Acropora millepora

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Acropora millepora
Acropora millepora, Poruma.JPG
Estado de conservación
Casi amenazado (NT)
Casi amenazado (UICN)[1]
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Cnidaria
Clase: Anthozoa
Subclase: Hexacorallia
Orden: Scleractinia
Familia: Acroporidae
Género: Acropora
Especie: A. millepora
(Ehrenberg, 1834)[2]
Sinonimia
  • Acropora convexa (Dana, 1846)
  • Acropora librata Nemenzo, 1967
  • Acropora prostrata (Dana, 1846)
  • Acropora singularis Nemenzo, 1967
  • Heteropora millepora Ehrenberg, 1834 (basiónimo)
  • Madrepora convexa Dana, 1846
  • Madrepora prostrata Dana, 1846
  • Madrepora rubra Studer, 1878
  • Madrepora squamosa Brook, 1892
A. millepora, detalle de coralitos de la colonia. Isla Normanby, Papúa Nueva Guinea
Coralitos de A. millepora con tentáculos expandidos para alimentarse de zooplancton. Koh Phangan, Tailandia
Rama de A. millepora con pólipos expandidos, bajo luz actínica en acuario

Acropora millepora es una especie de coral que pertenece a la familia Acroporidae, orden Scleractinia.

Su esqueleto es macizo y está compuesto de carbonato cálcico. Tras la muerte del coral, su esqueleto contribuye a la generación de nuevos arrecifes en la naturaleza, debido a que la acción del CO2 convierte muy lentamente su esqueleto en bicarbonato cálcico, sustancia ésta asimilable directamente por las colonias coralinas.

Es una especie común y ampliamente distribuida en el Indo-Pacífico tropical. Se comercializa en el mercado de acuariofilia.[1]

Morfología[editar]

La colonia crece en forma arbustiva corimbosa, o de cojín compuesto de ramas erectas, cortas y uniformes, que parten de una base, anclada lateralmente en ocasiones. Las ramas miden 55 mm de largo y 3-12 mm de diámetro. Los coralitos axiales son tubulares, y tienen 1,2-3,9 mm de diámetro exterior, y 0,4-1,6 mm de diámetro interior. Los coralitos radiales son del mismo tamaño, están uniformemente distribuidos, y cuentan con un desarrollo de su muro en forma de labio redondeado que les da aspecto de escamas, y es distintivo. El coenosteum, o parte común del esqueleto colonial, tiene un reticulado de espínulas simples en los espacios entre coralitos.[3][4]

Los pólipos de A. millepora son muy pequeños, y presentan unas células urticantes denominadas nematocistos, empleadas en la caza de presas microscópicas de plancton. Sus tentáculos suelen estar expandidos tanto de noche, como de día, lo que es inusual en la mayoría de los corales.[5]

A. millepora presenta los siguientes colores: verde, con las puntas de las ramas naranja, rosa salmón luminoso, naranja luminoso, o azul, verde o rosa pálidos.[6]

Adaptación funcional[editar]

Las proteínas fluorescentes juegan un papel en algunos corales como respuesta al estrés, actuando como antioxidantes. Cuando el coral es roto o herido, libera átomos de oxígeno altamente reactivos, conocidos como radicales libres, para cerrar los gases.[7]​ Pero estas moléculas poderosas pueden matar involuntariamente células del coral. El peróxido de hidrógeno, por ejemplo, es un radical libre común en los corales, y puede dañar cada parte de la célula, desde el ADN hasta las proteínas. Los corales dañados asumen resplandores brillantemente coloreados, en A. millepora aparecen en azul, mientras que en las especies de Porites son de un rosa-chicle intenso. Los corales con resplandor más brillante están mejor preparados para mantener radicales libres en las células dañadas.[8]

Alimentación[editar]

Los pólipos contienen algas simbióticas llamadas zooxantelas. Las algas realizan la fotosíntesis produciendo oxígeno y azúcares, que son aprovechados por los pólipos, y se alimentan de los catabolitos del coral (especialmente fósforo y nitrógeno).[9]​ Esto les proporciona entre el 75 y el 95 % de sus necesidades alimenticias. El resto lo obtienen atrapando plancton microscópico y materia orgánica disuelta en el agua.

