Abdicación de Juan Carlos I

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Juan Carlos I en 2009.
Felipe VI en 2008.

La abdicación de Juan Carlos I fue el acto de renuncia al trono de España formalizado por Juan Carlos I de España en favor su hijo Felipe el 18 de junio de 2014. La decisión había sido anunciada el 2 de junio y se haría efectiva el día 19, tras la aprobación y posterior publicación en el Boletín Oficial del Estado de la Ley Orgánica 3/2014.[1]​ La ley orgánica, que exigía la Constitución de 1978 en su artículo 57.3,[2]​ fue aprobada por las Cortes, sancionada por el propio rey saliente y refrendada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el 18 de junio en el Salón de Columnas del Palacio Real de Madrid y se hizo efectiva tras su publicación, a las 0:00 horas del día 19 en el Boletín Oficial del Estado.

A partir de ese momento, el hasta entonces príncipe de Asturias Felipe de Borbón y Grecia pasaba a ostentar la jefatura del Estado con el nombre de Felipe VI.[3]​ En cualquier caso, Juan Carlos I retenía para sí a título vitalicio la dignidad de Rey Emérito, con las funciones protocolarias que le encomendara el recién proclamado nuevo rey.[4][5]

Antecedentes[editar]

El presidente del Gobierno saluda al rey Juan Carlos I en octubre de 2010.
José Luis Rodríguez Zapatero saluda, como presidente del Gobierno, al rey Juan Carlos I en octubre de 2010.

En 2010, el equipo médico de Zarzuela detectó en un pulmón del rey un nódulo que podría ser cancerígeno. La noticia sumió en la preocupación por la salud del monarca a todos los estamentos del país, y además puso sobre el tapete la cuestión de la continuidad en la jefatura del Estado. Con vistas a estudiar la posibilidad de instaurar una regencia, en esos primeros meses del año el propio Juan Carlos y Felipe González se reunieron con el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y con el presidente de las Cortes, José Bono.[6]​ Finalmente, el 8 de mayo, los cirujanos del Hospital Clínic de Barcelona le extirparon el tumor. La biopsia posterior determinó que era benigno y el debate sobre la sucesión quedó aparcado.

A partir de 2011, la imagen pública del rey empezó a sufrir un desgaste significativo por el caso de corrupción Nóos, en el que podría estar implicada su hija la infanta Cristina de Borbón.

En ese ambiente de desconfianza hacia la institución, en abril de 2012 estalló el escándalo por el accidente doméstico en Botsuana, por el que se supo que, en plena crisis económica, con la prima de riesgo en máximos históricos y el país a punto de ser intervenido, el monarca había viajado al país africano a cazar elefantes con su amante, la empresaria Corinna Larsen. Además, a raíz del incidente salieron a la luz los lucrativos negocios privados que desde hacía años venía manteniendo el monarca con la oligarquía saudí.[7][8]

A pesar del escándalo, el rey seguía sintiéndose protegido por la clase política: solo el socialista madrileño Tomás Gómez había verbalizado públicamente la posibilidad de que el monarca abdicara.[9]

Mientras tanto, se sucedían los problemas de salud: desde el accidente en África, Juan Carlos había sido sometido a varias intervenciones quirúrgicas para tratar de aliviar sus problemas de movilidad: en noviembre de 2012, primera operación de la articulación de la cadera izquierda; en marzo de 2013, reparación de hernia discal; y en septiembre de 2013, segunda operación de cadera izquierda.

La primera persona que supo de las inquietudes del rey fue Félix Sanz Roldán, director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y amigo personal del monarca.[10]​ El 19 de noviembre de 2012, Juan Carlos, en presencia de Sanz Roldán, comunica a Rafael Spottorno, jefe de la Casa, que está barajando la posibilidad de abdicar el trono, y establece como fecha simbólica el 5 de enero de 2014, con ocasión de su septuagésimo sexto cumpleaños, es decir, a quince meses vista. Diez días más tarde, Spottorno convoca a sus dos antecesores en el cargo, Fernando Almansa y Alberto Aza, y, en una reunión a cuatro, comienzan a vislumbrar los múltiples interrogantes jurídico-políticos, y también de índole personal para el propio monarca, que entraña articular la futura ley, ya que la Constitución se limitaba a dictaminar, en su artículo 57.5, que cualquier duda tendría que resolverse mediante una ley orgánica y aprobarse por el Congreso de los Diputados por mayoría absoluta. La carta magna no precisaba si el papel del Congreso era autorizar o bien sancionar, si este tendría que dar por buena la decisión que tomara el rey; si este debía someterse a la aprobación de aquel; si, en definitiva, podrían los políticos impedirle abdicar. Entre los interrogantes personales, se trataba de determinar, entre otras cuestiones, si Juan Carlos podría seguir o no residiendo en La Zarzuela.

En cualquier caso, el temor mayor de «los cuatro magníficos» (como llegaron a ser conocidos coloquialmente en palacio) era que las fuerzas políticas no favorables a la monarquía «aprovecharan» esa ley para «abrir el melón» sobre la forma de Estado. Ante las dudas y la diversidad de opiniones entre ellos, los hombres del rey (entre los que estaba también el general Domingo Martínez Palomo como Jefe del Gabinete de Planificación y Coordinación) decidieron pedir ayuda al expresidente de las Cortes, exministro de Justicia y consejero permanente del Consejo de Estado Landelino Lavilla, uno de los juristas que en mayor medida habían contribuido a sentar los pilares jurídicos de la Transición. Lavilla estudia el asunto y llega a una primera conclusión: la ley deberá ser muy breve para que no suscite debate en el Congreso.[11]

El periodista José Antonio Zarzalejos en 2014.
El periodista José Antonio Zarzalejos en 2014.

Durante las deliberaciones surgió otra espinosa cuestión relativa a los derechos dinásticos dentro de la propia familia real, ya que los partidarios de que Felipe fuera el sucesor indiscutible se enfrentaban a un dilema: por un lado, era imprescindible desarrollar y aprobar la ley orgánica que exigía la Constitución, lo cual haría insoslayable la reforma pendiente de ese mismo artículo 57 para suprimir la prevalencia del varón sobre la mujer en la sucesión al trono; pero, por otro, esa cuestión había de abordarse después de que Felipe fuera rey, porque, si no, las que podrían reclamar sus derechos serían las infantas, Elena y Cristina.[6]​ Por si fuera poco, sobre la mesa estaba también el asunto del aforamiento. ¿Habría de resolverse en la misma ley orgánica? Al final se decide que no conviene arriesgar la proclamación del futuro rey por el blindaje del anterior;que lo prioritario es conseguir que el Parlamento apruebe la abdicación sin poner problemas y, después, en una segunda ley orgánica, «ir a por el aforamiento».[10]​ Como resumiría por aquellas fechas el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aquello era «un lío».[12]

A lo largo de 2013, el reducido grupo sigue trabajando en el asunto, pero Spottorno no está seguro de que la decisión de Su Majestad sea firme; sabe que, pesar del descrédito en el que había caído su reinado y de las presiones para que se eche a un lado, Juan Carlos sostiene que «los reyes solo se van cuando mueren»; que él, que había sacrificado su infancia y su juventud para ser un día Rey de España, jamás renunciaría.[11][13]

