Diferencia entre revisiones de «Iglesia de Megido»

Contenido eliminado Contenido añadido
ARTÍCULO NUEVO
Etiqueta: editor de código 2017
(Sin diferencias)

Revisión del 21:12 7 sep 2023

Iglesia de Megido
273px
Localización
País Bandera de Israel Israel
Coordenadas 32°34′16″N 35°11′29″E / 32.5712, 35.1913

La iglesia de Megido es un sitio arqueológico cerca de las ruinas de Megido, en Galilea, al norte de Israel, que alberga los cimientos de una de las iglesias más antiguas jamás descubiertas.[1][2]​ Siendo uno de los muy escasos templos cristianos conocidos que remontan a la primera mitad del siglo III, su datación se basa en varios vestigios, que incluyen monedas de la época, piezas de arcilla de objetos de alfarería, e inscripciones que corresponden al comienzo del período preniceno. Actualmente, su datación más aceptada es de ca. 230, en cuyo caso sería la sala de oración de culto cristiano más antigua jamás hallada.[3]

Por encima de todo destaca un suelo de mosaico bien conservado, que al parecer fue cuidadosamente ocultado cuando el sitio fue abandono durante la gran persecución de las comunidades cristianas primitivas de Judea en 303, emprendida por el emperador romano Diocleciano; concretamente, la estructura parece haber sido abandonada con prisa en 305. El lugar del yacimiento corresponde a la antigua ciudad romana de Legio, antiguamente conocida en hebreo como Kefar Otani.[1]

Historia y descripción

El yacimiento fue hallado en 2005 por el arqueólogo israelí Yotam Tepper de la Universidad de Tel Aviv[1]​ (aunque según otra versión el hallazgo lo realizó un reo de la contigua cárcel de Meguidó),[4]​ y paso seguido se procedió a su excavación y limpieza, tareas realizadas en su día por reos de la dicha prisión militar, proyecto que acaparó los titulares de la prensa del momento.[5][6]​ Tras un minucioso proceso de datación, se estableció que se trataba de un edificio del siglo III; se pudo concluir que los congregantes del lugar disfrutaban de un cierto período de tranquilidad, suficiente para poder desarrollar numerosos objetos de arte religioso, lo cual sugeriría que la iglesia fuera anterior a los tiempos convulsos de la segunda parte de siglo.[7]​ Esta interpretación, sin embargo, ha sido retada por otros arqueólogos, que han situado la estructura varias décadas más tarde (véase a continuación).[2]

El sitio incluye un mosaico de 54 m², en muy buen estado de conservación, que reúne textos, figuras geométricas y representaciones de peces, símbolo utilizado por los primeros cristianos. Está conformado por cuatro paneles, uno a cada lado de lo que debió ser una mesa eucarística (trapeza), rodeadas de teselas monocromas decoradas con rosetas y patrones geométricos (como teselaciones de rombos), y bordeadas por marcos con formas entrelazadas. Los textos están escritos en griego antiguo y, según indica la propia pieza, el artista de la obra fue un tal Brucio.[7]

El panel sur, adornado con una alfombra de rosetones, presenta dos inscripciones, mientras que el panel norte también tiene una inscripción, junto a un octógono rodeado de cuadrados (separados por rombos y triángulos) con formas geométricas, entre ellas una greca (meandro griego), un escudo, dos lunas, una flor, un damero, y, en el centro, un prisma tridimensional que encierra un medallón con las imágenes de los dos peces – una lubina y un atún. En el centro de la superficie, a pie de lo que parece haber sido un arco, hay dos piedras rectangulares que se cree que eran dos de las patas de la trapeza.[3]


La inscripción en la parte superior del panel norte está dedicada a Gayano, el centurión que pagó la confección del mosaico:[8]

Gaiano, también llamado Porfirio, centurión, nuestro hermano y dignatario, hizo realizar este suelo de su propia cuenta como un acto de liberalidad. Brucio logró [llevó a cabo / concluyó] el trabajo.

