Vuelo 163 de Saudia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vuelo 163 de Saudia
L1011saud163.png
Representación computarizada del HZ-AHK
Fecha 19 de agosto de 1980
Causa Incendio en la cabina, error del piloto
Lugar Bandera de Arabia Saudita Riad, Arabia Saudita
Origen Bandera de Pakistán Aeropuerto Internacional Jinnah, Karachi, Pakistán
Última escala Bandera de Arabia Saudita Aeropuerto de Riad (Antiguo), Riad, Arabia Saudita
Destino Bandera de Arabia SauditaAeropuerto Internacional Jeddah, Jeddah, Arabia Saudita
Fallecidos 301
Heridos 0
Implicado
Tipo Lockheed L-1011-200 TriStar
Operador Bandera de Arabia Saudita Saudia
Registro HZ-AHK
Pasajeros 287
Tripulación 14
Supervivientes 0

El Vuelo 163 de Saudia fue un vuelo programado entre Karachi y Jeddah, con escala en Riad, llevado a cabo el 19 de agosto de 1980. El avión se incendió en el antiguo Aeropuerto de Riad tras haber aterrizado. El fuego acabó con la vida de los 301 ocupantes de la aeronave.

La primera parte del vuelo desde Karachi a Riad se desarrolla con toda normalidad. A las 18.08 horas (GMT la tripulación de cabina recibe autorización para despegar rumbo a Jeddah.

6 minutos después del despegue, una alarma suena en la cabina indicando incendio en las bodegas de carga. Es en esta parte en la que comienza una serie de confusiones entre los pilotos. Eso si, los procedimientos iniciales fueron los normales, aunque en ningún momento se avisó a la torre de control de Riad sobre los problemas a bordo.

Más tarde el ingeniero de vuelo se dirige a la parte trasera del avión para verificar si efectivamente había algo anormal. Luego vuelve a la cabina para informar al capitán que había humo a bordo. Pero este último le insiste en que vaya a comprobar de nuevo. Va a ver y al rato regresa a la cabina comunicando que hay un incendio. Recién en ese momento inician la llamada a Riad para reportar la emergencia. Ya habían transcurrido 5 minutos desde la primera alarma de detección.

Reciben la autorización para retornar, pero ocurre otro problema: debido al fuego, los cables del motor 2 se habían torcido, lo que hizo que la palanca de mandos de ese motor quedara inoperable. Posteriormente ese motor se apagó durante la aproximación.

Con los dos reactores restantes, la tripulación logra el aterrizaje. Una vez en la pista con el avión detenido, las unidades de rescate estaban dispuestas a iniciar la labor de sacar a los pasajeros. Pero la orden de evacuación no llegaba desde la cabina, ya que los motores seguían encendidos y apagarlos era imposible, ya que los cables estaban dañados. El capitán quería que el proceso de salida se hiciera con los motores apagados. Más tarde se dio la autorización, pero faltaba algo: las puertas no se abrieron.

Cuando los bomberos pudieron entrar ya era demasiado tarde. Los 287 pasajeros, los 11 sobrecargos y 3 miembros de la tripulación ya habían muerto.

El accidente fue en su momento el tercero más mortífero de la historia, superado solo por el Desastre de Tenerife y por el Vuelo 981 de Turkish Airlines. Es hasta hoy el peor accidente aéreo registrado en Arabia Saudita y el más fatal del mundo involucrando a un Lockheed L-1011.