Órgano artificial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Un oído artificial usando un implante coclear.

Un órgano artificial es un dispositivo artificial o tejidos cultivados, que se implanta o integra en un ser humano para restaurar la función del órgano dañado. El objetivo que se busca es que el paciente puede regresar a una vida tan normal como sea posible. La función de sustitución no necesariamente tiene que estar relacionada con el apoyo vital.

Esta definición implica que el dispositivo no debe estar continuamente conectado a una fuente de energía estacionaria u otros recursos fijos, como los filtros o las unidades de procesamiento químico; el periodo de recarga de las baterías o de los productos químicos, y de limpieza, sustitución de filtros, y otros procedimientos similares excluiría que un dispositivo pudiera denominarse como órgano artificial. Así, una máquina de diálisis, aunque es un dispositivo de soporte vital muy exitoso y críticamente importante que reemplaza por completo las funciones de un riñón, no es un órgano artificial.

Historia[editar]

Durante la gran parte de la historia de la humanidad, las prótesis fueron los únicos ejemplos de miembros artificiales utilizados en mediacina, con el objetivo de mejorar la calidad de vida o de ocultar una herida o desfiguramiento. Durante el Renacimiento empezaron a introducirse prótesis funcionales, como la mano de hierro de Götz von Berlichingen. El cirujano francés Ambroise Paré se destacó en el desarrollo y la implantación de nuevas prótesis. Durante los siglos XIX y XX, los conflictos bélicos como la Guerra de Secesión y las dos Guerras Mundiales impulsaron muchos avances en el área de las prótesis ortopédicas.[1]

En lo concerniente a reemplazar o suplementar la función de los órganos internos, un hito de importancia fue la invención del pulmón de acero, que se utilizaba fecuentemente para tratar a los enfermos de polio.[2]​ En 1944 se construyó el primer riñón artificial y en 1953 se empleó con éxito el primer corazón-pulmón artificial, que fue ideado por el estadounidense John Heysham Gibbon. En los años 60 y 70 del siglo XX se produjo un incremento considerable en la experimentación en órganos artificiales.[1]​ En los años 80, el uso de dispositivos como las prótesis cardíacas, los riñones artificiales, los marcadores y diferentes tipos de implantes ortopédicos se había expandido considerablemente.[3]

Fue también a finales del siglo XX cuando comenzaron los primeros experimentos en el nuevo campo de la ingeniería de tejidos, con el objetivo de implantar células vivas capaces de multiplicarse en soportes artificiales con propiedades precisamente controladas.[4]​ A finales de los 90 apareció el concepto de medicina regenerativa referido a la creación de tejidos y órganos artificiales capaces de autoregenerarse y de suplir una función biológica de manera autónoma, incorporando ideas provenientes de la ingeniería de tejidos, la nanotecnología, el trasplante de órganos, así como de las investigaciones de prótesis biomecánicas y células madre, entre otras áreas.[5]

En el siglo XXI los avances de la ingeniería de tejidos han sido notorios. Entre ellos destacan la fabricación de implantes y órganos mediante impresoras 3D y la creación de los llamados órganos en chip, dispositivos que recrean a micro escala las funciones de un órgano real y permiten su estudio. También despunta la creación de organoides en cultivos 3D, que llevan a cabo procesos de desarrollo generando una estructura similar a los órganos naturales donde la autoorganización tiene un papel crítico.[6]​ Además se explora la posibilidad de utilizar la biología sintética para definir nuevas funciones y estructuras biológicas no existentes en la naturaleza.[6]

Propósito[editar]

Los principales objetivos del uso de órganos artificiales son:

  • proporcionar soporte vital para prevenir una muerte inminente mientras se espera un trasplante (por ejemplo, corazón artificial );
  • evitar los diversos problemas bioéticos y médicos que conlleva el uso de órganos humanos para trasplantes;[7]
  • mejorar la autonomía del paciente (por ejemplo, una extremidad artificial);
  • mejorar la capacidad del paciente para interactuar socialmente (por ejemplo, implante coclear); o
  • mejorar la calidad de vida de un paciente mediante la restauración estética después de una cirugía de cáncer o un accidente.

