William T. Anderson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

William T. Anderson, alias "Bill Sangriento" (1839, 26 de octubre de 1864), fue un jefe guerrillero de los Estados Confederados de América en la Guerra Civil Estadounidense, conocido por su brutalidad a soldados de la Unión, Jayhawkers, y civiles simpatizantes de la Unión en Missouri y Kansas. Murió en enfrentamiento contra las fuerzas de la Unión en 1864.

Anderson participó con William Quantrill en la incursión en Lawrence, Kansas el 21 de agosto de 1863. Alrededor de 200 civiles, los hombres y los niños, fueron asesinados, y muchas casas y edificios en Lawrence fueron totalmente quemados. Poco después, Quantrill condujo a sus hombres a un refugio de invierno de Texas. Allí se peleó con Anderson, y éste regresó a Missouri, en marzo de 1864, a la cabeza de su propia compañía de guerrilleros.

En 1864 Anderson ganó notoriedad por su particular crueldad contra los soldados de la Unión y civiles simpatizantes por igual. Él y sus hombres, por lo general, mataban a sus prisioneros, y a menudo mutilaban y cortaban el cuero cabelludo a los muertos. Envió cartas a los periódicos en Lexington, Missouri, prometiendo más violencia contra la Unión y contra los civiles que la apoyaban, y amenazando con tomar a las mujeres de las familias de la Unión como rehenes. Ese año se unió con un grupo de reclutas que había servido brevemente con Archie Clement, su teniente, que incluía reclutas como Frank James, que había cabalgado con Quantrill, y Jesse James, de dieciséis años de edad. Durante este tiempo, los hombres de Anderson adoptaron la práctica de colgar los cueros cabelludos de sus enemigos de las bridas de sus caballos.

El 27 de septiembre de 1864, Anderson llevó a sus bushwhackers a la Masacre de Centralia, saqueando y aterrorizando a la población local. Levantaron las vías del Ferrocarril del Norte de Missouri y obligaron a detenerse a un tren. Robaron a los pasajeros, y mataron a 22 soldados de la Unión que regresaban a casa de permiso. Anderson dejó un sargento unionista vivo para un posible intercambio de prisioneros, mientras que el resto eran desnudados, asesinados, mutilados y arrancado su cuero cabelludo.

El mismo día, el A.V.E. Johnston del recién creado 39 Regimiento de Infantería de Missouri (Montada), cabalgó con sus hombres para perseguir a Anderson y su banda. Anderson, junto con otros líderes guerrilleros como George Todd, envió un destacamento que atrajo a Johnston a una trampa. Tras disparar con sus rifles de un solo disparo y causar bajas ligeras, cargaron contra los soldados de la Unión disparando con sus pistolas. Muchos de los soldados de la Unión entraron en pánico e intentaron escapar. Los que se rindieron fueron ejecutados. Alrededor de 120 soldados de infantería murieron en la emboscada. Varios de los soldados muertos fueron decapitados y mutilados por algunos de los guerrilleros.