Ñuflo de Chaves

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ñuflo de Chávez
Capitán Ñuflo de Chávez (Santa Cruz de la Sierra).jpg
Monumento al Capitán Ñuflo de Chávez en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

Flag of Cross of Burgundy.svg
1.er Gobernador de la provincia de Moxos
o de Santa Cruz de la Sierra
(interino hasta 1564)
15 de febrero de 1560 / [16 de febrero]] de 1516 - 3 de octubre de 1568
Monarca

Felipe II de España

Predecesor Nuevo cargo
Sucesor Diego de Mendoza

Información personal
Nacimiento 1518
Santa Cruz de la Sierra (de la Tierra de Trujillo, Extremadura castellana)
Flag of Cross of Burgundy.svg Corona de España
Fallecimiento 5 de octubre de 1568
Aldea Mitimi (en las proximidades de Roboré de la gobernación de Santa Cruz de la Sierra, Virreinato del Perú)
Flag of Cross of Burgundy.svg Imperio español
Nacionalidad Española
Familia
Padres Álvaro de Escobar y Tapia "el Viejo" y María de Sotomayor García de Chaves y Mexía
Cónyuge Elvira de Mendoza
Hijos

Francisco de Chaves y Mendoza (n. Asunción, 1552) María de Sotomayor y Mendoza (n. Asunción, 1554) Álvaro de Chaves y Escobar (n. Asunción, 1556) Catalina de Chaves (n. Asunción, 1558)

Elvira Manrique de Lara y Mendoza (n. Santa Cruz de la Sierra, 1568)
Información profesional
Ocupación Conquistador, explorador y gobernante colonial

Ñuflo de Chaves (Santa Cruz de la Sierra de la Tierra de Trujillo, Extremadura castellana, Corona de España, 1518 – aldea Mitimi en las proximidades de Roboré, gobernación de Santa Cruz de la Sierra del Virreinato del Perú, ca. 5 de octubre de 1568) era un explorador y conquistador español, conocido por sus exploraciones del actual territorio del Paraguay y la zona suroriental de la actual Bolivia y por haber fundado la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en 1561. Fue el continuador de la política colonizadora de Domingo Martínez de Irala.

Su actividad permitió extender la colonización por esas regiones. Fue el primer hombre que atravesó el continente, partiendo del Atlántico al Pacífico, para lograr la conquista del centro de América meridional. Su temprana muerte no supuso la interrupción de la actividad conquistadora de todo el territorio que hoy conforma esa extensa comarca, porque su legado quedó en las gentes de la vieja ciudad, quienes extendieron su cultura por todo lo que hoy se conoce como el Oriente Boliviano.

Biografía hasta la entrevista con el gobernador La Gasca[editar]

Origen familiar y primeros años[editar]

Ñuflo de Chaves había nacido en el año 1518 en la villa de Santa Cruz de la Sierra de la Tierra de Trujillo, que formaba parte de la entonces Extremadura castellana y que a su vez conformaba a la Corona de España, siendo hijo de Álvaro de Escobar y Tapia "el Viejo" y de su esposa María de Sotomayor García de Chaves y Mejía. El nombre Ñuflo deriva de Nufrio, que viene de Onofre u Onufrio y por su antroponimia de san Onofre, se puede establecer que podría haber nacido el 12 de junio. El apellido diferente al de sus padres era usual en la época, y fue tomado de su abuelo materno, al igual que hicieron sus hermanos.

Como era de familia acomodada, tanto él como sus hermanos mayores Juan de Escobar (n. ca. 1503), García Rodríguez de Escobar (n. ca. 1505), fray Diego García de Chaves (n. 1507), que era un dominico que llegó a ser confesor de Felipe II, y Alonso de Escobar "el Conquistador" (n. ca. 1515) —quien fuera vecino fundador con Mendoza de la primera Buenos Aires en 1536 y luego con Salazar de Asunción del Paraguay en 1537— y además los menores que eran Gaspar de Tapia (n. ca. 1517) y Pedro Mejía de Escobar (n. ca. 1519), todos recibieron una excelente educación. De acuerdo a una declaración del padre, cuando creó el mayorazgo de Escobar, registra que también tuvo una hija llamada Catalina de Escobar.

Expedición a Nueva Andalucía con Núñez Cabeza de Vaca[editar]

Dado que Ñuflo había optado por la milicia, buscó acomodo para embarcarse en alguna expedición. Habiendo desembarcado en la isla de Santa Catalina, en 1542 llegó a los territorios de lo que hoy es Paraguay, formando parte de las fuerzas del adelantado Alvar Núñez Cabeza de Vaca.