La construcción e instalación de órganos artificiales es un proceso inicialmente costoso y que requiere mucha investigación.[8][9]​ El uso de cualquier órgano artificial por parte de los humanos casi siempre está precedido por extensos experimentos con animales.[10][11][12]​ Las pruebas iniciales en humanos se limitan con frecuencia a aquellos que ya se enfrentan a la muerte o que han agotado todas las demás posibilidades de tratamiento.

Ejemplos[editar]

Miembros artificiales[editar]

Una prótesis de un brazo y mano.

Los miembros artificiales o prótesis se usan para restaurar un cierto grado de función normal a los amputados o personas que carecen una extremidad superior o inferior. Los dispositivos mecánicos para poder caminar o asir objetos probablemente se hayan utilizado desde la antigüedad,[13]​ siendo el más notable la simple pata de palo. La adopción de materiales como el plástico o la fibra de carbono ha tenido como resultado un rápido progreso en el desarrollo de extremidades artificiales con un aspecto más realista y más fuertes y ligeras, lo que limita la cantidad de energía necesaria para servirse de la extremidad.[14]​ Las prótesis pueden adoptar muchas formas y tamaños.

Los nuevas extremidades artificiales se caracterizan por un mayor nivel de integración con el cuerpo humano. Con la ayuda de electrodos dispuestos el tejido nervioso, se puede entrenar al sujeto para que controle la prótesis mentalmente. Esta tecnología se ha utilizado tanto en animales como en humanos.[15]​ El cerebro puede controlar la prótesis mediante la regeneración y la conexión de los nervios del miembro amputado.[16]

Vejiga[editar]

Los métodos principales para reemplazar la función de la vejiga consisten en redirigir el flujo de orina o reemplazar la vejiga in situ.[17]​ Se puede formar una bolsa similar a la vejiga capaz de almacenar la orina en el cuerpo a partir de tejido intestinal.[17]​ Desde 2017 se intenta hacer crecer la vejiga a partir de células madre, pero el procedimiento no está totalmente exento de problemas prácticos y aún no ha sido adoptado como una terapia viable.[18][19]

Cerebro[editar]

Las prótesis neurales son dispositivos que pueden sustituir funciones motoras, sensoriales o cognitivas perdidas como consecuencia de una lesión o enfermedad. Los neuroestimuladores envían impulsos eléctricos al cerebro para tratar trastornos neurológicos y del movimiento, como la enfermedad de Parkinson, la epilepsia, la depresión resistente al tratamiento y otras afecciones como la incontinencia urinaria. Estos dispositivos no reemplazan a las redes neuronales sino que bloquean las señales provenientes de los centros nerviosos dañados para eliminar los síntomas.[20][21]

En 2013, los científicos crearon un minicerebro que desarrolló componentes neurológicos clave hasta las primeras etapas de la maduración fetal.[22]

Corpora cavernosa[editar]

Para tratar la disfunción eréctil, los cuerpos cavernosos del pene pueden reemplazarse quirúrgicamente de manera irreversible con implantes cilíindricos inflables manualmente con una bomba implantada en la ingle o el escroto. Se trata de una cirugía terapéutica drástica destinada únicamente a los hombres que sufren de impotencia total y que se han resistido a todos los demás enfoques de tratamiento.[23]

Oído[editar]

Una ilustración de un implante coclear.

