Agila (conde)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Agila
Información personal
Nacimiento Siglo VIIjuliano Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento Siglo VIIjuliano Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padre Suintila Ver y modificar los datos en Wikidata

Agila o Aquilo fue un noble visigodo del siglo VII.

Biografía[editar]

Según conjetura del genealogista Christian Settipani — basándose en la onomástica, en la cronología y en elementos biográficos y según dicen las crónicas —, era descendiente (por varonía) de Leovigildo (hermano de Liuva I) y Recaredo I (y de Baddo, padres de Liuva II) (ex semine Leuvigildi et Reccaredi progenitus) — cronológicamente bisnieto del primero y nieto paterno del segundo —, y también a través de Hermenegildo y Ingundis, siendo probablemente hijo de Suintila (padre de Ricimiro y Froila, nombre que se repite en su descendencia), y conde de Liébana.[1]​ Las Crónicas declaran que los reyes astures son descendientes de Leovigildo y Recaredo y tratan de crear una falsa continuidad institucional entre ambas realidades políticas. La moderna historiografía coincide en que la causa final de este fenómeno radica en lo que se denominada «neogoticismo» que respondía a una red de intereses políticos y al reforzamiento del prestigio personal de Alfonso III[a]​.

Matrimonio y descendencia[editar]

Casado con Divigra, hija de Benedictus y de su mujer Ellesinda y hermana de Albarus, fundador de iglesias y primo de Bermundus, y de Osicia, mujer de Savarico, y de ascendencia hispanorromana. Fueron sus hijos:

  • Odrocia (Oodocia)
  • Favila, identificado con el duque Favila
  • Munio
  • Spina (Espina)
  • Nepotianus (Nepesanus) - nombre que se repite en Nepociano de Asturias
  • Didacus, casado con su prima hermana Gelvira (Guluira), hija de Savarico y de su mujer Osicia, hermana de Ferrisculus (Ferisculus), de Nonnitus (Nonitus), de Collucia, de Ausnara y de Aulne, de la qual tuvo:

Notas[editar]

  1. «A la hora de analizar el carácter de la monarquía astur no debemos dejarnos engañar por las parcas, pero interesadas (neogoticismo) informaciones de las Crónicas asturianas, que tratan de ensalzar la figura real».[2]

Referencias[editar]

  1. Settipani, 2004, pp. 126-127.
  2. Menéndez Bueyes, 1995, p. 178.

Bibliografía[editar]