William James Sidis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
William James Sidis, 1914.

William James Sidis (Nueva York, 1 de abril de 1898 - Boston, 17 de julio de 1944) es considerado como la persona más inteligente de la historia. Hijo de los inmigrantes Sarah Mandelbaum Sidis y Boris Sidis, tenía un cociente intelectual estimado de entre 250 y 300. El rango de una persona considerada común se encuentra entre 90 y 110. Sus padres tuvieron que huir en 1898 de Rusia por motivos políticos, formaban parte de la comunidad judía rusa.

Su padre aplicó sus propios conocimientos de psicología en él para promover una alta capacidad intelectual. Con tan solo 18 meses de edad, el joven James podía leer el New York Times. A los ocho años conocía 8 idiomas, además del inglés (latín, griego, francés, ruso, alemán, hebreo, turco y armenio), y a los 7 años inventó uno, el vendergood. Pasó el tercer grado de primaria en tres días. Escribió cuatro libros de anatomía y astronomía entre los 4 y los 8 años. Antes de cumplir los 8 años fue aceptado en el MIT (Massachussetts Institute of Technology), y a los 11 años entró en la universidad de Harvard y era experto en matemáticas aplicadas. A los 16 años se graduó en medicina. Fue capaz de hablar cerca de 40 idiomas a la perfección hasta su muerte.

Falleció el 17 de julio de 1944 a los 46 años tras terminar su séptima y última carrera. Según un mito popular, la causa de su muerte fue una embolia cerebral. Él nunca pudo tener una vida familiar, nunca tuvo una pareja, no le interesaba hacer mucho contacto con otras personas y era bastante reservado para sí mismo.

Política y arresto[editar]

En 1914, poco después de dejar la escuela de leyes, Sidis fue arrestado por participar en una marcha comunista realizada en Boston, reivindicando el Día del Trabajador; la marcha finalmente acabó en disturbios. Fue sentenciado a 18 meses en prisión bajo la ley antidisturbios de 1918, por amotinamiento y agresión. Durante el juicio, Sidis declaró haber sido un objetor de conciencia de la Primera Guerra Mundial, que era ateo y comunista,[1] aunque tiempo después desarrolló su propia filosofía libertaria basada en los derechos individuales y "la continuidad social de América". [2] [3]

El debate acerca del método de educación de William Sidis ocurrió dentro de una discusión más amplia sobre la mejor manera de educar a los niños. Los diarios criticaban la manera de Boris Sidis de criar a su hijo. La mayoría de los educadores de la época pensaban que las escuelas debían exponer a los niños a experiencias comunes para crear buenos ciudadanos, y la mayoría de los psicólogos creían que la inteligencia era hereditaria, una posición que se oponía a la educación temprana en casa.

La dificultad con la que Sidis y otros estudiantes jóvenes altamente dotados se encontraron, fue una estructura universitaria con una rígida opinión en contra de dejarlos avanzar rápidamente a la educación superior. El debate sobre la educación para niños prodigios persiste hasta nuestros días y Sidis permanece como tema de discusión. Dentro de los estándares modernos, Sidis es comúnmente clasificado como un individuo altamente dotado, y algunos críticos lo muestran como un ejemplo vívido de cómo algunos jóvenes superdotados no siempre alcanzan el éxito que correspondería, ya sea en un ámbito tanto material como creativo. Esto es lo que creen algunos expertos aunque otros opinan que el acto de pasar a las mentes prodigiosas a cursos mayores es beneficioso y es necesario para que no malgasten el tiempo en cursos de bajo nivel para su inteligencia.

Referencias[editar]