Al llegar al territorio, exploraron el curso del río Paraguay. En 1546 fue enviado por Domingo Martínez de Irala al puerto de San Fernando, en la cabecera del río Paraguay, con el objeto de encontrar el camino de la Sierra de la Plata. Al año siguiente mandó una expedición en canoas por el río Pilcomayo hasta los Andes, siendo la primera vez que se exploraba este río.

Comisionado a Lima por Irala ante el gobernador peruano[editar]

En septiembre de 1548, por encargo de Irala, Chaves emprendió el largo camino hasta Lima con cuatro españoles, entre ellos el capitán Marcos Victoria, y cien indígenas amigos. Su objeto era entrevistarse con el gobernador Pedro de La Gasca para informarle de los pormenores del Paraguay, pedirle ayuda y solicitar la gobernación para Martínez de Irala. Pero La Gasca ya tenía noticias del mal comportamiento de Irala, e hizo caso omiso de la petición de Chaves. Este volvió a Asunción sin resultados positivos.

La actividad conquistadora y la exploración de nuevas tierras eran los objetivos que movían a aquellos hombres a emprender nuevas empresas. En 1553, Chaves salió con Irala por el cauce del río Paraguay y llegaron hasta la zona del Chaco. Pero Irala suspendió la expedición al enterarse de que sus partidarios le habían concedido el mando que tanto ansiaba.

“Aquel enorme Chaves [...] Fue de Asunción a Lima dos veces, a pie, caminó 5.600 leguas en diez y seis expediciones, flecha humana que volaba a todas direcciones en pos de sus quimeras [...] ”

Gobernador de la provincia de Moxos o de Santa Cruz de la Sierra y deceso[editar]

Fundador de la efímera ciudad de Nueva Asunción[editar]

El gobernador Domingo Martínez de Irala había encomendado, antes de su muerte en 1556, a Ñuflo de Chaves la fundación de una ciudad en la comarca de los indígenas jarayes. La ciudad no se fundó en este momento y Ñuflo de Chaves siguió hacia el norte, casi a la orilla del río Guaporé, donde se produjo un enfrentamiento entre españoles e indígenas.

No obstante, por encargo del sucesor gobernador interino Gonzalo de Mendoza, salió Chaves con 158 soldados para fundar una ciudad en la comarca de los indígenas chiquitos, llevando a cabo la fundación de Nueva Asunción o «La Barranca», el 1º de agosto de 1559, en la orilla del río Guapay.

Como los españoles establecidos en Perú ya habían explorado parte de aquella comarca, hasta allí llegó Andrés Manso para reclamar la pertenencia del territorio. Pero Chaves no se amilanó ante tal pretensión y marchó a Lima para reclamar sus derechos ante el virrey Andrés Hurtado de Mendoza, marqués de Cañete.

En 1560 el virrey del Perú nombró a su hijo García Hurtado de Mendoza como gobernador de la provincia de Moxos, y este nombró como su teniente de gobernador general a Ñuflo de Chaves. Como García estaba residenciado en Chile, de hecho el gobernador interino era Chaves, quien a su buen entender administraba y disponía, y con este acto, se creaba también una nueva provincia o gobernación. Andrés Manso no se conformó con el dictamen, resistió las órdenes virreinales y fue enviado preso a La Plata de la Nueva Toledo.

Fundación de Santa Cruz de la Sierra en su primera ubicación[editar]

El 26 de febrero de 1561, con las solemnidades de rigor, Chaves fundó al fin la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, para perennizar en aquellos alejados territorios el nombre de su solar nativo.

Y como era preceptivo se legalizó la situación del territorio. Por Real Cédula del 29 de agosto de 1563, la Real Audiencia de Charcas

"la gobernación de Tucumán y Juríes y Diaguitas y la provincia de los Moxos y Chunchos y las tierras y pueblos que tienen poblados Andrés Manso y Nufrio de Chaves, con lo demás que se poblare en aquellas partes en la tierra que hay donde la dicha ciudad de La Plata hasta la ciudad del Cuzco, la cual queda sujeta a la dicha Audiencia de los Charcas".

Pero Chaves, enamorado de aquella comarca donde estableció su vivienda (un pahuichi casi a orillas del entonces llamado río Sutós) tanto había peleado por materializar su ciudad, marchó a Asunción y consiguió convencer a los pobladores de aquella ciudad para que emigraran a Santa Cruz de la Sierra. El gobernador, el obispo y una gran mayoría de los pobladores de Asunción emigraron a Santa Cruz de la Sierra; donde fueron bien recibidos.