En los casos en que una persona es profundamente sorda o tiene una gran dificultad para oír en ambos oídos, se puede implantar quirúrgicamente un implante coclear. Los implantes cocleares reciben el sonido a través de un micrófono y componentes electrónicos generalmente situados detrás de la oreja. Los componentes externos transmiten una señal a una serie de electrodos colocados en la cóclea, que a su vez estimula el nervio coclear.[24]

Ojo[editar]

El ojo artificial que reemplaza la función de mayor éxito hasta ahora es en realidad una cámara digital en miniatura externa con una interfaz electrónica unidireccional remota implantada en la retina, el nervio óptico u otras ubicaciones dentro del cerebro. El estado actual de la técnica proporciona solo una funcionalidad parcial, como el reconocimiento de niveles de brillo, de colores y formas geométricas básicas, lo que demuestra el potencial del concepto.[25]

Varios investigadores han demostrado que la retina realiza un preprocesamiento de imágenes para el cerebro. El problema de crear un ojo electrónico artificial completamente funcional es aún más complejo. Se espera que los avances para abordar la complejidad de la conexión artificial con la retina, el nervio óptico o áreas del cerebro relacionadas, combinados con los avances en curso en la informática, mejoren drásticamente el rendimiento de esta tecnología.

Corazón[editar]

Un corazón artificial.

Existen varios dispositivos para reemplazar la función del corazón, sus válvulas u otra parte del sistema circulatorio. El corazón artificial se usa típicamente como preparación para los trasplante de corazón, o permanentemente en caso de que el trasplante de corazón sea imposible. Los marcapasos artificiales pueden asistir al marcapasos natural intermitente o continuamente o reemplazar su función por completo. También existen dispositivos de asistencia ventricular, que actúan como bombas mecánicas para suplir parcial o completamente la función de un corazón defectuoso.[26]

El cultivo de corazones en el laboratorio y la impresión en 3D de corazones artificiales son áreas de investigación muy activas.[27][28]​ Actualmente, la capacidad de desarrollar e imprimir corazones artificiales se ve limitada por la dificultad de lograr que los vasos sanguíneos del paciente y los tejidos sintetizados en el laboratorio funcionen de manera cohesiva.[29]

Riñón[editar]

El fallo renal es una consecuencia bastante común de varias enfermedades y dolencias y las listas de espera para los trasplantes de riñón son largas. Las máquinas de hemodiálisis son útiles para suplir las funciones de filtración de desechos de los riñones, pero se trata de máquinas pesadas que limitan la autonomía y calidad de vida de los pacientes. Existen varios proyectos para miniaturizar estas máquinas para hacerlas portables. Desde 2018 un grupo de investigadores de la Universidad de California en San Francisco y la Universidad Vanderbilt trabajan en el desarrollo de un riñón artificial implantable.[30]​ El principal problema a superar en este dispositivo es la formación de coágulos en la sangre.[31]

Hígado[editar]

Se han desarrollado varios dispositivos hepáticos extracorpóreos para el tratamiento de la insuficiencia hepática basados en el uso de hepatocitos humanos o de otros mamíferos, aunque ninguno de ellos ha demostrado ser una mejora significativa respecto a otros tratamientos convencionales en términos de mortalidad o mejoría de los parámetros clínicos de los pacientes.[32]​ Los primeros experimentos en los que se logró desarrollar tejido hepático a partir de una mezcla de células precursoras hepáticas y células madre pluripotentes inducidas se publicaron en 2013.[33]

Pulmones[editar]

Los ventiladores mecánicos son capaces de suplir la función de ventilación pulmonar en casos de insuficiencia respiratoria.[34]​ En casos de paro cardíaco o insuficiencia respiratoria aguda, se recurre a la oxigenación por membrana extracorpórea (OMEC).[35]​ La eliminación extracorpórea de CO2 (ECCO2R) se basa en el mismo principio que la OMEC, pero el objetivo es la eliminación de dióxido de carbono, en lugar de la oxigenación, con el objetivo de estresar menos a los pulmones y que sanen más fácilmente.[36]

Ovarios[editar]

A principios de la década de 1990 se demostró la posibilidad de incubar in vitro folículos inmaduros capaces de rastaurar la función de los ovarios la trasplantarlos en ratones estériles.[37]​ Posteriormente, se logró desarrollar tejido ovárico y ovarios funcionales en hidrogeles artificiales.[38][39]​ El desarrollo de ovarios artificiales es importante para pacientes de cáncer en edad reproductiva que reciben quimioterapia o radioterapia, tratamientos que pueden dañar los ovocitos y conducir a una menopausia precoz. También son útiles para estudiar el efecto de las toxinas ambientales en la foliculogénesis.

