaba de nuevo embarazada, por lo que dejó la Galia para unirse a su marido que había partido al Rin, donde estaba dirigiendo diversas campañas militares contra los germanos.[30]​ En agosto, tuvieron noticia de la muerte de Augusto.[31][32]

La muerte del emperador alteró a los militares y, mientras Agripina estaba en Ara Ubiorum, estalló una revuelta entre las legiones estacionadas en Germania. Agripina, aunque prefería quedarse con su marido, fue obligada por este a abandonar el campamento legionario con Calígula, todavía un niño lactante, para refugiarse con los tréveros en la Galia Bélgica.[33][34]​ Ante la insistencia de los mismos legionarios, que estaban avergonzados por haber provocado la huida de Agripina y otras mujeres a un pueblo extranjero, el pequeño Calígula fue traído de vuelta. Agripina tuvo que permanecer con los tréveros a causa de un nuevo embarazo.[35][36]​ Casio Dion ofrece otra versión según la cual los soldados amotinados habrían tomado de rehenes a Agripina y Calígula, pero habrían dejado ir a aquella por estar embarazada. Calígula solo fue liberado cuando los soldados se dieron cuenta de que no obtendrían ningún beneficio si persistían en el levantamiento.[37][36]

Agripina dio a luz a una niña que murió poco después.[38]​ También les llegó la noticia del fallecimiento de Julia la Mayor, la madre de Agripina, dejada morir de hambre por el nuevo emperador, Tiberio,[39]​ y la de Agripa Póstumo, su hermano, probablemente también por orden del emperador.[40][41]​ En la primavera del 15, llegaron a Roma noticias de la Galia de la guerra conducida por Germánico en Germania; se extendió entre los soldados y los civiles el rumor de que un ejército germano había roto las líneas romanas y se estaba encaminando hacia el puente sobre el Rin en Castra Vetera.[42][43]​ La armada se dirigió al puente para destruirlo antes de que llegasen los germanos, pero Agripina, al darse cuenta que la destrucción del puente sería una condena para todos los soldados en retirada, puso el puente bajo su protección personal e impidió que fuese destruido.[42][44]​ Cuando los soldados romanos regrasaron victoriosos de Germania, fueron recibidos por ella, la esposa de su jefe, que había hecho preparar alimentos y medicinas.[42][45]​ Según está descrito por los historiadores antiguos, Agripina estaba embarazada cuando hizo este acto de valor. De hecho, el 7 de noviembre de ese año, dio a luz en Ara Ubiorum a Agripina la Menor, la futura madre de Nerón.[46]

La creciente popularidad de Agripina y Germánico atrajo la envidia de Tiberio y Livia Drusila, su madre.[47]​ Agripina, por su parte, tenía muchas razones para odiar a Tiberio, estando en primer lugar las recientes ejecuciones de su madre y su hermano.[48]​ En el año 16 llegó otra niña, Julia Drusila, nacida en Ambitarvium, cerca de Coblenza.[49]​ Al año siguiente toda la familia regresó a Roma para celebrar el triunfo de Germánico del 26 de mayo.[50]

Estancia en Oriente[editar]

A finales del año 17, Agripina acompañó a su marido a las provincias orientales, adonde este había sido enviado por Tiberio. Tras visitar Dalmacia, Nicópolis, Atenas y Eubea, llegó a la isla de Lesbos donde, a principios del año 18, dio a luz a su última hija: Julia Livila.[51][50]​ En la isla, Agripina fue honrada con el sobrenombre griego Karpophoros, epíteto de Deméter como diosa de la fertilidad.[52]​ Después de descansar del parto, se reunió con su marido en Siria. Germánico y el legado Cneo Calpurnio Pisón, amigo de Tiberio, habían tenido varios desacuerdos y Agripina no tardó en enemistarse con la esposa de Pisón, Plancina.[53][54]​ Tácito dice que la misma Livia había ordenado a Plancina mantener bajo control a Agripina para evitar que se convirtieran nuevamente en una heroína popular como había ocurrido en el puente del Rin.[55][56]

