Aedes aegypti

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Aedes aegypti
Aedes aegypti.jpg
Adulto
Aedes aegypti larva.jpg
Larva
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Diptera
Familia: Culicidae
Tribu: Aedini
Género: Aedes
Subgénero: Stegomyia
Especie: Ae. aegypti
(Linnaeus, 1762)
Distribución
Distribución mundial de Aedes aegypti. El mapa muestra la probabilidad de ocurrencia.
Distribución mundial de Aedes aegypti. El mapa muestra la probabilidad de ocurrencia.
     Ninguna.      Ocurrencia más alta.
Subespecies
Sinonimia
  • Culex aegypti Linnaeus in Hasselquist, 1762
  • Culex fasciatus Fabricius, 1805
  • Culex bancrofti Skuse, 1889
  • Mimetomyia pulcherrima Taylor, 1919
[editar datos en Wikidata]

Aedes aegypti, el mosquito de la fiebre amarilla, es un culícido que puede ser portador del virus del dengue y de la fiebre amarilla, así como de otras enfermedades, como la chikunguña, la fiebre de Zika y el Virus Mayaro . Es miembro del subgénero Stegomyia dentro del género Aedes (al que pertenece el estrechamente emparentado Aedes albopictus, vector también del dengue).

Puede reconocerse por sus distintivas marcas blancas, aunque sus diferencias en aspecto con respecto a otros mosquitos pueden ser ligeras. Originario de África[1] y hoy hallado en regiones tropicales y subtropicales a través del mundo.[2] En América, se presenta desde los estados del sur de EE. UU. hasta el norte de Argentina. También en Uruguay. Comparte hábitat con Aedes albopictus, que lo está desplazando en algunas zonas.

En 2005 estudios moleculares llevaron a reclasificar Stegomyia como género, cambiando algunos autores el nombre del mosquito por Stegomyia aegypti al igual que se hizo con el Aedes albopictus que pasó a ser denominado homólogamente Stegomyia albopicta; sin embargo, estos estudios han sido muy discutidos, de forma que actualmente el nombre usado de forma mayoritaria es el de Aedes aegypti, como exigen a partir de diciembre de 2005 los editores de las revistas científicas más importantes del sector.

El científico cubano Carlos Juan Finlay descubrió que este mosquito era el agente trasmisor de la Fiebre Amarilla y presentó sus resultados por primera vez en la Conferencia Internacional de Sanidad, celebrada en Washington DC, el 18 de febrero de 1881.

Genética[editar]

Macho (izquierda) y hembra (centro y derecha) Aedes aegypti

En el año 2007 un grupo internacional de científicos completó la secuencia del genoma del mosquito: [1] el genoma de esta especie de mosquito fue secuenciada por un consorcio incluyendo a científicos del J Craig Venter Institute y de la Universidad de Notre Dame. El esfuerzo por secuenciar su ADN es un intento de dar nuevos trayectos de investigación en insecticidas y posibles modificaciones genéticas para prevenir la expansión del virus. Es la segunda especie de mosquito en poseer su genoma secuenciado completamente (el primero fue Anopheles gambiae). Los datos publicados incluyen 1380 millones de pares de base conteniendo una ción de 15 419 genes codificadores de proteínas. Su secuenciación indica que la especie diverge de Drosophila melanogaster (la mosca común de la fruta) desde hace cerca de 250 millones de años, y de Anopheles gambiae desde hace 150 millones de años.[3] [4]

La actividad del Aedes aegypti disminuye por debajo de los 17 °C, pero se requieren temperaturas constantes por debajo de los 12 °C para que dicha actividad desaparezca.[5]

Modificación genética[editar]

Individuos de esta especie han sido modificados genéticamente con el fin de limitar su reproducción, para reducir así el riesgo de la enfermedad. Los mosquitos así tratados son conocidos como OX513 y fueron desarrollados por una dependencia de la Universidad de Oxford (Inglaterra, Reino Unido). Las pruebas de campo llevadas a cabo en las Islas Caimán, en Brasil y en Panamá han demostrado que en las localidades donde se han introducido los mosquitos genéticamente modificados se han reducido las poblaciones de mosquitos en más de 90%.[6] [7]

Esta modificación genética consiste en la introducción de un gen limitante que impide que sobreviva la descendencia. Se liberan machos modificados, que no pican ni diseminan la enfermedad, para que se apareen con las hembras transmisoras. La descendencia de estos apareamientos hereda el gen modificado y muere antes de que pueda reproducirse. Para poder reproducir los mosquitos modificados se inhibe el gen limitante utilizando un antídoto (el antibiótico tetraciclina) en la instalación donde se producen los mosquitos, permitiendo así la reproducción natural. Como en las condiciones de campo este antídoto no se encuentra disponible, la población salvaje de mosquitos se reduce drásticamente. [8] En 2016 la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos concedió aprobación preliminar para el uso de mosquitos genéticamente modificados para evitar la dispersión del virus del Zika.[9] Este enfoque también pudo aplicarse para controlar al Aedes albopictus y a los mosquitos del género Anopheles que trasmiten la malaria. [10] Otro método propuesto de control consiste en usar radiación para esterilizar las larvas de los machos de modo que cuando se apareen, no produzcan descendencia.[11]

A. aegypti picando a un humano.

Fases de desarrollo[editar]