A pesar de todas las precauciones, en febrero de 2013 una persona con acceso al círculo más cercano al rey desliza al escritor y periodista José Antonio Zarzalejos que el monarca, abrumado por su difícil situación familiar y por el desgaste de su reputación pública, así como su propio deterioro físico, está pensando en renunciar al trono. Para contrastar la información, el periodista se reúne con el jefe de la Casa Real y este no la desmiente, así que el 22 de febrero Zarzalejos publica en El Confidencial una crónica con el título «El rey baraja ya la abdicación».[14]​ El monarca, contrariado por la indiscreción, y pese a ser consciente de que su veracidad, ordena que se desmienta.[15][12][nota 1]

Cuestiones personales[editar]

Juan Carlos I, casado de derecho con Sofía de Grecia pero separado de hecho de ella desde hacía más de cuarenta años,[10]​ estaba decidido a divorciarse y casarse con su entonces amante Corinna Larsen, 27 años más joven que él, pero conservando el trono, tal y como había tratado de hacer Eduardo VIII en 1936 al desposarse con la celebridad estadounidense Wallis Simpson.[16]​ Según una persona cercana al rey, la empresaria germano-danesa y Juan Carlos estaban preparando todo lo necesario para empezar una nueva vida juntos; en ese plan se incluían la comisión millonaria de los árabes,[17]​ el dúplex en los Alpes suizos[18]​ y el apartamento de lujo en el exclusivo barrio londinense de Belgravia.[19]

En 2012, el rey había hecho llegar a Corinna, en forma de «donación irrevocable», los 65 millones de euros que había recibido cuatro años antes. El dinero fue transferido desde la banca Mirabaud hasta una cuenta en banca Gonet a nombre de la sociedad instrumental Solare, radicada en Nasáu (Bahamas). Larsen era la única beneficiaria de esa cuenta. El documento de donación tenía la fecha manuscrita, lo que hacía sospechar que había sido preparado sin ese dato, «en previsión de [necesitar] presentarlo a las autoridades judiciales con la [fecha] más conveniente para su defensa si se abría una investigación».[20]​ Los abogados de la beneficiaria sostenían que se trataba de «un regalo no solicitado» de Juan Carlos como donación para ella y su hijo, con los cuales «se había encariñado».[21]

El anhelo de Juan Carlos se fue debilitando poco a poco debido a la influencia de dos de las personas que tenían un acceso más directo y franco con él: el expresidente Felipe González y el director del CNI, Félix Sanz Roldán. Es en ese entorno de confianza y franqueza con el monarca cuando se oyó a un veterano consejero decirle al rey: «Juan, tú eliges: o Corinna o Corona».[22]

Desafortunado discurso[editar]

El rey Juan Carlos I pasando revista a las tropas durante la Pascua Militar de 2009.

Las versiones más solventes sitúan en el lunes 6 de enero de 2014 el punto de no retorno hacia el fin del reinado de Juan Carlos I. Como todos los años, se celebraba la festividad de la Pascua Militar, que ese año se esperaba con inusitada expectación. Tanto la propia cúpula militar del Ejército como los medios de comunicación y la ciudadanía en general albergaban dudas sobre las capacidades físicas reales del monarca para asumir con solvencia las responsabilidades de la más alta institución del Estado.

A primera hora se iniciaron los actos protocolarios, de los que ese año se había excluido la revista a las tropas para evitarle sufrimiento físico al monarca. El discurso, sin embargo, era inevitable, así que, pasadas las 13:00 horas, Juan Carlos accede al atril y, tras los saludos de rigor, toma la palabra. Los asistentes se dan cuenta enseguida de las dificultades por las que está pasando el orador. El capitán general del ejército, más que pronunciar un discurso, «balbucea» las líneas escritas. En palabras del periodista Álvaro de Cózar, Juan Carlos «choca con las palabras; se golpea con cada punto, con cada coma».[15]​ El Director de Comunicación de la Casa Real, Javier Ayuso, angustiado porque, además, la ceremonia se estaba retransmitiendo en directo por radio y televisión a todo el país, sufrió una lipotimia y hubo de ser evacuado discretamente de la sala.[15]​ Al fin, tras saltarse párrafos enteros, y «en medio de un bochorno conmiserativo», don Juan Carlos dio por finalizada su desafortunada alocución.

La prensa, las redes sociales y la bibliografía posterior retrataron con crudeza el angustioso episodio: «dos agónicos minutos, un instante de rubor nacional»; «un momento espantoso de vergüenza y angustia colectiva»;[9][12]​ además, el monarca proyectó una lamentable imagen ante la cúpula del ejército, el colectivo al que se sentía más unido por vocación y afecto.

En los días siguientes se supo que el rey, desoyendo las advertencias de sus consejeros sobre la trascendencia y la inminencia del acto, había volado la semana anterior a Londres para celebrar su cumpleaños con su «familia de hecho» (su amante, Corinna Larsen; su amigo y primer marido de Corinna Philip Adkins; y el hijo de aquella, Alexander), además de con Mohamed Eyad Kayali, representante de la Casa Real de Arabia Saudí en España. La fiesta se prolongó hasta últimas horas del domingo 5, cuando ya era noche cerrada en la ciudad inglesa. Al emprender el vuelo de regreso, la espesa niebla que cubría Londres obligó a retrasar el despegue hasta bien entrada la madrugada del lunes. Don Juan Carlos apenas durmió esa noche.[9]

Primeros meses de 2014[editar]

Solo un día después del discurso, el martes 7 de enero de 2014, la infanta Cristina fue imputada por el juez Castro, pero no es hasta finales de febrero cuando Spottorno recibe la orden del Jefe (apodo que empleaban coloquialmente los empleados de La Zarzuela para referirse al Jefe del Estado) de poner en práctica su decisión.

El equipo de trabajo se ha ampliado: a Spottorno, Ayuso, Lavilla, los exjefes de la casa real y el propio príncipe se unen la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el subsecretario de Presidencia Jaime Pérez Renovales. Si bien se suscitaron vivas discusiones sobre la forma final que debería adoptar la ley, al final prevaleció la tesis defendida por Lavilla, y que Ayuso verbalizaría así: «No pongáis cosas que exijan debate en el Congreso; solamente esto, para que no haya discusión: “el rey abdica en su hijo"; pero nada más».

En marzo de 2014, Juan Carlos «se rinde»: el día 26 se lo comunica a su hijo Felipe, y el 31, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Por su parte, a finales de mayo, el expresidente José María Aznar se lo transmite a su mano derecha, Javier Zarzalejos. El riesgo de filtraciones precipita los acontecimientos y se decide adelantar la fecha: será el 2 de junio.