Agripina y Germánico se fueron después de visita a Egipto, rica provincia y principal fuente de grano de Roma. Germánico visitó aquellos territorios sin consultar a su padre adoptivo [a]​ y abrió por su cuenta los graneros imperiales al pueblo, que estaba pasando por un periodo de carestía.[57][59]​ Agripina acompañó a su marido en el viaje a lo largo del Nilo y juntos visitaron los monumentos del Antiguo Egipto de Karnak y Luxor, haciéndose traducir los jeroglíficos y vistiendo a la manera oriental.[60][59]​ Cuando Tiberio se enteró de lo ocurrido, se disgustó y le preocupó que la provincia, por entonces sin gobernador,[b]​ pudiese caer en manos de su hijo adoptivo.[57][58]​ Así, criticó públicamente a Germánico por haber ido allí y por haber usado ropas indignas.[61][59]

En el año 19 Agripina y Germánico regresaron a Siria donde se encontraron con que Pisón había anulado todas las disposiciones de Germánico.[62][63]​ A su llegada a Antioquía de Siria, Germánico cayó enfermo. Sospechando que Pisón y Plancina lo habían envenenado, ordenó a Pisón que abandonara su posición y se marchara de Oriente.[64][65]​ Sin embargo, las condiciones de Germánico se agravaron y, después de pedir que vengaran su muerte,[66]​ llamó a Agripina y le dijo que dejara a un lado el orgullo y no provocara a las personas más poderosas que ella, por su bien y por el de sus hijos.[67][68]​ Germánico murió finalmente el 10 de octubre.[69][70]

Regreso a Roma[editar]

Agripina fue recibida en Brundisium por una gran multitud. Las pruebas de afecto se sucedieron a lo largo del camino a Roma, en el que hombres destacados del Imperio se unieron al cortejo fúnebre. Esta apoteosis popular demuestra la enorme popularidad de la que disfrutaba Germánico y que Agripina explotó muy teatralmente. Agripina llevando las cenizas de Germánico. Cuadro de Benjamin West.

La muerte de Germánico sorprendió a todo el Imperio: desde el pueblo, que lo adoraba, hasta su esposa Agripina. En muchas ciudades, fueron derribadas las estatuas de los dioses porque la gente no quería adorar a aquellos que habían dejado que muriese el amado heredero al trono.[71][63]​ Entre tanto, comenzó a correr el rumor de que Tiberio y Livia habían ordenado a Pisón y Plancina que asesinaran a Germánico.[72][73]​ A pesar de que era invierno, y en esa estación el mar era menos seguro, Agripina navegó de regreso a la capital con las cenizas de su marido.[74][75]​ Después de deternerse unos días en la isla de Corcira, desembarcó en Brundisium a comienzos del año 20 con sus hijos más pequeños, donde fue recibida por un gran multitud y los veteranos de su marido.[76][77]​ Tiberio mandó una escolta imperial para acompañar a Roma las cenizas de su hijo adoptivo. Druso el Menor (hermano adoptivo de Germánico), Claudio (el futuro emperador) y los dos cónsules del año, Marco Valerio Mesala y Cneo Aurelio Cota Máximo Mesalino, se unieron al cortejo durante el trayecto por la vía Apia, mientras el pueblo tributaba su propio homenaje a los restos del heredero imperial a lo largo de todo el camino.[78][79]​ Llegados a Roma, Agripina depositó las cenizas de su marido en el mausoleo de Augusto y fue aclamada «honra de la patria».[80][81]​ El hecho de que Tiberio y Livia no participaran en las ceremonias, así como la madre de Germánico, Antonia la Menor (quizá forzada por el emperador), fortaleció todavía más la idea de la participación del príncipe en la muerte de su hijo adoptivo.[82]