Como la mayoría de corales, también son alimentadores suspensívoros, captando pequeñas partículas de materia suspendida en el agua, provenientes de varias fuentes como sedimentos suspendidos, material de detritus, excrementos de otros animales o mucus de corales. Estas partículas están expuestas a ser colonizadas por algas y bacterias, lo que aumenta su valor nutritivo. Cuando la concentración de estas partículas es alta, su ingesta puede cubrir hasta el 50 % de los requerimientos de carbón, y un tercio de los de nitrógeno, para el crecimiento de los tejidos coralinos.[5]

Reproducción[editar]

Se reproducen asexualmente mediante gemación y por fragmentación, siendo este último el modo de reproducción cuando las ramas de las colonias se rompen debido a los temporales, y sus fragmentos originan nuevas colonias. No obstante, el porcentaje de reproducción asexual por fragmentación de A. millepora es mucho menor que en otras especies,[10]​ como A. cervicornis o A. palmata, dado el pequeño tamaño de sus fragmentos, y la correlación existente entre el tamaño de un fragmento de coral separado de su colonia original y su índice de supervivencia.

Sexualmente son hermafroditas simultáneos, lo que quiere decir que las colonias generan gametos masculinos y femeninos, lanzando simultáneamente al exterior sus células sexuales, siendo por tanto la fecundación externa. El desove masivo de las colonias ocurre en verano, durante tres noches, cuando la luna está casi llena. El tamaño de la colonia no influye en el número de huevos o esperma por pólipo, ni en la cantidad de testículos por pólipo.[11]

Los huevos una vez en el exterior, permanecen a la deriva arrastrados por las corrientes varios días. En su interior contienen agentes bloqueantes de radiación ultravioleta para protegerles durante su fase planctónica.[12]​ Más tarde se forma una larva plánula[13]​ que, tras deambular por la columna de agua marina, y, según estudios de biología marina,[14]​ en un porcentaje de supervivencia que oscila entre el 18 y el 25 %, debido a factores físicos, como el viento, el oleaje o la salinidad, y biológicos, como la abundancia de predadores,[15]​ cae al fondo, se adhiere a él y comienza su vida sésil. Dado el que A. millepora necesita luz intensa, se ha observado que sus larvas tienden a asentarse en sustratos cerca de la superficie y bien iluminados. Entre el asentamiento y las larvas recién asentadas la mortalidad es muy alta. Una vez asentadas, las larvas se metamorfosean a pólipo, secretando carbonato cálcico para conformar un esqueleto, o coralito.

Posteriormente, forman la colonia mediante la división de los pólipos por gemación.

En los primeros 8 meses de vida, A. millepora tiene una tasa de mortandad muy alta, del 86 %.[12]

Hábitat y comportamiento[editar]

Colonias de A. millepora en la Gran Barrera de Arrecifes de Australia

Suelen vivir en arrecifes de coral en zonas bien iluminadas y poco profundas, en un rango de 2 a 12 m,[1]​ aunque se reportan localizaciones desde 0 metros de profundidad, y en un rango de temperatura entre 25.48 y 28.61º C.[16]

Usualmente se encuentran en arrecifes planos intermareales, pero también en zonas submareales superficiales, como laderas superiores del arrecife y lagunas.[3][6]

Distribución geográfica[editar]

Se distribuyen en aguas tropicales del océano Indo-Pacífico, desde las costas orientales de África, incluido el mar Rojo, hasta las islas Fiyi en el Pacífico.

Es especie nativa de Arabia Saudí; Australia; Birmania; Camboya; Chagos; Comoros; Eritrea; Filipinas; Fiyi; Guam; India; Indonesia; Japón; Kiribati; Madagascar; Malasia; Islas Marianas del Norte; Islas Marshall; Mauritius; Mayotte; Micronesia; Mozambique; Nauru; Nueva Caledonia; Palaos; Papúa Nueva Guinea; Reunión; Islas Salomón; Seychelles; Singapur; Somalia; Sudáfrica; Sri Lanka; Tailandia; Taiwán (China); Tuvalu; Vanuatu; Vietnam; Yemen y Yibuti.[1]

Galería[editar]

Mantenimiento[editar]

Como norma, las Acroporas son difíciles de mantener en cautividad.

Una luz de moderada a alta satisfará a la mayoría de las colonias aclimatadas al acuario. La corriente deberá ser fuerte y alterna.

