Adoración

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

En religión, la adoración es el culto rendido a un dios.[1]

Adoración al niño y los magos (obra de Alberto Durero).
Detalle de Religion por Charles Sprague Pearce (1896)
Adoración al niño y los magos (1902-1904), obra de Józef Mehoffer ubicada en la catedral Saint-Nicolas de Friburgo, Suiza

En general se refiere a los actos de oración o devoción, típicamente dirigidos a entidades sobrenaturales, como los dioses o diosas. Es el acto que inspira habitualmente la vida de los creyentes religiosos y que suele ser expresado por oraciones, himnos, etc., junto con actitudes corporales como la reverencia profunda, el acatamiento y la postración.[2]

Desde las ciencias sociales, la adoración religiosa no solo se puede dirigir a entidades sobrenaturales o espíritus —representados en algunos casos en ídolos— sino también a los propios ancestros y elementos de la naturaleza del propio territorio o en el cosmos; por ejemplo, la adoración a las huancas del mundo andino, monolitos de piedra alargados y verticales que pueden representar a los ancestros fundadores de un pueblo o comunidad.[3][4]

Etimología y significado[editar]

El término adoración tiene como origen la palabra latina adorare, compuesta por:[5]

  • el prefijo ad-, que significa 'hacia', y[6]
  • la palabra orare, que significa 'orar'[7]

De acuerdo a la Real Academia Española, 'adorar' significa «reverenciar o rendir culto a un ser que se considera de naturaleza divina».[8]

En Asia Menor[editar]

Entre los hallazgos arqueológicos de Asia Menor, el que está considerado como uno de los más antiguos dioses es El (en hebreo אֵל) que tradicionalmente se traduce como ‘Dios’ o ‘deidad’. En todo el Levante mediterráneo era denominado El o Il, siendo el Dios supremo, padre de la raza humana y de todas las criaturas; por ejemplo, en la mitología cananea en donde ocupaba la lugar principal y era llamado «padre de todos los dioses».

En la antigua Roma[editar]

En la Roma clásica, la adoración era principalmente un acto de homenaje que se realizaba levantando la mano hacia la boca, besándola y luego agitándola en dirección al objeto adorado. El devoto tenía la cabeza cubierta, y después del acto se dio la vuelta de izquierda a derecha. A veces besaba los pies o las rodillas de las imágenes de los propios dioses, y Saturno y Hércules eran adorados con la cabeza descubierta. Por una transición natural, el homenaje, al principio pagado solo a los seres divinos, llegó a rendirse a los monarcas. Así, los emperadores griegos y romanos eran adorados inclinándose o arrodillándose, agarrando la túnica imperial y retirando la mano y presionándola contra los labios, o poniéndose la túnica real en los labios.[9]

Oeste de Asia (Oriente medio) antiguo[editar]

Antiguamente en el oeste de Asia, los países predecesores y árabes, evolucionaron a la veneración humana un poco más lento, en Persia el rey Ciro, la forma que ordenó era, que la persona cayera de rodillas y con su cara al suelo cerca de los pies, y besara el suelo, varias veces haciendo lo mismo, esta tradición perdura hasta ahora en día con los potentados árabes. Según el Libro de Daniel (3.1-30), el rey Nabucodonosor II arrojaba al fuego a quienes no adoraban su estatua.

Religiones abrahámicas[editar]

La primera vez que aparece la palabra adoración en la Biblia es cuando Abraham va a entregar a su hijo (Génesis 22:5). Esto era una evidente muestra de "'hacer la voluntad de Yahveh Dios'", de obedecer su palabra. Por lo tanto, adoración es la actitud o la intención interna del corazón del hombre para Dios, entendiéndose la obediencia, el servicio, la rendición, el amor, etc.

Como expresión externa de adoración construían altares y una serie de rituales, con el tiempo Moisés hizo el Tabernáculo en el cual los primeros judíos adoraron, siendo Aarón su hermano el sacerdote que ofrendaba las primicias fueran vegetal o animal, hasta que Salomón fundó el primer Templo de Jerusalén, ya David, su padre, había creado los instrumentos y la liturgia adecuada para la Adoración a Yahveh. En los 10 mandamientos, los primeros dos mandamientos son referentes, a la adoración exclusiva de Dios, y no de la imagen.[10]

La adoración en el islam[editar]

La adoración, Ibadah, según se entiende en el islam, atañe a la purificación del alma y, a la vez, a la vida diaria del ser humano. La base de la adoración reside en el hecho de que los seres humanos son criaturas y siervos de Dios, su Creador y su Señor,[11]​ hacia quien tienen destinado su regreso. Así, el acercamiento del hombre hacia Dios, en estrecho contacto, reverencia y con espíritu de devoción y humilde sumisión, se llama Ibadah.

