Adelgazamiento

De Wikipedia, la enciclopedia libre

En el contexto de la medicina, salud o fitness, el adelgazamiento o pérdida de peso es una reducción de la masa corporal de un individuo o animal, por razón de una pérdida de líquidos, grasa o de tejidos como músculo, tendón o tejido conjuntivo. El adelgazamiento puede ser generalizado, es decir, afectando a todo el organismo, o bien localizado, como en el caso de una atrofia muscular por inmovilización.[1]​ Entrada la tercera edad, el cuerpo tiende a perder de 1 a 2 kg de peso cada década.[2]

El adelgazamiento también se refiere al proceso de pérdida de peso corporal para el bienestar de un individuo, mediante la actividad física y la alimentación sana, herramientas usualmente agrupadas bajo el rótulo de dietas para adelgazar.[3]​ La finalidad última pretendida es la de realizar un cambio de estilo de vida para mejorar la salud mental y física de una persona, más allá de su apariencia.

Proceso de pérdida de peso De 91 kilómetros de distancia y de la segunda ronda de los juegos de las ligas de campeones kilogramos

Etiología[editar]

El adelgazamiento puede ser no intencional, como en el caso de enfermedades crónicas, tales como la enfermedad celíaca no diagnosticada, la tuberculosis y ciertas formas de cáncer—el cáncer de pulmón y los del tubo digestivo son las neoplasias malignas más frecuentes en los pacientes que experimentan pérdida de peso no intencional.[4]​ Otras formas de pérdida de peso no intencionales incluyen trastornos que causen vómitos, diarrea, enfermedades pobremente controladas como la diabetes, el hipertiroidismo, infecciones crónicas como el SIDA, consumo de drogas ilícitas como las anfetaminas y la cocaína, estrés o ansiedad

En otros casos, el adelgazamiento puede ser intencional, un esfuerzo por parte del individuo, generalmente centrado en dietas, para mejorar su salud o su apariencia. La pérdida de peso terapéutica, especialmente en personas con obesidad puede disminuir el riesgo de la aparición de enfermedades como la hipertensión arterial, cardiopatías y ciertas formas de cáncer. Las dietas excesivas o mal controladas pueden producir desnutrición, anemia, atrofia muscular, hipovitaminosis y desequilibrios electrolíticos e hídricos.[1]

Control de peso[editar]

Figura 1. Gráfico del índice de masa corporal (IMC).
Blanco = Bajo peso (IMC <18,5)
Amarillo = Rango normal (IMC = 18,5-24,99)
Naranja = Sobrepeso (IMC = 25-29,99)
Rojo = Obesidad (IMC ≥30)

El peso de las personas puede ser evaluado calculando su índice de masa corporal que es un método simple y ampliamente usado para estimar la proporción de grasa corporal.[5]​ El IMC fue desarrollado por el estadístico y antropometrista belga Adolphe Quetelet.[6]​ Este es calculado dividiendo el peso del sujeto (en kilogramos) por el cuadrado de su altura (en metros), por lo tanto es expresado en kg / .

Los organismos gubernamentales en EUA determinan el sobrepeso y la obesidad usando el índice de masa corporal (IMC), utilizando el peso y altura para determinar la grasa corporal. Un IMC entre 25 y 29,9 es considerado sobrepeso y cualquier valor sobre 30 es obesidad. Individuos con un IMC por encima de 30 incrementan el riesgo varios peligros para la salud.[7]

La OMS (Organización Mundial de la Salud) establece una definición comúnmente en uso con los siguientes valores, acordados en 1997, publicados en 2000 y ajustados en el 2010:[8]

  • IMC menos de 18,5 es por debajo del peso normal.
  • IMC de 18,5-24,9 es peso normal
  • IMC de 25,0-29,9 es sobrepeso.
  • IMC de 30,0-34,9 es obesidad clase I.
  • IMC de 35,0-39,9 es obesidad clase II.
  • IMC de 40,0 o mayor es obesidad clase III, grave (o mórbida).
  • IMC de 35,0 o mayor en la presencia de al menos una u otra morbilidad significativa es también clasificada por algunas personas como obesidad mórbida.[9][10]

En un marco clínico, los médicos toman en cuenta la raza, la etnia, la masa magra (muscularidad), edad, sexo y otros factores los cuales pueden infectar la interpretación del índice de masa corporal. El IMC sobreestima la grasa corporal en personas muy musculosas y la grasa corporal puede ser subestimada en personas que han perdido masa corporal (muchos ancianos).