Desarrollo[editar]

Declaración institucional del presidente Mariano Rajoy[editar]

El 2 de junio, sobre las 9:30 horas de la mañana, la presidencia del Gobierno convocó a todos los periodistas que cubren la información gubernamental. El aviso urgente emplazaba a una declaración institucional del presidente del Gobierno de España Mariano Rajoy, sobre las 10:30 horas, en el Palacio de la Moncloa. Debido a lo sorpresivo del anuncio, las primeras especulaciones apuntaron a una crisis gubernamental como consecuencia de los resultados de las elecciones europeas; sin embargo, esta posibilidad fue pronto descartada.[23]​ A las 10 de la mañana, el periodista José Antonio Zarzalejos publica en el diario digital El Confidencial un artículo titulado «El rey abdica para salvar a la Monarquía de la crisis institucional».[24]​ Minutos antes de la hora señalada, varios medios de comunicación apuntan a que la declaración va a tratar sobre la abdicación del monarca.[25]

A las 10.30 horas, el presidente avanza la intención de Su Majestad de renunciar al trono y abdicar en su hijo:

Su Majestad, el rey don Juan Carlos acaba de comunicarme su voluntad de renunciar al trono y abrir el proceso sucesorio. Los motivos que han llevado al rey a tomar esta decisión es algo que Su Majestad desea comunicar personalmente a todos los españoles a lo largo de esta misma mañana
M. Rajoy
Carta de abdicación dirigida al presidente del Gobierno.

Declaración institucional del rey Juan Carlos I[editar]

Poco después de la declaración del presidente, la Casa Real difundió a través de la red social Twitter la carta por la que el rey formalizaba ante aquel su decisión.

La grabación en el palacio hubo de repetirse dos veces por equivocaciones del monarca saliente, por lo que la emisión se retrasó hasta las 13:05. A esa hora, los medios de comunicación nacionales difundieron el «Mensaje de S. M. el Rey a los españoles» en el que este comunicaba su renuncia.

En una alocución de seis minutos de duración Juan Carlos I recordó su llegada al trono en 1975 e hizo un repaso de su labor como jefe de Estado durante los 39 años precedentes. El discurso empezaba con estas palabras:

Me acerco a todos vosotros esta mañana a través de este mensaje para transmitiros, con singular emoción, una importante decisión y las razones que me mueven a tomarla. Guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, y una vez recuperado tanto físicamente como en mi actividad institucional, he decidido poner fin a mi reinado y abdicar la Corona de España, de manera que por el Gobierno y las Cortes Generales se provea a la efectividad de la sucesión conforme a las previsiones constitucionales.
Juan Carlos I Rey.

Declaró también que había tomado la determinación de abdicar la Corona en el mes de enero de 2014 tras su 76.º cumpleaños y que, una vez que se había recuperado físicamente, había decidido ponerlo en conocimiento del presidente del Gobierno.

Haciendo referencia a la situación económica de España y a las transformaciones y renovaciones demandadas por la sociedad, reconoció que estas debían ser llevadas a cabo por las nuevas generaciones y que su hijo, Felipe de Borbón, contaba ya con la preparación y madurez necesarias para hacerse cargo de la jefatura del Estado. Juan Carlos concluyó agradeciendo el apoyo y lealtad al pueblo de España, a todos los representantes de las instituciones del Estado y a la reina.[26][27]

A 5700 kilómetros de allí, Corinna, que en esos días se aloja en el hotel neoyorkino The Mark, recibe un mensaje personal del rey, al que reacciona con «una mezcla de disgusto y desprecio»:[10]

Acaba de cometer el mayor error de su vida. Ha firmado su sentencia de muerte. Pasará el resto de sus días en una jaula de oro.

Consejo de Ministros extraordinario[editar]

Reunión extraordinaria del Consejo de Ministros español del 3 de junio de 2014 en la que se aprobó el proyecto de ley orgánica de la abdicación.
Reunión extraordinaria del Consejo de Ministros español del 3 de junio de 2014.

En su declaración, Rajoy había anunciado la convocatoria de un Consejo de Ministros extraordinario, que, efectivamente, se celebró el 3 de junio y que aprobó la remisión a las Cortes Generales del proyecto de ley orgánica por la que se hacía efectiva la abdicación. Atendiendo al artículo 57.5 de la Constitución española, «las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverán por una ley orgánica».

Finalmente, el proyecto de ley orgánica aprobado constó de un artículo único y de una disposición final única, que se reproducen a continuación:[28][29]

Artículo único. Abdicación de S. M. el rey don Juan Carlos I de Borbón.

1. S. M. el rey Juan Carlos I de Borbón abdica la Corona de España.

2. La abdicación será efectiva en el momento de entrada en vigor de la presente Ley Orgánica.

Disposición final única. Entrada en vigor.

La presente Ley entrará en vigor en el momento de su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

Además, el Consejo de Ministros aprobó un Acuerdo por el que se solicitaba el procedimiento de urgencia para su tramitación parlamentaria.[30]

Aprobación del proyecto de ley orgánica en el Congreso[editar]

División en el PSOE[editar]

Para conseguir que la ley fuera aprobada por mayoría absoluta era clave el apoyo socialista, y en él desempeñó un papel decisivo el entonces líder de la oposición Alfredo Pérez Rubalcaba. Rubalcaba, que había sido ministro de Educación, ministro de Interior, portavoz del Gobierno y Vicepresidente del ejecutivo en sucesivos gobiernos del PSOE, había ido forjando con Juan Carlos I una estrecha relación de amistad que se remontaba al año 1992, cuando ambos presidieron numerosos eventos y competiciones durante los Juegos Olímpicos de Barcelona.

Alfredo Pérez Rubalcaba en un acto de campaña para las elecciones al Parlamento Europeo de 2014.
Alfredo Pérez Rubalcaba en un acto de campaña del PSOE para las elecciones al Parlamento Europeo de 2014.

En la primavera de 2014, Juan Carlos pidió ayuda al veterano político para que su grupo apoyara la ley que garantizaría la continuidad dinástica. La petición llegaba en muy mal momento para el secretario general, que en esos días atravesaba sus horas más bajas como líder del principal partido de la oposición. Pero, supeditando sus propios intereses a los del monarca, respondió: «Señor, si esa es vuestra decisión, contad conmigo. Me viene fatal, pero no me iré sin dejarlo solucionado».[31]​ Y en efecto, permaneció al frente del partido incluso tras los resultados electorales cosechados en las Elecciones al Parlamento Europeo, que suponían una merma significativa de apoyo por parte del votante de izquierdas. En una entrevista grabada poco antes de su muerte, en 2019, lo rememoraba así: «Yo dimito al día siguiente de las elecciones europeas; [pero] no dimito y me voy, que es lo podía haber hecho, lo que hizo Joaquín Almunia: dimites, nombras una gestora y te vas; no: yo dimito y me quedo, y convoco un congreso para el mes siguiente».[32]

Para intentar convencer a los diputados y barones regionales más reacios al «sí», Rubalcaba apelaba al «consenso constitucional», que situaba por encima incluso de las «hondas raíces republicanas» fundacionales del partido.