Pisón fue juzgado y, visto que Tiberio no le había dado su apoyo,[83]​ se suicidó antes de ser condenado.[84][85]​ En cambio, Livia protegió a su esposa Plancina, de forma que pudo evitar la pena capital.[86][87]​ Tres años después, murió Druso el Menor.[88]​ Esto convirtió a Nerón César, el hijo mayor de Agripina, en el más probable heredero del Imperio. Muchos en Roma veían a la estirpe de Germánico la más merecedora de este honor.[89][87]

Tensiones con Tiberio y condena[editar]

Sin embargo, Sejano no se toma bien el ascenso de Agripina y sus hijos y comenzó a informar a Tiberio de rumores por los cuales la viuda de Germánico trataba de quitarlo del trono para poner en su lugar a su propio hijo.[90][87]​ Preocupado, el emperador da permiso a su valido para sacar de la vida pública a los que apoyan a Agripina: Sosia Gala, amiga de Agripina, y su marido Cayo Silio, que sirvió bajo Germánico, fueron la una exiliada y el otro obligado a suicidarse en el año 24;[91][92]​ Claudia Pulcra, prima y amiga de Agripina, fue condenada por adulterio, conspiración y brujería a pesar de que esta intercedió por ella ante el propio Tiberio y murió en el exilio en el año 26.[93][92]​ Tácito cuenta que la condena de Pulcra fue el primer paso en la decadencia de Agripina.[93]​ Los presuntos delitos fueron una excusa para aislar a la viuda de Germánico de sus amigos y aliados. Agripina llegó a atacar públicamente a Tiberio mientras este presentaba sus respetos a la estatua de Augusto, acusándolo de hipocresía porque al mismo tiempo condenaba a una descendiente del primer emperador. Agripina afirmó que ella, y no una estatua, era la imagen de la tierra de Augusto. Tiberio tomó esta declaración como un intento de reclamar el poder y le respondió que no se sintiese maltratada porque no era una reina de ningún modo.[94]

Cuando poco después Agripina cayó enferma, el propio emperador fue a visitarla. La mujer trató de hacer las paces y le pidió permiso para poder casarse de nuevo, probablemente con Cayo Asinio Galo. Galo había sido una persona destacada durante los primeros años del principado de Tiberio y estuvo casado con la primera esposa del emperador después de que este se viera obligado a divorciarse de ella. Era, por tanto, cuñado de Agripina y Tiberio lo odiaba.[95]​ Sin embargo, temiendo Tiberio que Galo se conviertiese así en un rival político, no respondió a la petición.[2][96]​ Cuando un enviado de Sejano alertó a Agripina de que la comida ofreciada por el emperador estaba envenenada, esta la rechazó y las relaciones entre los dos se rompieron definitivamente,[97][96]​ aunque Tiberio accedió a que el matrimonio entre Agripina la Menor y Cneo Domicio Enobarbo, escogido por la propia Agripina, se celebrase en Roma.[98][99]

En el año 27, Tiberio denunció a través de una carta a Agripina y Nerón César, a la una de arrogancia y soberbia y al otro de libertinaje y amores perversos.[100][101]​ El Senado, no sabiendo como actuar para procesarlos por estas acusaciones, se tomó su tiempo y difería el juicio, mientras el pueblo demostraba públicamente que creía que las acusaciones eran falsas.[102][101]​ A continuación, Tiberio declaró que se iba a ocupar en persona del asunto.[103][101]​ Agripina y Nerón fueron arrestados, confinados en una villa de Herculano y puestos bajo la vigilancia de una guardia. Sejano, apenas enterado por los espías que tenía en la propia guardia de que los dos cautivos pretendían fugarse a las legiones germánicas auxiliados por el Senado y el pueblo, decidió lanzar un nuevo ataque contra ellos en el año 29.[104][101]​ El prefecto del pretorio logró convencer al segundo hijo de Agripina, Druso César, para que se volviera contra su madre y su hermano Nerón, el favorito de ella, instigando su envidia.[105][106]​ Agripina y Nerón fueron acusados de traición, este fue declarado enemigo público y ambos fueron enviados al exilio.[107][108]​ Durante un enfrentamiento con los soldados, que les estaban tratando con excesiva dureza, Agripina recibió un golpe con tanta fuerza que perdió la visión de un ojo.[109][110]​ Agripina fue transportada en un convoy militar, aislada para evitar el contacto con cualquier persona que pudiera encontrarse a lo largo del camino.[101]