Es una especie poco agresiva con otros corales. Su rápido crecimiento en comparación con otras especies le ayuda a conseguir espacio y garantizar el acceso a la luz.

Se debe añadir micro plancton u otros preparados para animales filtradores, adaptados a sus pequeños pólipos.

Con independencia del resto de niveles de los parámetros comunes del acuario marino: salinidad, calcio, magnesio, dureza, etc., hay que mantener los fosfatos a cero y los nitratos a menos de 20 ppm. Algunos autores, con independencia de añadir oligoelementos (yodo, hierro, manganeso, etc.), recomiendan aditar estroncio hasta mantener un nivel de 10 ppm.

Se recomienda cambios de agua semanales del 5 % del volumen del acuario.

No se debe mantener en el mismo acuario junto a especies de Sinularia, ya que liberan terpinas (hidrocarburos) al agua que dañarán a la Acropora.

Conservación y amenazas[editar]

La Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza califica esta especie como de Casi amenazada ver 3.1, a partir de una evaluación de 2008.[1]​ No obstante, el creciente aumento de la temperatura del mar está incrementando dramáticamente la muerte de corales por blanqueo en todo los océanos, y las proyecciones actuales de los expertos auguran para todo el siglo XXI episodios anuales severos de blanqueo de corales en el 99% de los arrecifes de todo el mundo.[17]​ De hecho, recientes estudios han constatado que en 2016 ha muerto aproximadamente el 35% de los corales en 84 áreas de las secciones norte y centro de la Gran Barrera de Coral australiana, debido al blanqueo de coral producido por el aumento de la temperatura del mar.[18]​ También durante 2016, el principal arrecife de Japón, en el archipiélago de Okinawa, sufrió una decoloración por blanqueo del 70% de su extensión, y el arrecife más septentrional del mundo, situado frente a las costas de la isla japonesa de Tsushima, dónde sus aguas templadas suelen evitar episodios de blanqueo, ha sido afectado por primera vez en el 30% de su extensión, según afirma un estudio realizado en diciembre de 2016 por el Instituto Nacional de Estudios Medioambientales de Japón (NIES).[19]

A. millepora es un coral común, pero en las últimas décadas ha descendido notablemente, y en determinadas zonas continua en declive, ya que las especies del género son de las más afectadas por el blanqueo de coral producido por el calentamiento global. Y dado el que está comprobado que el aumento de la temperatura de la superficie marina supone un incremento directo de las enfermedades de los corales,[20]​ la previsión de la población global de la especie es decreciente.[1]

Se necesita más información para ayudar a la recuperación de acropóridos, incluida la supervivencia y fecundidad por edad, el reclutamiento sexual y asexual, la información demográfica , dinámica de la población juvenil, la importancia de las variables del hábitat para el reclutamiento y la supervivencia, y la ubicación de las poblaciones que muestran signos de recuperación. (Bruckner, 2002).[21]​ Se necesita más investigación sobre la etiología de la enfermedad, y la eficacia de los métodos de restauración actuales.

Las medidas recomendadas para la conservación de esta especie incluyen la investigación en taxonomía, la población, la abundancia y tendencias, el estado de la ecología y hábitat, amenazas y resistencia a las amenazas, la acción de restauración; identificación, creación y gestión de nuevas áreas protegidas; expansión de las áreas protegidas; gestión de la recuperación; y gestión de la enfermedad, y los parásitos patógenos. La propagación artificial y técnicas como la criopreservación de gametos pueden ser importantes para la conservación de la biodiversidad de corales.