Aun a pesar de sus intentos, numerosos parlamentarios seguían alinéandose con las tesis de otras formaciones de izquierdas e insistían en que la sanción definitiva de la ley podía condicionarse a una consulta, previa o simultánea, a la ciudadanía. Desde Izquierda Unida, Alberto Garzón resumió así los debates y tensiones internos de esos días:[32]

Esa ley nada impedía que pudiera incluir antes de eso un referéndum. Es decir, tú puedes hacer una ley que diga «Sí, esto va a ser así siempre y cuando en el referéndum que yo haga diga la población que sí quiere esto». Entonces, en el PSOE hubo una gran disputa: muchos diputados te decían en privado que ellos sí apoyarían el referéndum y que siguiéramos presionando.
Alberto Garzón

En ese contexto, el diputado socialista vasco y exalcalde de San Sebastián Odón Elorza remitió a la dirección del Grupo Socialista un escrito en el que pedía un debate interno en profundidad o que, en cualquier caso, se les concediera, a aquellos parlamentarios que así lo solicitaran, la libertad de voto «por razones de conciencia republicana».[33]​ El secretario general la denegó.[34]

Celebración del pleno y votaciones[editar]

El miércoles 11 de junio, el Pleno del Congreso de los Diputados debatió el proyecto de ley orgánica que haría efectiva la abdicación.

La sesión plenaria se inició con el acuerdo de tramitación directa y de lectura única del proyecto de ley presentado por el Gobierno. El proyecto de ley fue expuesto por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el debate continuó con la intervención de los representantes de los distintos grupos parlamentarios.

Finalizadas las intervenciones, se votaron las enmiendas a la totalidad; algunas de ellas (La Izquierda Plural y parte del grupo mixto) propugnaban la celebración de un referéndum para decidir sobre la forma de Estado, y otras (Bloque Nacionalista Galego y Esquerra Republicana de Catalunya) sumaban a esa reivindicación el reconocimiento del derecho de autodeterminación de los diferentes territorios del Estado. Todas las iniciativas fueron rechazadas.[35]

A continuación tuvo lugar la votación, que se desarrolló por el sistema de llamamiento, con lo que cada uno de los parlamentarios tenía que manifestar de viva voz, al ser nombrado, su posición respecto al texto. En el transcurso de la votación, algunos diputados manifestaron su respaldo a la República y otros a una república catalana independiente.

De los 350 diputados que componían la cámara, expresaron su voto 341, ya que dos diputados del PSOE evitaron comparecer por su desacuerdo con la dirección y los siete de Amaiur se ausentaron del pleno en señal de protesta. A favor se pronunciaron 299 diputados y en contra 19, mientras que 23 de ellos se abstuvieron.[36]​ Una de estas abstenciones fue la del exalcalde de San Sebastían Odón Elorza, que se negó a acatar la disciplina de voto.[37]

El texto, una vez aprobado, se remitió directamente al Senado.

Aprobación del proyecto de ley en el Senado[editar]

La Ley Orgánica que regulaba la abdicación del Rey Juan Carlos recibió el visto bueno del Senado, el martes 17 de junio. El debate, en el que intervinieron los senadores representantes de los distintos Grupos Parlamentarios, se inició con las propuestas de veto de la norma presentadas por Izquierda Unida, Esquerra Republicana de Catalunya y Iniciativa per Catalunya-Verds. A continuación se procedió al debate del conjunto del texto por los portavoces de los distintos Grupos.

La sesión parlamentaria finalizó con la votación de las propuestas de veto, que fueron rechazadas, y la aprobación del proyecto de Ley Orgánica con 233 votos a favor, 5 en contra y 20 abstenciones de los 266 posibles.

Con la finalización de este trámite se tuvo por aprobada la ley orgánica por las Cortes Generales.[38]

Sanción y promulgación de la ley orgánica de abdicación[editar]

Juan Carlos I firmando la ley orgánica de la abdicación.
Mariano Rajoy refrendando la sanción y promulgación de la ley.

En un acto solemne al Palacio Real de Madrid, tuvo lugar la sanción y promulgación de la Ley Orgánica 3/2014, de 18 de junio, por la que se hace efectiva la abdicación del rey Juan Carlos I.[39]​ La ceremonia, aunque corta de duración, fue presenciada por un número notable de invitados entre los cuales había los presidentes de las altas instituciones del Estado, los miembros del Gobierno, los expresidentes del mismo y algunos políticos históricos. También asistieron algunos miembros de la Familia Real, como es el caso de los reyes Juan Carlos y Sofía, de los Príncipes de Asturias, Felipe y Letizia y las Infantas Leonor, Sofía y Elena. Acudieron asimismo las hermanas del Rey, las Infantas Pilar y Margarita, el Infante Carlos y su esposa la princesa Ana de Francia, los Reyes de Grecia Constantino y Ana María y el nieto mayor de los Reyes de España, Felipe.

El acto se inició con la lectura del texto de la Ley Orgánica por parte de Jaime Pérez Renovales, subsecretario del Ministerio de la Presidencia. A continuación Juan Carlos I, firmó el contenido de la norma, atribución que tiene asignada por el artículo 91 de la Constitución española (CE). Seguidamente, fue el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el que estampó su rúbrica en el texto dado que por mandato constitucional (art. 56.3 CE) los actos del rey carecen de validez si no reciben el refrendo del jefe del Gobierno según lo establecido en el artículo 64 de la Constitución. Con este acto, se dio por promulgada la Ley y ordenada su publicación.

Como anécdota destacable, cabe mencionar que, al finalizar la firma del documento, el rey Juan Carlos se dirigió a su hijo, a quien cedió su asiento a modo de simbolizar la sucesión.

Publicación de la Ley Orgánica 3/2014, de 18 de junio[editar]

La ley fue publicada en el Boletín Oficial del Estado el jueves, 19 de junio de 2014, momento en que entró en vigor su contenido y por consiguiente se hizo efectiva la abdicación de Juan Carlos I de la Corona española.[40]

La sucesión en el trono siguió el orden de primogenitura y representación y llamó al príncipe de Asturias a suceder a su padre, de acuerdo con el artículo 57.1 de la Constitución española, al ser la persona que en el mismo grado de sucesión era el más próximo al rey, y en el mismo grado, era el único varón.

Aforamiento exprés[editar]

A principios de junio se aborda el último punto (y uno de los más importantes) de la hoja de ruta de Spottorno: el aforamiento de Juan Carlos tras perder la inviolabilidad. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, había tenido la idea de incluir el nuevo estatus jurídico del rey saliente dentro de una ley que ya estuviera en curso, para así poder sacarla adelante sin problemas. La burocracia del Estado se puso manos a la obra y, para que el movimiento resultara más efectivo, la bautizó con un nombre tan largo como impreciso: «Ley Orgánica 4/2014, de 11 de julio, complementaria de la Ley de racionalización del sector público y otras medidas de reforma administrativa por la que se modifica la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial».[41][10]​ Dos enmiendas incluidas en esa oscura ley de racionalización del sector público protegerían a partir de entonces a Juan Carlos I bajo el manto del Tribunal Supremo. Si bien solo recibió el apoyo a favor del Partido Popular, la ley fue aprobada y llegó a tiempo para que las demandas de paternidad de Albert Solà y de Ingrid Sartiau, recurrentes en diversos juzgados ordinarios españoles tiempo atrás, fueran archivadas definitivamente.

