Smultronstället

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Smultronstället
Título Fresas salvajes (España)
Cuando huye el día (Hispanoamérica)
Ficha técnica
Dirección
Ayudante de dirección Gösta Ekman
Producción Allan Ekelund
Guion Ingmar Bergman
Música Erik Nordgren
Sonido Aaby Wedin
Maquillaje Nils Nittel
Fotografía Gunnar Fischer
Montaje Oscar Rosander
Escenografía Gittan Gustafsson
Vestuario Millie Ström
Protagonistas Victor Sjöström
Ingrid Thulin
Bibi Andersson
Gunnar Björnstrand
Folke Sundquist
Björn Bjelvenstam
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Suecia
Año 1957
Género Drama
Duración 91 minutos
Idioma(s) Sueco
Compañías
Productora Svensk Filmindustri
Ficha en IMDb

Smultronstället (en España, Fresas salvajes; en Hispanoamérica, Cuando huye el día) es una película sueca de 1957 de género dramático con guión y dirección de Ingmar Bergman. El reparto incluye a Victor Sjöström, en la que sería su última aparición en el cine, como el personaje principal; y varios de los actores recurrentes en las películas de Bergman como Bibi Andersson, Ingrid Thulin, Gunnar Björnstrand y Max von Sydow. El cineasta escribió el guión poco después del estreno de El séptimo sello mientras se encontraba hospitalizado en Estocolmo.

La historia relata el viaje del anciano profesor Isak Borg desde Estocolmo a Lund en compañía de su nuera y tres jóvenes, y durante el cual reflexiona sobre la vida, la muerte y la existencia humana. Está considerada como una de las cintas más emocionales y optimistas del director sueco, tanto que el Vaticano la seleccionó como una de las cuarenta y cinco mejores películas de la historia del cine.

Smultronstället fue aclamada por la crítica y se alzó con importantes galardones como el Globo de Oro a la mejor película en lengua no inglesa y el Oso de oro a la mejor película en el Festival de cine de Berlín; además de obtener una nominación al Oscar en la categoría de mejor guión original.

Argumento[editar]

El profesor Isak Borg (Victor Sjöström) es un anciano profesor que a sus 78 años debe acudir a la Universidad de Lund para la celebración de su nombramiento como doctor honoris causa. La noche antes de partir, el profesor sufre una pesadilla en la que se pierde en un barrio desierto en el que encuentra a un hombre de cara deforme y un coche fúnebre tirado por caballos que colisiona contra una farola. El vehículo transporta el cadáver del profesor; este extiende su mano para sujetar a su doble, lo que provoca el fin del sueño. Borg decide una vez despierto realizar el viaje en coche en vez de en avión, como su ama de llaves, Agda Jullan Kindahl, había organizado. Marianne (Ingrid Thulin), esposa de su hijo Evald, decide acompañarle hacia Lund, donde reside.

Durante el trayecto, Marianne le recrimina por ser un egoísta preocupado únicamente de sí mismo y al que su propio hijo odia. Tras escuchar sus reprimendas, Borg decide tomar otro camino y mostrarle una casa en la que residió con su familia durante sus primeros veinte años de vida. Allí vuelve a tener otro sueño, esta vez con su prima y prometida Sara (Bibi Andersson) que se encuentra recogiendo fresas y que es acosada por Sigfrid (Per Sjöstrand), uno de los hermanos de Isak. El sueño continua en el interior de la casa, donde su familia celebra el cumpleaños del tío Aron (Yngve Nordwall). El protagonista es despertado por una joven llamada Sara (también interpretada por Andersson) que se dirige a Italia en compañía de sus dos pretendientes, Anders (Folke Sundquist) y Viktor (Björn Bjelfvenstam). El trío se une a los dos viajantes y durante la trayectoria el profesor desvela que su prometida finalmente contrajo matrimonio con su hermano Sigfrid.

Tras sufrir un leve accidente automovilístico con el matrimonio Alman (Gunnar Sjöberg y Gunnel Broström) y de repostar en la gasolinera de Henrik Åkerman (Max von Sydow), el cual agradece a Borg su trabajo como médico, el grupo se detiene para comer, momento en el cual Anders y Viktor discuten sobre la creencia en Dios. Tras la comida, el profesor aprovecha para visitar a su madre (Naima Wifstrand) junto a su nuera. La señora Borg recrimina a Marianne por no tener descendencia y no estar atendiendo a su esposo y le muestra a su hijo algunos objetos de su infancia y de sus hermanos, todos ellos ya fallecidos. De nuevo junto a los jóvenes, Sara le señala a Borg que es incapaz de decirse por uno de los dos pretendientes ya que son completamente distintos.

