Ángel Rodríguez López

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Ángel Rodríguez López (n. Cayés (Llanera); 1934 - Gijón 2016) fue un ciclista español, profesional entre 1956 y 1962.

Trayectoria[editar]

Primeros años[editar]

En 1954 como "amateur" gana su primera carrera y se integra en el club Peña Ciclista Ovetense ganándose el apodo de Ligero y revelándose como el ciclista asturiano más prometedor. En 1956 se licencia como Independiente, y en sus primeras temporadas compitiendo con profesionales hubo de buscarse la vida acudiendo a las carreras en precarias condiciones materiales y logísticas, carente del soporte de un equipo profesional digno de ese nombre,[1][2]​ lo que no le impidió obtener ya en 1956 resultados prometedores, entre ellos el 7º puesto en la general del Circuito Montañés, y cerrarlo con un 19º puesto en la Vuelta a Cataluña. Asimismo obtiene victorias o puestos destacados en numerosas carreras de carácter regional, incluyendo el título de Campeón de Asturias de Fondo en Carretera en 1956, que repetiría en 1958 y 1961.

A pesar de las carencias mencionadas, en 1957 se clasifica segundo en el Gran Premio de Cataluña, octavo en la Vuelta a Asturias, en una edición en que el podio fue copado por Bahamontes, René Marigil y Antonio Suárez, y noveno en la Vuelta a Andalucía.

1960[editar]

En 1960 su magnífica actuación en el Campeonato de España de Montaña en Ruta, celebrado en Estella con la participación de todos los ases del ciclismo español en medio de una enorme expectación, le abrió por fin las puertas de un equipo consolidado, el Majestad, capitaneado por un ya declinante Jesús Loroño, que inmediatamente le hizo debutar en la Vuelta a España; y a partir de ello encadenó tres años de participaciones en las principales carreras españolas. En este año se proclama también Subcampeón nacional de Fondo en Carretera para Independientes, superado sólo por José Pérez-Francés, vence en la Vuelta a la Rioja y queda 2º en la Subida al Naranco.

1961[editar]

La temporada de 1961, encuadrado en el equipo Catigene con conocidos veteranos como Vicente Iturat, Gabriel Company o Antonio Barrutia, la figura del ciclo-cross español de la época, José Luis Talamillo, y una estrella entonces naciente como Julio Jiménez, fue la mejor de su carrera, ocupando al final de ella el puesto 35 entre los 82 corredores profesionales e Independientes españoles activos en dicho año, y el 3º de su equipo, según la clasificación oficiosa de CyclingRanking.com.

Especialmente destacadas fueron sus actuaciones en el Trofeo Torres-Serdán (Madrid-Barcelona), en el Campeonato de España de Independientes (3º tras José Bernárdez y Juan Manuel Menéndez), en el Circuito Montañés (3º en la General final, tras Carmelo Morales y Pérez-Francés), en la Subida al Naranco (9º), y en la Vuelta a Cataluña, donde fue 2º en la etapa reina, colocándose igualmente 2º en la general, y terminó 6º en dicha Clasificación General, muy perjudicado en ella por los tiempos registrados en la contrarreloj por equipos, disputada el último día.

En la Vuelta a España acabó en el puesto 43, entre 90 participantes, mientras que en la Bicicleta Eibarresa lo hizo el 32º entre 64.

Cerró la temporada en el Campeonato de España por Regiones, prueba que se disputaba contrarreloj por equipos de tres corredores, formando el de Asturias con Luis Tuya y Juan Álvarez y consiguiendo la medalla de bronce, tras Cataluña (José Segú, Miguel Pacheco y Aniceto Utset) y Vizcaya (José Bernárdez, Valentín Uriona y Juan María Uribezubia).[3]

1962[editar]

En 1962 fichó por uno de los tres mejores equipos españoles de la época, el Licor 43, encabezado por Fernando Manzaneque. Sin embargo tras participar en la Vuelta a Levante y en la Vuelta a España y pese a quedar 4º en el Campeonato de España de Montaña no logró mantener el nivel de años anteriores y se retiró al finalizar la temporada, compitiendo por última vez el 7 de octubre en la Subida al Naranco.

El entorno ciclista asturiano de la época[editar]

En los primeros años 60 se consolidó en el ciclismo español la estructura de equipos profesionales con patrocinadores comerciales económicamente sólidos. Ello cristalizó finalmente en cuatro equipos dominantes, dos con base vasca, Kas y Fagor, y dos levantinos, Licor 43 y Ferrys. Asturias, una región con una enorme afición por el ciclismo pero carente del tipo de empresas que solía ejercer ese patrocinio, quedó al margen de esa consolidación, y sólo Ángel Rodríguez rellenó hasta cierto punto el hueco en esa época entre los últimos éxitos de Senén Mesa y Luis Sánchez Huergo y los primeros de José Manuel Fuente y Vicente López Carril en la élite del ciclismo español.

Los demás ciclistas aturianos contemporáneos de Rodríguez que se asomaron al profesionalismo (José Constenla, José Suárez, José Luis Rato, Luis Tuya, Ángel Piñera o Juan Álvarez) no lograron estabilizar su carrera, y sólo Álvarez participó en una ocasión (1964) en la Vuelta a España, en las filas del equipo vasco Inuri.

Palmarés[editar]

1957

1960

1961

Equipos[editar]

Notas[editar]

  1. Hoy, por ejemplo, durante la escapada de Company, San Emeterio y Rodríguez, bastaba que los dos primeros alzaran la mano para que enseguida llegaran sus coches y les dieran bidones y plátanos, que también podían apetecerle al joven asturiano, pero éste debía conformarse con verlos bailar ante sus ojos. Sobre esta irritante desigualdad de condiciones, era el único que daba el pecho de verdad. Así han terminado la Vuelta [a Andalucía] Angel Rodríguez y José Suárez. El Mundo Deportivo. Barcelona, 9-2-1957
  2. Y ya que de estrellas hablamos,no podemos dejar de señalar la presencia de una estrella hasta ahora desconocida en el espacio azul del ciclismo español. Nos referimos al asturianín Angel Rodríguez. Nada más desconocido que este Angel Rodríguez.[...] Este tal Angel Rodríguez, un chaval de cuerpo entero que acaba de debutar con esta prueba de envergadura, ha sido el héroe del momento. Nadie se ha fijado en él, nadie le ha hecho caso. Ninguna persona caritativa le ha dado agua, ni le ha duchado, ni le ha empujado, ni le ha hecho caso, ni le ha preguntado quién era ni de dónde venía. Pero él solo, solito, al socaire y con tanto talento como piernas, se ha mantenido firme en los más duros combates y se ha presentado como un señor con los favoritos en la pista del Malecón. No sabemos lo que hará mañana y lo que podrá hacer pasado mañana. Pero afirmamos que lo que ha hecho en la etapa "reina" de este "Circuto Montañés" ha sido el hecho heroico más importante dentro de la falta de resonancia que tienen los hechos heroicos que hacen los soldados rasos. El Mundo Deportivo. Barcelona, 30-5-1956
  3. El Mundo Deportivo. Barcelona, 18-10-1961

Enlaces externos[editar]