Se asentaron en Santa Cruz de la Sierra durante año y medio, sumando población y provocando un desarrollo vertiginoso que llegó a casi 40 manzanas urbanizadas, convirtiéndola en la más importante de la región platense. Un cronista de la época registró la vida de Santa Cruz de la Sierra en 1564:

“De los que entraren se quedarán

más de los que querrán, porque hay bien de comer y hospédanles

con mucha familiaridad y cortesía...

Fallecimiento[editar]

El gobernador Ortiz de Vergara decidió continuar su marcha a Charcas, donde fue reprendido por haber abandonado Asunción. Volvió la expedición, pasando por Santa Cruz de la Sierra y Chaves se prestó a darles escolta.

Finalmente, en el viaje de regreso, que partió el 3 de octubre de 1568, Ñuflo de Chaves murió a manos de un indígena en la provincia de Itatín, mientras descansaba después de celebrar una reunión de caciques. Esto ocurrió hacia el 5 de octubre de ese año, a treinta leguas de la ciudad, cerca de lo que hoy es el pueblo de Roboré, en Chiquitos.

Carácter y pensamiento[editar]

Sobre la personalidad y pensamiento de Ñuflo de Chaves existen varios registros de la época, firmados por él mismo, sus familiares y cronistas. Un hecho que marca la diferencia de sus ideales, con otros conquistadores de la época, es el ocurrido el 23 de junio de 1559. Habiendo salido Chaves desde Asunción, en la expedición más importante de su vida, en el camino sostuvo una seria discusión con su armada, que protagonizó un motín, encabezados por el capitán Gonzalo Casco, pidiendo el retorno inmediato al Paraguay. Hecho y leído el frondoso reclamo, Ñuflo de Chaves intenta reflexionarlos así:

Rogó y mandó que hubiese silencio en su demanda, pues la merced que Dios nos había hecho en ponernos tan cerca de las partes de donde tanta noticia teníamos era grande (...) y aunque no se siguiese otro interés más que desencantar la tierra, era gran servicio a Su Majestad porque de este bien resultaría que otros no se perdiesen...” (Ñuflo de Chaves. Memoria de los casos sucedidos en la tierra después que estoy en ella).

Sobre lo cual, la mayoría insistió en el requerimiento y pidieron se retirase a tierra pacífica. El General no cedió y en la mañana los esperó con espada al cinto, pero tampoco se opuso a que se retiren los que quisieran y, buscando a sus más leales para continuar. Los amotinados “con setenta y tres hombres más, llevaron consigo mil y quinientos indios amigos, y llevando clérigos y todos oficiales que para la dicha población traía, y en punto de guerra, día de San Juan en la mañana se fueron...” (24 de junio de 1559). Entonces, "Ñuflo de Chaves, siguió adelante con su empresa con no más de cincuenta hombres, lo que nos da una medida de su determinación, su carácter y coraje", dice el historiador argentino Roberto E. Porcel.

Confirma este episodio un informe firmado por confirma Vasco de Soliz cuando relata: “Dejó de seguir la jornada y se vino a poblar Santa Cruz, adonde muchos soldados le dijeron que no venían a poblar sino a buscar la tierra rica, y que se querían volver al Paraguay, y se fueron sesenta soldados…”

Relación con los nativos y la tierra[editar]

Sobre el tema tierra y su relación con los nativos, existe un bando firmado por Chaves el miércoles 10 de mayo de 1559, en el cual manifiesta:

"En un asiento sobre un río que es en la tierra y población de los indios que llaman Chiquitos y Tapisgüeris(…) el dicho señor Capitán mandó por bando público, que llegado a los dichos Timbus o a otra generación donde hayamos de reposar, todos sean obligados a dejar libremente volver los tales indios a esta su tierra, si ellos quisieren, porque su intención, conformándose con la de Su Majestad, es poblar y no despoblar(…) Lo cual todo dijo que mandaba y mandó así se guarde y cumpla, so pena de perdimiento de todos sus bienes…" (Archivo Nacional de Asunción).