En el coche, el protagonista vuelve a tener otro sueño en el que Sara, su prometida, le habla directamente y le reprocha por ser un anciano a diferencia de ella y le anuncia que contraerá matrimonio con Sigfrid. Sara se aleja para recoger a uno de sus sobrinos y luego entra en una casa donde le espera Sigfrid. Isak se acerca a esta y tras golpear la puerta es recibido por el señor Alman quien lo acompaña hasta un aula donde lo examina. El profesor es incapaz de ver por un microscopio, desconoce el primer deber de un médico —Pedir perdón— y certifica como muerta a una paciente viva. Ante tales sucesos, el señor Alman lo califica como incompetente y lo lleva al bosque donde su mujer Karin (Gertrud Fridh) es seducida por un hombre Åke Fridell. Ante la pregunta por su condena, Alman le dice a Isak que la de siempre: la soledad.

Tras despertar, Borg le relata a Marianne que desde hace un tiempo es acosado por visiones que le anuncian que ya está muerto. Ella por su parte, le confiesa que a su marido le sucede lo mismo y le relata una conversación entre ambos durante la cual confiesa a Evald (Gunnar Björnstrand) que está embarazada y que quiere tenerlo. Evald se disgusta y le da a elegir entre él o su hijo todavía no nacido debido a que él tampoco fue un niño bien recibido por su familia. Tras su relato, Marianne le comenta a su suegro que el motivo de su regreso a casa se debe a que quiere tener a su hijo y que no se someterá a las exigencias de Evald.

Los cinco viajeros llegan a la casa de Evald en Lund y al día siguiente acuden a la celebración por el doctorado. Esa misma noche los jóvenes le dedican al profesor una canción y se despiden para continuar su viaje hasta Italia. Mientras duerme, Borg es despertado por Evald y Marianne y decide tener una conversación con su hijo para que le comente que sucederá con el matrimonio. Evald le confiesa que no puede vivir sin ella y que se someterá a su voluntad. La pareja se despide del anciano para salir a cenar; por su parte, éste vuelve a tener otro sueño en el que Sara le ayuda a encontrar a sus padres que se encuentran pescando.

Producción[editar]

Orígenes[editar]

Ingmar Bergman tuvo la idea para la película cuando se detuvo en su ciudad natal, Upsala, durante un viaje de Estocolmo a Dalarna. Al llegar a casa de su abuela se imaginó si podría abrir la puerta y encontrar en el interior todo como estaba durante su infancia. El propio director comentaría más tarde:

Se me ocurrió: ¿Podrías hacer una película sobre esto, que camines de manera real y que al abrir una puerta vuelvas a tu infancia y que al abrir otra vuelvas a la realidad y luego girar en una esquina de la calle y llegar a otro periodo de tu existencia? Esa era en realidad la idea tras Smultronstället.

Sin embargo, en su autobiografía Images: My Life in Film el cineasta comentó lo siguiente sobre su declaración anterior: «Eso es una mentira. La verdad es que yo siempre estoy viviendo en mi infancia».

Desarrollo[editar]

Bergman escribió el guión en el Hospital universitario Karolinska de Estocolmo (lugar de trabajo del protagonista) en la primavera de 1957. El director permaneció en el hospital dos meses en tratamiento por sus problemas gástricos y por el estrés. Su médico fue su amigo Sture Helander, quien lo invitó a acudir a sus charlas sobre psicosomática, y que estaba casado con Gunnel Lindblom, que interpretaría en la película a Carlota Borg (la hermana de Isak). En aquellos momentos la carrera profesional de Bergman se encontraba en un buen momento: Era director artístico del teatro principal de la ciudad de Malmö y estaba disfrutando del éxito de sus cintas Sonrisas de una noche de verano y El séptimo sello. Sin embargo, su vida personal esta en completo desorden: Su tercer matrimonio estaba en crisis, su romance con Bibi Andersson llegaba a su fin y su relación con sus padres, después de un intento de reconciliación con su madre, estaba en decaída.