La inscripción del lado opuesto del mismo panel está dedicada a «Akeptous, amante de Dios... quien ofreció la mesa a Dios Jesucristo como memorial [o recordación/homenaje]». Con ‘memorial’ se refiere probablemente a la sagrada comunión, con lo que se trataría de la mesa eucarística, coincidiendo con la interpretación que se atribuye a las patas de piedra en medio de la sala, y sería una de las referencias arqueológicas (no basado en textos) más tempranas a esta práctica. Esta ubicación de la mesa coincidiría con la disposición de los restos de la mesa en las iglesias del norte de África, sugiriendo que la cena se celebraba en los siglos III-IV en medio de la congregación de fieles, y no en una parte del santuario reservada al clero. Un dato notable es la forma de abreviación del nombre de Jesucristo, usando las primera y última letras con una línea por encima que lo designa como nombre sagrado; el mosaico de Megido es la evidencia más temprana de esta práctica, conocida de épocas posteriores.[9]

Más notable todavía es el uso de algunas palabras como mnemosynon para ‘recordar’, que no era común en esa época pero se usa con frecuencia en el Nuevo Testamento, lo mismo que prosferein para ‘ofrecer’, de uso frecuente en los Evangelios. Desde el punto de vista teológico del cristianismo, la importancia del hallazgo es que confirma la consideración de Jesús como Dios ya en esta fase temprana de la joven religión.[4]​ No se sabe con certeza a quién se refiere el nombre de Akeptous, aunque es posible que sea un derivado del latín Acceptus, en cuyo caso puede referirse a un esclavo (cosa posible, tratándose de una morada humilde).[10]

La inscripción en el lado oriental del panel sur, que ha recibido el nombre de Inscripción de las Mujeres, pide recordar a «Primilla, Cyriaca y Dorothea, y además de Chreste». Por la forma de empleo de las palabras, se sobreentiende que estas cuatro mujeres podrían haber sido mártires de esta comunidad.[11][12]​ La disposición de los paneles del mosaico, enfrentando las inscripciones de las mujeres con las de los hombres, puede sugerir que en el cristianismo primitivo, hombres y mujeres estaban sentados a ambos lados de la mesa en posición enfrentada, al menos durante los eventos religiosos.[12][13]

Datación y comparación con otras estructuras

Las inscripciones griegas presentan características paleográficas que las ubican en el siglo III. Un análisis de los demás hallazgos combinado con una datación científica, han sugerido el año 230 como fecha de la construcción la casa. De ser cierto, disputaría con la iglesia-casa de Dura Europos, situada al este de Siria (a orillas del Éufrates),[3]​ la posición de sala de oraciones cristiana más antigua descubierta hasta la fecha, ya que esta última ha sido tradicionalmente fechada en ca. 233/235, si bien una datación más reciente la ubica alrededor de 241.[14]​ Por otro lado, en el caso de la iglesia siria (cuya ubicación hubiera correspondido a la provincia romana de Celesiria), se han preservado objetos de culto religioso tan valiosos como una primitiva pila bautismal y murales internos que representan escenas bíblicas tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento.[15]​ Se trata de la estructura cristiana más antigua en conservar estos objetos clave en la práctica religiosa cristiana.[16]

Actualmente, no se ha llegado a un consenso con respecto a la datación definitiva de la estructura de Magido, con propuestas que la ubican incluso «solo» en la segunda mitad del siglo III,[2][10]​ lo cual dejaría a la iglesia siria como única que remonta a la primera mitad de dicho siglo. Sea como fuere, en ambos casos se trataría de estructuras anteriores a su uso religioso, probablemente dependencias romanas. En el caso de la iglesia de Megido, expertos como el antropólogo Joe Zias, quien fue durante muchos años el curador del departamento de Arqueología y Antropología de la Autoridad de Antigüedades de Israel, han defendido la existencia del edificio en las primeras décadas el tercer siglo, si bien alejado de un significado cristiano. De hecho, el edificio más antiguo que fue erigido como templo cristiano desde su concepción, del que se tiene constancia en la actualidad, es la iglesia de Áqaba, al sur de Jordania, a dos kilómetros de la frontera con Israel. Fue construida en dos fases, la primera de ellas fechada en ca. 300 (distintos cálculos arrojan fechas como 293 o 303 d. C.), pocos años antes de la persecución diocleciana.[17]

