¿Quién mató a Marilyn?

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
«¿Quién mató a Marilyn?»
Canción del álbum de Los Prisioneros
Álbum La voz de los '80
Publicación 1984
Grabación 1984
Género New wave
Duración 3:08
Discográfica EMI Odeón Chilena
Escritor(es) Miguel Tapia
Jorge González
Canciones de La voz de los '80
«Sexo»
(5)
«¿Quién mató a Marilyn?»
(6)
«Paramar»
(7)
«¿Quién mató a Marilyn?»
Sencillo de Los Prisioneros
del álbum La voz de los '80
Publicación 15 de agosto de 1984
Formato Casete, vinilo y Cd
Género(s) New wave
Duración 3:09
Discográfica EMI-Odeón Chilena
Autor(es) Miguel Tapia
Jorge González
sencillos de Los Prisioneros
«Sexo»
(1985)
«¿Quién mató a Marilyn?»
(1985)
«Latinoamérica es un pueblo al sur de Estados Unidos»
(1985)

«¿Quién mató a Marilyn?» es el tercer sencillo promocional y sexta pista del álbum La voz de los '80 del grupo chileno Los Prisioneros. Tuvo una gran difusión en las radios de la época.

Canción[editar]

Escrita y cantada por Miguel Tapia (es la única canción del disco en la que Jorge González no es el vocalista principal), trata de manera irónica el misterio que rodea la muerte de la célebre actriz estadounidense Marilyn Monroe, ocurrida en 1962. La canción sugiere que fue un homicidio y no un suicidio, y apunta a toda una serie de sospechosos, desde el presidente hasta Mickey Mouse.

Se puede interpretar como una velada denuncia de los asesinatos cometidos por la dictadura de Pinochet, crímenes que, a través de los medios de prensa controlados por el régimen, eran atribuidos a «extremistas» de izquierda (Operación Colombo) o eran disfrazados como delitos comunes (asesinato de Marta Ugarte, caso Anfruns, etc.). De hecho, en las presentaciones en vivo de la banda durante los años ochenta, al estribillo «¿quién mató a Marilyn?», el público siempre respondía: «los pacos».[1]

Según Miguel Tapia, el sentido de la canción es que a nadie le importa realmente por qué murió Marilyn Monroe,[2]​ por lo que la letra no sería más que un ejercicio sarcástico sobre la admiración obsesiva por los ídolos de la cultura pop extranjera.

Fue una de las primeras canciones compuestas por la banda, cuando aún eran estudiantes del Liceo 6 de San Miguel. Tapia escribió la letra y Jorge González compuso la melodía:

«Era una letra con la que llegó Miguel al colegio y la música yo la hice en un piano. La canción era mortal, el sonido era súper bueno. Tenía mucho de The Cars: el sonido de la caja de la batería bien fuerte, pero el bombo no tanto.»[3]

También fue la primera por la que tuvieron problemas con la censura de la dictadura militar, al incluir las palabras «comunista» y «sandinista» (esta última como homenaje al disco Sandinista! de The Clash).[4]

La canción fue regrabada en 1988 y dicha versión aparece en el compilado Ni por la razón, ni por la fuerza.

Curiosidades[editar]

En la canción se menciona a un tal Rodrigo Beltrán como uno de los posibles asesinos. Rodrigo y su hermano Álvaro Beltrán eran vecinos de Claudio Narea y fueron, junto con Narea y Jorge González, los integrantes de Los Pseudopillos, el cuarteto vocal que precedió a Los Vinchukas y, más tarde, a Los Prisioneros.[5]

Referencias[editar]

  1. Narea, Claudio (2009). Mi vida como prisionero. p. 79. ISBN 9789563001860. 
  2. «Sesiones 24: Miguel Tapia, "me encantaría volver a tocar con Los Prisioneros"». Sesiones 24. Consultado el 27 de diciembre de 2014. 
  3. «Especial La Voz de los '80: La historia Canción por Canción (con palabras de Jorge González)». rata.cl. 13 de diciembre de 2009. Archivado desde el original el 5 de septiembre de 2015. Consultado el 6 de febrero de 2015. 
  4. «A 30 años de La voz de los '80
  5. «Prisioneros del rock & roll». Consultado el 10 de febrero de 2012. 

Enlaces externos[editar]