Hipótesis dopaminérgica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La hipótesis dopaminérgica de la esquizofrenia es un modelo que atribuye los síntomas positivos de la esquizofrenia a una transducción de señal dopaminérgica perturbada e hiperactiva. El modelo extrae evidencia de la observación de que una gran cantidad de antipsicóticos tienen efectos del antagonista de receptor de la dopamina. La teoría, sin embargo, no postula el exceso de dopamina como una explicación completa de la esquizofrenia. Más bien, la hiperactivación de los receptores D2, específicamente, es un efecto de la desregulación sináptica química global observada en este trastorno.

Introducción[editar]

Algunos investigadores han sugerido que los sistemas de dopamina en la vía mesolímbica pueden contribuir a los «síntomas positivos» de la esquizofrenia[1][2]​ (mientras que los problemas con la función de dopamina en la vía mesocortical pueden ser responsables de los «síntomas negativos», como la avolición y la alogia).[2]​ La expresión anormal, por lo tanto, la distribución del receptor D2 entre estas áreas y el resto del cerebro también puede estar implicada en la esquizofrenia, específicamente en la fase aguda. Un exceso relativo de estos receptores dentro del sistema límbico significa que el área de Broca, que puede producir un lenguaje ilógico,[3]​ tiene una conexión anormal con el área de Wernicke, que comprende el lenguaje pero no lo crea. Se toma en cuenta que la variación en la distribución se observa dentro de los individuos, por lo que las anormalidades de esta característica probablemente juegan un papel importante en todas las enfermedades psicológicas. Las alteraciones individuales se producen por diferencias dentro de las vías glutamatérgicas dentro del sistema límbico, que también están implicadas en otros síndromes psicóticos. Entre las alteraciones de la estructura sináptica y global, las anomalías más significativas se observan en el fascículo uncinado[4]​ y el giro cingulado.[5]​ La combinación de estos crea una profunda disimetría de la señalización inhibitoria prefrontal, desplazada positivamente hacia el lado dominante. Finalmente, el giro cingulado se atrofia hacia la parte anterior, debido a la depresión a largo plazo (DLP) y la potenciación a largo plazo (LTP, por sus siglas en inglés) de las señales anormalmente fuertes transversalmente a través del cerebro.[6]​ Esto, combinado con un déficit relativo en la entrada de GABAérgico al área de Wernicke, cambia el equilibrio de la comunicación bilateral a través del cuerpo calloso posteriormente.[7]​ Mediante este mecanismo, la comunicación hemisférica se desplaza mucho hacia la parte posterior izquierda/dominante. Como tal, el lenguaje espontáneo de Broca puede propagarse a través del sistema límbico hasta la corteza auditiva terciaria. Esta señalización retrógrada hacia los lóbulos temporales hace que los lóbulos parietales no lo reconozcan como resultados internos en las alucinaciones auditivas típicas de la esquizofrenia crónica.[8]

Además, se observan reducciones significativas del volumen de la materia gris cortical en este trastorno. Específicamente, el hemisferio derecho se atrofia más, mientras que ambos lados muestran una disminución marcada en el volumen frontal y posterior.[9]​ Esto indica que ocurre una plasticidad neuronal anormal, donde ciertos circuitos de retroalimentación se vuelven tan potentes, otros reciben poca transmisión glutaminérgica. Este es un resultado directo de la entrada dopaminérgica anormal al cuerpo estriado, por lo tanto [indirectamente] desinhibición de la actividad talámica. La naturaleza excitadora de la transmisión dopaminérgica significa que la hipótesis glutamatérgica de la esquizofrenia está inextricablemente entrelazada con este funcionamiento alterado. 5-HT también regula los neurotransmisores de monoamina, incluida la transmisión dopaminérgica. Específicamente, el receptor 5-HT2A regula la entrada cortical a los ganglios basales y muchos antipsicóticos típicos y atípicos son antagonistas de este receptor. Varios antipsicóticos también son antagonistas en el receptor 5-HT2C, lo que conduce a la liberación de dopamina en las estructuras donde se expresa 5-HT2C; cuerpo estriado, corteza prefrontal, núcleo accumbens, amígdala, hipocampo (todas las estructuras indicadas en esta enfermedad), y actualmente se cree que es una razón por la cual los antipsicóticos con propiedades antagonistas de 5HT2C mejoran los síntomas negativos.[10]​ Se necesita más investigación para explicar la naturaleza exacta de la transmisión química alterada en este trastorno.