La obesidad leve como es definida según el IMC, no es un factor de riesgo cardiovascular y por lo tanto el IMC no puede ser usado como un único predictor clínico y epidemiológico de la salud cardiovascular.[11]

Técnicas[editar]

El envase de cartón de dos medicamentos utilizados para tratar la obesidad. Arriba se muestra el orlistat bajo la marca Xenical en un envase blanco con la marca Roche. Abajo aparece la sibutramina bajo la marca Meridia. El orlistat también está disponible como Alli en el Reino Unido. La A del logotipo de Abbott Laboratories se encuentra en la mitad inferior del envase.
Orlistat (Xenical) el medicamento más utilizado para tratar la obesidad y sibutramina (Meridia) un medicamento retirado debido a sus efectos secundarios cardiovasculares.

Dieta y ejercicio[editar]

Los métodos de pérdida de peso menos intrusivos, y los que se recomiendan con más frecuencia, son los ajustes de los patrones alimentarios y el aumento de la actividad física, generalmente en forma de ejercicio.[12]​ La Organización Mundial de la Salud recomienda que las personas combinen una reducción de los alimentos procesados con alto contenido en grasas saturadas, azúcar y sal,[13]​ y una ingesta calórica reducida con un aumento de la actividad física.[14]​ Tanto los programas de ejercicio a largo plazo como los medicamentos contra la obesidad reducen el volumen de grasa abdominal.[15]​ El autocontrol de la dieta, el ejercicio y el peso son estrategias beneficiosas para la pérdida de peso,[12][16][17]​ especialmente al principio de los programas de pérdida de peso.[18]​ Las investigaciones indican que quienes registran sus comidas unas tres veces al día y unas 20 veces al mes tienen más probabilidades de lograr una pérdida de peso clínicamente significativa.[12][19]

La pérdida de peso depende del mantenimiento de un balance energético negativo y no del tipo de macronutrientes consumidos (como los hidratos de carbono).[20]​ Las dietas ricas en proteínas han demostrado una mayor eficacia a corto plazo en personas que comen ad libitum debido al aumento de la termogénesis y la saciedad.[21]

Medicamentos[editar]

Otros métodos de pérdida de peso incluyen el uso de fármacos antiobesidad que disminuyen el apetito, bloquean la absorción de grasa o reducen el volumen del estómago.[cita requerida] La obesidad se ha resistido a las terapias basadas en fármacos, y en una revisión de 2021 se afirmaba que los medicamentos existentes "suelen ofrecer una eficacia insuficiente y una seguridad dudosa".[22]

Cirugía bariátrica[editar]

La cirugía bariátrica puede estar indicada en casos de obesidad grave. Dos procedimientos quirúrgicos bariátricos comunes son el bypass gástrico y la banda gástrica.[23]​ Ambas pueden ser eficaces para limitar la ingesta de energía alimentaria al reducir el tamaño del estómago, pero como cualquier procedimiento quirúrgico, ambas conllevan sus propios riesgos[24]​ que deben considerarse en consulta con un médico.

Industria de la pérdida de peso[editar]

Existe un importante mercado de productos que afirman que hacen que la pérdida de peso sea más fácil, rápida, barata, fiable o menos dolorosa. Entre ellos se incluyen libros, DVD, CD, cremas, lociones, píldoras, anillos y pendientes, envolturas corporales, cinturones corporales y otros materiales, gimnasioss, clínicas, entrenadores personaleses, grupos de pérdida de peso y productos alimenticios y complementos.[25]​ Los suplementos dietéticos, aunque ampliamente utilizados, no se consideran una opción saludable para perder peso, y no tienen evidencia clínica de eficacia.[26]​ Los productos a base de plantas no han demostrado ser eficaces.[27]

En 2008, en Estados Unidos se gastaron anualmente entre 33.000 y 55.000 millones de dólares en productos y servicios para adelgazar, incluidos procedimientos médicos y productos farmacéuticos, y los centros de adelgazamiento se llevaron entre el 6 y el 12 por ciento del gasto total anual. Se gastaron más de 1.600 millones de dólares al año en suplementos para adelgazar. Alrededor del 70% de los estadounidenses que intentan hacer dieta son de autoayuda.[28][29]

En Europa Occidental, las ventas de productos para adelgazar, excluidos los medicamentos con receta, superaron los 1.250 millones de euros (900 millones de libras/ 1.400 millones de dólares) en 2009.[29]

