Yama-uba

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Yama-uba.

Yama-uba es un espíritu o demonio de la mitología japonesa. También se la suele llamar Yamamba. A veces se la confunde con Yuki-onna (la mujer de las nieves), pero son totalmente distintas.

Orígenes[editar]

Algunos eruditos ponen el origen de Yama-uba en historias sobre las épocas en que el gran hambre hizo que los aldeanos japoneses echaran a sus ancianos hacia los bosques, debido a la carencia del alimento. En este tiempo, una aldea llamada Sabane construyó el puente de Nenbutsu Toge alrededor de una cueva que fue pensada para contener a la bruja. Ella es el tema de varios juegos de Noh (una especie de teatro musical), incluyendo uno llamado simplemente Yamanba. La leyenda de Yama-uba todavía está muy viva en Japón. Una última moda llamada Yamaba de los años 90 tomó su nombre de Yama-uba.

Apariencia[editar]

Yama-uba.

Yama-uba parece una vieja mujer, generalmente horrible. Su pelo es blanco largo y de oro, y su kimono (generalmente rojo) es asqueroso y hecho andrajos. Se dice que a veces,su boca, cubre la anchura entera de su cara (similar que Kuchisake-onna ), y algunas pinturas le dan una segunda boca en la tapa de su cabeza. Ella puede cambiar su aspecto, y utiliza esta táctica para el éxito de capturar a sus víctimas.

Comportamiento[editar]

Yama-uba habita los bosques profundos de las montañas de Japón, incluyendo Sabana donde suponen que una vez vivió en la base del Monte Nabekura), la región de Tōhoku y las montañas de Ashigara. La mayoría de las historias dicen que ella vive en una choza y posee tendencias caníbalas. Yama-uba caza a los viajeros que se pierden en sus bosques. Sus tácticas exactas varían de historia a historia.

A veces, cambia su aspecto al de una mujer hermosa o a la persona amada de alguna de sus víctimas o mantiene su forma real y se hace pasar por una vieja mujer desamparada. También puede ofrecer ayuda al viejero perdido y después conducirlo a un área peligrosa de la montaña adonde cae a su muerte. Alternativamente, puede ofrecer alojar a la víctima en su choza. Una vez ganada su confianza los atrapa y se los come. Es capaz de animar su cabello o convertirlo en serpientes, las cuales toman a la víctima y la levantan por encima de su cabeza. Yama-uba es experta en los artes de la brujería, de las pociones, y de los venenos y negocia a veces este conocimiento a los seres humanos si le traen de comer una víctima sustituta o satisfacer un cierto negocio semejantemente travieso.

A pesar de su naturaleza rapaz, Yama-uba tiene un lado benévolo. Por ejemplo, ella crió al héroe huérfano Kintaro, quien se convertiría en el fuerte guerrero Sakata No Kintoki. Esta relación forma la base para el drama Yama-uba del noh, donde Yama-uba se retrata como una madre cariñosa, influenciando más cuentos modernos. Algunos incluso le hacen una representación de amor. Otros historiadores dicen que ella es solo un alma solitaria que se halla en armonía con la naturaleza.

Véase también[editar]