Evidencia reciente sobre una variedad de modelos animales de psicosis, como la sensibilización del comportamiento animal por anfetamina o fenciclidina (PCP, polvo de ángel)[11]​ o esteroides en exceso, o mediante la eliminación de varios genes (COMT, DBH, GPRK6, RGS9, RIIbeta), o haciendo lesiones cerebrales en animales recién nacidos, o induciendo partos animales anormalmente por cesárea, todos inducen una marcada hipersensibilidad conductual a la dopamina y un marcado aumento en el número de receptores de dopamina D2 en el estado de alta afinidad por la dopamina.[12]

Este último trabajo implica que hay múltiples genes y vías neuronales que pueden conducir a la psicosis y que todas estas vías de psicosis múltiples convergen a través del estado de alta afinidad del receptor D2, el objetivo común para todos los antipsicóticos, típicos o atípicos. Combinado con una señalización menos inhibitoria del tálamo y otras estructuras gangálicas basales, desde la hipotrofia,[13]​ la activación anormal de la corteza cingulada, específicamente alrededor de las áreas de Broca y Wernicke, el agonismo anormal D2 puede facilitar los patrones ilógicos de autorefuerzo lenguaje encontrado en tales pacientes.[14]​ En la esquizofrenia, este ciclo de retroalimentación ha progresado, lo que produjo la atrofia neuronal generalizada característica de esta enfermedad. Los pacientes que toman medicamentos neurolépticos o antipsicóticos tienen una atrofia significativamente menor dentro de estas áreas cruciales.[13]​ Como tal, la intervención médica temprana es crucial para prevenir el avance de estos déficits profundos en la comunicación bilateral en la raíz de todos los trastornos psicóticos.[15]​ La esquizofrenia crónica avanzada no puede responder incluso a la clozapina, considerada como el antipsicótico más potente,[16][3][17]​ como tal, una cura para la esquizofrenia altamente avanzada es probablemente imposible mediante el uso de cualquier antipsicótico moderno, por lo que no se puede enfatizar el valor de la intervención temprana suficiente.[2]

Discusión[editar]

Evidencia de la hipótesis dopaminérgica[editar]

La anfetamina, la cocaína y las drogas similares aumentan los niveles de dopamina en el cerebro y pueden causar síntomas similares a los presentes en la psicosis, particularmente después de grandes dosis o uso prolongado. Esto a menudo se conoce como «psicosis de anfetaminas» o «psicosis de cocaína», pero puede producir experiencias prácticamente indistinguibles de los síntomas positivos asociados con la esquizofrenia. Del mismo modo, aquellos tratados con levodopa que mejora la dopamina para la enfermedad de Parkinson pueden experimentar efectos secundarios psicóticos que imitan los síntomas de la esquizofrenia. Hasta el 75% de los pacientes con esquizofrenia han aumentado los signos y síntomas de su psicosis al momento de la provocación con dosis moderadas de metilfenidato o anfetamina u otros compuestos similares a la dopamina, todos administrados a dosis a las que los voluntarios normales de control no tienen ningún efecto psicológicamente perturbador.[18][19]

Algunos estudios de neuroimagen funcional también han demostrado que, después de tomar anfetaminas, los pacientes diagnosticados con esquizofrenia muestran mayores niveles de liberación de dopamina (particularmente en el cuerpo estriado) que las personas no psicóticas. Sin embargo, los efectos agudos de los estimulantes de dopamina incluyen euforia, estado de alerta y exceso de confianza; estos síntomas recuerdan más la manía que la esquizofrenia.[20]​ Desde la década de 2000, varios estudios de PET han confirmado una capacidad de síntesis alterada de dopamina en la vía nigroestriada de la dopamina que demuestra una desregulación dopaminérgica.[21]

