Aceite de hachís

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El aceite de hachís (en inglés butane hash oil, también conocido como BHO, bho sativo o bho índico, o cera[1]​) es un derivado del cannabis. Es una matriz resinosa de cannabinoides obtenidos a partir de la planta Cannabis. Su extracción se realiza mediante disolventes, cuyo resultado es una masa endurecida o viscosa.[2]

Butane honey oil being evaporated.JPG

Debido a su alto nivel de compuesto psicoactivo por volumen, el aceite de hachís puede ser el más potente de los productos principales del cannabis. Puede variar según sea la mezcla de aceites esenciales de la planta y compuestos psicoactivos.[3]​ 

Niveles de tetrahidrocannabinol[editar]

Se ha descubierto que, bien realizada, la extracción puede llegar a alcanzar entre un 30 % y un 90 % de tetrahidrocannabinol (THC), rangos que ninguna otra marihuana supera: oscilan entre un 5 % y un 20 % de THC. Sólo algunas extracciones de hachís sólido se acercan a esos porcentajes: entre 20 % y 60 % de THC.[4]

Elaboración[editar]

Estos concentrados de marihuana se obtienen mediante un tubo de acero o borosilicato, lleno de marihuana, agujerado por un lado y con una entrada para la válvula de una botella de gas butano (sin impurezas). El butano, al ser un disolvente apolar, es capaz de arrastrar las glándulas de la marihuana, depositándolas en un recipiente que recogerá el líquido saliente del tubo. Una vez obtenido el líquido resultante, sólo se tendrá que evaporar todo el gas, purgando bien la muestra.[5]

El butano es un gas inflamable y tóxico por lo que siempre se debe realizar la extracción al exterior, en un lugar ventilado. Hay una gran controversia en cuanto a la toxicidad de las extracciones hechas con disolventes, como el BHO. Es muy importante que la extracción sea purgada correctamente para extraer todas las impurezas del butano de la muestra, de no hacerse correctamente la muestra quedaría contaminada por el butano siendo peligroso su consumo[6]​La purga del gas puede hacerse introduciendo la muestra en un desecador conectado a una bomba de vacio e induciendo la extracción a un vacio final de al menos 34 bares de presión eliminando así todo el gas de la muestra.

Consumo[editar]

Su consumo se realiza mediante pipas de agua o surtidores, los cuales permiten aportar fácilmente la dosis por inhalar. Un surtidor está formado por la pipa en sí y una cazoleta de titanio, donde se introducen las sustancias. Existen varios tipos de estas pipas o surtidores:

  • Surtidor. Es una pipa de agua de vidrio de borosilicato. Se diferencia de las pipas de agua típicas (bongs) por su diseño, que propicia una manera de fumar más delicada y fácil, sin necesidad de hacer grandes aspiraciones. Las terminaciones de los surtidores de borosilicato pueden ser muy variadas. Se diferencian bien de las habituales de uso científico, por sus diseños de cristal transparente, sin mucha floritura, muy funcionales, y de los destinados a bebidas (copas), pues más que para uso como pipas de agua son auténticas obras de arte de cristal soplado.
  • Microsurtidor. Es un modelo especial para degustar el aceite de hachís, que por su pequeño tamaño concentra mucho el sabor. No suele disponer de mucho suministro de agua. Normalmente contiene cuatro pequeños orificios para filtrar.
  • Macrosurtidor. Modelos similares al anterior, de mayor tamaño. Los más famosos son los tipo Toro. Denominados así por ser ésta la firma que desarrolló el modelo. Suele ser un surtidor pequeño con filtro de muchos orificios in-line. En ellos se pueden degustar muy bien el aceite de hachís y las resinas.[7]

También se puede consumir vía oral, cuyo fin principal ha de ser terapéutico. Además, para este tipo de consumidores medicinales, estos aceites son muy prácticos, ya que se pueden diluir con otros aceites: (de oliva, por ejemplo), lo cual hace mucho más sencillo ajustar la dosis a cada paciente, tanto así que se consiguen sólo los efectos deseados, sin llegar a notar efectos psicoactivos.[8]

Cannabis Butane Honey Oil.JPG

Efectos[editar]

Casi sin dejar de exhalar, los efectos se notarán al instante. Debido a la creciente temperatura del cuerpo, lo más común es que cause sudor. Tiene un efecto cerebral eufórico, claro, fuerte, con ligeros mareos, entumecimiento o bloqueo físico.

