La Última Cena

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Última cena»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Grupo escultórico de La última cena durante la procesión del Viernes Santo, en Qormi (Malta).
La última cena, de Juan de Juanes, c. 1562, óleo sobre tabla, 116 × 191 cm, Museo del Prado, Madrid.
La última cena representada en taracea de pietre dure (arte lapidario u opus sectile). Capilla de la Villa Melzi, Bellagio, Italia (siglo XIX).

La última cena[1]​ es la comida final que, en los relatos evangélicos, Jesús compartió con sus apóstoles en Jerusalén antes de su crucifixión.[2]​ La última cena es conmemorada por los cristianos, especialmente el Jueves Santo.[3]​ La última cena provee de base bíblica a la eucaristía, también conocida como "sagrada comunión" o la "cena del Señor".[4]

La Primera carta de Pablo a los corintios menciona la última cena. Los cuatro evangelios canónicos afirman que tuvo lugar en la semana de la Pascua, días después de la entrada triunfal en Jerusalén y poco antes de que Jesús fuese crucificado esa misma semana.[5][6]​ Durante la comida, Jesús predijo que iba a ser traicionado por uno de los apóstoles presentes y que, antes de la mañana siguiente, Pedro iba a negar tres veces haberle conocido.[5][6]

Los tres evangelios sinópticos y la Primera carta de Pablo a los corintios incluyen la narración de la institución de la eucaristía, en la cual Jesús tomó pan, lo rompió y lo dio a los otros diciendo que era su "cuerpo" (los apóstoles no son mencionados explícitamente en la carta).[5][6]​ El Evangelio de Juan no narra este hecho, pero cuenta que Jesús lavó los pies de los apóstoles (Juan 13:1-15) dando un mandamiento nuevo: "amaos los unos a los otros como yo os he amado" (Juan 13:33-35). Juan también relata un discurso de despedida, en el que llama a los apóstoles "amigos y no siervos", a medida que los prepara para su partida (Juan 14-17).[7][8]

Algunos académicos han considerado que la última cena es la fuente de las primeras tradiciones eucarísticas cristianas.[9][10][11][12][13][14]​ Otros han visto el relato de la última cena como algo derivado de la práctica eucarística del siglo I.[10][15][16][17]

Terminología[editar]

El término "última cena" no aparece en el Nuevo Testamento,[18][19]​ pero tradicionalmente muchos cristianos lo usan para referirse a ese evento.[19]​ Muchos protestantes usan el término "cena del Señor", argumentando que la palabra "última" sugiere que esta fue una de varias cenas y no la cena.[20][21]​ El término "cena del Señor" hace referencia tanto al evento bíblico como al acto de la "sagrada comunión" y la celebración eucarística (de "acción de gracias") dentro de su liturgia. Los protestantes evangélicos también usan el término "última cena", pero la mayoría no usan el término "eucaristía" ni el de "sagrada comunión".[22]

La Iglesia ortodoxa usa el término "cena mística" para referirse tanto al evento bíblico como al acto de celebración eucarística dentro de la liturgia.[23]

Base bíblica[editar]

La última cena que Jesús compartió con sus apóstoles es descrita en los cuatro evangelios canónicos (Mateo 26:17–30, Marcos 14:12–26, Lucas 22:7–39 y Juan 13:1–17:26) dentro de la semana de la Pascua.[6]​ La última cena probablemente fue un recuento de los eventos de la última comida de Jesús entre la comunidad cristiana primitiva, y se convirtió en un ritual que relataba esa comida.[24]

La Primera carta de Pablo a los corintios (1 Corintios 11:23–26), que probablemente fue escrito antes de los evangelios, incluye una referencia a la última cena pero enfatiza la base teológica en lugar de dar una descripción detallada del evento o su trasfondo.[5]

La narración general que se comparte en todos los relatos de los evangelios canónicos es que después de la entrada triunfal en Jerusalén y los encuentros con varias personas y los ancianos judíos, Jesús y sus discípulos comparten una comida. Después de la comida, Jesús es traicionado, arrestado, juzgado y luego crucificado.[5][6]

