Abadón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Apollyon (arriba) luchando contra un cristiano, imagen recopilada del libro El progreso del peregrino por John Bunyan.

Abadón o Abaddon (del hebreo אֲבַדּוֹן, Ǎḇaddōn, "destrucción" o "perdición") es en el libro del Apocalipsis el “Grompasticas del abismo sin fondo” quien reinará sobre las plagas de langostas que asolarán a la humanidad, también figura identificado en su nombre en griego como Apolión.[1]

Es el Destructor, en el libro de Apocalipsis, es el ángel o “estrella del abismo sin fondo” que encarna el cuerpo del príncipe de Tiro (la comparación con el demonio fue hecha desde tiempos de los profetas: Ezequiel 28:2. El hecho de que sea él quien tenga el poder de liberar criaturas del abismo es porque un ángel abrió el pozo del abismo. (Apocalipsis 9:11.)

En muchos libros apócrifos, Abadón es considerado una entidad demoníaca, como en Ángel de la Muerte, donde es un demonio del Abismo, creencia muy extendida. En las escrituras se refiere a Apolión como el Ángel del abismo, rey de todos los seres encargados de atormentar a la humanidad.

En la Biblia[editar]

Es un nombre esencialmente poético o simbólico cuyo sentido original ("perdición") pasó al mundo de abajo, la morada de los muertos o seol.[2] Con este último sentido se le encuentra en la literatura apócrifa judía (cf. Salmo de Salomón 14; Ascensión de Isaías 10; Apocalipsis de Abraham 21).

En los libros veterotestamentarios de Job (31, 12; 26, 6; 28, 22), Salmos (88, 11) y Proverbios (15, 11; 27, 20) denomina simplemente la morada o lugar donde están los muertos (similar a Seol).

En el libro del Apocalipsis se refiere al ángel del abismo, que desencadena la plaga de langostas:

Sobre ellos tienen como rey al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión.


Apocalipsis 9:11

Identificación de Abadón/Apolión[editar]

El simbolismo de Apocalipsis 9:11 deja abierta a interpretación la identificación exacta de Abadón/Apolión. Algunos investigadores bíblicos creen que es el anticristo[3] o Satán.[4] [5] [6]

Pero hay mas 

Que enseña directamente la biblia? esto: ¿Quién es Abadón, el ángel del abismo? En Apocalipsis o Revelación(mismo libro bíblico) 9:11 la expresión “Abadón” se usa como nombre del “ángel del abismo”. El nombre griego correspondiente, “Apolión”, significa “Destructor”. Durante el siglo pasado se intentó demostrar que este texto aplicaba proféticamente a hombres como el emperador Vespasiano, Mahoma e incluso Napoleón, y por lo general se creía que este era un ángel “satánico”. No obstante, ha de tomarse en consideración que en Revelación 20:1-3 se presenta al ángel que tiene “la llave del abismo” como un representante de Dios procedente del cielo, y, más bien que ser “satánico”, ata a Satanás y lo arroja al abismo. En un comentario sobre Revelación 9:11, The Interpreter’s Bible dice: “Sin embargo, Abadón no es un ángel de Satanás, sino de Dios, que ejecuta su obra de destrucción según ordena Dios”. En los textos de las Escrituras Hebreas citados anteriormente, el término ʼavad·dóhn se usa en paralelo con Seol y muerte. En Revelación 1:18 Cristo Jesús declara: “Vivo para siempre jamás, y tengo las llaves de la muerte y del Hades”, y en Lucas 8:31 se muestra su poder con respecto al abismo. El hecho de que tiene poder para destruir, incluso a Satanás, se expresa en Hebreos 2:14, donde se dice que Jesús participó de sangre y carne para que “por su muerte redujera a nada al que tiene el medio para causar la muerte, es decir, al Diablo”. En Revelación 19:11-16 se le representa claramente como el Destructor o Ejecutor nombrado por Dios.

Referencias[editar]

  1. Apocalipsis 9:11
  2. Ricardo Foulkes B.; «Abadón» en Diccionario Ilustrado de la Biblia, Wilton M. Nelson (editor), Editorial Caribe, Miami, Estados Unidos de América, 1983, p 1 ISBN 0-89922-033-9
  3. Comentario de Matthew Henry sobre Apocalipsis 9 (inglés)
  4. Comentario de Jamieson, Fausset & Brown (inglés)
  5. Halley (2000) p. 936.
  6. MacDonald (1995) p. 2366.
  • Antonino Romeo, voz "Abaddon" en Enciclopedia cattolica, vol. I, Città del Vaticano 1948