Se ha encontrado que un grupo de medicamentos llamados fenotiazinas, incluidos los antipsicóticos como la clorpromazina, antagoniza la unión de la dopamina (particularmente en los receptores de dopamina D2) y reduce los síntomas psicóticos positivos. Esta observación se extendió posteriormente a otras clases de fármacos antipsicóticos, como las butirofenonas, incluido el haloperidol. El vínculo se fortaleció mediante experimentos en los años 1970 que sugirieron que la afinidad de unión de los fármacos antipsicóticos por los receptores de dopamina D2 parecía ser inversamente proporcional a su dosis terapéutica. Esta correlación, que sugiere que la unión del receptor está causalmente relacionada con la potencia terapéutica, fue informada por dos laboratorios en 1976.[22][23]

La evidencia genética ha sugerido que puede haber genes, o variantes específicas de genes, que codifican los mecanismos involucrados en la función de la dopamina, que pueden ser más frecuentes en personas que experimentan psicosis o diagnosticadas con esquizofrenia. Los genes relacionados con la dopamina vinculados a la psicosis de esta manera incluyen COMT, DRD4 y AKT1.[24]

Las personas con esquizofrenia parecen tener una alta tasa de automedicación con nicotina; El efecto terapéutico probablemente ocurre a través de la modulación de la dopamina por los receptores nicotínicos de acetilcolina.

Sin embargo, hubo controversia y hallazgos conflictivos sobre si los hallazgos post mortem resultaron de la tolerancia a los medicamentos al tratamiento antipsicótico crónico. En comparación con el éxito de los estudios post mortem para encontrar cambios profundos de los receptores de dopamina, los estudios de imágenes que utilizan métodos SPET y PET en pacientes sin tratamiento farmacológico generalmente no han encontrado ninguna diferencia en la densidad del receptor D2 de dopamina en comparación con los controlados. Hallazgos comparables en estudios longitudinales muestran: «Se hace especial hincapié en las limitaciones metodológicas en la literatura existente, incluida la falta de datos de confiabilidad, la heterogeneidad clínica entre los estudios y los diseños y estadísticas inadecuadas del estudio», se hacen sugerencias para mejorar futuros estudios de tratamiento de neuroimagen longitudinal efectos en la esquizofrenia[25]​ Una revisión reciente de los estudios de imágenes en la esquizofrenia muestra confianza en las técnicas, al tiempo que discute dicho error del operador.[26]​ En 2007, un informe mencionaba: «Durante la última década, los resultados de los estudios de imágenes cerebrales mediante el uso de PET y SPET en pacientes esquizofrénicos mostraron una clara desregulación del sistema dopaminérgico».[27]

Los hallazgos recientes de los metanálisis sugieren que puede haber una pequeña elevación en los receptores de dopamina D2 en pacientes libres de drogas con esquizofrenia, pero el grado de superposición entre pacientes y controles hace que sea poco probable que esto sea clínicamente significativo.[28][29]​ Si bien la revisión de Laruelle reconoció que se encontraron más sitios con metilspiperona, discutió las razones teóricas detrás de dicho aumento (incluido el equilibrio monómero-dímero) y pidió que se hiciera más trabajo para 'caracterizar' las diferencias. Además, los medicamentos antipsicóticos más nuevos (llamados medicamentos antipsicóticos atípicos) pueden ser tan potentes como los medicamentos más antiguos (llamados medicamentos antipsicóticos típicos) al tiempo que afectan la función de la serotonina y tienen un efecto de bloqueo de dopamina algo menor. Además, no se ha demostrado de manera confiable que la disfunción de la vía dopaminérgica se correlacione con el inicio o la gravedad de los síntomas. Los niveles de HVA se correlacionan tendencialmente con la gravedad de los síntomas. Durante la aplicación de debrisoquin, esta correlación se vuelve significativa.[30]