Son eventos clave en la cena la preparación de los discípulos para la partida de Jesús, las predicciones sobre la traición inminente a Jesús y la predicción de las cercanas negaciones de Jesús por parte del apóstol Pedro.[5][6]

En Mateo 26:24–25, Marcos 14:18–21, Lucas 22:21–23 y Juan 13:21–30, durante la comida, Jesús predijo que uno de los apóstoles presentes lo traicionaría.[25]

Los relatos de los tres evangelios sinópticos describen la última cena como una cena de Pascua.[26]

La institución de la eucaristía está registrada en los tres evangelios sinópticos y en la Primera epístola de Pablo a los corintios. Hay registro de la celebración de la eucaristía por parte de la comunidad cristiana primitiva en Jerusalén.[7]

Las palabras de Jesús en la institución de la eucaristía difieren ligeramente en cada relato. Además, Lucas 22:19b–20 es un texto en disputa que no aparece en algunos de los primeros manuscritos de Lucas. Algunos académicos, por lo tanto, creen que es una interpolación, mientras que otros han argumentado que es original.[27][28]

En Mateo 26:33–35, Marcos 14:29–31, Lucas 22:33–34 y Juan 13:36–8, Jesús predice que Pedro negará conocerlo, afirmando que Pedro lo repudiará tres veces antes de que cante el gallo a la mañana siguiente. Los tres evangelios sinópticos mencionan que después del arresto de Jesús, Pedro negó conocerlo tres veces, pero después de la tercera negación, escuchó el canto del gallo y recordó la predicción cuando Jesús se volvió para mirarlo. Pedro entonces se puso a llorar amargamente.[29][30]

En Juan 13 se incluye el relato del lavado de los pies de los Apóstoles por Jesús antes de la comida.[31]

En el Evangelio de Juan, tras la partida de Judas de la última cena, Jesús dice a los otros apóstoles que estará con ellos por poco tiempo. Luego les da un mandamiento nuevo, diciendo[32][33]​ en Juan 13:34–35: "Un mandamiento nuevo os doy: amaos los unos a los otros como yo os he amado, así debéis amaros los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os amáis unos a otros". Dos declaraciones similares también aparecen más adelante en Juan 15:12: "Mi mandamiento es este: Amaos los unos a los otros como yo os he amado", y en Juan 15:17: "Este es mi mandamiento: Que os améis los unos a los otros".[33]

En el Evangelio de Juan, Jesús da un extenso sermón a sus discípulos (Juan 14–16) que se asemeja a los discursos de despedida llamados testamentos, en los que un padre o líder religioso, a menudo en el lecho de muerte, deja instrucciones para sus hijos o seguidores.[34]​ Este sermón se conoce como el discurso de despedida de Jesús e, históricamente, ha sido considerado una fuente de doctrina cristiana, particularmente sobre el tema de la cristología. Juan 17:1-26 ha sido llamado también la "oración de despedida" o la "oración del sumo sacerdote", dado que es una intercesión por la Iglesia venidera.[35]​ La oración comienza con la petición de Jesús de su glorificación por el Padre, dada la culminación de su obra, y continúa con una intercesión por el éxito de las obras de sus discípulos y de la comunidad de sus seguidores.[35]

En el libro del Génesis se produce una escena en la cual Abrán es bendecido por un rey-sacerdote llamado Melquisedec que le trae pan y vino, los mismos productos ofrecidos por Jesús en la última cena. La Carta de Pablo a los hebreos dice que Jesús es el sumo sacerdote nombrado directamente por Dios, al igual que Melquisedec (Hebreos 5:6-10 y 6:20). Jesús era de la tribu de Judá, a diferencia de los sacerdotes israelitas, que eran provenientes de la tribu de Leví.[36][37]

Fecha[editar]