Páncreas[editar]

El objetivo del páncreas artificial es sustituir la funcionalidad endocrina de un páncreas sano para diabéticos y otros pacientes para que el control glucémico sea prácticamente normal y evitar las complicaciones de la hiperglucemia. Existen dos diferentes métodos: el uso de una bomba de insulina bajo control de circuito cerrado,[40]​ y el desarrollo de un páncreas bioartificial consistente en una lámina de células beta encapsuladas.[41]​.

Glóbulos rojos[editar]

Los primeros intentos documentados de hallar sustitutos de la sangre para paliar las pérdidas por heridas o incluso para curar enfermedades data del siglo XVII. A lo largo del tiempo se ha experimentado com numerosas sustancias (orina, cerveza, leche, resinas y soluciones salinas entre otras). El desarrollo de los bancos de sangre y protocolos seguros para las transfusiones frenaron la investigación en este campo durante un tiempo, hasta que se produjo la crisis de sangre de donantes contaminados con VIH.[42]

Los glóbulos rojos sintéticos ideales deben ser capaces de transportar oxígeno y retirar el dióxido de carbono de las células, pero también se investigan sustitutos con capacidades adicionales, como el transporte de otras moléculas, como por ejemplo, fármacos. Se han obtenido buenos resultados con moldes fabricados a partir de glóbulos rojos humanos y recubiertos de polímeros mezclados con fragmentos de membranas de hematíes biológicos para evitar el rechazo por el sistema inmune.[43][44]

Testículos[editar]

Los hombres con anomalías testiculares congénitas o pérdida de un testículo por lesiones o enfermedad pueden reemplazar el órgano dañado con una prótesis testicular.[45]​ Aunque la prótesis no restaura la función reproductiva biológica, se ha demostrado que el dispositivo mejora la salud mental de estos pacientes.[46]

Timo[editar]

El desarrollo de un timo artificial es de interés para producir células T con el fin de combatir infecciones y eliminar células cancerosas en pacientes cuyo timo no funciona bien. En 2017, investigadores de la Universidad de California desarrollaron un timo artificial capaz de generar células T a partir de células madre o sangre, aunque el dispositivo aún no es implantable.[47]​ En 2020, un equipo del Instituto Francis Crick y del University College London (UCL) logró reconstruir un timo a partir de céculas madres y un soporte basado en timos de rata.[48]

Tráquea[editar]

El desarrollo de las tráqueas artificiales supone un desafío importante debido a las características biomecánicas de este órgano que permitir la respiración y la deglución y en muchos casos se opta por traqueostomías en lugar de reconstrucciones.[49]​ El trabajo de Paolo Macchiarini en Suecia y otros países desde 2008 hasta alrededor de 2014, despertó amplias expectativas hasta que se descubrió que sus pacientes fallecían frecuentemente tras implantárseles tráqueas artificiales.[50][51]

Trasplantes[editar]

Pueden distinguirse 3 tipos de trasplantes:

