Activo intangible

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Durante la década del setenta comienzan los planteos críticos en el ámbito empresarial y académico sobre la contabilidad tradicional que estaba siendo utilizada desde la antigüedad; estos planteos están en sintonía con el despertar de la era de la información, la globalización, la segmentación de clientes, los nuevos vínculos entre organización y públicos y la aparición de las comunicaciones integradas de marketing.

La contabilidad se basa en el control y registro de los movimientos de activos de una entidad que generan valor. Para una organización un activo es un recurso controlado por la entidad del que puede o pudo obtener beneficios tangibles. Estos activos pueden tomar la forma tangible o intangible.

Un activo tangible está relacionado con su presencia física o material; la contabilidad tradicional controlaba transacciones en plano de igualdad en informes financieros. De esta forma, la dimensión financiera fue la más desarrollada a través de los balances que daban cuenta de la movilidad del capital en relación a costos y beneficios.

En el lenguaje contable el término intangible se emplea con un sentido restringido para aquellos activos que producen beneficios parecidos a los que producen los bienes de uso o de renta y que no pueden materializarse físicamente. La contabilidad tuvo que desarrollar un concepto nuevo para incorporar a los balances económicos del patrimonio de una organización a activos intangibles como el valor de marca, el conocimiento que desarrolla una organización, una estructura de empleados expertos y motivados, clientes leales y satisfechos o el crecimiento empresarial debido al resultado de investigaciones o patentes, entre otros.[1][2][3][4][5]​ Por todo ello, hoy en día se considera que los activos intangibles poseen una importancia creciente en el conjunto del patrimonio empresarial, lo que motiva el desarrollo de metodologías específicas para calcular su valor .[6]

Modelos de valuación financiera

En México, la normatividad contable en materia de Activos Intangibles la constituye la Norma de Información Financiera C-8 denominada Activos Intangibles, dicha norma establece que los Activos Intangibles pueden ser adquiridos de tres formas:

1. Adquisición individual 2. A través de una adquisición de negocios 3. Generados internamente

En el caso de que los Activos Intangibles se adquieran a través de una adquisición de negocios, tenemos, para efectos de su valuación que le son aplicables Modelos de Valuación Financiera.

Con relación a estos modelos, tenemos tres aproximaciones:

1. Basado en el ingreso 2. Basado en el costo 3. Basado en el mercado

Véase también[editar]

Referencias[editar]