Los historiadores estiman que la fecha de la crucifixión tuvo lugar entre el 30 y el 36 d.C..[38][39][40]Isaac Newton y Colin Humphreys descartaron los años 31, 32, 35 y 36 por motivos astronómicos, dejando el 7 de abril del 30 d. C. y el 3 de abril del 33 d. C. como posibles fechas de la crucifixión.[41]

La tradición de la Iglesia del Jueves Santo asume que la Última Cena se llevó a cabo la noche anterior al día de la crucifixión (aunque, estrictamente hablando, en ningún evangelio se dice inequívocamente que esta comida tuvo lugar la noche anterior a la muerte de Jesús).[42]

Los tres evangelios sinópticos hablan de que la última cena fue una cena de Pascua, mientras que el de Juan dice que fue antes de la Pascua (Juan 13:1 y 18:28).

Históricamente, ha habido varios intentos de reconciliar los relatos de los tres evangelios sinópticos con el de Juan, alguno de los cuales son indicados en la Enciclopedia Católica por Francis Mershman en 1912.[43]

Desde 1953 Annie Jaubert, basándose en el Libro de los Jubileos, argumentó que había dos fechas de fiesta de Pascua: mientras que el calendario lunar judío oficial tenía la Pascua comenzando un viernes por la noche en el año en que Jesús murió, también se usó un calendario solar, por ejemplo por la comunidad esenia en Qumran, que siempre tenía la fiesta de la Pascua comenzando un martes por la noche. Según Jaubert, Jesús habría celebrado la cena de Pascua el martes, y las autoridades judías tres días después, el viernes. Jaubert añade que en la Didascalia de los Apóstoles, un texto del siglo III, se establece el martes como el día de la última cena de Jesús. Posteriormente, habría tenido lugar el proceso a Jesús, que habría durado hasta que fue crucificado el viernes.[44]

Para Juan, la cena de Pascua era aquel año el viernes por la noche. Esto significa que Jesús habría muerto a la par que se sacrificaban en el templo los corderos pascuales que iban a consumirse en la cena.[44]​ La cena de Pascua cayó el viernes por la noche el 7 de abril del 30 y el 3 de abril del 33.[45]

En una homilía de 2007 Benedicto XVI consideró "probable" que Jesús tomase la Pascua basándose en el calendario de Qumran.[26]​ Posteriormente, en su libro «Jesús de Nazaret: desde la entrada en Jerusalén hasta la Resurrección», de 2011, consideró la más precisa de las soluciones ideadas hasta entonces la propuesta de John P. Meier, basada en el Evangelio de Juan.[46]

Lugar[editar]

En el Nuevo Testamento se habla de una mujer llamada María, madre de Juan, de sobrenombre Marcos, que puso su hogar a disposición de los cristianos (Hechos 12:12). Según dice Jerónimo de Estridón, las mujeres judías podían servir con sus bienes y ocuparse del alimento de los rabinos judíos. Se ha especulado con que la última cena fuese en casa de esta mujer, y que esta fuese la madre del entonces joven Marcos evangelista.[47][48]

Según la tradición cristiana, la última cena tuvo lugar en el Cenáculo, una estancia situada en el Monte Sión de Jerusalén. Según Cirilo de Jerusalén (siglo IV) en este sitio tuvo también lugar la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles en Pentecostés.[49]

Teología[editar]

Tomás de Aquino veía Dios Padre, a Jesús y al Espíritu Santo como profesores y maestros que proveían de lecciones, a veces con el ejemplo. Para Tomás de Aquino, la última cena y la cruz forman la cumbre de la enseñanza de que el reino fluye de la gracia intrínseca, más que del poder externo.[50]​ Para Tomás de Aquino, en la Última Cena, Cristo enseñó con el ejemplo, mostrando el valor de la humildad (como se refleja en la narración del lavado de pies de Juan) y el sacrificio personal, en lugar de exhibir poderes externos y milagrosos.[51][52]

