Agave

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Agave (género)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Agave
Agave lechuguilla.jpg
Agave lechuguilla
Taxonomía
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Liliopsida
Subclase: Liliidae
Orden: Asparagales
Familia: Agavaceae
Subfamilia: Agavoideae
Género: Agave
L. 1753
Especies
Sinonimia
  • Bonapartea Haw. (1812).
  • Littaea Tagl. (1816).
  • Ghiesbreghtia Roezl (1861), nom. nud.[1]
[editar datos en Wikidata]

Agave (del griego αγαυή, ‘noble’ o ‘admirable’) es un género de plantas monocotiledóneas, generalmente suculentas, pertenecientes a la familia Agavaceae a la que da nombre.

Su área de origen es la región árida que hoy se encuentra repartida entre el norte de México y el sur de Estados Unidos. Se estima que el género empezó a diversificarse hace 12 millones de años, por lo cual ha logrado una enorme diversidad de especies superando las 300 especies pertenecientes a este género. Reciben numerosos nombres comunes, como agave, pita, maguey, cabuya, fique o mezcal, entre los más conocidos.

Descripción[editar]

Las especies del género son muy parecidas en cuanto a su forma y crecimiento. Forman una gran roseta basal de hojas gruesas y carnosas, en algunos casos de gran tamaño, que se sitúan en espiral alrededor de un tallo corto en relación con su longitud, por lo que aparentan nacer directamente desde el terreno. Generalmente están armadas de robustas espinas leñosas y aplanadas en los márgenes, y una cónica, solitaria, rematando el ápice. Unas pocas especies carecen de espinas. Su crecimiento es lento, y finaliza con la floración, son monocárpicas. La planta desarrolla un escapo floral, más alto que las hojas, y en el mismo año florece, fructifica, y muere. La mayoría de las especies desarrollan gran cantidad de hijuelos basales alrededor de la roseta original, formando espesas colonias que van desarrollándose y fructificando algunas de las rosetas.

Cultivo[editar]

Los agaves requieren un clima semiseco, con temperaturas promedio de 22 °C, generalmente a una altitud entre 1500 y 2000 msnm. Las condiciones del suelo son: arcilloso, permeable y abundante en elementos derivados del basalto y con presencia de hierro, preferentemente volcánico. Es muy importante la exposición al sol, y no debe haber más de 100 días nublados al año y preferentemente solo 65.[cita requerida]

La reproducción se puede dar por semilla o bulbillo, o más eficientemente mediante rizomas, es decir, trasplantando los hijuelos que brotan de la raíz de la planta. Al alcanzar una altura de 50 cm, y cuando el corazón tiene unos 15 cm, se desprenden de la planta madre. La edad óptima de un agave para reproducirse es entre los 3 y los 5 años, y puede dar anualmente entre uno y dos hijuelos. Una vez separados los hijuelos de la madre, se procede a la plantación precisamente antes de la época de lluvias; la nueva planta debe quedar asentada y enterrada en un 75 % de su volumen. Sin embargo, hay que considerar que, al ser el hijuelo una copia idéntica de la planta madre (clon), el uso extensivo de este método puede poner en riesgo la importante diversidad genética de estas plantas, tal y como sucedió en el caso del tequila (un tipo de mezcal),[2] ya que las plantaciones de Agave tequilana han perdido prácticamente toda su diversidad.

Su crecimiento es muy lento, la maduración demora de 8 a 10 años, florecen solo una vez y emiten un largo tallo de casi 10 m de altura (ramificado o no) que nace del centro de la roseta, con numerosos grupos de flores tubulares. La planta muere tras desarrollar el fruto, pero por lo general produce retoños en su base.

Agave chiapensis en floración.
Agave filifera
Agave palmeri
Agave stricta

Historia[editar]

Etimología y otros nombres[editar]

El género Agave fue dado a conocer científicamente en Europa, en 1753, por el naturalista sueco Carlos Linneo, quien lo tomó del griego Agavos. En la mitología griega, Ágave era una ménade hija de Cadmo, rey de Tebas que, al frente de una muchedumbre de bacantes asesinó a su hijo Penteo sucesor de Cadmo en el trono. La palabra agave alude, pues, a algo admirable o noble.[2]

En México, diferentes culturas dieron distintos nombres a esta planta: metl, mecetl (náhuatl), uadá (otomí), doba (zapoteco) y akamba (purépecha).[2]

Los españoles usaron la palabra caribeña maguey para nombrarla y éste es, quizá, el nombre común más difundido.[2]

Los grupos humanos originarios de esta región aprovecharon esta planta desde hace diez mil años. Además de usarla por sus fibras o por el aguamiel, que obtenían de ella. El mexcali es un maguey cocido por su alta concentración de azúcares.[2] Su cultivo se extiende desde el sur de los Estados Unidos hasta el norte de Argentina.

De América a Europa[editar]

Las plantas del género Agave son originarias del continente americano, y la mayor concentración de especies nativas se encuentran en México, en donde a las plantas se les conoce con los nombres comunes magueyes o agaves o mezcales.

Probablemente fueron los exploradores españoles y portugueses quienes condujeron los agaves a Europa, donde se hicieron populares durante el siglo XIX, cuando los coleccionistas comenzaron a introducir diferentes tipos, algunos de los cuales llevan propagándose por esquejes desde entonces y ya no tienen semejanza a ninguna de las especies conocidas en la naturaleza, aunque esto pueda deberse simplemente a las diferentes condiciones de cultivo europeas.

Usos[editar]

Varias especies de este género son fuente de materias primas para alimentos o para fabricar utensilios, como por ejemplo:

  • Edulcorantes como el sirope o jarabe de agave, miel y azúcar;
  • Bebidas fermentadas: aguamiel y pulque;
  • Aguardientes como el mezcal, el tequila (un tipo de mezcal, elaborado a partir del agave azul, Agave tequilana) o el licor de Cocuy;
  • fibras de las hojas, usadas en hilaturas para tejidos, hamacas y empaques, sobre todo del henequén (Agave fourcroydes) y Agave sisalana;
  • papel, a partir del bagazo residual;
  • tejas hechas con las hojas secas;
  • vigas hechas con el quiote (tallo);
  • clavos, punzones y agujas obtenidas de las espinas;
  • Instrumentos musicales, como el tradicional quiote, instrumento de viento de los mayas, similar al didgeridoo australiano, y actualmente los tambores djembé;
  • Otro uso, no relacionado con los anteriores, es el de plantar agaves en hilera a modo de vallas o cercas para guardar las heredades;

Algunas especies de agave se intercalan en los cultivos de grano para aumentar el rendimiento y obtener mayor aporte nutritivo y energético. Por este motivo se les llama las "vacas verdes" de los indígenas mexicanos .[3]

Su jugo posee grandes cantidades de inulina, la cual se hidroliza parcialmente en fructosa y otro componente no metabolizable, que se utiliza en diagnóstico médico para evaluar la función renal.[cita requerida]

Referencias[editar]

  1. Sinónimos en Kew
  2. a b c d e García-Mendoza, Abisaí Josué (2012): «México, país de magueyes», artículo en el suplemento "La jornada del campo", del diario La Jornada (México), 18 de febrero de 2012, pág. 4.
  3. Parsons, J. R. (2012): «Altiplano de México: los agaves en la economía tradicional», artículo en el suplemento mensual La Jornada del Campo, del diario La Jornada (México), del 18 de febrero de 2012, pág. 6.

Enlaces externos[editar]