Administración de la Deuda Pública Otomana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Antigua sede de la Administración de la Deuda Pública Otomana en Estambul.

La Administración de la Deuda Pública Otomana (Inglés: Ottoman Public Debt Administration, OPDA; francés: Administration de la Dette Publique Ottomane; turco: Düyûn-ı Umûmiyye-i Osmâniyye İdare Meclisi) fue una organización establecida por el sultán Abdul Hamid II según el Decreto de Muharram de 20 de diciembre de 1881 y controlada por las potencias europeas, cuyo objeto era recaudar vía impuestos los pagos que el Imperio otomano adeudaba a diversas compañías de Europa.

Su sede central en Constantinopla, construida por Alexander Vallaury y Raimondo D'Aronco en 1890, acoge actualmente el İstanbul Lisesi.

Historia[editar]

Los problemas de la deuda pública otomana se remontaban a la Guerra de Crimea y las deudas que contrajo el Imperio para poder hacer frente a los rusos. En 1875 su valor nominal era de 200.000.000 £, con un interés anual y unos pagos de amortización de 12.000.000 £., más de la mitad de los ingresos de la hacienda imperial. El estallido de la Guerra Ruso-Turca (1877-1878) no hizo sino agravar la situación.

La Sublime Puerta renegoció su deuda y se acordó perdonar parte de la misma, que se redujo de 191.000.000 £ a 106.000.000, establéiéndose a cambio la OPSa para asegurar los pagos. La OPDA constuituía un vasto aparato burocrático prácticamente independiente dentro de la propia burocracia otomana, dirigido por los acreedores. Llegó a emplear a 5.000 funcionarios que recaudaban todos los impuestos sobre el timbre, bebidas espirituosas, pesca, sedas y los monopolios de la sal y el tabaco, así como los tributos procedentes de Bulgaria, Chipre y Rumelia Oriental.

La OPDA desempeñó un importante papel en los asuntos financieros otomanos, sirviendo además como intermediaria para los inverores europeos en el Imperio. En 1900, la OPDA financiaba numerosos ferrocarriles y otras industrias.

El establecimiento de la OPDA restauró el crédito de las finanzas otomanas. Sin embargo, el gobierno del sultán Abdul Hamid II no cejó en su irresponsabilidad financiera, derrochando ingentes sumas, por ejemplo, en la construcción y ampliación de sus suntuosos palacios, como los de Dolmabahçe y Yildiz. Entre 1886 y 1914, el gobierno solicitó 23 préstamos por un importe total de 150 millones de libras. En esta última fecha la deuda ascendía a 140 millones, en torno al 60% de los ingresos.

Tras la caída del Sultanato y el Califato, y el establecimiento de la República de Turquía, en 1929 se acordó que el nuevo Estado sólo pagaría el 67% de la deuda, 107'5 millones de liras oro.

Referencias[editar]

  • BIRDAL, M. (2010): The Political Economy of Ottoman Public Debt Insolvency and European Financial Control in the late Nineteenth Century,
  • QUATAERT, D, (2000): The Ottoman Empire, 1700-1922.

Véase también[editar]