La solidez científica de las dietas comerciales de las organizaciones comerciales de control de peso varía ampliamente, siendo anteriormente no basadas en la evidencia, por lo que sólo hay evidencia limitada que apoye su uso, debido a las altas tasas de deserción.[30][31][32][33][34][35]​ Las dietas comerciales producen una pérdida de peso modesta a largo plazo, con resultados similares independientemente de la marca,[32][34][36][37]​ y de forma similar a las dietas no comerciales y la atención estándar.[30][38]​ Los programas dietéticos integrales, que proporcionan asesoramiento y objetivos para la ingesta de calorías, son más eficaces que las dietas sin orientación ("autoayuda"),[30][39][37]​ aunque la evidencia es muy limitada.[35]​ El National Institute for Health and Care Excellence ideó una serie de criterios esenciales que deben cumplir las organizaciones comerciales de control de peso para ser aprobadas.[33]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Adelgazamiento (en español). Enciclopedia Microsoft® Encarta® Online 2008. Consultado el 12 de julio de 2008.
  2. E P. BOURAS; S M. LANGE; y J S. SCOLAPIO. Rational approach to patients with unintentional weight loss Archivado el 26 de marzo de 2006 en Wayback Machine. (artículo completo disponible en inglés). Mayo Clin Proc. 2001;76:923-929. Consultado 12 de julio de 2008.
  3. «Dietas para adelgazar». Archivado desde el original el 8 de diciembre de 2019. Consultado el 8 de diciembre de 2019. 
  4. Harrison Principios de Medicina Interna 16a edición (2006). «Capítulo 36. Pérdida de peso». Harrison online en español. McGraw-Hill. Archivado desde el original el 16 de mayo de 2013. Consultado el 12 de julio de 2008. «Toda pérdida de peso importante que una persona previamente sana no ha buscado deliberadamente suele indicar la existencia de una enfermedad sistémica. » 
  5. Mei Z, Grummer-Strawn LM, Pietrobelli A, Goulding A, Goran MI, Dietz WH: «Validity of body mass index compared with other body-composition screening indexes for the assessment of body fatness in children and adolescents», artículo en la revista Am J Clin Nutr, 75: págs. 978-985; 2002. PMID 12036802.
  6. Quetelet LAJ. (1871). Antropométrie ou Mesure des Différences Facultés de l'Homme. Brussels: Musquardt, 1871.
  7. The Surgeon General's call to action to prevent and decrease overweight and obesity; U.S. Dept. of Health and Human Services, Public Health Service, Office of The Surgeon General; Washington, D.C. Disponible en: http://www.surgeongeneral.gov/topics/obesity/calltoaction/CalltoAction.pdf. Visitado el 12 de julio de 2007
  8. World Health Organization Technical report series 894: "Obesity: preventing and managing the global epidemic.". Geneva: World Health Organization, 2000. PDF Archivado el 1 de mayo de 2015 en Wayback Machine.. ISBN 92-4-120894-5.
  9. «NICE issues guidance on surgery for morbid obesity». National Institute for Health and Clinical Excellence. 19th July 2002. Archivado desde el original el 29 de octubre de 2004. Consultado el 8 de marzo de 2007. 
  10. «Bariatric Surgery». USC Center for Colorectal and Pelvic Floor Disorders. University of Southern California. 2006. Archivado desde el original el 26 de febrero de 2010. Consultado el 8 de marzo de 2007. 
  11. Romero-Corral A, Montori VM, Somers VK, et al (2006). «Association of bodyweight with total mortality and with cardiovascular events in coronary artery disease: a systematic review of cohort studies». Lancet 368 (9536): 666-78. PMID 16920472. doi:10.1016/S0140-6736(06)69251-9. 
  12. a b c Varkevisser, R. D. M.; van Stralen, M. M.; Kroeze, W.; Ket first4=J. C. F.; Steenhuis, I. H. M. (16 de octubre de 2018). «Determinantes del mantenimiento de la pérdida de peso: una revisión sistemática». Obesity Reviews 20 (2): 171-211. ISSN 1467-7881. PMC 7416131. PMID 30324651. doi:10.1111/obr.12772. 
  13. «La Organización Mundial de la Salud recomienda comer menos alimentos procesados». BBC News. 3 de marzo de 2003. 