A. millepora está incluida en el Apéndice II de CITES, lo que significa que en los países firmantes de este tratado se requiere un permiso, tanto para su recolección, como para su comercio.[22]​ En Estados Unidos está prohibida la recolección de corales para fines comerciales.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Richards, Z., Delbeek, J.C., Lovell, E., Bass, D., Aeby, G. & Reboton, C. (2008). «Acropora millepora». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2015.3 (en inglés). ISSN 2307-8235. Consultado el el 25 de septiembre de 2015.. 
  2. Hoeksema, B. (2015). Acropora millepora (Ehrenberg, 1834). Accessed through: World Register of Marine Species at http://www.marinespecies.org/aphia.php?p=taxdetails&id=207023 Registro Mundial de Especies Marinas. Consultado el 25 de septiembre de 2015.
  3. a b Wallace, C.C. (1999) (en inglés) Staghorn Corals of the World: a revision of the coral genus Acropora. CSIRO, Collingwood.
  4. Veron, J.E.N. (1986) (en inglés) Corals of Australia and the Indo-Pacific. Australian Institute of Marine Science. Angus & Robertson Publishers.
  5. a b Anthony, K. (1999) (en inglés) Coral suspension feeding on fine particulate matter. Journal of Experimental Marine Biology and Ecology, 232(1): 85-106.
  6. a b http://coral.aims.gov.au/factsheet.jsp?speciesCode=0047 AIMS: Instituto Australiano de Ciencia Marina, (en inglés) Corals of the World, ficha de A. millepora. Consultado el 26 de septiembre de 2015.
  7. Palmer CV; Modi CK; Mydlarz LD. (2009) (en inglés) Coral fluorescent proteins as antioxidants. PLoS One. 4(10): e7298.
  8. Dell'Amore C. (2009) GLOWING CORAL PHOTO: Fluorescence found to aid healing. National Geographic News [Internet],
  9. Debelius, Helmut y Baensch, Hans A. (1998) Atlas Marino. Mergus.
  10. Smith, L., T. Hughes. (1999) (en inglés) An experimental assessment of survival, re-attachment and fecundity of coral fragments. Journal of Experimental Marine Biology and Ecology, 235, no. 1: 147-164.
  11. Hall, V. (1996) (en inglés) Reproductive strategies of modular organisms: comparative studies of reef-building corals. Ecology (Washington DC), 77, no. 3 (1996): 950-963.
  12. a b Dubinsky, Z. (1990) (en inglés) Ecosystems of the World 25: Coral Reefs. New York, NY 10010 USA: Elsevier Science Publishers B.V.
  13. http://es.wiktionary.org/wiki/pl%C3%A1nula
  14. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15846048
  15. Gilmour, J. (1999) (en inglés) Experimental investigation into the effects of suspended sediment on fertilization, larval survival, and settlement in a scleractinian coral. Marine Biology (Berlin), 135, no. 3: 451-462.
  16. http://www.iobis.org/mapper/?taxon_id=397232 Sistema de Información Biogeográfica Oceánica. Consultado el 26 de septiembre de 2015.
  17. van Hooidonk, R. et al. (2016) Local-scale projections of coral reef futures and implications of the Paris Agreement. Sci. Rep. 6, 39666; doi: 10.1038/srep39666 . Disponible en línea en: https://www.nature.com/articles/srep39666
  18. https://elpais.com/elpais/2016/05/30/ciencia/1464593568_417289.html?rel=mas
  19. http://www.lasexta.com/noticias/ciencia-tecnologia/confirman-blanqueo-corales-arrecife-mas-septentrional-mundo-muchos-estan-muriendo_20170719596f0d130cf20d3cbe8ea207.html
  20. Bruno, J.F., Selig, E.R., Casey, K.S., Page, C.A., Willis, B.L., Harvell, C.D., Sweatman, H., and Melendy, A.M. (2007). Thermal stress and coral cover as drivers of coral disease outbreaks. PLoS Biology 5(6): e124. (en inglés)
  21. Bruckner, A.W. (2002) (en inglés) Proceedings of the Acropora Workshop: Potential Application of the U.S. Endangered Species Act as a Conservation Strategy.: 199. Miami, FL.
  22. http://www.cites.org

Bibliografía[editar]

  • Wallace, C.C. (1999) (en inglés) Staghorn Corals of the World: a revision of the coral genus Acropora. CSIRO, Collingwood.
  • Sprung, Julian y Delbeek, J.Charles (1997). The Reef Aquarium (en inglés). Ricordea Publishing. 
  • Debelius, Helmut y Baensch, Hans A. (1998-2006). Atlas Marino. Mergus. 
  • Borneman, Eric H. (2001-2009). Aquarium corals: selection, husbandry and natural history (en inglés). Microcosm. T.F.H. 
  • Gosliner, Behrens & Williams. (1996) (en inglés) Coral Reef Animals of the Indo-Pacific. Sea Challengers Publishers.
  • Veron, J.E.N. (1986) (en inglés) Corals of Australia and the Indo-Pacific. Australian Institute of Marine Science. Angus & Robertson Publishers.

Enlaces externos[editar]