Una minoría significativa ha intentado dar una explicación más precisa de esta discrepancia en el receptor D2. Las mediciones de imágenes de radioligando involucran la relación monómero y dímero, y el modelo de 'cooperatividad'.[31]​ La cooperatividad es una función química en el estudio de enzimas.[32]​ Los receptores de dopamina interactúan con su propio tipo u otros receptores para formar receptores de orden superior, como dímeros, a través del mecanismo de cooperatividad.[33]​ Philip Seeman ha dicho: "En la esquizofrenia, por lo tanto, la densidad de los sitios de [11C] metilspiperona aumenta, reflejando un aumento en los monómeros, mientras que la densidad de los sitios de [11C] racloprida sigue siendo la misma, lo que indica que la población total de monómeros y dímeros D2 no cambia".[34]​ (En otro lugar, Seeman ha dicho que la metilspiperona posiblemente se une con dímeros[35]​) Teniendo en cuenta esta diferencia en la técnica de medición, el metanálisis mencionado anteriormente utiliza resultados de 10 ligandos diferentes.[36]​ Los resultados de unión de ligando exagerados tales como SDZ GLC 756 (como se usa en la figura) se explicaron por referencia a este equilibrio monómero-dímero.

Referencias[editar]

  1. Carlson, Neil R. (2013). Physiology of behavior (11th edición). Boston: Pearson. ISBN 978-0205239399. 
  2. a b c Gómez Ayala, Adela Emilia (1 de octubre de 2006). «Farmacoterapia de la esquizofrenia». Farmacia Profesional 20 (9): 73-78. ISSN 0213-9324. Consultado el 20 de marzo de 2020. 
  3. a b «Dosis de clozapina en la esquizofrenia». www.cochrane.org. Consultado el 20 de marzo de 2020. 
  4. McIntosh AM, Muñoz Maniega S, Lymer GK, McKirdy J, Hall J, Sussmann JE, Bastin ME, Clayden JD, Johnstone EC, Lawrie SM (diciembre de 2008). «White matter tractography in bipolar disorder and schizophrenia». Biological Psychiatry (en inglés) 64 (12): 1088-92. PMID 18814861. doi:10.1016/j.biopsych.2008.07.026. 
  5. Haznedar MM, Buchsbaum MS, Hazlett EA, Shihabuddin L, New A, Siever LJ (diciembre de 2004). «Cingulate gyrus volume and metabolism in the schizophrenia spectrum». Schizophrenia Research (en inglés) 71 (2–3): 249-62. PMID 15474896. doi:10.1016/j.schres.2004.02.025. 
  6. Schlaug G, Marchina S, Norton A (julio de 2009). «Evidencia de plasticidad en los tractos de materia blanca de pacientes con afasia crónica de Broca sometidos a terapia del habla intensa basada en entonación». Annals of the New York Academy of Sciences 1169 (1): 385-94. Bibcode:2009NYASA1169..385S. PMC 2777670. PMID 19673813. doi:10.1111/j.1749-6632.2009.04587.x. 
  7. Nakamura M, McCarley RW, Kubicki M, Dickey CC, Niznikiewicz MA, Voglmaier MM, Seidman LJ, Maier SE, Westin CF, Kikinis R, Shenton ME (septiembre de 2005). «Fronto-temporal disconnectivity in schizotypal personality disorder: a diffusion tensor imaging study». Biological Psychiatry 58 (6): 468-78. PMC 2768055. PMID 15978550. doi:10.1016/j.biopsych.2005.04.016. 
  8. Friston, KJ (10 de marzo de 1998). «Hipótesis de la desconexión.». Schizophrenia research 30 (2): 115-25. PMID 9549774. doi:10.1016/s0920-9964(97)00140-0. 
  9. Harvey I, Ron MA, Du Boulay G, Wicks D, Lewis SW, Murray RM (agosto de 1993). «Reducción del volumen cortical en la esquizofrenia en la resonancia magnética.». Psychological Medicine 23 (3): 591-604. PMID 8234567. doi:10.1017/S003329170002537X. 
