Vuelo 006 de China Airlines

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


El 19 de febrero de 1985, el Vuelo 006 de China Airlines está llegando a la costa de California cuando ocurre el desastre. Una serie de pequeños problemas que comienzan con una falla en uno de los motores se suman y ponen al avión y sus ocupantes en una situación desesperante. El avión se detiene y comienza a caer en picada hacia el Océano Pacífico. La aceleración de la gravedad hace que la caída sea una experiencia pesadillesca para la tripulación y los pasajeros, que están como clavados a sus asientos. Las alas se comban, las compuertas del tren de aterrizaje salen disparadas y parte de la cola del avión se rompe. Se pierde líquido hidráulico esencial para el aterrizaje. Girando a lo loco en medio de espesas nubes, la tripulación no puede distinguir arriba de abajo. En apenas dos minutos, el avión cae 9.000 metros. Luego, cuando sale de las nubes, la tripulación puede distinguir el horizonte. Usándolo como referencia, logran nivelar el avión y sacarlo de la picada mortal. Perdiendo líquido hidráulico y volando con la cola averiada, la tripulación logra aterrizar el avión a salvo. El capitán es vitoreado por los pasajeros. Los investigadores que analizan los extraordinarios sucesos del vuelo 006 cuentan una historia diferente. Si bien el piloto y su tripulación fueron capaces de salvar la vida de todos los que estaban a bordo, los errores que cometieron durante el vuelo fueron los causantes de los problemas que casi terminan en desastre. Por primera vez, la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte examina de qué manera los patrones de sueño y los ritmos circadianos pusieron a la tripulación y los pasajeros en una situación extremadamente peligrosa.