  14. «Elegir un programa de pérdida de peso seguro y exitoso». Red de información sobre el control del peso. Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales. Julio de 2017. Consultado el 17 de julio de 2020. 
  15. Rao, S; Pandey, A; Garg, S; Park, B; Mayo, H; Després, JP; Kumbhani, D; de Lemos, JA et al. (2019). «Efecto del Ejercicio y de las Intervenciones Farmacológicas sobre la Adiposidad Visceral: Una revisión sistemática y meta-análisis de ensayos controlados aleatorios a largo plazo.». Mayo Clinic Proceedings 94 (2): 211-224. PMC 6410710. PMID 30711119. doi:10.1016/j.mayocp.2018.09.019. 
  16. Burke, Lora E.; Wang, Jing; Sevick, Mary Ann (2011). «Autocontrol en la pérdida de peso: una revisión sistemática de la literatura». Journal of the American Dietetic Association 111 (1): 92-102. PMC 3268700. PMID 21185970. doi:10.1016/j.jada.2010.10.008. 
  17. Steinberg, Dori M.; Tate, Deborah F.; Bennett, Gary G.; Ennett, Susan; Samuel-Hodge, Carmen; Ward, Dianne S. (2013). «La eficacia de una intervención diaria de autopeso para la pérdida de peso utilizando básculas inteligentes y correo electrónico: Daily Self-Weighing Weight Loss Intervention». Obesity (en inglés) 21 (9): 1789-97. PMC 3788086. PMID 23512320. doi:10.1002/oby.20396. 
  18. Krukowski, Rebecca A.; Harvey-Berino, Jean; Bursac, Zoran; Ashikaga, Taka; West, Delia Smith (2013). «Patrones de éxito: Online self-monitoring in a web-based behavioral weight control program.». Health Psychology 32 (2): 164-170. ISSN 1930-7810. PMC 4993110. PMID 22545978. doi:10.1037/a0028135. 
  19. Harvey, Jean; Krukowski, Rebecca; Priest, Jeff; West, Delia (2019). «Registre a menudo, pierda más: Autocontrol electrónico de la dieta para perder peso: Log Often, Lose More». Obesity (en inglés) 27 (3): 380-384. PMC 6647027. PMID 30801989. doi:10.1002/oby.22382. 
  20. Bayer, Sandra; Holzapfel, Christina (julio 2022). «Ingesta de carbohidratos - conocimientos actuales sobre el control del peso». Current Opinion in Clinical Nutrition & Metabolic Care 25 (4): 265-270. ISSN 1363-1950. PMID 35762163. S2CID 250078610. doi:10.1097/MCO.0000000000000840. 
  21. Magkos, Faidon (2020). «Dietas ricas en proteínas para el mantenimiento de la pérdida de peso». Current Obesity Reports 9 (3): 213-218. PMID 32542589. S2CID 219691446. doi:10.1007/s13679-020-00391-0. 
  22. Müller, Timo D.; Blüher, Matthias; Tschöp, Matthias H.; DiMarchi, Richard D. (2022). «Descubrimiento de fármacos contra la obesidad: avances y desafíos». Nature Reviews Drug Discovery (en inglés) 21 (3): 201-223. ISSN 1474-1784. PMC 8609996. PMID 34815532. doi:10.1038/s41573-021-00337-8. 
  23. Albgomi. «Hechos y aspectos destacados de la cirugía bariátrica». Guía de información sobre cirugía bariátrica. bariatricguide. org. Archivado desde el original el 6 de diciembre de 2013. Consultado el 13 de junio de 2013. 
  24. «Riesgos del bypass gástrico». Mayo Clinic. 9 de febrero de 2009. 
  25. «La información sobre los productos y programas para perder peso». DHHS Publication No (FDA) 92-1189. US Food and Drug Administration. 1992. Archivado desde el original el 26 de septiembre de 2006. Consultado el 14 de mayo de 2013. 
  26. Neumark-Sztainer, Dianne; Sherwood, Nancy E.; French, Simone A.; Jeffery, Robert W. (Marzo 1999). «Comportamientos de control de peso entre hombres y mujeres adultos: ¿Motivo de preocupación?». Obesity Research 7 (2): 179-88. PMID 10102255. doi:10.1002/j.1550-8528.1999.tb00700.x. 
  27. Maunder, Alison; Bessell, Erica; Lauche, Romy; Adams, Jon; Sainsbury, Amanda; Fuller, Nicholas R. (27 de enero de 2020). «Eficacia de las hierbas medicinales para la pérdida de peso: A systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials». Diabetes, Obesity & Metabolism 22 (6): 891-903. ISSN 1463-1326. PMID 31984610. doi:10.1111/dom.13973. 