  10. «Mecanismo de acción de los antipsicóticos de primera y segunda generación». Instituto de Psicofarmacología. Consultado el 20 de marzo de 2020. 
  11. Carlsson M.; Carlsson A. (1990). «Esquizofrenia: Un neurotransmisor subcortical». Schizophrenia Bulletin 16 (3): 425-430. PMID 1981107. doi:10.1093/schbul/16.3.425. 
  12. Seeman P.; Weinshenker D.; Quirion R.; Srivastava L. K.; Bhardwaj S. K.; Grandy D.K.; Premont R. T.; Sotnikova T.D.; Boksa P.; El-Ghundi M.; O'dowd B. F.; George S. R.; Perreault M. L.; Männistö P. T.; Robinson S.; Palmiter R. D.; Tallerico T. (Marzo de 2005). «Dopamine supersensitivity correlates with D2High states, implying many paths to psychosis». Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (en inglés) 102 (9): 3513-8. PMC 548961. PMID 15716360. doi:10.1073/pnas.0409766102. 
  13. a b Gur RE, Maany V, Mozley PD, Swanson C, Bilker W, Gur RC (diciembre de 1998). «Subcortical MRI volumes in neuroleptic-naive and treated patients with schizophrenia». The American Journal of Psychiatry (en inglés) 155 (12): 1711-7. PMID 9842780. doi:10.1176/ajp.155.12.1711. 
  14. Arinami T, Gao M, Hamaguchi H, Toru M (April 1997). «A functional polymorphism in the promoter region of the dopamine D2 receptor gene is associated with schizophrenia». Human Molecular Genetics (en inglés) 6 (4): 577-82. PMID 9097961. doi:10.1093/hmg/6.4.577. 
  15. Whitford TJ, Kubicki M, Schneiderman JS, O'Donnell LJ, King R, Alvarado JL, Khan U, Markant D, Nestor PG, Niznikiewicz M, McCarley RW, Westin CF, Shenton ME (julio de 2010). «Anormalidades del cuerpo calloso y su asociación con síntomas psicóticos en pacientes con esquizofrenia.». Biological Psychiatry 68 (1): 70-7. PMC 2900500. PMID 20494336. doi:10.1016/j.biopsych.2010.03.025. 
  16. McEvoy JP, Lieberman JA, Stroup TS, Davis SM, Meltzer HY, Rosenheck RA, Swartz MS, Perkins DO, Keefe RS, Davis CE, Severe J, Hsiao JK (abril de 2006). «Efectividad de clozapina versus olanzapina, quetiapina y risperidona en pacientes con esquizofrenia crónica que no respondieron al tratamiento antipsicótico atípico previo». The American Journal of Psychiatry 163 (4): 600-10. PMID 16585434. doi:10.1176/appi.ajp.163.4.600. 
  17. «Clozapina para tartar la esquizofrenia resistente: Utilizar con mucho cuidado». Consultado el 20 de marzo de 2020. 
  18. Lieberman JA, Kane JM, Alvir J (1987). «Provocative tests with psychostimulant drugs in schizophrenia». Psychopharmacology 91 (4): 415-33. PMID 2884687. doi:10.1007/BF00216006. 
  19. Curran C, Byrappa N, McBride A (septiembre de 2004). «Stimulant psychosis: systematic review». The British Journal of Psychiatry 185 (3): 196-204. PMID 15339823. doi:10.1192/bjp.185.3.196. 
  20. Jacobs D, Silverstone T (mayo de 1986). «La excitación inducida por dextroanfetamina en humanos como modelo para la manía». Psychological Medicine 16 (2): 323-9. PMID 3726006. doi:10.1017/S0033291700009132. 
  21. Weinstein JJ, Chohan MO, Slifstein M, Kegeles LS, Moore H, Abi-Dargham A (enero de 2017). «Pathway-Specific Dopamine Abnormalities in Schizophrenia». Biological Psychiatry (en inglés) 81 (1): 31-42. PMC 5177794. PMID 27206569. doi:10.1016/j.biopsych.2016.03.2104. 