Véase también

Referencias

  1. a b c Tepper, Yotam; Di Segni, Leʾah (2006). A Christian prayer hall of the third century CE at Kefar Othnay (Legio): excavations at the Megiddo prison 2005. Israel Antiquities Authority. ISBN 978-965-406-193-3. 
  2. a b c World Heritage Sites in Israel (en inglés). PediaPress. Consultado el 7 de septiembre de 2023. 
  3. a b c Prosser, Keith (7 de julio de 2016). Was Jesus Crucified? (en inglés). Lulu.com. ISBN 978-1-291-91380-4. Consultado el 7 de septiembre de 2023. 
  4. a b McDowell, Sean; Staff, Holman Bible (2010-02). Apologetics Study Bible for Students, Hardcover (en inglés). B&H Publishing Group. ISBN 978-1-58640-493-2. Consultado el 7 de septiembre de 2023. 
  5. Myre, Greg (7 de noviembre de 2005). «Israeli Prisoners Dig Their Way to Early Christianity». The New York Times (en inglés estadounidense). ISSN 0362-4331. Consultado el 7 de septiembre de 2023. 
  6. McGreal, Chris (7 de noviembre de 2005). «Holy Land's 'oldest church' found at Armageddon». The Guardian (en inglés británico). ISSN 0261-3077. Consultado el 7 de septiembre de 2023. 
  7. a b Meyers, Eric M.; Chancey, Mark A. (25 de septiembre de 2012). Alexander to Constantine: Archaeology of the Land of the Bible (en inglés). Yale University Press. ISBN 978-0-300-17483-0. Consultado el 7 de septiembre de 2023. 
  8. says, David Frisken. «Akeptous Inscription, 3-4th century CE : Center for Online Judaic Studies» (en inglés estadounidense). Consultado el 6 de septiembre de 2023. 
  9. Publishing, Rose (5 de octubre de 2021). Why Trust the Bible? (en inglés). Rose Publishing. ISBN 978-1-64938-863-6. Consultado el 7 de septiembre de 2023. 
  10. a b Clausen, David Christian (2016). The upper room and tomb of David: the history, art and archaeology of the Cenacle on Mount Zion. McFarland & Company, Inc., Publishers. ISBN 978-1-4766-2443-3. 
  11. Taylor, Joan E.; Ramelli, Ilaria L. E. (18 de febrero de 2021). Patterns of Women's Leadership in Early Christianity (en inglés). Oxford University Press. ISBN 978-0-19-263691-1. Consultado el 7 de septiembre de 2023. 
  12. a b Kateusz, Ally (2019). Mary and early Christian women: hidden leadership. Palgrave Macmillan. ISBN 978-3-030-11111-3. 
  13. Bochinger, Christoph, ed. (2017). Dynamics of religion: past and present: proceedings of the XXI World Congress of the International Association for the History of Religions, Erfurt, August 23-29, 2015. Religionsgeschichtliche Versuche und Vorarbeiten. De Gruyter. ISBN 978-3-11-045093-4. 
  14. «Archaeology Magazine - Dura-Europos: Crossroad of Cultures - Archaeology Magazine Archive». archive.archaeology.org. Consultado el 6 de septiembre de 2023. 
  15. Peppard, Michael (2012). «Illuminating the Dura-Europos Baptistery: Comparanda for the Female Figures». Journal of Early Christian Studies 20 (4): 543. ISSN 1086-3184. Consultado el 7 de septiembre de 2023. 
  16. «Dura-Europos: Excavating Antiquity | Yale University Art Gallery». media.artgallery.yale.edu. Consultado el 7 de septiembre de 2023. 
  17. Dijkstra, Meindert (22 de agosto de 2023). Palestine and Israel: A Concealed History (en inglés). Wipf and Stock Publishers. ISBN 978-1-6667-4880-2. Consultado el 7 de septiembre de 2023.