Tomás de Aquino afirmó eso en base a Juan 15:15 (en el discurso de despedida) en el cual Jesús dice: "Ya no os llamaré siervos [...] os he llamado amigos". Aquellos que son seguidores de Jesús y participan en el sacramento de la eucaristía pasan a ser sus amigos, como los reunidos en la mesa de la Última Cena.[51][52][53]​ Para Tomás de Aquino, en la última cena Jesús hizo la promesa de estar presente en el sacramento de la eucaristía, y estar con aquellos que toman parte en ella, al igual que estuvo con sus discípulos en la última cena.[54]

Los judíos tomaban en la cena de Pascua un cordero y pan sin levadura. Jesús es llamado por Juan el Bautista "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29) y es llamado por el evangelista Juan "cordero" en el libro del apocalipsis 28 veces. El libro de los Hechos de los Apóstoles aplica a Jesús la frase de Isaías "como cordero llevado al matadero" (Isaías 53:7 y Hechos 8:32 y siguientes). En la última cena Jesús dice que el pan que comparte con sus discípulos es su carne y el vino su sangre. Según Scott Hahn "la presencia de un joven cordero sin defecto durante la última cena es, en cierto sentido, irrelevante. Ahí estaba el cordero de Dios, por lo que la obligación pascual quedaba cumplida de modo más perfecto y apropiado".[55]

En la pascua judía se toman cuatro copas de vino.[56]​ La tercera copa se toma al final de la comida y la cuarta después de cantar los salmos. Según Scott Hahn, Jesús instituyó la eucaristía con la tercera copa. Luego cantaron los salmos preceptivos y fueron al huerto de los olivos, donde Jesús oró tres veces pidiendo a Dios que le apartara de "este cáliz". La siguiente vez que Jesús bebe vino es cuando, en la cruz, le dan a beber vino agrio (o vinagre) con una esponja puesta en un hisopo, que es la misma planta prescrita para rociar la sangre del cordero pascual (Éxodo 12:22). Aquí, Scott Hahn ha considerado que Jesús toma la cuarta copa.[55]

Juan Calvino creía solo en dos sacramentos, el Bautismo y la "Cena del Señor" (es decir, la Eucaristía). Por lo tanto, su análisis de los relatos evangélicos de la última cena fue una parte importante de toda su teología.[57][58]​ Calvino relacionó los relatos de los evangelios sinópticos de la última cena con el discurso del pan de vida en Juan 6:35, donde se dice: "Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre".[58]

Calvino también creía que los actos de Jesús en la última cena debían seguirse como ejemplo, afirmando que así como Jesús dio gracias al Padre antes de partir el pan (1 Corintios 11:24) aquellos que van a la "Mesa del Señor" para recibir el sacramento de la Eucaristía deben dar gracias por el "amor ilimitado de Dios" y celebrar el sacramento con alegría y acción de gracias.[58]

Celebraciones religiosas[editar]

Muchas denominaciones cristianas clasifican como un sacramento el consagrar el pan y el vino y participar en su distribución entre los fieles. Este rito, conocido como eucaristía se realiza de forma semanal, mensual o anual, dependiendo del tipo de credo. Algunas iglesias protestantes (aunque no todas) prefieren llamarlo ordenanza, y lo ven no como un canal específico de gracia divina sino como una expresión de fe y de obediencia a Cristo.

Iglesia católica[editar]

Para la Iglesia católica, en la última cena Jesús instituyó dos de los siete sacramentos: la eucaristía y el orden sacerdotal.[59]​ Para Juan Pablo II los apóstoles fueron entonces nombrados sacerdotes del Nuevo Testamento.[60]​ Los católicos celebran la última cena el Jueves Santo. En la misa de este día, el sacerdote lava los pies a doce fieles.[59]

El Catecismo de la Iglesia católica dice, respecto a la eucaristía:[61]

La eucaristía es "fuente y culmen de toda la vida cristiana". "Los demás sacramentos, como también todos los ministerios eclesiales y las obras de apostolado, están unidos a la eucaristía y a ella se ordenan. La sagrada eucaristía, en efecto, contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua"

El obispo católico Manuel González García describe así la relación entre la última cena, la cruz y la misa:[62]

El sacrificio de la última cena, el de la cruz y el de la misa no son tres sacrificios, sino uno solo, o tres oblaciones reales de una sola inmolación: la cena es la oblación real de Cristo que se ha de inmolar; la Cruz es la oblación real de Cristo inmolándose; la misa es la oblación real de Cristo inmolado.