  • Autotrasplantes: Se realizan dentro de un mismo individuo, por ejemplo: injertos de piel de una zona donante a otra receptora de una misma persona. Su historia es muy antigua, remontándose al siglo VI en la cultura hindú. En el siglo XVI, Tagliacozzi introdujo el colgajo pediculado de piel. En 1870, Reverdin describió el injerto libre, estos no generan rechazo, actualmente se usan con mucha frecuencia y excelentes resultados, no plantean problemas éticos.[52]
  • Homotrasplantes: Se realizan dentro de una misma especie, pero entre individuos diferentes, de un donante a otro receptor. Jacobo de la Vorágine en su "Leyenda Dorada", escrita en el siglo XIII, refiere que los Santos Cosme y Damián, trasplantaron una pierna completa procedente de un etíope muerto a un devoto miembro de la iglesia primitiva cuya propia pierna padecía un tumor maligno7. El ejemplo típico es la transfusión de sangre, que tuvo éxito a partir de 1901 cuando Lansteiner descubrió el sistema ABO, en todos los casos se produce el rechazo.[52]
  • Xenotrasplantes (heterotrasplantes): Se realizan entre individuos de diferentes especies, por ejemplo: de un animal al humano. Se encuentran en fase experimental, con posible aplicación futura.[52]

Órganos a la carta[editar]

Disponer de órganos a la carta, totalmente compatibles con el paciente, es uno de los objetivos de un área de la medicina llamada ingeniería de tejidos. Los órganos cultivados, siguen un procedimiento de fabricación muy especial, conocido como “descelularización”.[53]

Todo comienza con la realización de un molde. Para ello, eliminan el contenido celular de un órgano donado conservando sólo su estructura. Esta matriz, conserva menos de un 5% de ADN del donante, por lo que reduce al mínimo las posibilidades de rechazo.[53]