Este mismo instrumento jurídico protegería también en lo sucesivo a las dos reinas, Sofía y Letizia, y a la heredera, la Princesa de Asturias.Proclamación de Felipe VI

Proclamación del nuevo rey[editar]

Al abdicar el rey, hereda la jefatura de Estado el primógenito varón, siendo en este caso el entonces príncipe de Asturias Felipe. La proclamación del nuevo monarca bajo el nombre de Felipe VI tuvo lugar el 19 de junio de 2014.[42]​ Una vez investido rey, su primogénita, Leonor de Borbón, le sucedió como princesa de Asturias y se convirtió en la heredera directa más joven de Europa al ocupar el primer puesto en la línea de sucesión al trono.[43]​ Juan Carlos I no asistió a la proclamación de su hijo para, según un portavoz de la casa real, con el fin de «dar más protagonismo al nuevo rey».[44]

Mantenimiento de la agenda de Juan Carlos[editar]

Entre el 3 y el 8 de junio, Juan Carlos I concluyó su antepenúltima semana en el trono español. El miércoles 4 de junio, Juan Carlos recibió un homenaje de varios empresarios en un acto en el Palacio de El Pardo.[45]​ El mismo día presidió la tradicional Corrida de Beneficencia desde el Palco Real de Las Ventas.[46]​ Fue la última vez en que el rey ejerció esta presidencia, una vez anunciada su abdicación de la corona. El viernes 6 de junio, el expresidente de Gobierno español José María Aznar le despidió desde el Wall Street Journal[47]​ El domingo 8, se despidió de las Fuerzas Armadas como comandante en jefe,[48]​ con presencia de su Guardia Real, el Ejército de Tierra, el Ejército del Aire, la Armada y la Guardia Civil.

Al día siguiente, recibió al Presidente de México, Enrique Peña Nieto, a quien concedió el Collar de la Orden de Isabel la Católica.[49]​ El jueves 12, Juan Carlos recibió de Adolfo Suárez Illana el Collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro, concedido a su padre, el expresidente Suárez, a título póstumo.[50]​ El mismo día celebró su última audiencia con el presidente de la patronal catalana, Joaquin Gay de Montellá Ferrer-Vidal.[51]

La ley que autorizó la abdicación fue aprobada por las dos Cámaras parlamentarias y en presencia de las principales autoridades del Estado.

Finalmente, Juan Carlos I puso fin a su reinado con la sanción de la ley de abdicación.[52]​ Fue la última norma que rubricó y justamente la que puso fin a su reinado la tarde del 18 de junio. Desde la medianoche del 19 de junio, su hijo Felipe VI permanece como el nuevo monarca.

Reacciones[editar]

Movimiento en favor de la República o referéndum[editar]

El mismo día de la abdicación del rey Juan Carlos, partidos políticos republicanos, encuadrados en la izquierda política, como Podemos, Izquierda Unida y Equo pidieron públicamente la convocatoria de un referéndum vinculante para que los españoles decidieran si querían proseguir con una forma de gobierno monárquica o querían que se instaurase una república. Algunos sectores del PSOE, como Izquierda Socialista, se pronunciaron en el mismo sentido.[53]

También ese día, esos mismos partidos políticos, así como movimientos sociales contrarios a la monarquía, convocaron concentraciones a las ocho de la tarde[54]​ para reivindicar un referéndum vinculante o un proceso constituyente.[55]​ Las manifestaciones del día 2 se celebraron en decenas de ciudades españolas «sin incidentes» y en un «ambiente festivo» según El Mundo.[56]​ Los asistentes portaban la bandera tricolor y coreaban consignas como «España, mañana, será republicana», y «Felipe, querido, nadie te ha elegido», «los borbones, a las elecciones» (o también: «los borbones, a los tiburones»), exigiendo una «transición real sin rey». En Cataluña, cuyas manifestaciones fueron principalmente convocadas por Esquerra Republicana de Catalunya e ICV, ambos favorables al derecho de autodeterminación de Cataluña, se mostraron banderas catalanas independentistas y pancartas a favor de la secesión de Cataluña.[57][58][59]

Manifestación el 2 de junio en la Puerta del Sol de Madrid

La manifestación republicana en Madrid, que tuvo lugar en la Puerta del Sol, fue probablemente la más numerosa, llegando a reunir a cerca de 10 000 personas (según cifras de la policía) y unas 20 000 según algunos medios de prensa.[60]​ También se produjeron manifestaciones en Cataluña, convocadas principalmente por ERC, como en Barcelona, donde se congregaron unos 5000 asistentes en la Plaza de Cataluña. Esquerra Republicana de Catalunya llamó a todos los catalanes partidarios de una República catalana independiente a salir a las plazas de sus respectivos ayuntamientos, para apoyar la secesión de Cataluña.[59][61]Valencia[62]​ y Alicante[63]​ también fueron escenario de concentraciones muy concurridas. En Galicia hubo concentraciones en varias ciudades, convocadas, entre otros mencionados, por el Bloque Nacionalista Galego y Nós-Unidade Popular, ambos a favor de la independencia de Galicia; la mayor de ellas fue en Vigo. En las manifestaciones gallegas se observaron banderas independentistas gallegas y proclamas a favor de una República gallega independiente.[64][60][65]​ También se llevó a cabo una concentración con una asistencia cercana a las 2000 personas en Zaragoza. En Andalucía, las manifestaciones principales fueron en Sevilla (Plaza Nueva) y en Granada. En esta última ciudad se contabilizaron, según la policía local, unos 2000 asistentes en la Plaza de Mariana Pineda, aunque otras fuentes mediáticas varían esta cifra subiéndola a 3000 u 8000, y se entremezclaron banderas republicanas con banderas independentistas andaluzas. En esta ciudad se sustituyó la bandera constitucional de la plaza por una bandera republicana.[66][67][68]

En total se promovieron más de sesenta concentraciones en todo el territorio nacional y en ciertas capitales extranjeras, como París y Bruselas.

El sábado 7 de junio, se realizaron nuevamente manifestaciones en más de 40 ciudades españolas, reiterando la demanda de un referéndum para que los ciudadanos decidan entre Monarquía y República. La participación en estas convocatorias fue bastante menor que la que precedió el día 2.[69]​ Así mismo, al igual que sucedió en la anterior manifestación, en diferentes partes del Estado, se escucharon proclamas a favor de la independencia de sus respectivos territorios.[70][71][72]

Ambas manifestaciones quedaron lejos, en cuanto a participación, de otras convocatorias a favor de la república desde la restauración de la monarquía.[73]

Manifestaciones a favor de la monarquía[editar]

Partidarios de la Monarquía como modelo de Estado hicieron un llamamiento a manifestarse el día 6 de junio en diversos puntos de la geografía española, como Madrid o Sevilla, a las 8 de la tarde.[74][75]​ La citación fue hecha en respuesta a otras manifestaciones republicanas programadas. Además, particularmente, en Sevilla confluyeron a las vez dos grupos de manifestantes: republicanos y promonárquicos, reuniéndose en la capital hispalense unas 200 personas a favor de la actual forma de Estado; siendo este número menor que el que reunió su contraparte disconforme.[76][77]

Redes sociales[editar]

Una hora después del anuncio, la abdicación ocupaba los diez primeros trending topic de España en Twitter.[78]​ Asimismo, el 3 de junio los hashtag #ElReyAbdica, #VivaElRey, #FelipeVI, #ReyFelipeVI, #JuanCarlos, #ElRey, #Borbones o #IIIRepública continuaban ocupando los primeros puestos entre los más usados por la comunidad tuitera.[79]

