Abuelidad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Abuelidad es un concepto acuñado por la Dra. en Medicina, Médica Psiquiatra y Psicoanalista argentina Paulina Redler en 1980 para denominar a la relación y función del abuelo con respecto al nieto, y los efectos psicológicos del vínculo.

El término se asocia con su equivalente "paternidad", para describir el vínculo y función del padre con su hijo. En idioma inglés, el concepto puede traducirse como "grandparenthood", "grandmotherhood" y "grandfatherhood" (estos dos últimos respectivamente para abuela y abuelo), y se utiliza desde el siglo XIX. Para significar lo mismo, en la lengua francesa se ha introducido desde la década del 90, el concepto "grandparentalité" o "grand-parentalité".

En la Argentina, la Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo, una organización de abuelas dedicada a buscar y recuperar a sus nietos (hoy adultos) secuestrados y privados de su identidad cuando eran bebés, por la última dictadura militar (1976-1983), desarrollaron un método científico para establecer un "índice de abuelidad", en el caso de que los padres falten.[1] [2]

Origen de la noción de abuelidad[editar]

La noción de "abuelidad" y principalmente, la precisión del vínculo y la importancia social de las relaciones entre abuelos y nietos, es un fenómeno relativamente reciente, ligado al desarrollo de la gerontología y los derechos de los ancianos, así como al fenómeno de alargamiento de la vida humana y de la noción de "tercera edad".

A los fines de definir el término en español, la Dra. Redler, introductora del mismo, consultó en 1981, con la Academia Argentina de Letras, sobre la posibilidad de utilizar "abuelidad" o "abuelitud", considerándose más adecuada la primera.

En su afianzamiento como noción social, ha desempeñado un papel decisivo las Abuelas de Plaza de Mayo de la Argentina, que organizaron en su país, la lucha contra el terrorismo de Estado y los desaparecidos, a partir de su doble condición de madres-abuelas de hijas o nueras embarazadas o secuestradas-desaparecidas junto a sus hijos pequeños.

Función[editar]

La Dra. Gloria Ferrero ha señalado que el rol de la abuelidad se vincula con "la función de la transmisión del conocimiento generacional, del pasado, los orígenes", a la vez que, al mantener una relación con los nietos menos tensada por las relaciones de autoridad que estos mantienen con sus padres, los abuelos están en mejores condiciones de "escuchar, comprender y sostener a sus nietos en ocasiones que sus padres no pueden hacerlo..." Juegan de este modo un papel esencial en el proceso de "transmisión intergeneracional", proceso ligado estrechamente al de la construcción de la identidad.[3]

Psicología del envejecimiento[editar]

La Dra. Redler ha destacado y analizado la importante significación psicológica de la abuelidad, definiéndola como una fase del desarrollo de un individuo, caracterizado por el efecto que en su organización psíquica resulta de "tener un nieto y ser y amarse a través de los nietos". El momento, habitualmente coincide con una etapa de la trayectoria de vida en la que se producen importantes pérdidas (viudez, jubilación, enfermedades, etc.) que obligan a una reorganización psíquica y relacional. De este modo, la abuelidad se conforma como una oportunidad para ello.

Redler, analiza la abuelidad a partir de sus aspectos narcisistas y edípicos. En el primer aspecto, el nieto es una expresión de inmortalidad, a la vez que una evidencia no dolorosa de la muerte inevitable. Desde el aspecto edípico, la abuelidad permite resignificar la relación padre-hijo, a partir de la menor ansiedad y mayor distancia que existe en el vínculo. Kernberg, ha dicho que nietos y abuelos se entienden porque tienen un enemigo común.[4] Pero al mismo tiempo, la abuelidad lleva a una identificación profunda con el hijo.

Índice de abuelidad[editar]

Cuando en 1983, en Argentina, se convocó a elecciones luego de que la dictadura militar colapsara debido a la derrota en la Guerra de las Malvinas, la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo comenzaron a consultar con científicos de todo el mundo con el fin de elaborar un procedimiento científico capaz de probar judicialmente un vínculo biológico entre abuelos y nietos, en ausencia de sus padres. En esa búsqueda se relacionaron con la genetista estadounidense Mary-Claire King, quien elaboró el primer índice de abuelidad.