Una vez obtenido el molde, se introducen las células madre del paciente que necesita el trasplante. Estas células, se encargan de la regeneración del órgano y la sustitución de las células anteriores. Este proceso está en experimentación, y la mayoría de pruebas se han realizado en animales. En humanos sólo se han conseguido carcasas del corazón.[53]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Birdane, Leman; Cingi, Cemal; Elçioğlu, Ömür; Muluk, Nuray Bayar (2016-08). «The development of artificial organs and prostheses worldwide and in the Ottoman Empire». Journal of Medical Biography (en inglés) 24 (3): 323-327. ISSN 0967-7720. doi:10.1177/0967772014533056. Consultado el 4 de febrero de 2022. 
  2. «The Iron Lung». Science Museum (en inglés). Consultado el 4 de febrero de 2022. 
  3. Nosé, Yukihiko; Malchesky, Paul S. (1 de diciembre de 1987). «Future of Artificial Organs; Therapeutic Artificial Organs». MRS Online Proceedings Library (en inglés) 110 (1): 723-727. ISSN 1946-4274. doi:10.1557/PROC-110-723. Consultado el 4 de febrero de 2022. 
  4. Vacanti, Charles A. (2006-07). «The history of tissue engineering». Journal of Cellular and Molecular Medicine (en inglés) 10 (3): 569-576. ISSN 1582-1838. PMC 3933143. PMID 16989721. doi:10.1111/j.1582-4934.2006.tb00421.x. Consultado el 4 de febrero de 2022. 
  5. Sampogna, Gianluca; Guraya, Salman Yousuf; Forgione, Antonello (1 de septiembre de 2015). «Regenerative medicine: Historical roots and potential strategies in modern medicine». Journal of Microscopy and Ultrastructure (en inglés) 3 (3): 101-107. ISSN 2213-879X. PMC 6014277. PMID 30023189. doi:10.1016/j.jmau.2015.05.002. Consultado el 4 de febrero de 2022. 
  6. a b «Creación de órganos artificiales: ¿dónde están los límites?». FECYT. SINC. Consultado el 4 de febrero de 2022. 
  7. «Órganos artificiales: medicina regenerativa que busca salvar vidas». Consultado el 13 de febrero de 2022. 
  8. Fountain, Henry (15 de septiembre de 2012). «A First: Organs Tailor-Made With Body's Own Cells». The New York Times (en inglés). Consultado el 16 de marzo de 2016. 
  9. Mussivand, T.; V. Kung, R. T.; McCarthy, P. M.; Poirier, V. L.; Arabia, F. A.; Portner, P.; Affeld, K. (Mayo de 1997). «Cost Effectiveness of Artificial Organ Technologies Versus Conventional Therapy». ASAIO Journal (en inglés) 43 (3): 230-236. PMID 9152498. doi:10.1097/00002480-199743030-00021. 
  10. «Why are animals used for testing medical products?». FDA.org. Food and Drug Administration. 4 de marzo de 2016. Consultado el 16 de marzo de 2016. 
  11. Giardino, R.; Fini, M.; Orienti, L. (1997). «Laboratory animals for artificial organ evaluation». International Journal of Artificial Organs (en inglés) 20 (2): 76-80. PMID 9093884. S2CID 42808335. doi:10.1177/039139889702000205. 
  12. «A bioprosthetic ovary created using 3D printed microporous scaffolds restores ovarian function in sterilized mice.». NIH. Mayo de 2017. Consultado el 30 de enero de 2018. 
  13. Finch, Jacqueline (Febrero de 2011). «The ancient origins of prosthetic medicine». The Lancet (en inglés) 377 (9765): 548-549. PMID 21341402. S2CID 42637892. doi:10.1016/s0140-6736(11)60190-6. 
  14. «Artificial Limb». How Products Are Made (en inglés). Advameg, Inc. Consultado el 16 de marzo de 2016. 
  15. «Motorlab - Multimedia» (en inglés). Archivado desde el original el 1 de agosto de 2019. Consultado el 1 de mayo de 2016. 
  16. «Targeted Muscle Reinnervation: Control Your Prosthetic Arm With Thought» (en inglés). 14 de enero de 2017. Consultado el 1 de mayo de 2016. 
  17. a b «Urinary Diversion» (en inglés). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. Septiembre de 2013. 
  18. Adamowicz, Jan; Pokrywczynska, Marta; Van Breda, Shane Vontelin; Kloskowski, Tomasz; Drewa, Tomasz (Noviembre de 2017). «Concise Review: Tissue Engineering of Urinary Bladder; We Still Have a Long Way to Go?». STEM CELLS Translational Medicine (en inglés) 6 (11): 2033-2043. PMC 6430044. PMID 29024555. doi:10.1002/sctm.17-0101. 