La adoración en el cristianismo[editar]

El cristiano debe hacer de la adoración una forma de vida, en su trabajo, en el hogar, o en su entretenimiento... Dado que adoración es la actitud o la intención interna del corazón del hombre para Dios, implica la obediencia, el servicio, la rendición, el amor, etc. Es decir, implica una forma de vida que permite tener comunión con el Espíritu Santo (Juan 4:24).

Adoración versus veneración[editar]

Una cruz al borde del camino en Kizhi, República de Karelia.

El Nuevo Testamento usa varias palabras traducibles como "adoración". La palabra proskuneo - "adorar" - significa inclinarse ante dioses o reyes.[12]​ El catolicismo romano, el anglicanismo, la ortodoxia oriental y la ortodoxia oriental hacen una distinción técnica entre dos conceptos diferentes:

  • adoración o latria (latín adoratio, griego latreia , [λατρεία] ), que se debe solo a Dios
  • veneración o dulia (latín veneratio, griego douleia [δουλεία] ), que se puede ofrecer legalmente a los santos

Los actos externos de veneración se parecen a los de adoración, pero difieren en su objeto e intención. Los cristianos protestantes, que rechazan la veneración de los santos, se preguntan si los católicos siempre mantienen tal distinción en la práctica devocional real, especialmente en el nivel de la religión popular.

Según Mark Miravalle, la palabra inglesa "adoración" es equívoca, ya que se ha utilizado (en la escritura católica, al menos) para denotar tanto adoración/latria como veneración/dulia, y en algunos casos incluso como sinónimo de veneración como distinto de la adoración:

Como explica Santo Tomás de Aquino, la adoración, que se conoce como latría en la teología clásica, es el culto y el homenaje que se ofrece con justicia solo a Dios. Es la manifestación de la sumisión y el reconocimiento de la dependencia, apropiadamente mostrada hacia la excelencia de una persona divina increada y hacia su señorío absoluto. Es la adoración del Creador lo que solo Dios merece. Aunque vemos en inglés un uso más amplio de la palabra "adoración" que puede no referirse a una forma de adoración exclusiva de Dios, por ejemplo, cuando un esposo dice que "adora a su esposa", en general se puede sostener que adoración es la mejor denotación inglesa para el culto de latria.
La veneración, conocida como dulia en la teología clásica, es el honor y la reverencia debidos apropiadamente a la excelencia de una persona creada. La excelencia exhibida por los seres creados merece igualmente reconocimiento y honor. Vemos un ejemplo general de veneración en eventos como la entrega de premios académicos a la excelencia en la escuela, o la entrega de medallas olímpicas a la excelencia en el deporte. No hay nada contrario a la debida adoración a Dios cuando ofrecemos el honor y el reconocimiento apropiados que las personas creadas merecen basados en el logro de la excelencia.
Debemos hacer una aclaración adicional sobre el uso del término "culto" en relación con las categorías de adoración y veneración. Históricamente, las escuelas de teología han utilizado el término "adoración" como un término general que incluía tanto la adoración como la veneración. Distinguirían entre "adoración de adoración" y "adoración de veneración". La palabra "adoración" (de manera similar a como se usa tradicionalmente el término litúrgico "culto") no era sinónimo de adoración, pero podía usarse para introducir adoración o veneración. Por lo tanto, las fuentes católicas a veces usarán el término "adoración" no para indicar adoración, sino solo el culto de veneración dado a María y los santos. [8]

Ilja Praasniekka , el culto del Día de Elías en la orilla del lago en Ilomantsi , Finlandia , en julio de 1996

El judaísmo ortodoxo y el islam sunita ortodoxo sostienen que, a todos los efectos prácticos, la veneración debe considerarse lo mismo que la oración; El judaísmo ortodoxo (posiblemente con la excepción de algunas prácticas jasídicas ), el islam sunita ortodoxo y la mayoría de los tipos de protestantismo prohíben la veneración de santos o ángeles, clasificando estas acciones como similares a la idolatría.