Exilio y muerte[editar]

Agripina fue relegada a la isla de Pandataria (donde también estuvo su madre Julia la Mayor), mientras que Nerón César lo fue a la de Poncia.[111][112]​ Las auténticas preocupaciones que empujaron a Tiberio al exilio forzado e inmediato de Agripina y Nerón fueron que los dos podían refugiarse entre las legiones de Germania, desencadenando así una guerra civil, o que, después de haberse refugiado bajo la estatua de Augusto en el Foro, invocasen la ayuda del Senado y, principalmente, de la plebe de Roma.[113]​ A continuación, Tiberio se atrajo al segundo hijo de Agripina, Druso César, al nombrarlo sucesor para evitar que acaudillara una revuelta contra él.[114][115]

Nerón moriría en el año 31, suicidándose o por orden de Sejano.[116]​ El prefecto del pretorio fue condenado a muerte poco después ese mismo año.[117][118]​ El 18 de octubre del año 33 murió de hambre Agripina la Mayor, condenada por el emperador.[119][120]​ Su otro hijo, Druso, murió ese mismo año encarcelado en el Palatino.[121][122]

Tras la muerte de la dama, Tiberio dijo que era generoso con Agripina por no haberla condenado a muerte y la acusó de libertinaje y adulterio con Cayo Asinio Galo,[123][124]​ muerto por las mismas fechas.[124]​ Agripina no fue condenada a la damnatio memoriae, pero el día de su cumpleaños fue añadido a la lista de días nefastos.[109][125]​ Cuando Calígula sucedió a Tiberio, trajo los huesos de su madre y de su hermano mayor a Roma y los sepultó en el mausoleo de Augusto.[126][127]

Agripina la Mayor en la cultura popular[editar]

Agripina la Mayor es una de las ciento seis mujeres que el escritor Giovanni Boccaccio (1313-1375) describe en su libro De mulieribus claris, una colección de biografías de mujeres pertenecientes al mito, a la Antigüedad o son contemporáneas suyas. Puesto que había gozado de buena reputación entre los autores clásicos, Boccaccio la representa en contraposición a la mala imagen de su hija Agripina la Menor.[128]

Es un personaje de la novela de Robert Graves (1895-1985) Yo, Claudio y de las adaptaciones homónimas de la BBC, tanto televisiva, donde está interpretada por Fiona Walker,[129]​ como radiofónica, donde la voz la pone Hattie Morahan.[130]​ También aparece en la serie británica The Caesars, interpretada por Caroline Blakiston.[131]

Fue una de las novecientas noventa y nueve mujeres escogidas para aparecer en el Heritage floor de la instalación artística The Dinner Party, obra de la artista estadounidense Judy Chicago,[132]​ expuesta en el Museo de Brooklyn en Nueva York.[133]

Notas[editar]

  1. Tras la anexión, y debido a su importancia estratégica, para que un senador pudiera entrar en Egipto necesitaba un permiso directo del emperador.[57][58]
  2. Una semana después se envió a Cayo Galerio para ocupar el puesto y se redujo el número de legiones de tres a dos.[57][58]

Referencias[editar]