Testigos de Jehová[editar]

Los Testigos de Jehová celebran el aniversario de “la cena del Señor” o la “última cena” exclusivamente el día que corresponda al 14 de Nisán en el calendario judío, fecha en que lo hizo Jesús luego de celebrar la pascua judía.[63]​ Esta reunión es conocida como Conmemoración de la muerte de Cristo.

A diferencia de otros grupos religiosos, los Testigos de Jehová no realizan actividades ni procesiones durante varios días de la semana y simplemente se recuerda la muerte de Jesús.[64]​ Para los miembros de esta organización religiosa, esta es la reunión más importante del año.[65]​ Durante la ocasión, se presenta un discurso tras lo cual se comienza la "celebración" al pasar entren los presentes los emblemas, pan ácimo (sin levadura) y vino tinto natural o sin aditivos.[66]​ Usualmente, quienes son considerados como parte de "los ungidos" (o elegidos para ir al cielo) son los únicos que participan de comer del pan y beber del vino.[67]​ El resto de los presentes, llamados las «otras ovejas» (con esperanza de vivir en la tierra), solo son observadores.[68]

Iconografía[editar]

Talla del retablo de la Santa Sangre de la iglesia de Santiago de Rothenburg ob der Tauber, Tilman Riemenschneider, 1500-1505.
Grupo escultórico de la última cena en el nivel inferior de la fachada de la Pasión del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia (Barcelona), de Josep Maria Subirachs, 1986.
Detalle de las puertas Norte del baptisterio de Florencia, de Ghiberti (1403-1424).

El tema ha sido tratado en todo tipo de soportes por el arte cristiano. La obra más difundida es el mural de Leonardo da Vinci (refectorio de Santa Maria delle Grazie, Milán, (1494-1497). Se encuentra en la pared sobre la que se pintó originalmente. Leonardo escogió representar el momento posterior al anuncio de Cristo de que uno de los presentes lo traicionará, cuando todos se preguntan «¿Soy yo, Señor?». Separándose de la iconografía de otras obras renacentistas, no representa a Judas delante de la mesa, sino incluido entre los demás apóstoles; y en lugar de representar a Jesucristo integrado en el grupo, con Juan en su regazo, Leonardo opta por aislar su figura en el centro y agrupar a los apóstoles de tres en tres, caracterizando a cada uno de ellos a través de su actitud y movimiento. En una posible referencia a El Banquete de Platón (y, en su época, a De Amore, del neoplatónico Marsilio Ficino), estructuró a los apóstoles en cuatro tríadas, de las cuales las dos del extremo luminoso (a la derecha) corresponden a tríadas platónicas, significando la primera que el Amor es el Deseo de la Belleza, que se perfecciona en Dios.

La última cena de Leonardo.

Cenacolo, en plural cenacoli (en italiano "cenáculo" —el lugar de Jerusalén donde se celebró la última cena—), es el término utilizado en Italia para designar determinados espacios arquitectónicos, donde se representa ese tema pictórico, muy habitualmente refectorios (comedores) de conventos. La coincidencia entre el uso de la estancia y la decoración que se pinta en sus muros ya es en sí misma una ambigüedad "entre lo vivo y lo pintado", que se acentúa cuando los artistas eligen dar importancia a la representación de los muebles y elementos arquitectónicos del cenáculo de Jerusalén, de inevitable proyección hacia los muebles y, sobre todo, los elementos arquitectónicos de la estancia real que alberga la pintura, lo que estimula la técnica del trampantojo.[70]

Entre los cenacoli florentinos, tras los más tempranos, de fra Angelico y Andrea Del Castagno, donde ya es visible la utilización de las leyes de perspectiva en la mesa y los planos de las paredes, hay al menos tres cenacoli donde Ghirlandaio experimenta con el ilusionismo arquitectónico, mientras que el más conocido es el de Da Vinci, que cierra el Quattrocento:

Compárense con las perspectivas ingenuas de cenacoli anteriores, de época gótica (Trecento).