Revistas satíricas[editar]

Varios dibujantes de la revista satírica El Jueves dimitieron tras acusar de autocensura a la empresa Grupo RBA, dueña de la revista. La empresa editora de la revista, según los dibujantes, se negó tanto a ilustrar la portada con dibujos de la Casa Real como a mentar temas relacionados con la monarquía y acusaron a la empresa de destruir 60 000 ejemplares ya impresos con una portada que hacía referencia a la abdicación para sustituirlos por otros con portada de diferente temática. Fuentes oficiales de la revista negaron esa acusación, manifestando literalmente que la portada publicada «era la prevista y el lunes se intentó cambiar» y que «no fue posible por tiempo, porque no se podía esperar más y había que imprimir», afirmando que «no estamos secuestrados y el tema de la abdicación se trata en páginas interiores», precisando que incluso se había retrasado la publicación de la revista «por haber añadido nuevas páginas sobre la abdicación».[80][81][82][83]​ Dichos dibujantes publicaron el 18 de junio, el día anterior a la coronación de Felipe VI, un cómic digital especial para la ocasión llamado Orgullo y satisfacción.[84]

Encuestas[editar]

Entretanto, una encuesta realizada por la empresa de sondeos de opinión Metroscopia para el diario El País ha revelado que, si bien el príncipe Felipe de Borbón goza de mayor aprobación que el rey Juan Carlos, obteniendo una nota de 7,3 sobre 10, la mayoría de los españoles (62 %) desea que en algún momento haya una consulta para decidir sobre la forma de Estado. La misma encuesta refleja que la mayoría de los entrevistados, casi un 50 %, estarían a favor de la continuidad de la monarquía encarnada en Felipe VI, frente a un 36 % que estarían en contra.[85]

Otra encuesta realizada por la La Sexta reveló que el 53,1 % de los españoles es favorable a la continuidad de la monarquía frente a un 36 % que se decanta por la república; asimismo el 63,1 % esta a favor de que el príncipe Felipe herede la corona frente al 32 % que está en contra.[86]​ Una encuesta realizada por el diario El Mundo, muestra que la abdicación ha mejorado la imagen de la Corona, pasando de un apoyo del 49,9 % a un 55,7 % a favor de la continuidad de la institución monárquica. Así mismo la encuesta muestra un aumento y apoyo entre los diferentes votantes de los distintos partidos políticos hacia la Corona: aumentando del 77,7 % al 80,3 % entre los votantes del PP, del 45,2 % al 52,7 % entre los votantes del PSOE y del 14,1 % al 22,6 % entre los votantes de IU.[87]

Una encuesta realizada por TNS Demoscopia para Antena 3 revela que dos de cada tres ciudadanos creen que la abdicación se ha realizado en un momento oportuno, y el 60 % apoya la proclamación del príncipe Felipe como nuevo rey.[88]

Los españoles, como las personas más cercanas al rey Juan Carlos, consideraron mayoritariamente que su decisión de abdicar la Corona era ya conveniente. Un 76 % y, además, elevando su grado de apoyo a la Monarquía (56 %) reconoció como su forma de Estado para España. De hecho, en referéndum, esta opción habría ganado por 20 puntos a la republicana.[87]​ Desde entonces, en cualquier caso, el apoyo a la monarquía no ha dejado de caer sostenidamente, mostrando algunas encuestas un apoyo a la causa republicana mayor que a la monárquica a partir de 2020.[89][90][91][92]

Consecuencias[editar]

Pérdida de inviolabilidad[editar]

Con la pérdida de la Corona y de la Jefatura del Estado, de acuerdo al ordenamiento jurídico actual, Juan Carlos I perdería la inviolabilidad inherente a su cargo a partir del instante mismo de su abdicación, y podría ser juzgado por cualquier delito, como el resto de ciudadanos españoles.[93]​ Grupos de izquierdas y de ultraderecha, así como particulares, expresaron su intención de plantear demandas judiciales contra Juan Carlos I.[94]

Diversos juristas han señalado que la inviolabilidad se perderá de cara al futuro, no con respecto a sus 39 años de reinado, puesto que la constitución garantiza a todos los españoles la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables de derechos individuales.[95][96]

El gobierno tiene la intención de que Juan Carlos adquiera la condición de aforado con la promulgación de la Ley Orgánica del Poder Judicial, actualmente en tramitación, y que preveía en sus primeros borradores solo el aforamiento de la reina y de los príncipes de Asturias, pero no el de los padres del rey. También se fijará mediante real decreto el estatus de tratamiento que recibirá Juan Carlos, así como el correspondiente recibimiento protocolario.[97]

Juan Carlos y Sofía tendrían el título de rey y reina con carácter honorífico, gracias a un real decreto que aprobó el Gobierno para modificar el que regula el régimen de títulos, tratamientos y honores de la familia real y de los regentes. En palabras de la vicepresidenta y portavoz de Gobierno, Soraya Saenz de Santamaría, este real decreto se ha realizado «siguiendo precedentes históricos y los ejemplos de otras monarquías».[98][99]

Fuentes[editar]

Notas[editar]

  1. Visto con retrospectiva, Zarzalejos sospecha que había sido utilizado como ariete de una «operación de simulación» puesta en marcha por el jefe de la Casa del Rey para que la idea de la abdicación fuera calando en la opinión pública. Así que, a la vista de lo que sucedió después, reflexiona, su crónica debería haberse titulado, en lugar de «El rey baraja ya la abdicación», «El entorno del rey baraja ya la abdicación».

Referencias[editar]