  1. Freisenbruch, 2010, p. XIX.
  2. a b Tácito, Anales. IV, 53.
  3. Jelinek, 2004, p. 36.
  4. AE 1898, 140.
  5. Burns, 2006, p. 41; Salisbury2y=2001,, p. 3.
  6. a b c Suetonio, «Augusto», Vidas de los Césares. 64.
  7. Burns, 2006, p. 41; Lightman, 2008, p. 9.
  8. Sampoli, 2003, pp. 167-168.
  9. Powell, 2015, pp. 2-3.
  10. Lightman, 2008, p. 9; Powell, 2015, p. 194; Salisbury, 2001, pp. 3 y 180.
  11. Friesenbruch, 2011, p. 56; Sampoli, 2003, p. 168.
  12. Suetonio, «Augusto», Vidas de los Césares. 63.
  13. Sampoli, 2003, p. 168; Severy, 2004, p. 64; Spinosa, 1991, p. 37.
  14. Suetonio, «Tiberio», Vidas de los Césares. 7.
  15. Spinosa, 1991, p. 48.
  16. Suetonio, «Augusto», Vidas de los Césares. 65.
  17. Bunson, 2014, p. 190; Powell, 2015, p. 193; Sampoli, 2003, p. 169.
  18. Sampoli, 2003, p. 169.
  19. Bunson, 2014, p. 86.
  20. Suetonio, «Tiberio», Vidas de los Césares. 15.
  21. Bunson, 2014, p. 539.
  22. Casio Dion. LX, 13; Tácito, Anales. I, 3.
  23. Bunson, 2014, p. 23; Lightman, 2008, p. 10; Syme, 1989, p. 146.
  24. Bunson, 2014, pp. 10 y 241; Burns, 2006, p. 42; Lightman, 2008, p. 9; Sampoli, 2003, p. 170; Severy, 2004, p. 64.
  25. Bunson, 2014, p. 241; Burns, 2006, p. 42; Lightman, 2008, p. 8; Severy, 2004, p. 64.
  26. Suetonio, «Calígula», Vidas de los Césares. 7-8.
  27. Burns, 2006, p. 42; Powell, 2013, pp. IV-VI.
  28. Powell, 2015, p. XXXIV; Sampoli, 2003, p. 171.
  29. Barrett, 2002, p. 28.
  30. Barrett, 2002, p. 28; Burns, 2006, p. 43; Lightman, 2008, p. 10.
  31. Suetonio, «Calígula», Vidas de los Césares. 8.
  32. Burns, 2006, p. 43.
  33. Tácito, Anales. I, 39-40.
  34. Burns, 2006, p. 45.
  35. Tácito, Anales. I, 41-44.
  36. a b Barrett, 2002, p. 31; Burns, 2006, p. 45.
  37. Casio Dion. LVII, 5.
  38. Shotter, 2000, p. 347.
  39. Casio Dion. LVII, 18.
  40. Casio Dion. LVII, 3 y 5-6; Tácito, Anales. I, 53.
  41. Burns, 2006, p. 46.
  42. a b c Tácito, Anales. I, 69.
  43. Barrett, 2002, p. 32; Burns, 2006, p. 46.
  44. Barrett, 2002, p. 32; Burns, 2006, pp. 46-47; Lightman, 2008, p. 10; Sampoli, 2003, p. 174.
  45. Burns, 2006, p. 47.
  46. Barrett, 2002, p. 32; Burns, 2006, pp. 47 y 59.
  47. Barrett, 2002, p. 33; Burns, 2006, pp. 47-48.
  48. Burns, 2006, p. 48.
  49. Barrett, 2002, p. 33.
  50. a b Barrett, 2002, p. 34; Burns, 2006, p. 48.
  51. Tácito, Anales. II, 54.
  52. Ginsburg, 2005, p. 102.
  53. Tácito, Anales. II, 55-57.
  54. Barrett, 2002, p. 35; Burns, 2006, p. 49; Lightman, 2008, p. 10; Sampoli, 2003, p. 175.
  55. Tácito, Anales. II, 43.
  56. Barrett, 2002, p. 35.
  57. a b c d Tácito, Anales. II, 59.
  58. a b c Capponi, 2010, p. 187.
  59. a b c Burns, 2006, p. 49.
  60. Tácito, Anales. II, 59-60.
  61. Suetonio, «Tiberio», Vidas de los Césares. 52; Tácito, Anales. II, 59.
  62. Tácito, Anales. II, 69.
  63. a b Burns, 2006, p. 50.
  64. Casio Dion. LVII, 18; Tácito, Anales. II, 69-70.
  65. Barrett, 2002, p. 35; Burns, 2006, p. 50; Lightman, 2008, p. 10.
  66. Tácito, Anales. II, 71.
  67. Tácito, Anales. II, 72.
  68. Barrett, 2002, p. 35; Burns, 2006, p. 50.
  69. Tácito, Anales. II, 83.