Y con las de otras representaciones de la última cena[71]​ o del lavatorio (escena evangélica previa, que también transcurre en el cenáculo) en otros periodos de la historia del arte, que comienzan en el arte paleocristiano y con mobiliario "a la romana" (el triclinio), para pasar al mobiliario medieval y moderno (la mesa de tablero rectangular en torno a la que los apóstoles se sientan en bancos o sillas —véase también historia del mueble—). La posición de Cristo pasa de ser un extremo a ser el centro. Igualmente se fueron fijando el resto de las convenciones iconográficas, especialmente la identificación de un apóstol imberbe, inclinado sobre Cristo (Juan, el discípulo amado), mientras que otro se suele separar del grupo (Judas, en algunos casos junto a un perro que roe un hueso —símbolo de su posesión por Satán—).

Paleocristiano, Bizantino, Prerrománico, Rómánico y Gótico

Pre-renacimiento, Renacimiento y Manierismo

Barroco y Edad Contemporánea

Notas y referencias[editar]

  1. «Ortotipografía en religión - Wikilengua». www.wikilengua.org. Consultado el 21 de enero de 2021. 
  2. Cross y Livingstone, 2005, p. 958.
  3. Windsor y Hughes, 1990, p. 64.
  4. Hazen, 2002, p. 34.
  5. a b c d e f Evans, 2003, pp. 465-477.
  6. a b c d e f Fahlbusch, 2005, pp. 52-56.
  7. a b Cross y Livingstone, 2005, p. 570.
  8. Kruse, 2004, p. 103.
  9. Bromiley, 1979, p. 164.
  10. a b Wainwright y Tucker, 2006.
  11. Marshall, 2006, p. 33.
  12. Jeremias, 1966, p. 51-62.
  13. Meier, 1994, pp. 302-309.
  14. Pitre, 2011.
  15. Funk, 1998, pp. 1-40.
  16. Bultmann, 1963.
  17. Bultmann, 1958.
  18. Armentrout y Slocum , 1999, p. 292.
  19. a b Fitzmyer , 1981, p. 1378.
  20. Bower , 2003, pp. 115–116.
  21. Anon. , 1992, p. 37.
  22. Thompson , 1996, pp. 493–494.
  23. McGuckin , 2010, pp. 293, 297.
  24. Harrington , 2001, p. 49.
  25. Cox y Easley, 2007, p. 182.
  26. a b «SANTA MISA «IN CENA DOMINI». HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI. Basílica de San Juan de Letrán. Jueves Santo, 5 de abril de 2007». Vatican.va. 5 de abril de 2007. 
  27. Marshall et al., 1996, p. 697.
  28. Blomberg , 2009, p. 333.
  29. Perkins , 2000, p. 85.
  30. Lange, 1865, p. 499.
  31. Harris, 1985, pp. 302-311.
  32. Köstenberger, 2002, pp. 149-151.
  33. a b Yarbrough , 2008, p. 215.
  34. Funk y Hoover, 1993.
  35. a b Ridderbos , 1997, pp. 546–76.
  36. Pedro Fraile Yécora (2018). Concordancias pastorales de la Biblia. PPC. 
  37. Luis Alonso Schökel et al., ed. (2006). La Biblia de nuestro pueblo (3ª edición). Bilbao: Misioneros Claretianos y Ediciones Mensajero. ISBN 84-271-2708-1. 
  38. Barnett, 2002, pp. 19-21.
  39. Riesner , 1998, pp. 19-27.
  40. Köstenberger, Kellum y Quarles , 2009, pp. 77-79.
  41. Humphreys, 2011, pp. 62-63, 72, 189.
  42. Green, 1990, p. 333.
  43. Mershman, 1912.
  44. a b Benedicto XVI, 2011, pp. 129-135.
  45. «La Fecha de la Crucifixión». Nature 306: 743-746. 22/29 Diciembre 1983. 
  46. Benedicto XVI, 2011, pp. 135-136.
  47. David Pawson (2015). Abramos La Biblia. Nuevo Testamento. 