Se diferencian 4 fases de desarrollo. Ellas son:[12]

  • Fase 1–Huevo: La hembra coloca alrededor de 400 huevos en el agua, que pueden estar solos o agrupados.
  • Fase 2–Larva: Los huevos que anteriormente fueron depositados por la hembra se convierten en larvas y se desarrollan en un proceso que tarda alrededor de 2 días a 1 semana. Son cuatro los estadios larvarios.
  • Fase 3–Pupa: Esta fase es la que se antepone a la transformación en mosquito en donde la larva se transforma en pupa y se mantiene así por unos 7 días. En ésta fase la pupa no respira.
  • Fase 4–Mosquito: En esta fase la pupa se abre y deja salir el mosquito totalmente desarrollado en su estado adulto, tarda alrededor de 5 a 7 días en salir dependiendo de las condiciones de temperatura. Puede vivir de 1 a 2 meses y la hembra es la única que se alimenta de sangre (hematófaga).

Riesgo para la salud[editar]

El Aedes aegypti se considera un vector importante en la transmisión del dengue, la fiebre amarilla, la artritis epidémica chikungunya, la fiebre del Zika y el Virus Mayaro. Según la OMS, se estima que esta especie de mosquito causa 50 millones de infecciones y 25 000 muertes por año.[13] Es también un agente en la transmisión de la fiebre del Zika.[14] Las recomendaciones de los organismos sanitarios para la prevención de las picaduras incluyen la utilización de repelentes que contengan N,N-dietilmetatoluamida (DEET), considerado el mejor repelente para el Aedes aegypti.

Aunque el Aedes aegypti puede alimentarse en cualquier momento, suele picar con más frecuencia al amanecer y al atardecer. Los sitios donde mejor puede reproducirse son aquellos donde existe agua estancada y limpia: recipientes descubiertos y abandonados, tiestos de macetas, neumáticos desechados, agua de sumideros de los patios, etc.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Laurence Mousson, Catherine Dauga, Thomas Garrigues, Francis Schaffner, Marie Vazeille & Anna-Bella Failloux (agosto de 2005). «Phylogeography of Aedes (Stegomyia) aegypti (L.) and Aedes (Stegomyia) albopictus (Skuse) (Diptera: Culicidae) based on mitochondrial DNA variations». Genetics Research 86 (1): 1-11. PMID 16181519. doi:10.1017/S0016672305007627. 
  2. M. Womack (1993). «The yellow fever mosquito, Aedes aegypti». Wing Beats 5 (4): 4. 
  3. Heather Kowalski (17 de mayo 2007). «Scientists at J. Craig Venter Institute Publish Draft Genome Sequence from Aedes aegypti, Mosquito Responsible for Yellow Fever, Dengue Fever». J. Craig Venter Institute. 
  4. Nene V, Wortman JR, Lawson D, et al (junio de 2007). «Genome sequence of Aedes aegypti, a major arbovirus vector». Science (journal) 316 (5832): 1718-23. PMID 17510324. doi:10.1126/science.1138878. 
  5. «El Ministerio de Salud confirmó 50 casos de dengue en Córdoba». Consultado el 5 de abril de 2013. 
  6. Danilo O. Carvalho; Andrew R. McKemey; Luiza Garziera; Renaud Lacroix; Christl A. Donnelly; Luke Alphey; Aldo Malavasi; Margareth L. Capurro (July 2015). «Suppression of a Field Population of Ae. aegypti in Brazil by Sustained Release of Transgenic Male Mosquitoes». PLOS Neglected Tropical Diseases 9: 1-15. PMC 4489809. PMID 26135160. doi:10.1371/journal.pntd.0003864. 
  7. Kate Kelland (16 December 2015). «Lawmakers call for British trials of genetically modified insects». Reuters. Consultado el 2015-12-16. 
  8. Zoe Curtis; Kelly Matzen; Marco Neira Oviedo; Derric Nimmo; Pamela Gray; Peter Winskill; Marco A. F. Locatelli; Wilson F. Jardim; Simon Warner; Luke Alphey; Camilla Beech (August 2015). «Assessment of the Impact of Potential Tetracycline Exposure on the Phenotype of Aedes aegypti OX513A: Implications for Field Use». PLOS Neglected Tropical Diseases 9: 1-15. doi:10.1371/journal.pntd.0003999. 
  9. «Preliminary Finding of No Significant Impact (FONSI) In Support of an Investigational Field Trial of OX513A Aedes aegypti Mosquitoes». US FDA. March 2016. Consultado el 14 March 2016. 
  10. Clive Cookson (23 April 2015). «'Lethal' gene to combat malaria relies on laws of attraction». Financial Times. Consultado el 2015-04-23. 
  11. Tirone, Jonathan (12 February 2016). «UN Readies Nuclear Solution to Destroy the Zika Virus». Bloomberg. Consultado el 2016-02-13. 
  12. «Ciclo de vida del Aedes Aegypti». wordpress.com. 25 de noviembre de 2012. Consultado el 31 de marzo de 2016. 
  13. «Mosquitos modificados genéticamente podrían acabar con el dengue». Consultado el 31 de octubre de 2011. 
  14. «Aedes aegypti». European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC). Consultado el 24 de octubre de 2015. 

Enlaces externos[editar]