  70. Barrett, 2002, p. 35; Burns, 2006, p. 50; Lightman, 2008, p. 10; Sampoli, 2003, p. 175.
  71. Suetonio, «Calígula», Vidas de los Césares. 5.
  72. Suetonio, «Tiberio», Vidas de los Césares, 52; íbid., «Calígula», 2; Tácito, Anales. II, 82.
  73. Burns, 2006, p. 50; Lightman, 2008, p. 11.
  74. Tácito, Anales. II, 75.
  75. Barrett, 1998, p. 31.
  76. Tácito, Anales. III, 1.
  77. Burns, 2006, p. 50; Sampoli, 2003, p. 175.
  78. Tácito, Anales. III, 2.
  79. Burns, 2006, pp. 50-51.
  80. Tácito, Anales. III, 4.
  81. Burns, 2006, p. 51; Sampoli, 2003, p. 175.
  82. Lightman, 2008, p. 10; Sampoli, 2003, p. 176.
  83. Tácito, Anales. III, 10-18.
  84. Suetonio, «Calígula», Vidas de los Césares. 2; Tácito, Anales. III, 15.
  85. Sampoli, 2003, p. 176.
  86. Tácito, Anales. III, 15.
  87. a b c Burns, 2006, p. 51.
  88. Bunson, 2014, p. 188; Burns, 2006, p. 51; Sampoli, 2003, pp. 177-178.
  89. Tácito, Anales. IV, 12.
  90. Tácito, Anales. IV, 12 y 15-17.
  91. Tácito, Anales. IV, 17-19.
  92. a b Burns, 2006, pp. 51-52.
  93. a b Tácito, Anales. IV, 52.
  94. Shotter, 2000, p. 352.
  95. Barrett, 1998, p. 26; Bauman, 2002, p. 149; Shotter, 200, p. 351.
  96. a b Bauman, 2002, p. 149; Burns, 2006, p. 52.
  97. Suetonio, «Tiberio», Vidas de los Césares. 53; Tácito, Anales. IV, 53-54.
  98. Tácito, Anales. IV, 75.
  99. Burns, 2006, p. 59.
  100. Tácito, Anales. V, 3.
  101. a b c d e Deline, 2015, p. 770.
  102. Tácito, Anales. V, 4.
  103. Tácito, Anales. V, 4-5.
  104. Séneca, De la ira. III, 21; Tácito, Anales. IV, 67.
  105. Tácito, Anales. IV, 60.
  106. Burns, 2006, p. 52; Sampoli, 2003, p. 177.
  107. Suetonio, «Tiberio», Vidas de los Césares. 54; íbid. «Calígula». 7; Tácito, Anales. V, 4.
  108. Burns, 2006, pp. 52-53; Deline, 2015, p. 770; Sampoli, 2003, p. 177.
  109. a b Suetonio, «Tiberio», Vidas de los Césares. 53.
  110. Burns, 2006, pp. 52-53; Sampoli, 2003, p. 180.
  111. Suetonio, «Tiberio», Vidas de los Césares. 53; íbid., «Calígula», 15.
  112. Burns, 2006, p. 53; Sampoli, 2003, p. 180.
  113. Suetonio, «Tiberio», Vidas de los Césares. 53; Tácito, Anales. IV, 67.
  114. Suetonio, «Tiberio», Vidas de los Césares. 65.
  115. Spinosa, 1991, p. 170.
  116. Suetonio, «Tiberio», Vidas de los Césares. 54.
  117. Casio Dion. LVIII, 11; Tácito, Anales. VI, 25.
  118. Sampoli, 2003, p. 182.
  119. Casio Dion. LVIII, 11; Suetonio, «Tiberio», Vidas de los Césares. 53; Tácito, Anales. VI, 25.
  120. Burns, 2006, p. 53; Sampoli, 2003, p. 183.
  121. Tácito, Anales. VI, 23.
  122. Burns, 2006, p. 53; Spinosa, 1991, p. 170.
  123. Tácito, Anales. VI, 25.
  124. a b Burns, 2006, p. 53.
  125. Deline, 2015, p. 768.
  126. Casio Dion. LIX, 3; Suetonio, «Calígula», Vidas de los Césares. 15.
  127. Burns, 2006, p. 54.
  128. Freisenbruch, 2011, p. 4.
  129. Página 39 de Caligula and the Fight for Artistic Freedom: The Making, Marketing and Impact of the Bob Guccione Film
  130. BBC. Tiberius. bbc.co.uk.
  131. Página 163 de Hollywood's Ancient Worlds.
  132. The Dinner Party: Judy Chicago and the Power of Popular Feminism, 1970-2007.
  133. Brooklyn Museum. Agrippina I. brooklynmuseum.org.