  22. Creese I, Burt DR, Snyder SH (abril de 1976). «Dopamine receptor binding predicts clinical and pharmacological potencies of antischizophrenic drugs». Science 192 (4238): 481-3. Bibcode:1976Sci...192..481C. PMID 3854. doi:10.1126/science.3854. 
  23. Seeman P, Lee T, Chau-Wong M, Wong K (junio de 1976). «Antipsychotic drug doses and neuroleptic/dopamine receptors». Nature 261 (5562): 717-9. Bibcode:1976Natur.261..717S. PMID 945467. doi:10.1038/261717a0. 
  24. Arguello PA, Gogos JA (junio de 2008). «A signaling pathway AKTing up in schizophrenia». The Journal of Clinical Investigation 118 (6): 2018-21. PMC 2391280. PMID 18497888. doi:10.1172/JCI35931. 
  25. Davis CE, Jeste DV, Eyler LT (octubre de 2005). «Revisión de estudios longitudinales de neuroimagen funcional de tratamientos farmacológicos en pacientes con esquizofrenia». Schizophrenia Research 78 (1): 45-60. PMID 15979287. doi:10.1016/j.schres.2005.05.009. 
  26. Gur RE, Chin S (1999). Lateralidad en estudios funcionales de imágenes cerebrales de esquizofrenia = Schizophrenia Bulletin 25 (1). pp. 141-56. PMID 10098918. doi:10.1093/oxfordjournals.schbul.a033361. 
  27. Meisenzahl EM, Schmitt GJ, Scheuerecker J, Möller HJ (agosto de 2007). «El papel de la dopamina para la fisiopatología de la esquizofrenia.». International Review of Psychiatry 19 (4): 337-45. PMID 17671867. doi:10.1080/09540260701502468. 
  28. Laruelle M (septiembre de 1998). «Imaging dopamine transmission in schizophrenia. A review and meta-analysis». The Quarterly Journal of Nuclear Medicine 42 (3): 211-21. PMID 9796369. 
  29. Stone JM, Morrison PD, Pilowsky LS (junio de 2007). «Glutamate and dopamine dysregulation in schizophrenia--a synthesis and selective review». Journal of Psychopharmacology 21 (4): 440-52. PMID 17259207. doi:10.1177/0269881106073126. 
  30. Maas J. W.; Contreras S. A.; Seleshi E.; Bowden C. L. (junio de 1988). «Dopamine metabolism and disposition in schizophrenic patients. Studies using debrisoquin». Archives of General Psychiatry 45 (6): 553-9. PMID 3377641. doi:10.1001/archpsyc.1988.01800300049005. 
  31. Seeman P.; Schwarz J.; Chen J. F.; Szechtman H.; Perreault M.; McKnight G. S.; Roder J. C.; Quirion R.; Boksa P.; Srivastava L. K.; Yanai K.; Weinshenker D.; Sumiyoshi T. (septiembre de 2006). «Psychosis pathways converge via D2high dopamine receptors». Synapse (en inglés) 60 (4): 319-46. PMID 16786561. doi:10.1002/syn.20303. 
  32. Safra, JE (Chairman) 2005 'Cooperativity' The New Encyclopaedia Britannica, Vol 3, Micropaedia, p 666
  33. Fuxe K, Marcellino D, Guidolin D, Woods A, Agnati L, Chapter 10 – Dopamine Receptor Oligermization, en Neve KA (ed) 'Receptores de Dopamina', Springer (2009)
  34. Philip Seeman. «Dopamine Receptors: Clinical Correlates». Archivado desde el original el 24 de febrero de 2001. Consultado el 18 de junio de 2021. 
  35. Seeman P.; Guan H. C.; Civelli O.; Van Tol H. H.; Sunahara R. K.; Niznik H. B. (Octubre de 1992). «The cloned dopamine D2 receptor reveals different densities for dopamine receptor antagonist ligands. Implications for human brain positron emission tomography». European Journal of Pharmacology (en inglés) 227 (2): 139-46. PMID 1358662. doi:10.1016/0922-4106(92)90121-B. 
  36. Zakzanis K. K.; Hansen K. T. (Agosto de 1998). «Dopamine D2 densities and the schizophrenic brain». Schizophrenia Research (en inglés) 32 (3): 201-6. PMID 9720125. doi:10.1016/s0920-9964(98)00041-3.