  19. Iannaccone, Philip M; Galat, Vasil; Bury, Matthew I; Ma, Yongchao C; Sharma, Arun K (8 de noviembre de 2017). «The utility of stem cells in pediatric urinary bladder regeneration». Pediatric Research (en inglés) 83 (1–2): 258-266. PMID 28915233. S2CID 4433348. doi:10.1038/pr.2017.229. 
  20. Wong, J.Y.; Bronzino, J.D.; Peterson, D.R., eds. (2012). Biomaterials: Principles and Practices (en inglés). Boca Raton, FL: CRC Press. ISBN 9781439872512. 
  21. McLatchie, G.; Borley, N.; Chikwe, J., eds. (2013). Oxford Handbook of Clinical Surgery (en inglés). Oxford, UK: OUP Oxford. ISBN 9780199699476. 
  22. Poutintsev, Filip (20 de agosto de 2018). «Artificial Organs — The Future of Transplantation» (en inglés). Immortality Foundation. Consultado el 15 de septiembre de 2019. 
  23. Simmons, M.; Montague ,D.K. (2008). «Penile prosthesis implantation: Past, present, and future». International Journal of Impotence Research 20 (5): 437-444. PMID 18385678. doi:10.1038/ijir.2008.11. 
  24. «Cochlear Implants». NIH Publication No. 11-4798. National Institute on Deafness and Other Communication Disorders. Febrero de 2016. Consultado el 16 de marzo de 2016. 
  25. Geary, J. (2002). The Body Electric (en inglés). Rutgers University Press. ISBN 9780813531946. 
  26. Birks, Emma J.; Tansley, Patrick D.; Hardy, James; George, Robert S.; Bowles, Christopher T.; Burke, Margaret; Banner, Nicholas R.; Khaghani, Asghar et al. (2 de noviembre de 2006). «Left Ventricular Assist Device and Drug Therapy for the Reversal of Heart Failure». New England Journal of Medicine (en inglés) 355 (18): 1873-1884. PMID 17079761. doi:10.1056/NEJMoa053063. 
  27. «Researchers Can Now 3D Print A Human Heart Using Biological Material» (en inglés). IFLScience. 
  28. Hinton, Thomas J.; Jallerat, Quentin; Palchesko, Rachelle N.; Park, Joon Hyung; Grodzicki, Martin S.; Shue, Hao-Jan; Ramadan, Mohamed H.; Hudson, Andrew R. et al. (23 de octubre de 2015). «Three-dimensional printing of complex biological structures by freeform reversible embedding of suspended hydrogels». Science Advances (en inglés) 1 (9): e1500758. Bibcode:2015SciA....1E0758H. PMC 4646826. PMID 26601312. doi:10.1126/sciadv.1500758. 
  29. Ferris, Robert (27 de marzo de 2017). «Scientists grew beating human heart tissue on spinach leaves». CNBC (en inglés). 
  30. Huff, Charlotte (11 de marzo de 2020). «How artificial kidneys and miniaturized dialysis could save millions of lives». Nature (en inglés) 579 (7798): 186-188. doi:10.1038/d41586-020-00671-8. Consultado el 25 de marzo de 2022. 
  31. «Artificial kidney development advances, thanks to collaboration by NIBIB Quantum grantees» (en inglés). National Institute of Biomedical Imaging and Bioengineering (BIBIB). 8 de febrero de 2018. Consultado el 11 de septiembre de 2019. 
  32. Moreno Parejo, Joaquín Carlos; Llanos Méndez, Aurora; Baños Álvarez, Elena; Gómez, Rebeca Isabel (Julio de 2015). «Hígado bioartificial. Revisión Sistemática». Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía. Consultado el 10 de abril de 2022. 
  33. Takebe Takanori, Sekine Keisuke, Enomura Masahiro (2013). «& Hideki Taniguchi (2013) Vascularized and functional human liver from an iPSC-derived organ bud transplant». Nature 499 (7459): 481-484. Bibcode:2013Natur.499..481T. PMID 23823721. S2CID 4423004. doi:10.1038/nature12271. 
  34. «Qué son los respiradores». MedlinePlus enciclopedia médica. Consultado el 15 de abril de 2022. 
  35. Ota, Kei (2010). «Advances in artificial lungs». Journal of Artificial Organs (en inglés) 13 (1): 13-16. PMID 20177723. S2CID 21002242. doi:10.1007/s10047-010-0492-1. 
  36. Romay, E.; Ferrer, R. (2016-01). «Eliminación extracorpórea de CO2: fundamentos fisiológicos y técnicos y principales indicaciones». Medicina Intensiva 40 (1): 33-38. doi:10.1016/j.medin.2015.06.001. Consultado el 15 de abril de 2022. 