Bibliografía[editar]

  • Barrett, A. A. (2002). Agrippina: Mother of Nero (en inglés). Routledge. 
  • Bunson, M. (2014). Encyclopedia of the Roman Empire (en inglés). Infobase Publishing. 
  • Burns, J. (2006). Great Women of Imperial Rome: Mothers and Wives of the Caesars (en inglés). Routledge. 
  • Capponi, L. (2010). «The Roman Period». En Alan B. Lloyd. A Companion to Ancient Egypt (en inglés). Wiley. pp. 180-189. 
  • Deline, T. (2015). «The Criminal Charges against Agrippina the Elder in AD 27 and 29». The Classical Quarterly (en inglés) 65 (2): pp. 766-772. doi:10.1017/S0009838815000373. 
  • Freisenbruch, A. (2010). Caesars' Wives: Sex, Power, and Politics in the Roman Empire (en inglés). Free Press. 
  • Freisenbruch, A. (2011). The First Ladies of Rome: The Women Behind the Caesars (en inglés). Vintage. 
  • Ginsburg, J. (2005). Representing Agrippina: Constructions of Female Power in the Early Roman Empire (en inglés). Oxford University Press. 
  • Jelinek, E. C. (2004). The Tradition of Women's Autobiography (en inglés). Xlibris Corporation. 
  • Lightman, M.; Lightman, B. (2008). A to Z of Ancient Greek and Roman Women (en inglés). Facts on File. ISBN 9780816067107. 
  • Powell, L. (2015). Marcus Agrippa: Right-hand Man of Caesar Augustus (en inglés). Pen and Sword Books Ltd. 
  • Salisbury, J. E. (2001). Encyclopedia of Women in the Ancient World (en inglés). ABC-CLIO. 
  • Sampoli, F. (2003). Le grandi donne di Roma antica (en italiano). Newton Compton editori. 
  • Severy, B. (2004). Augustus and the Family at the Birth of the Roman Empire (en inglés). Routledge. 
  • Shotter, D. C. A. (2000). «Agrippina the Elder: A Woman in a Man's World». Historia: Zeitschrift für Alte Geschichte (en inglés) 49 (3): pp. 341-357. 
  • Spinosa, A. (1991). Tiberio: l'imperatore che non amava Roma (en italiano). Mondadori. 
  • Syme, R. (1989). Augustan Aristocracy (en inglés). Clarendon Press. 

Enlaces externos[editar]