  1. Jefatura del Estado (19 de junio de 2014), Ley Orgánica 3/2014, de 18 de junio, por la que se hace efectiva la abdicación de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I de Borbón (Ley Orgánica 3/2014), pp. 46396-46398, consultado el 22 de octubre de 2021 .
  2. Artículo 57 de la Constitución española, consultado el 12 de octubre de 2022 .
  3. «Así será la proclamación de Felipe VI». El País. 12 de junio de 2014. 
  4. «Don Juan Carlos y Doña Sofía seguirán siendo Reyes». El Mundo. 13 de junio de 2014. 
  5. «Don Felipe será proclamado Rey el jueves 19 de junio». ABC. 5 de junio de 2014. 
  6. a b Quintáns, Rebeca (2016). «Recogiendo tempestades». Juan Carlos I: la biografía sin silencios (ePub). Madrid: Akal. ISBN 978-84-460-4313-3. 
  7. «La decadencia del rey y de su prestigio». El Diario. 5 de enero de 2014. 
  8. «El Rey de España pide disculpas». La Razón de Bolivia. 18 de abril de 2012. 
  9. a b c Romero, Ana (2015). «Un tesoro nacional». Final de partida: la crónica de los hechos que llevaron a la abdicación de Juan Carlos. Madrid: La Esfera de los Libros. ISBN 978-84-9060-382-6. 
  10. a b c d e Romero, Ana (2018). «1. El trono y la vida». El rey ante el espejo. Madrid: La Esfera de los Libros. ISBN 978-84-9164-221-3. 
  11. a b Cózar, Álvaro de (2020). «Una ley de un solo artículo (I)». XRey (pódcast). The Story Lab. 
  12. a b c Zarzalejos, José Antonio (2015). «El Rey y las líneas rojas». Mañana será tarde (ePub). Barcelona: Planeta. ISBN 978-84-08-14229-4. 
  13. Ortega Doltz, Patricia (2 de junio de 2014). «"Siempre dijo que moriría con la corona puesta"». El País. 
  14. Zarzalejos, José Antonio (22 de febrero de 2013). «El Rey baraja ya la abdicación». El Confidencial. Consultado el 25 de julio de 2022. 
  15. a b c Cózar, Álvaro de (2020). «XRey». Cap. 1: «Una ley de un solo artículo (primera parte)». The Story Lab (podcast). 
  16. Ekaizer, Ernesto (2021). «Abdicación de emergencia». El rey al desnudo: historia de un fraude. Barcelona: Penguin Random House. pp. 183-184. ISBN 978-84-666-7011-1. 
  17. Besson, Sylvain; Zumbach, Caroline. «Une enquête dévoile l’argent secret de l'ex-roi d'Espagne à Genève». Tribune de Genève (en francés). Consultado el 25 de julio de 2022. 
  18. Romero, Ana (2 de noviembre de 2015). «El dúplex del rey Juan Carlos y Corinna en los Alpes suizos». El Español. Consultado el 25 de julio de 2022. 
  19. Olmo, José María (1 de agosto de 2020). «El ático de Juan Carlos I: vistas a Hyde Park, dos plantas, sala de masaje y hall de escoltas». El Confidencial. Consultado el 25 de julio de 2022. 
  20. Bayo, Carlos Enrique. «Juan Carlos I utilizó Patrimonio Nacional para pagar lujos a sus amantes y los gastos de sus palacios, yates y viajes». Público. Consultado el 25 de julio de 2022. 
  21. Prieto, Carlos (8 de marzo de 2020). «El expediente Corinna: cómo el amor (al dinero) devoró al rey Juan Carlos». El Confidencial. Consultado el 25 de julio de 2022. 
  22. Portero, Pilar; Cañil, Ana (6 de marzo de 2013). «“Juan, o Corinna o Corona”». El HuffPost. Consultado el 25 de julio de 2022. 
  23. Montesinos, Pablo (2 de junio de 2014). «Rajoy hace una declaración institucional a las 10:30 de la mañana». Libertad Digital. 
  24. Zarzalejos, José Antonio (2 de junio de 2014). «El Rey abdica para salvar a la Monarquía de la crisis institucional». El Confidencial. 
  25. «La noticia de la abdicación del rey toma las portadas de los digitales en tiempo récord». lainformacion.com. 2 de junio de 2014. Archivado desde el original el 5 de junio de 2014. Consultado el 2 de junio de 2014. 
  26. «El Rey abdica». El País. 2 de junio de 2014. 
  27. «Mensaje de Su Majestad el Rey a los españoles». Casa Real. 2 de junio de 2014. Consultado el 2 de junio de 2014. 
  28. Consejo de Ministros de España (3 de junio de 2014). «Proyecto de Ley Orgánica por la que se hace efectiva la abdicación de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I de Borbón». El Mundo. 
  29. «Referencia del Consejo de Ministros del 3 de julio de 2014». Gobierno de España. 3 de junio de 2014. 
  30. «Referencia del Consejo de Ministros». El Mundo. 3 de junio de 2014. 
  31. Rayón, Fernando (11 de mayo de 2019). «Rubalcaba, ante la abdicación de Juan Carlos I: «Me viene fatal, pero contad conmigo»». La Razón. Archivado desde el original el 13 de mayo de 2019. Consultado el 8 de enero de 2022. 
  32. a b Cózar, Álvaro de (2020). «XRey». Cap. 2: «Una ley de un solo artículo (segunda parte)». The Story Lab (podcast). 
  33. «Diputados del PSOE piden formalmente libertad de voto ante la ley de abdicación». ABC. 4 de junio de 2014. Consultado el 8 de enero de 2022. 
  34. Sanz, Gabriel (10 de junio de 2014). «Rubalcaba irá mañana a la cita del Grupo Socialista para frenar a los «republicanos»». ABC. Consultado el 8 de enero de 2022. 
  35. «Los partidos presentan cinco enmiendas contra la ley de abdicación y piden un referéndum». RTVE. 11 de junio de 2014. 
  36. «El Congreso aprueba la ley de abdicación del rey Juan Carlos I con 299 votos a favor». RTVE. 11 de junio de 2014. 
  37. «Elorza, Gasulla y Vázquez rompen la unanimidad del PSOE en favor del relevo monárquico». ABC. 11 de junio de 2014. Consultado el 8 de enero de 2022. 
  38. «El Senado aprueba definitivamente y por amplia mayoría la ley de abdicación del rey». RTVE. 17 de junio de 2014. 
  39. «El Rey sanciona la ley orgánica de su abdicación en Felipe VI». El País. 18 de junio de 2014. 
  40. «Ley Orgánica 3/2014, de 18 de junio, por la que se hace efectiva la abdicación del Rey Juan Carlos I». Boletín Oficial del Estado. 19 de junio de 2014. 
  41. Jefatura del Estado (12 de julio de 2014), Ley Orgánica 4/2014, de 11 de julio, complementaria de la Ley de racionalización del sector público y otras medidas de reforma administrativa por la que se modifica la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial (Ley Orgánica 4/2014), pp. 54647-54652, consultado el 1 de enero de 2022 .
  42. «Mas asistirá a la coronación de Felipe VI». 7 de junio de 2014. 
  43. «Leonor, la hija del rey Felipe VI de España es la futura reina más joven de Europa». LaRed21. 8 de junio de 2014. 
  44. «Juan Carlos I no asistirá a la proclamación de su hijo Felipe VI, como rey de España». La Nación. 12 de junio de 2014. 
  45. «El mundo empresarial despide con un cálido homenaje a Juan Carlos I». El Día. 5 de junio de 2014. 
  46. «Juan Carlos I preside su última Beneficencia en el Palco Real». Mundotoro. 4 de junio de 2014. Archivado desde el original el 14 de junio de 2014. Consultado el 11 de junio de 2014. 
  47. «Aznar despide a Juan Carlos I desde el Wall Street Journal». El Plural. 6 de junio de 2014. «Señalado como una de las personas que ha empujado al monarca para que se marche, el expresidente habla de «trámite parlamentario» y «normalidad constitucional» pasando por alto la chapuza y las prisas de la abdicación ». 
