Xipe Tótec

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Xipe-Tótec»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Xipe Tótec descrito en el Códice Borgia.[1]
Xipe Tótec, Códice Borgia.

Xipe Tótec (en náhuatl: xipetotec, ‘nuestro señor el desollado’xipe'ua, desollar, descortezar; to'ca, nosotros; tec'uhtli, señor’)? (AFI: ['ʃipe 'totek]) es una deidad de la mitología mexica, éste es el Tezcatlipoca Rojo, su región es el oeste, donde se oculta el Sol[Rumbo de las mujeres principales]. Es la parte masculina del universo, la región de la juventud y de la aurora, del maíz tierno, la abundancia, la riqueza y el amor. Representa la fertilidad y los sacrificios como el patrono de los orfebres; su nombre significa El Desollado, Nuestro Señor (xipehua, desollar, descortezar o descascarar; to- prefijo posesivo, nuestro, y tec-, prefijo que abrevia tecuhtli, señor), y se debe a que se quitó la piel para alimentar a la humanidad, símbolo de la semilla de maíz que pierde la capa externa antes de la germinación.

Los sacrificados a él eran despellejados por los sacerdotes después de haber sacado el corazón hábilmente, rápidamente el cadáver era llevado a un cuarto privado donde se despellejaba de manera que un sacerdote pudiese vestir la piel completa incluyendo rostro del sacrificado, para luego presentarse nuevamente ante la piedra de sacrificio bailando y danzando con los huesos del sacrificado haciendo música y con su singular vestimenta de piel, todo representaba el renacer del sacrificado; era representado como una persona adulta y robusta de piel dorada o de obsidiana, con un tocado, una copa en la mano derecha y un escudo en la otra y viste la piel de los sacrificados(al igual que sus sacerdotes), también se le representa con la idea del más allá que anualmente, los esclavos eran seleccionados como sacrificios a Xipe-Tótec; estos esclavos eran despellejados cuidadosamente para producir una piel casi entera que entonces era usada por los sacerdotes durante los rituales de la fertilidad que siguieron el sacrificio, por lo que se han encontrado las pinturas y varias figuras de arcilla que ilustran el método de despellejado y el aspecto de los sacerdotes usando estas pieles; los totonacas de la ciudad de Cempoala lo veneraron como su dios principal.

Axayácatl (1469-1481)[editar]

Como símbolo de la nueva vegetación, Xipe-Tòtec usaba la piel de una víctima humana, que representaba la "nueva piel" que cubría la tierra en la primavera; sus estatuas y máscaras de piedra siempre lo muestran usando piel recién desollada, y los mexicas adoptaron a Xipe como su dios durante el mandato del emperador Axayácatl (1469-1481) durante el segundo mes ritual del año mexica, Tlacaxipehualiztli ("desolladero de hombres"), los sacerdotes sacrificaban víctimas humanas extirpando sus corazones y desollando los cuerpos y se ponían las pieles, las cuales eran pintadas de amarillo y llamadas teocuitlaquémitl ("vestiduras doradas"), posteriormente eran arrojadas hacia una cámara interior, posiblemente donde se encontraba la Piedra del Sol, de entre otras víctimas eran atadas a un marco y se les daba muerte con flechas, ya que se creía que la sangre que brotaba de sus cuerpos simbolizaba las fértiles lluvias de la primavera, así como también se cantaba un himno en honor de Xipe-Tótec llamándolo Yohuallahuana ("bebedor nocturno") porque las buenas lluvias caían durante la noche. Le agradecían por traer a la Serpiente Emplumada, símbolo de abundancia, y por prevenir la sequía.

« Atribuían a este dios las enfermedades que siguen: primeramente, las viruelas; también las postemas que se hacen en el cuerpo, y la sarna; las enfermedades de los ojos, como es el mal de los ojos que procede de mucho beber, y todas las demás enfermedades que se causan en los ojos. Todos los que eran enfermos de alguna de las enfermedades dichas, hacían voto a este Dios, de vestir su pellejo (piel) cuando se hiciese su fiesta, la cual se llama « Tlacaxipehualiztli », que quiere decir: « desollamiento de hombres »... Si algunas mujeres enfermaban de estas enfermedades dichas antes, en la fiesta de este dios, ofrecían sus ofrendas, según qué habían votado».

Tezcatlipoca Rojo[editar]

Tezcatlipoca-rojo, Códice Borgia.

