Xantófila

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La clorofila más abundante en las hojas enmascara los colores de los carotenoides. Al caer las hojas, la clorofila más inestable ante la oxidación se descompone más rápidamente y las hojas muestran los colores amarillentos de las xantófilas.

La xantófila, xantofila[1] o luteína[2] (del griego ξανθος, xantos, ‘rubio’ y φυλλο, filos, ‘hoja’; anteriormente, filoxantina) es un compuesto químico perteneciente al grupo de los carotenoides que posee uno o más átomos de oxígeno en su estructura. Según la Unión Europea, el código alimentario para esta familia de compuestos es E-161.

Las xantófilas se encuentran también de forma natural en muchas plantas, son compuestos pigmentados y presentan también acción fotosintética. Estos pigmentos, más resistentes a la oxidación que las clorofilas, proporcionan sus tonos amarillentos y parduzcos a las hojas secas.

Variantes[editar]

Propiedades[editar]

Las xantófilas son derivados oxigenados de los carotenoides, usualmente sin ninguna actividad como vitamina A. La criptoxantina es una excepción, ya que tiene una actividad como vitamina A algo superior a la mitad de la del beta-caroteno.

Abundan en los vegetales, siendo responsables de sus coloraciones amarillas y anaranjadas, aunque muchas veces éstan enmascaradas por el color verde de la clorofila. También se encuentran las xantófilas en el reino animal, como pigmentos de la yema del huevo (luteína) o de la carne de salmón y en el exoesqueleto de crustáceos (cantaxantina). Esta última, cuando se encuentra en los crustáceos, tiene a veces colores azulados o verdes, al estar unida a una proteína. El calentamiento rompe la unión, lo que explica el cambio de color que experimentan algunos crustráceos al cocerlos. La cantaxantina utilizada como aditivo alimentario se obtiene usualmente por síntesis química.

Aplicaciones[editar]

La cantaxantina era componente básico de ciertos tipos de píldoras utilizadas para conseguir un bronceado rápido. La utilización de grandes cantidades de estas píldoras dio lugar a la aparición hojas de puino de problemas oculares en algunos casos, por lo que, con esta experiencia del efecto de dosis altas, se tiende en algunos países a limitar las cantidades de este producto que pueden añadirse a los alimentos. Por ejemplo, en Estados Unidos el límite es de 30 mg/libra.

En España, las xantófilas se utilizan para aplicaciones semejantes a las de los carotenoides (excepto en el queso), con las mismas restricciones.

Estos colorantes tienen poca importancia como aditivos alimentarios directos. Únicamente la cantaxantina, de color rojo semejante al del pimentón, se utiliza a veces debido a su mayor estabilidad. Son en cambio muy importantes como aditivo en el alimento suministrado a las truchas o salmones criados en piscifactorías, y también en el suministrado a las gallinas.

El objetivo es conseguir que la carne de los peces o la yema de los huevos tenga un color más intenso. El colorante utilizado en cada caso concreto depende de la especie animal de que se trate, y suele aportarse en forma de levaduras del género Rhodatorula o como algas Spirulina, más que como substancia química aislada.

Referencias[editar]

  1. VV. AA. (2009). Jordi Induráin Pons et al. ed. Diccionario Anaya de la lengua. Larousse Editorial, S. L.. ISBN 978-84-7153-829-1. «xantofila s. f. Pigmento amarillo de algunas células vegetales, que participa en la fotosíntesis: la xantofila interviene en la absorción de la luz por las hojas de las plantas. SIN. luteína». 
  2. VV. AA. (2009). Jordi Induráin Pons et al. ed. Diccionario Anaya de la lengua. Larousse Editorial, S. L.. ISBN 978-84-7153-829-1. «luteína s. f. 1. Pigmento amarillo de algunas células vegetales SIN. xantofila». 
  • Terpenos
  • En Chemistry and Biochemistry of Marine Food Products, 115-136.