Otro documento importante, que expresa su visión, es del 20 de abril de 1561, durante la distribución de encomiendas:

El muy magnífico señor capitán Ñuflo de Chaves… dijo que por que la dicha ciudad por él nuevamente poblada no se pierda sino que antes vaya en aumento, y porque los vecinos que en ella vivieren se aficionen a perpetuarse en la dicha tierra y tengan con qué poder sustentar(...) dijo que mandaba y mandó a todos los contenidos en el dicho repartimiento e a cada uno de ellos que asistan y estén presentes a la vecindad de la dicha ciudad(…) y que tengan especial cuidado de enseñar y atraer a los dichos naturales a ellos encomendados al conocimiento de Dios Nuestro Señor y de nuestra Santa Fe Católica, poniéndolos en toda buena policía y en república a modo de españoles…" (Hernando de Salazar Relación de Servicios de Ñuflo de Chaves (Archivo de Indias).

Servicios[editar]

Existen documentos que resumen los servicios de Ñuflo de Chaves a la corona, firmados por su familia y por testigos directos. Uno de ellos, firmado en Madrid, a 22 de junio de 1591, es el de Pedro de Uzeda del Águila, como albacea de don Álvaro de Chaves y en nombre de doña Elvira Manrique y de doña María de Sotomayor y de doña Catalina de Chaves y de doña Elvira Manrique de Chaves (sic), que dice:

Que el gobernador Ñuflo de Chaves sirvió a Vuestra Majestad más de treinta años en las provincias del Perú y Santa Cruz de la Sierra, donde fue Gobernador y Capitán General y conquistó y descubrió aquellas provincias e hizo otros notables servicios a Vuestra majestad, hasta que los indios lo mataron en la guerra, y a causa de haber hecho nuevos gastos y no haber tenido ayuda de costa ninguna, ni haber tomado para si nada, por darlo a los soldados que con él servían a Vuestra Majestad en la conquista, murió pobre y dejó a su mujer e hijos con mucha necesidad. Don Francisco de Chaves, su hijo mayor, sirvió a Vuestra Majestad de edad de diez y ocho años, hasta veinticinco… murió en Lima. Don Alvaro de Chaves, imitando a su padre y hermano, sirvió a Vuestra Majestad desde que tuvo diez y seis años... murió diciendo lo mucho que sentía morir sin dejar de comer a su madre y hermanas…" (Archivo de Indias).

Matrimonio y descendencia[editar]

Ñuflo de Chaves se unió en matrimonio en el año 1550 con Elvira de Mendoza, una hija de Francisco de Mendoza, teniente de gobernador general de Asunción, y de María de Angulo y Manrique.

Fruto del enlace entre Ñuflo de Chaves y Elvira de Mendoza nacieron por lo menos cinco hijos:

  • Francisco de Chaves (n. ca. 1552 - Lima, Virreinato del Perú, ca. 1577) que fue militar y falleció soltero a los 25 años de edad.
  • María de Sotomayor y Mendoza (n. ca. 1554) que se casó en 1574 con un soldado llamado Diego Osorio. Tuvieron un hijo llamado Francisco Osorio de Chaves, que fue Alcalde de Santa Cruz de la Sierra durante la traslación de la ciudad en 1621.
  • Álvaro de Chaves y Escobar (n. ca. 1556 - Madrid, España, ca. 1582) que también fuera militar y falleció a los 26 años de edad.
  • Catalina de Chaves (n. ca. 1558, Potosí Virreinato del Perú, 16 de enero de 1631), que ingresó al Monasterio de Nuestra Señora de los Remedios en La Plata y posteriormente se casó con Diego de Ocampo, con quien tuvieron un hijo llamado Nufrio de Chaves, heredero de su tío Álvaro de Chaves.
  • Elvira Manrique de Lara y Mendoza (n. ca. 1568), que ingresó con su hermana al Monasterio de Nuestra Señora de los Remedios, en La Plata y luego se matrimonió dos veces: en primeras nupcias con Hernando Jaramillo, que fue Alcalde Ordinario de Potosí y, en segundas nupcias, con Alonso Maldonado de Torres. Con su esposo se trasladaron a Madrid, donde ambos fallecieron sin descendencia.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Vicente Navarro del Castillo; en "La epopeya de la raza extremeña en India". ISBN 84-400-5359-2
  • Hernando Sanabria Fernández; en "Ñuflo de Chaves; el caballero andante de la Selva".
  • Enrique Finot; en "Historia de la conquista del Oriente boliviano".
  • Ruy González; en "Santa Cruz de la Sierra" (1564).
  • Ruy González; en "Santa Cruz de la Sierra" (1564).
  • Francisco Cillán Cillán; en "Ñuflo de Chaves en la conquista de la Bolivia oriental" (2018).
  • Bismark A. Cuéllar Chávez; en "Historia de Santa Cruz" (2015).
  • Eric Armando Soria Galvarro Balcázar; en "Santa Cruz, documentos para su historia" (2017).