De manera similar, los testigos de Jehová afirman que muchas acciones clasificadas como patrióticas por los grupos protestantes, como saludar una bandera, cuentan como equivalentes a la adoración y, por lo tanto, también se consideran idólatras. [9]

Budismo[editar]

La adoración en el budismo puede adoptar innumerables formas dada la doctrina de los medios hábiles. La adoración es evidente en el budismo en formas tales como: guru yoga, mandala, thanka, yantra yoga, la disciplina de los monjes luchadores de Shaolin, panchamrita, recitación de mantras, ceremonia del té, ganacakra, entre otras. La devoción budista es una parte importante de la práctica de la mayoría de los budistas. Según un portavoz del Consejo Sasana de Birmania, la devoción a las prácticas espirituales budistas inspira devoción a la Triple Gema.[13]​ La mayoría de los budistas utilizan el ritual en pos de sus aspiraciones espirituales. En el budismo, puja (sánscrito y pali: pūjā) son expresiones de "honor, adoración y atención devocional".[13]​ Los actos de puja incluyen inclinarse, hacer ofrendas y cantar. Estos actos devocionales generalmente se realizan a diario en el hogar (ya sea por la mañana o por la noche o ambos), así como durante los festivales comunales y los días de Uposatha en un templo.[13]

La meditación (samādhi) es una forma central de adoración en el budismo. Esta práctica se centra en el tercer paso del Óctuple Sendero que, en última instancia, conduce al autodespertar, también conocido como iluminación. La meditación promueve la autoconciencia y la exploración de la mente y el espíritu. Tradicionalmente, la meditación budista había combinado samatha (el acto de detenerse y calmarse a uno mismo) y vipasyana (ver claramente dentro) para crear una experiencia completa de mente y cuerpo. Al detener las actividades cotidianas y concentrarse en algo simple, la mente puede abrirse y expandirse lo suficiente como para alcanzar un nivel espiritual. Al practicar el paso de vipasyana, uno no alcanza la etapa final de conciencia, sino que se acerca un paso más. La meditación consciente le enseña a uno a dejar de reaccionar rápidamente a los pensamientos y objetos externos que se presentan, sino a mantener pacíficamente el pensamiento sin responder inmediatamente a él. Aunque en la fe budista tradicional, la iluminación es el objetivo final deseado de la meditación, es más un ciclo en un sentido literal que ayuda a las personas a comprender mejor sus mentes. Por ejemplo, la meditación conduce a la comprensión, a la bondad y a la paz.[14]

Véase también[editar]

Referencia[editar]

  1. «¿Cuál es el significado de la adoración cristiana?». Consultado el 14 de enero de 2020. 
  2. «La adoración es un gesto de amor que cambia la vida». 6 de enero de 2020. Consultado el 14 de enero de 2020. 
  3. Bazán del Campo, Francisco (2007). «Las ceremonias especializadas de Veneración a los Huancas». SIAN Revista de Arqueología (Trujillo: Instituto SIAN, Editorial Nuevo Horizonte) (18): 3-20. 
  4. Eller, Jack David (2007). Introducing anthropology of religion : culture to the ultimate. Routledge. p. 14. ISBN 0-415-40895-4. OCLC 77574626. Consultado el 27 de enero de 2020. 
  5. «ADORAR». Etimologías de Chile - Diccionario que explica el origen de las palabras. Consultado el 24 de enero de 2020. 
  6. «ad- - Wikcionario». es.wiktionary.org. Consultado el 24 de enero de 2020. 
  7. «Latin Definitions for: orare (Latin Search) - Latin Dictionary and Grammar Resources - Latdict». latin-dictionary.net. Consultado el 24 de enero de 2020. 
  8. ASALE, RAE-. «adorar | Diccionario de la lengua española». «Diccionario de la lengua española» - Edición del Tricentenario. Consultado el 24 de enero de 2020. 
  9. Miguel Ángel Ramírez Batalla (14 de julio de 2008). «Tradición y costumbres en la religión romana». Consultado el 14 de enero de 2020. 
  10. IslamReligion.com (14 de abril de 2008). «El significado y componentes de la adoración en el Islam, junto a las formas internas de adoración.». Consultado el 14 de enero de 2020. 
  11. Margarita Rodríguez (25 de diciembre de 2018). «¿Cómo ve el islam a Jesús y María?». Consultado el 14 de enero de 2020. 
  12. Called to Worship: The Biblical Foundations of Our Response Vernon Whaley - 2009 - In the Greek, the word for worship, proskuneo, means to express deep respect or adoration—by kissing, with words, or by bowing down. Associated words include epaineo, "to commend or applaud"; aineo, "to praise God"; and sebomai.
  13. a b c Bosworth and Toller, Anglo-Saxon Dictionary, "weorþscipe"
  14. Maex, Edel (May 2011). "The Buddhist Roots of Mindfulness Training: A Practitioners View". Contemporary Buddhism 12 (1): 165–175. doi:10.1080/14639947.2011.564835. Retrieved 2/9/15.