Síndrome de la abuela esclava[editar]

La relación abuelos-nietos es una de las más hermosas, gratificantes y fructíferas experiencias humanas. Pero en ocasiones, con el paso de los años, los abuelos tienen que seguir asumiendo responsabilidades y cargas familiares muy superiores a lo que sus capacidades física y mental pueden soportar. Llegado el momento los varones son más directos al proclamar su incapacidad para asumir cargas excesivas, pero por el contrario algunas mujeres, con excesivo sentido de la responsabilidad y el pudor, se obstinan en negar y ocultar su propio agotamiento y se empecinan en seguir haciendo más de lo que pueden, para no molestar o defraudar a sus propios hijos, que delegan en ellas demasiadas cargas familiares. El sobreesfuerzo prolongado puede provocar o agravar diversas enfermedades, que no curarán adecuadamente hasta que sus propios hijos sean consecuentes y liberen a la abuela de su “voluntaria esclavitud”. Esta situación se conoce desde 2001 como “síndrome de la abuela esclava”. [5] [6] [7]

Influencia de los abuelos sobre la conducta familiar y social de los nietos[editar]

Pese a que el rol familiar del abuelo ha recibido muy poca atención hasta hace muy poco tiempo, hay un amplio consenso sobre la importantísima influencia que los abuelos tienen en la educación de los nietos incluso cuando estos ya son adultos. Cabe destacar entre los elementos beneficiosos que los abuelos tienen para los nietos el de ser un guía y consejero, el trasmitir conocimientos y valores o el dar un sentido de patrimonio familiar y estabilidad. Los abuelos proporcionan una ayuda crucial a todos los niveles: económico, emocional…de cuidado. Saben escuchar a sus nietos y estos les escuchan a ellos en cuestiones relevantes.[8]

Fuentes[editar]

Referencias[editar]

  1. Abuelas de Plaza de Mayo. «30 años». Abuelas de Plaza de Mayo, 2007. Consultado el 10 de enero de 2008. «En conclusión la función mas importante de el abuelo moralmente aceptado es apoyar a sus hijos, nietos y nuevas generaciones, siendo un factor muy importante en nuestra sociedad, proporcionandonos conocimientos y permitiendo tener una visión objetiva. Podemos aprender mucho sobre ellos, costumbres que identifican nuestra cultura y conocer un poco mas sobre nuestro pasado.» 
  2. Matoffi, Solange; Perea, Raúl (2007). «Índice de Abuelidad: el ADN al servicio de la gente». Extramuros, Universidad Nacional de Quilmes III (7, ene-mar 2007). Argentina. 
  3. Ferrero, Gloria Adriana. «La abuelidad como transmisión simbólica». Psico-Mujer. Archivado desde el original el 25 de noviembre de 2015. Consultado el 1-mar-2008.. 
  4. Zegers Prado, Beatriz (2002). Psicología del envejecimiento. Documento de Trabajo N° 36, Pontificia Universidad Católica de Chile. 
  5. Antonio Guijarro Morales, El Síndrome de la Abuela Esclava. Pandemia del Siglo XXI. Grupo Editorial Universitario. Granada 2001. ISBN 978-84-8491-124-1.
  6. M. Núñez Bello, “Maltrato, la vejez agredida (informe). Sesenta y más (Imserso). Publicación del Ministerio de Educación, Política social y Deporte. Secretaría de Estado de Política Social. Número 272 / 2008, págs 48-53. NIPO: 216-08-017-4.
  7. M. Tabuerna Lafaña, “Los malos tratos y vejez: un enfoque psicosocial. Intervención Psicosocial vol.15 no.3 Madrid 2006. ISSN 1132-0559
  8. López, J. (2011). Influencia de los abuelos sobre la conducta familiar y social de los nietos. En J. López y E. Martín (Eds.). Los modelos de conducta familiar y social transmitidos a través de la educación familiar (pp. 101-141). Madrid: Universidad San Pablo CEU.

Bibliografía[editar]

  • Abuelas de Plaza de Mayo. «30 años». Abuelas de Plaza de mayo de 2007. Consultado el 10 de enero de 2008. 
  • Matoffi, Solange; Perea, Raúl (2007). «Índice de Abuelidad: el ADN al servicio de la gente». Extramuros, Universidad Nacional de Quilmes III (7, ene-mar 2007). Argentina. 
  • Redler, Paulina (1986). Abuelidad. Mas allá de la paternidad. Buenos Aires: Legasa. ISBN 950-600-075-1. 
  • Redler, Paulina (1996). «Psicosemiología. Acerca de la palabra abuelidad». Revista Geriatría Práctica. Neurociencias y psicofarmacología geriátrica VI (4). pag. 29-32, Buenos Aires: Argentina. 
  • Zegers Prado, Beatriz (2002). Psicología del envejecimiento. Documento de Trabajo N° 36, Pontificia Universidad Católica de Chile. 

Enlaces externos[editar]