  28. «Profiting From America's Portly Population». Reuters (PR Newswire). 21 de abril de 2008. Archivado desde el original el 11 de marzo de 2009. Consultado el 17 de enero de 2009. 
  29. a b «No hay pruebas de que los populares suplementos adelgazantes faciliten la pérdida de peso, según una nueva investigación». 14 de julio de 2010. Consultado el 19 de julio de 2010. 
  30. a b c Thom, G; Lean, M (Mayo 2017). «¿Existe una dieta óptima para el control de peso y la salud metabólica?». Gastroenterology (Review) 152 (7): 1739-1751. PMID 28214525. doi:10.1053/j.gastro.2017.01.056. 
  31. Wadden, Thomas A.; Webb, Victoria L.; Moran, Caroline H.; Bailer, Brooke A. (6 de marzo de 2012). «Modificación del estilo de vida para la obesidad». Circulation (Narrative review) 125 (9): 1157-1170. PMC 3313649. PMID 22392863. doi:10.1161/CIRCULATIONAHA.111.039453. 
  32. a b Atallah, R.; Filion, K. B.; Wakil, S. M.; Genest, J.; Joseph, L.; Poirier, P.; Rinfret, S.; Schiffrin, E. L. et al. (11 de noviembre de 2014). «Efectos a largo plazo de 4 dietas populares sobre la pérdida de peso y los factores de riesgo cardiovascular: A Systematic Review of Randomized Controlled Trials». Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes (Revisión sistemática de ECAs) 7 (6): 815-827. PMID 25387778. doi:10.1161/CIRCOUTCOMES.113.000723. 
  33. a b Avery, Amanda (2018). «4. 7 Organizaciones comerciales de control de peso para la pérdida de peso en la obesidad.». Nutrición avanzada y dietética en obesidad (en inglés). Wiley. pp. 177-182. ISBN 9780470670767. 
  34. a b Tsai, AG; Wadden, TA (4 de enero de 2005). «Revisión sistemática: una evaluación de los principales programas comerciales de pérdida de peso en los Estados Unidos.». Annals of Internal Medicine 142 (1): 56-66. PMID 15630109. S2CID 2589699. doi:10.7326/0003-4819-142-1-200501040-00012. 
  35. a b Allan, Karen (2018). «4. 4 Group-based interventions for weight loss in obesity.». Nutrición avanzada y dietética en la obesidad. Wiley. pp. 164-168. ISBN 9780470670767. 
  36. Vakil, RM; Doshi, RS; Mehta, AK; Chaudhry, ZW; Jacobs, DK; Lee, CJ; Bleich, SN; Clark, JM et al. (1 de junio de 2016). «Comparaciones directas de los programas comerciales de pérdida de peso programas comerciales de pérdida de peso la circunferencia de la cintura y la presión arterial: una revisión sistemática.». BMC Public Health 16: 460. PMC 4888663. PMID 27246464. doi:10.1186/s12889-016-3112-z. 
  37. a b Gudzune, KA; Doshi, RS; Mehta, AK; Chaudhry, ZW; Jacobs, DK; Vakil, RM; Lee, CJ; Bleich, SN et al. (7 de abril de 2015). «Eficacia de los programas pérdida de peso: una revisión sistemática actualizada.». Annals of Internal Medicine 162 (7): 501-512. PMC 4446719. PMID 25844997. doi:10.7326/M14-2238. 
  38. Jensen, MD; Ryan, DH; Apovian, CM; Ard, JD; Comuzzie, AG; Donato, KA; Hu, FB; Hubbard, VS; Jakicic, JM; Kushner, RF; Loria, CM; Millen, BE; Nonas, CA; Pi- Sunyer, FX; Stevens, J; Stevens, VJ; Wadden, TA; Wolfe, BM; Yanovski, SZ; Jordan, HS; Kendall, KA; Lux, LJ; Mentor- Marcel, R; Morgan, LC; Trisolini, MG; Wnek, J; Anderson, JL; Halperin, JL; Albert, NM; Bozkurt, B; Brindis, RG; Curtis, LH; DeMets, D; Hochman, JS; Kovacs, RJ; Ohman, EM; Pressler, SJ; Sellke, FW; Shen, WK; Smith SC, Jr; Tomaselli, GF; American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice, Directrices.; Obesidad, Sociedad. (24 de junio de 2014). «Guía AHA/ACC/TOS 2013 para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos: un informe del Grupo de Trabajo sobre Guías de Práctica del Colegio Americano de Cardiología/Asociación Americana del Corazón y la Sociedad de Obesidad.». Circulation 129 (25 Suppl 2): S102-38. PMC 5819889. PMID 24222017. doi:10.1161/01.cir.0000437739.71477.ee. 
  39. Kernan, Walter N.; Inzucchi, Silvio E.; Sawan, Carla; Macko, Richard F.; Furie, Karen L. (Enero 2013). «Obesidad - Un objetivo obstinadamente obvio para la prevención del ictus». Stroke 44 (1): 278-286. PMID 23111440. doi:10.1161/STROKEAHA.111.639922.