La selección del reparto y la fase de preproducción fueron procesos muy rápidos. El guión quedó completado el 31 de mayo y la filmación tuvo lugar entre el 2 de julio y el 27 de agosto de 1957. Las escenas en la casa veraniega fueron grabadas en Saltsjöbaden, un centro turístico en el archipiélago de Estocolmo, mientras que la secuencia de la pesadilla se rodó en el casco antiguo de la ciudad, Gamla Stan; el resto de la película fue filmada en los estudios del Instituto Sueco del Cine y en Råsunda, en el norte de Estocolmo.

Casting[editar]

La elección inmediata del director para el personaje principal fue Victor Sjöström, uno de sus ídolos del cine mudo y a quien ya había dirigido en Hacia la felicidad ocho años antes. En el libro Bergman on Bergman, el director indicó que pensó en Sjöström una vez que el guión estuvo terminado y que le pidió al productor Carl Anders Dymling que contactara con el actor. Sin embargo, en Images: My Life in Film comentó: «Vale la pena señalar que nunca pensé en Sjöström mientras escribía el guión. La sugerencia vino de Carl Anders Dymling. Si no recuerdo mal, pensé largo y tendido antes de aceptar».

Durante el rodaje, la salud de Sjöström, que por aquel momento tenía 79 años; fue motivo de preocupación. Dymling lo había persuadido para que asumiera el papel con las siguientes palabras: «Todo lo que tienes que hacer es acostarte debajo de un árbol, comer fresas silvestres y pensar en el pasado, así que no es algo demasiado difícil». Este comentario fue inexacto, ya que el actor apareció en todas las escenas de la película a excepción de una. Inicialmente, Sjöström tuvo problemas con sus frases, algo que le frustró y enfureció; y que le llevó a apartarse en un rincón y golpearse la cabeza contra la pared hasta provocarse hematomas. Para desahogar a su venerado mentor, Bergman hizo un pacto con la co-protagonista Ingrid Thulin para que si algo salía mal en alguna secuencia ella misma asumiría la responsabilidad. Las cosas mejoraron cuando cambiaron los horarios de los rodajes para que el veterano actor pudiera llegar a casa a tiempo para tomarse su whisky de las cinco de la tarde.

Comentarios[editar]

En la filmografía de Bergman, Smultronstället es una de las películas que más ha logrado encantar y seducir, gracias a la construcción libre e inspirada, a su juego entre realidades, sueños y recuerdos, a la potente y armoniosa arquitectura que vence sobre el caos de la vida y su inescrutabilidad. Ya su título emana un poder evocador, puesto que como muestran Philip y Kersti French en su cuidada monografía sobre el film, la fresa en Suecia es un fruto raro y precioso que simboliza la primavera, de modo que el término "smultronstället" (el lugar de las fresas) evocaría el paraíso perdido, el lugar predilecto de la infancia, el refugio secreto; pero también el símbolo de una felicidad inalcanzable a la que incesantemente se aspira, ya que en la iconografía escandinava las fresas simbolizan la inocencia y la naturaleza fugaz de la felicidad. Su título en sueco, "Smultronstället", esconde una clave interpretativa que puede pasar desapercibida para el público no escandinavo. La simple traducción literal no recoge la complejidad de sentidos que tiene en la cultura sueca, donde suele decirse que "un pequeño rincón de frutillas silvestres" es un lugar, generalmente privado, que evoca sentimientos positivos y agradables para la persona en cuestión, tales como pueden serlo, por ejemplo, felicidad, tranquilidad y paz.[1]

Fresas salvajes no es más que un itinerario espiritual desde la vejez en busca del tiempo perdido, una película sobre la memoria, el recuerdo y la nostalgia. Isak Borg (Victor Sjöström) es un héroe y un espectador al mismo tiempo, y a lo largo de este recorrido termina por descubrise a sí mismo. Entre la dimensión onírica y los primeros planos del protagonista, Bergman propone describir la interioridad y hacer visible el alma humana. En la abolición de los confines entre pasado y presente, entre sueño y desvelo, entre fantasía y realidad, entre las imágenes y las reflexiones, consigue transportar a la pantalla todo lo que significa el mundo interior del protagonista.

Ediciones en DVD y Blu-ray Disc[editar]

En lengua española, fue editada en DVD por primera vez por Manga Films (Barcelona 2006), dentro de la Colección Ingmar Bergman y en Blu-ray Disc por Vértice Cine (Barcelona, diciembre, 2011).

Referencias[editar]

  1. Amy Pereira. «A definition». Consultado el 26 de julio de 2013.

Enlaces externos[editar]