  48. Antonio Galera Gracia (2008). La verdadera historia de la orden del templo de Jerusalén a la luz de la documentación histórica. Edaf. pp. 99-100. 
  49. María José de Geramb (1854). La Tierra Santa 1. p. 114. 
  50. Dauphinais y Levering, 2005, p. xix.
  51. a b Dauphinais y Levering , 2005, p. xix.
  52. a b Wawrykow , 2005a, pp. 124–125.
  53. Pope , 2002, p. 22.
  54. Wawrykow , 2005b, p. 124.
  55. a b Scott Hahn (2020) [2018]. La cuarta copa: los secretos de la última cena y de la crucifixión (3ª edición). Rialp. 
  56. Alberto Beckhäuser (2006). La liturgia de la misa: teología y espiritualidad de la eucaristía. San Pablo. pp. 59-60. 
  57. Rice y Huffstutler, 2001, pp. 66-68.
  58. a b c Chen , 2008, pp. 62-68.
  59. a b «Hoy celebramos el Jueves Santo: La Última Cena del Señor». ACI Prensa. 1 de abril de 2021. 
  60. «VIAJE APOSTÓLICO A ESPAÑA. SANTA MISA Y ORDENACIONES SACERDOTALES. HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II. Polideportivo Municipal de Sevilla». Vatican.va. 12 de junio de 1993. 
  61. «Catecismo de la Iglesia Católica, Segunda parte, segunda sección, capítulo primero, artículo 3, 1322-1419». www.vatican.va. Consultado el 21 de abril de 2020. 
  62. Manuel González García (1966). En torno a la misa ayer y hoy (1ª edición). Palencia: Ediciones El Granito de Arena. p. 11. 
  63. «¿Por qué los Testigos celebran la Cena del Señor de forma diferente?». JW.ORG. Consultado el 21 de abril de 2020. 
  64. 20minutos (18 de abril de 2019). «Así celebran la Semana Santa los testigos de Jehová». www.20minutos.es - Últimas Noticias. Consultado el 21 de abril de 2020. 
  65. «26 de marzo (2013): la fiesta de los testigos de Jehová». abc. 25 de marzo de 2013. Consultado el 21 de abril de 2020. 
  66. «La Conmemoración: celebración cristiana — BIBLIOTECA EN LÍNEA Watchtower». wol.jw.org. Consultado el 21 de abril de 2020. 
  67. «¿Quién debe comer del pan y beber del vino? — BIBLIOTECA EN LÍNEA Watchtower». wol.jw.org. Consultado el 21 de abril de 2020. 
  68. «Un solo rebaño, un solo pastor — BIBLIOTECA EN LÍNEA Watchtower». wol.jw.org. Consultado el 21 de abril de 2020. 
  69. En el pórtico de San Pedro de Tejada se representa de una manera poco convencional: Cristo entre Juan (sin nimbo, a quien acoge en su regazo) y Judas (con nimbo, a quien da de comer mientras pretende coger un pescado de su plato). Compárese con los frescos de San Baudelio de Berlanga y los de San Justo de Segovia.
  70. C. Acidini Luchinat y R. C. Proto Pisani, eds., La tradizione fiorentina dei Cenacoli, Calenzano: Scala, 1997 -fuente citada en it:Cenacolo di San Marco y en it:Cenacoli di Firenze-; Michael Ladwein, Leonardo da Vinci, the Last Supper: a Cosmic Drama and an Act of Redemption, 2006, pgs. 27 y 60 -fuente citada en en:Last Supper (del Castagno)-; véase también it:Categoria:Cenacoli
  71. Gertrud Schiller, Iconography of Christian Art, vol. II, 1972, , London: Humphries, ISBN 0-85331-324-5, fuente citada en en:Last Supper in Christian art

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

En español[editar]

En inglés[editar]