  37. Gosden, R.G. (Julio de 1990). «Restitution of fertility in sterilized mice by transferring primordial ovarian follicles». Human Reproduction (en inglés) 5 (5): 499-504. PMID 2394782. doi:10.1093/oxfordjournals.humrep.a137132. 
  38. Krotz, S.P.; Robins, J.; Moore, R.; Steinhoff, M.M.; Morgan, J.; Carson, S.A. (Septiembre de 2008). «Model artificial human ovary by pre-fabricated cellular self-assembly». Fertility and Sterility (en inglés) 90: S273. doi:10.1016/j.fertnstert.2008.07.1166. 
  39. Laronda, Monica M.; Rutz, Alexandra L.; Xiao, Shuo; Whelan, Kelly A.; Duncan, Francesca E.; Roth, Eric W.; Woodruff, Teresa K.; Shah, Ramille N. (Mayo de 2017). «A bioprosthetic ovary created using 3D printed microporous scaffolds restores ovarian function in sterilized mice.». Nature Communications (en inglés) 8: 15261. Bibcode:2017NatCo...815261L. PMC 5440811. PMID 28509899. doi:10.1038/ncomms15261. 
  40. «FDA Authorizes a Second Artificial Pancreas System». JDRF (en inglés). 13 de diciembre de 2019. Consultado el 23 de abril de 2022. 
  41. Hwang, Patrick T. J.; Shah, Dishant K.; Garcia, Jacob A.; Bae, Chae Yun; Lim, Dong-Jin; Huiszoon, Ryan C.; Alexander, Grant C.; Jun, Ho-Wook (2016-12). «Progress and challenges of the bioartificial pancreas». Nano Convergence (en inglés) 3 (1): 28. ISSN 2196-5404. PMC 5271153. PMID 28191438. doi:10.1186/s40580-016-0088-4. Consultado el 23 de abril de 2022. 
  42. Sarkar, Suman (2008-09). «Artificial blood». Indian Journal of Critical Care Medicine (en inglés) 12 (3): 140-144. ISSN 0972-5229. PMC 2738310. PMID 19742251. doi:10.4103/0972-5229.43685. Consultado el 10 de mayo de 2022. 
  43. «Diseñan glóbulos rojos artificiales». Investigación y Ciencia. Consultado el 10 de mayo de 2022. 
  44. Guo, Jimin; Agola, Jacob Ongudi; Serda, Rita; Franco, Stefan; Lei, Qi; Wang, Lu; Minster, Joshua; Croissant, Jonas G. et al. (28 de julio de 2020). «Biomimetic Rebuilding of Multifunctional Red Blood Cells: Modular Design Using Functional Components». ACS Nano (en inglés) 14 (7): 7847-7859. ISSN 1936-0851. doi:10.1021/acsnano.9b08714. Consultado el 10 de mayo de 2022. 
  45. «Testicular Implants: The Men's Clinic. Urology at UCLA». www.uclahealth.org (en inglés). Consultado el 15 de mayo de 2022. 
  46. «Testicular Prosthesis: What Is It, Procedure & Recovery». Cleveland Clinic (en inglés). Consultado el 15 de mayo de 2022. 
  47. Seet, Christopher S; He, Chongbin; Bethune, Michael T; Li, Suwen; Chick, Brent; Gschweng, Eric H; Zhu, Yuhua; Kim, Kenneth et al. (2017-05). «Generation of mature T cells from human hematopoietic stem and progenitor cells in artificial thymic organoids». Nature Methods (en inglés) 14 (5): 521-530. ISSN 1548-7091. PMC 5426913. PMID 28369043. doi:10.1038/nmeth.4237. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  48. Ktori, Sophia (14 de diciembre de 2020). «Scientists Create Whole Functional Thymus from Human Cells» (en inglés). Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  49. Den Hondt, Margot; Vranckx, Jan Jeroen (2017-02). «Reconstruction of defects of the trachea». Journal of Materials Science: Materials in Medicine (en inglés) 28 (2): 24. ISSN 0957-4530. doi:10.1007/s10856-016-5835-x. Consultado el 26 de mayo de 2022. 
  50. Astakhova, Alla (16 de mayo de 2017). «Superstar surgeon fired, again, this time in Russia». Science (en inglés). doi:10.1126/science.aal1201. 
  51. «From Confines Of Russia, Controversial Stem-Cell Surgeon Tries To Weather Scandal» (en inglés). RadioFreeEurope. 6 de febrero de 2017. 
  52. a b c «Aspectos históricos y bioéticos sobre los transplantes de órganos.». Archivado desde el original el 3 de mayo de 2017. Consultado el 18 de abril de 2017. 
  53. a b c «PRODUCCIÓN DE ÓRGANOS BIOARTIFICIALES». 

Bibliografía[editar]


Enlaces externos[editar]