  48. «El Rey Juan Carlos I se despide de las Fuerzas Armadas entre vítores y aplausos». Faro de Vigo. 9 de junio de 2014. 
  49. «Otorgó el rey Juan Carlos Collar de la Orden de Isabel la Católica al Presidente mexicano». El Sol de Tlaxcala. 10 de junio de 2014. 
  50. «Adolfo Suárez Illana devuelve al rey el Toisón de Oro de su padre». Radio Televisión Española. 12 de junio de 2014. 
  51. «El Rey celebra con Gay de Montellà su última audiencia como Jefe de Estado». Europa Press. 12 de junio de 2014. 
  52. Juan Carlos I pone fin a su reinado con la sanción de la ley de abdicación.
  53. Díez, Anabel; Gálvez, J.J. (2 de junio de 2014). «Las fuerzas de izquierda piden un referéndum sobre la monarquía». El País. 
  54. «Lara anuncia un "frente" por la República entre gritos de "¡Borbones a los tiburones!"». El Confidencial. 2 de junio de 2014. 
  55. El Rey abdica: Las fuerzas de izquierda piden un referéndum sobre la monarquía | Política | EL PAÍS
  56. Joaquín Vera, Rafael J. Álvarez y Quico Alsedo (3 de junio de 2014). «Decenas de miles de voces republicanas en las plazas». El Mundo. 
  57. periodismo digital
  58. «Partidos de izquierda convocan manifestaciones por la república». Archivado desde el original el 7 de junio de 2014. Consultado el 9 de junio de 2014. 
  59. a b ERC responde a la abdicación del Rey
  60. a b Piñol, Àngels; Sérvulo González, Jesús (2 de junio de 2014). «Miles de personas reclaman un referéndum sobre la Monarquía». El País. 
  61. Crónica global
  62. J. M. JÁTIVA / E. MOLTÓ / L. ORTEGA (2 de junio de 2014). «Miles de personas piden en la calle un referéndum por la república». El País. 
  63. EFE (2 de junio de 2014). «Una manifestación por la III República recorre las calles de Alicante». La Vanguardia. 
  64. Miles de personas salen a la calle en Galicia en favor de "un referéndum ya" y también por la "República gallega" Archivado el 14 de julio de 2014 en Wayback Machine.
  65. Paniagua, Ángel (2 de junio de 2014). «Manifestación en Vigo: entre independencia y república. Más de 4.000 personas se concentran ante el Marco». La voz de Galicia. Consultado el 3 de junio de 2014. 
  66. Tarde republicana en las principales capitales andaluzas
  67. Granada iza la bandera republicana
  68. Rodríguez, Pablo (2 de junio de 2014). «Ocho mil personas se manifiestan a favor de la República». Ideal (Granada). 
  69. Manifestaciones en varias ciudades españolas piden un referéndum sobre la Monarquía
  70. Miles de personas se movilizan por toda España para reivindicar la III República
  71. [http://www.lavozdegalicia.es/noticia/espana/2014/06/07/miles-personas-salen-calle-favor-republica-derecho-decidir/00031402167342952723718.htm Miles de personas salen a la calle a favor de la Rep�blica y el derecho a decidir]
  72. Vera, Joaquín; Román, Cristina (8 de junio de 2014). «MONARQUÍA Manifestaciones en más de 40 ciudades: miles de ciudadanos piden una consulta sobre la república». El Mundo. 
  73. Miles de manifestantes reclaman la república en decenas de ciudades
  74. «Monárquicos llaman a salir a la calle». ElComercio. 2 de junio de 2014. 
  75. «Monárquicos convocan manifestaciones el viernes 6». Lavozlibre. 2 de junio de 2014. 
  76. El Mundo, ed. (6 de junio de 2014). «La Plaza Nueva, escenario de dos manifestaciones simultáneas a favor y en contra de la Monarquía». 
  77. El Imparcial, ed. (6 de junio de 2014). «Manifestación en apoyo a la Monarquía: "Es un orgullo ser español"». 
  78. #ElReyAbdica corona las redes, en elmundo.es.
  79. «Felipe VI, Leti y III República, entre las principales tendencias de twitter». Agencia EFE. Consultado el 3 de junio de 2014. 
  80. Censuran una portada de el jueves
  81. Dibujantes de El Jueves se despiden tras la censura de la portada sobre el rey
  82. La revista que fue Jueves
  83. El Jueves retira 60.000 ejemplares con una portada sobre la abdicación del rey
  84. «Los humoristas que dejaron 'El Jueves' lanzan el cómic 'Orgullo y satisfacción'». rtve.es. 16 de junio de 2014. Consultado el 19 de junio de 2014. 
  85. Garea, Fernando (7 de junio de 2014). «La mayoría de españoles desea una consulta sobre el modelo de Estado». El País. Consultado el 26 de julio de 2022. 
  86. Uriel, Mónica (6 de junio de 2014). «Un 53% españoles prefieren la monarquía». Ansalatina (ansa.it). Archivado desde el original el 7 de junio de 2014. Consultado el 26 de julio de 2022. 
  87. a b Cruz, Marisa (9 de junio de 2014). «La Corona gana apoyo y el 73% cree que Felipe VI será buen Rey». El Mundo. Consultado el 26 de julio de 2022. 
  88. «Unas 2.000 personas piden en Madrid un referéndum sobre la monarquía». www.antena3.com. 7 de junio de 2014. Consultado el 26 de julio de 2022. 
  89. «Un 40,9% de la población votaría por la República y un 34,9% a favor de la monarquía en caso de referéndum». El Salto. Consultado el 26 de julio de 2022. 
  90. Bayo, Carlos Enrique. «Sondeo | Los españoles prefieren república a monarquía por una mayoría absoluta». Público. Consultado el 26 de julio de 2022. 
  91. Romero, Alexis. «Un 39,4% de los españoles votaría por la república en un referéndum frente a un 31% que apoyaría la monarquía». Público. Consultado el 26 de julio de 2022. 
  92. «La República (51,7%) adelanta a la Monarquía (44,3%) como Jefatura de Estado preferida en la encuesta de febrero de Electomanía». Tercera Información. 9 de febrero de 2022. Consultado el 26 de julio de 2022. 
  93. Ellakuría, Iñali (3 de junio de 2014). «El Rey perderá su inviolabilidad tras la abdicación pero puede pasar a ser aforado». La Vanguardia. Consultado el 26 de julio de 2022. 
  94. «Un abogado se querella en la Audiencia Nacional contra el Rey por el 23-F al entender que ya no es inviolable». Europa Press. 3 de junio de 2014. 
  95. Clemente, Enrique (4 de junio de 2014). «Don Juan Carlos no podrá ser imputado por actos de su reinado». La Voz de Galicia. Consultado el 26 de julio de 2022. 
  96. «El rey perderá la inviolabilidad, pero será aforado». 20minutos.es. 4 de junio de 2014. Consultado el 5 de junio de 2014. 
  97. Cruz, Marisa (4 de junio de 2014). «El Rey Juan Carlos perderá su blindaje judicial durante meses». El Mundo. Consultado el 5 de junio de 2014. 
  98. «El rey y la reina seguirán siendo rey y reina». ElHuffPost. 12 de junio de 2014. Consultado el 26 de julio de 2022. 
  99. «Aprobado el real decreto por el que don Juan Carlos mantendrá el uso honorífico de Rey». Expansión (periódico). 13 de junio de 2014. Consultado el 26 de julio de 2022. 

Enlaces externos[editar]

Video externo
Mensaje de Su Majestad el Rey a los españoles en YouTube.
Ceremonia solemne de abdicación de SM el Rey Don Juan Carlos l en YouTube.
Atención: estos archivos están alojados en un sitio externo, fuera del control de la Fundación Wikimedia.