Es indudable que existen divergencias entre Xipetótec, Camaxtle, Mixcóatl y Tezcatlipoca Rojo entre las religiones mesoamericanas, si bien en la Cosmogonía Náhuatl,[2] la creación del universo, menciona que en un principio sólo existía un cielo, que llamaron el décimo tercero, en el cual vivían una pareja divina, Ometecuhtli y Omecíhuatl, que procrearon cuatro hijos, el primogénito fue Tlatlauhqui-tezcatlipoca (Tezcatlipoca Rojo), él cual fue adorado particularmente por los Tlaxcaltecas y Huejocincas bajo el nombre de Camaxtli[3] pero asimilado por los mexicas como Xipetótec,[4] "Nuestro Señor El Desollado"; el segundo hijo fue Yayauhqui-tezcatlipoca (Tezcatlipoca Negro); el tercero fue Iztauhqui-tezcatlipoca o Quetzalcóatl (Tezcatlipoca Blanco; el cuatro fue Omitéotl-Inaquizcóatl (Tezcatlipoca Azul), asimilado por los mexicas como Huitzilopochtli. Estos cuatro dioses después de 600 años de inactividad, se reunieron y conferenciaron acerca de lo que debían ordenar y de las leyes que debían imponer a lo que creasen, y puestos de acuerdo, comisionaron a Quetzalcóatl y Huitzilopochtli, los responsables de crear al Medio Sol, que alumbraba poco por no ser entero; por otra parte, al transcurrir el 2 acatl, el numen Camaxtli o Camaxtle, "el señor desnudo",[5] el dios del fuego pero venerado como dios de la cacería, tomó por nombre de Mixcóatl,[3] "culebra de nubes" o "la tromba", identificado como Mixcóatl-Camaxtli,[6] por lo que tras el diluvio, I tecpatl, subió al Octavo Cielo y creó cuatro hombres y una mujer para dar a comer al Sol; pero apenas creados cayeron al agua; por lo que Mixcóatl y Camaxtle (en náhuatl: camaxtle, ‘el que tiene bragas y calzado’cactli, calzado; maxtlatl, braga; e, que tiene’)?, es la misma entre los Tlaxcaltecas y Huejocincas, mientras Xipetótec era honrado principalmente por aquellos que vivían a la orilla del mar, teniendo origen en Zapotlán, Jalisco,[7] atribuyéndole las enfermedades de las apostemas y de la sarna.

En cierta forma, los dioses Xipetótec y Mixcóatl eran relacionados como dioses forasteros para los pueblos nahuas, Mixcóatl como dios de los Otomíes, dios de la caza, ya que éste pueblo vivía en los montes y eran considerados todos cazadores, y Chichimecos; mientras Xipetótec como dios de los Zapotecos y de los Yopis, vecinos de los Mixtecos, comunidades que vivía hacia la costa del Océano Pacífico. Autores como Paso y Troncoso mencionan que Mixcóatl es frecuentemente confundido por Camaxtle, deidad principal de los Chalqueños, bajo cuya denominación se comprendían los moradores de Tepeaca, Zacatlan, Cholula, Tlaxcalla, Huexotzinco, por lo que las ceremonias que se hacían honrar a Mixcóatl en México, se dedicaban a Camaxtle en Tlaxcalla; en Michoacán, le adoraban con el nombre de «Taras» a Mixcóatl, y sólo le sacrificaban culebras, aves, y conejos.[8]

Tlatauhqui-Tezcatlipoca (el Tezcatlipoca-Rojo), « El de Espejo Rojo », Dios de la Primavera, (cuando la tierra se viste de nueva piel, su nuevo manto vegetal). « Señor del Litoral », « Dios de la Mar », « El Tolteca », son otros nombres con que se le conoce, como también el de « El Bebedor Nocturno », y por lo tanto se le relacionaba con los númenes del pulque. Ce itzcuintli, « Uno Perro » (nombre calendárico); También «el que tiene miembro viril» (según opinión del nahuatlato Ángel María Garibay); y su nombre mexica más difundido, XIPE TOTEC, «Nuestro Señor el Desollado». Precisamente, por esta última designación, la característica más conspicua del Dios Xipe Totec -que se le puede observar en esculturas, relieves, cerámica y en los códices prehispánicos y post-hispánicos, en los que se le presenta- es vestir como librea principal la piel humana. Pero no como vestido común y corriente, sino como símbolo de su primordial de su más reconocido atributo: el de la renovación o resurrección. DIOSA DE LAS CHICHIS

Véase también[editar]

Mascara de Xipe Tōtec al Musée du Louvre.

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. Bodo Spranz (1975). Fondo de Cultura Económica México, ed. Los Dioses en los Códices Mexicanos del Grupo Borgia: Una Investigación Iconográfica. María Martínez Peñaloza (Traducción). México. ISBN 968-16-1029-6. 
  2. Cecilio Agustín Robelo (1905). Biblioteca Porrúa. Imprenta del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnología, ed. Diccionario de Mitología Nahua. México. pp. 112, 113, 114, 115, 116, 117, 118, 119, 120, 121, 122, 123. ISBN 978-9684327955. 
  3. a b Cecilio Agustín Robelo (1905). Biblioteca Porrúa. Imprenta del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnología, ed. Diccionario de Mitología Nahua. México. pp. 56, 57, 58, 59, 60. ISBN 978-9684327955. 
  4. Adela Fernández (1998). Panorama Editorial, ed. Dioses Prehispánicos de México: Mitos y Deidades Del Panteón Náhuatl. México. p. 57. ISBN 968-38-0306-7. 
  5. Servando Teresa de Mier
  6. Michael Jordan (2004). Library of Congress, ed. Dictionary of Gods and Goddesses (en inglés). EE.UU. p. 58. ISBN 0-8160-5923-3. 
  7. Cecilio Agustín Robelo (1905). Biblioteca Porrúa. Imprenta del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnología, ed. Diccionario de Mitología Nahua. México. pp. 768, 767, 768, 769, 770. ISBN 978-9684327955. 
  8. Cecilio Agustín Robelo (1905). Biblioteca Porrúa. Imprenta del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnología, ed. Diccionario de Mitología Nahua. México. pp. 270, 271, 272. ISBN 978-9684327955. 

Enlaces externos[editar]