Todo dependerá del Cannabis seleccionado. Por ello, si se es fumador poco habitual de este tipo de sustancias, es recomendable consumirlo con precaución. El efecto puede durar entre dos y ocho horas, dependiendo del consumidor.[9]

Legalidad[editar]

Australia[editar]

En el Territorio del norte de Australia, los adultos que se encuentren en posesión de hasta un gramo de este aceite de hachís se pueden enfrentar a una multa de hasta $200, los cuales, si se pagan antes de 28 días, quedarán exentos de infracción penal.[10]

Italia[editar]

Se emitirá una advertencia a quienes estén en posesión de una sustancia para uso personal que contengan hasta un gramo de THC, con sanciones subsecuentes si reincide el sujeto.[11]

Portugal[editar]

Aunque el suministro de instrumentos utilizados en la producción y el consumo de cannabis es ilegal en Portugal, la legislación portuguesa permite la posesión de hasta 2,5 gramos de aceite de hachís para uso personal.

EE UU[editar]

La legalidad de hachís en Estados Unidos varía según el estado o municipio, aunque a nivel federal sigue siendo ilegal. En algunas zonas, para uso médico o recreativo, la posesión y el uso o la venta y la producción (según el método utilizado) puede ser legal o despenalizado.[12]

En noviembre de 1995 se modificaron algunas directrices, pero en la ley federal no se define explícitamente la diferencia entre marihuana, hachís y aceite de hachís. Esto requirió una evaluación caso por caso de los preparados de cannabis. Bajo las pautas federales de 1996, al aceite de hachís se le caracteriza como "preparación de los cannabinioides solubles derivados del Cannabis que incluye uno o más de los tetrahidrocannibinoles siguientes: cannabinol, cannabidiol, o cannabicromeno, y esencialmente libre de material vegetal.[13]

Reino Unido[editar]

En el marco del «Uso indebido de drogas» de la Ley de 1971, al hachís se le clasifica como sustancia controlada de Clase B. En 2013, el tema de la argumentación jurídica fue el "cannabis líquido".[14]

Colombia[editar]

La dosis personal de marihuana es de 20 gramos y de aceite de hachis es de origen desconocido.

Referencias[editar]

  1. Alison Hallett (28 de febrero de 2014). «How hash oil is blowing up across the U.S. — Literally | Underwire». Wired.com. Retrieved. Consultado el 28 de marzo de 2013. 
  2. Cnbc.com. «Dabs—marijuana's explosive secret.». Consultado el 24 de febrero de 2014. 
  3. «World Drug Report». p. 98. 2009. 
  4. Cannacultivo (27 de febrero de 2013). «BHO, la esencia más pura». Consultado el 12 de mayo de 2015. 
  5. Alchimia. «Extracciones y concentrados de marihuana». Consultado el 12 de mayo de 2015. 
  6. Diosa Planta. «¿Es venenoso el BHO?». Consultado el 15 de marzo de 2017. 
  7. Cbdclub.com. «Cómo fumar los concentrados de marihuana». Consultado el 12 de mayo de 2015. 
  8. Daniel Zhao. «BHO Butane Honey Oil». Consultado el 12 de mayo de 2015. 
  9. Cannacultivo. «BHO, la esencia más pura». Consultado el 12 de mayo de 2015. 
  10. National Cannabis Information and Prevention Centre (3 de mayo de 2015). «Cannabis and the law». Archivado desde el original el 18 de mayo de 2015. Consultado el 12 de mayo de 2015. 
  11. European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction (26 de enero de 2012). «Legal topic overviews: Possession of cannabis for personal use». Consultado el 10 de mayo de 2015.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  12. Boire, Richard. Marijuana Law. ISBN 0914171860. 
  13. Boire, Richard. Marijuana Law. ISBN 0914171860. 
  14. Independent Drug Monitoring Unit (3 de mayo de 2013). «House of Lords – Section 2 - Types of Cannabis available on the illicit market in the UK». Consultado el 12 de mayo de 2015.