Planta de guía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Voluble»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Enredadera, trepadora, planta trepadora, escandente, planta escandente, liana, rastrera, planta rastrera, voluble, y planta voluble redirigen aquí.
Artículo introductorio: Introducción a los órganos de las plantas.
Hedera colchica trepando a un tronco.

En botánica, una planta de guía o guiadora (en inglés vine) es una planta con tallos elongados y delgados, que nunca se sostienen por sí mismos ni se engrosan especialmente. Si se interpreta cada nudo (con su respectivo entrenudo y sus respectivas hojas y yemas o ramificaciones) como un módulo, se observa que todos los módulos de la planta tienen un grosor y funciones más o menos similares. Las plantas de guía pueden ser anuales o perennes, herbáceas o leñosas, trepadoras o no (véase también la voz caribeña bejuco); todas coinciden en la estrategia ecológica de buscar el sol alejadas de su sitio de germinación sin necesidad de sostenerse por sí mismas.

Definiciones[editar]

  • A las perennes cuyo tallo elongado se vuelve leñoso se las llama guiadora leñosa o liana (en inglés woody vine o liana), las lianas trepadoras, de crecimiento rápido debido a que no deben desarrollar un tronco que las sostenga, son el componente principal del dosel en algunos bosques tropicales caracterizados por su altura.
  • Las guías que sólo se apoyan sobre el sustrato sin trepar, son llamadas escandentes (en inglés clambering o scandent).
  • En cambio, son trepadoras (en inglés climbing) si trepan aferrándose a sus alrededores.
  • Las plantas de guía que se aferren a un sustrato, trepen o no, suelen ser llamadas enredaderas. En general las enredaderas son trepadoras.
  • Las trepadoras pueden poseer órganos especializados para ello derivados de la raíz (Raíces adventicias, como la Hedera helix), del tallo o de las hojas (Zarcillos, en inglés "tendrils").
  • Las enredaderas en que la planta posee la especialización de enroscarse alrededor de un sustrato sin hacer uso de órganos especializados para ello, son llamadas plantas volubles (en inglés twining vine o bine). En las plantas volubles es el tallo el que posee la morfología distintiva: es robusto y vigoroso y posee la adaptación de desarrollarse contra el sustrato girando alrededor de él (normalmente se aclara en las descripciones si preferentemente gira en sentido horario o en sentido antihorario). Algunas plantas volubles como el lúpulo, Humulus lupulus, pueden tener pelos o tricomas en gancho que mejore su agarre a las estructuras sobre las que están trepando.
  • Las plantas de guía que se apoyan en el suelo y desde los nudos originan raíces adventicias que la enraizan al suelo, se llaman rastreras (en inglés repent). Una misma planta de guía puede ser rastrera y al mismo tiempo trepadora, como muchos zapallos y afines (Cucurbita). Ver también Diferencia entre planta rastrera, planta con rizoma, planta con estolones.

Además por definición, ninguna planta de guía es erecta (erguida, que se sostenga por sí misma), siempre son postradas o decumbente (la planta es postrada salvo en el ápice o punta del tallo, que se eleva mirando hacia arriba, como en Cucurbita maxima, una especie de zapallos).

Una planta con aspecto de guiadora es el "helecho trepador", Lygodium. Esta planta posee un tallo subterráneo (rizoma) del que se elevan las largas hojas compuestas, de raquis voluble, que las enroscan a los soportes pudiendo alcanzar los 30 metros de altura. Las hojas que se elevan del rizoma y se enroscan a los soportes carecen de los nudos y yemas que caracterizan a los tallos de las plantas guiadoras.

Características[editar]

De ellas, las trepadoras necesitan un soporte para encaramarse: otra planta, un muro, un peñasco, etc. Para ello puede utilizar órganos como zarcillos, uncinos, raíces adventicias, etc. o es ella misma la que se enrosca alrededor del soporte, llamándose entonces voluble. Cuando puede aferrarse o enroscarse, sea trepadora o no, se llama enredadera. Ciertas enredaderas no trepan por lo que no necesitan un soporte, y pueden extenderse por la superficie del suelo sin ningún problema: son plantas escandentes.

Las trepadoras pueden secar a otras plantas o árboles, si no se les poda, al quitarle la importante luz solar a otras plantas. Sin embargo no son plantas parásitas, ya que sólo buscan un soporte para recibir más luz; o bien, para buscar el lugar más adecuado para su desarrollo. Son plantas parásitas en cambio las que penetran con sus raíces en otras plantas.

Un ejemplo de este tipo de plantas, es la de habichuelas, que debe su rápido crecimiento al hecho de que es una enredadera; ésta no necesita desarrollar tallo leñoso. Otros ejemplos son las plantas de sandía y de zapallo, extensas enredaderas a las que comúnmente se prefiere no darles un soporte para trepar, a causa del tamaño y peso de sus frutos.

Las plantas de guía son comúnmente de rápido a muy rápido crecimiento. Pueden ser clasificadas según varios criterios, perennes - anuales o bianuales, siempreverdes - caducifolias, etc. La división tradicional hace foco en las características de sus tallos, agrupándolas en herbáceas, y trepadoras leñosas o lianas. Las primeras no generan leño, y están distribuidas, en diverso grado, en gran parte de las formaciones arbustivas y forestales del mundo. Las segundas, en cambio, son características de las regiones cálidas, siendo especialmente abundantes en las selvas tropicales, donde la vegetación compite por escapar de las sombras y alcanzar el sol de las alturas.

Algunos árboles han generado adaptaciones defensivas contra las trepadoras. Por ejemplo, muchas de las palmeras selváticas poseen pesadas hojas —junto con sus bases envainadoras— caducas. De este modo, las trepadoras que han logrado asirse a ellas son arrancadas del resto del árbol al ser arrastradas al suelo en la caída.

Información de cultivo y mantenimiento[editar]

Trepadora silvestre sobre una estructura abandonada.
Trepadoras en Taiwán.

El cultivo de plantas de guía en el jardín comúnmente depende de cierto cuidado y control. Estas recomendaciones están generalizadas, por lo que algunas de ellas no aplican a todo tipo de guías.

  • No cultive guiadoras trepadoras cerca de arbustos o árboles de aprecio. Así se evita el riesgo de que la planta le quite la luz al árbol o arbusto, y entonces éste muera.
  • La enredadera es un detalle útil para esconder estructuras o elementos (ej. muros) que se quieran esconder o decorar.
  • Nunca se debe cultivar una enredadera en el césped del jardín. Las enredaderas se extienden por el suelo cuando no hay ningún soporte para poder enredarse, y pueden hacer que el césped muera por falta de luz.
  • Generalmente, las guiadoras requieren bastante agua y luz. Para evitar que se sequen, no olvide cultivarla en un lugar iluminado y regarlas regularmente. Si la guiadora es rastrera no olvide regar toda la planta, no sólo el lugar donde germinó.
  • Si no desea que las guías sean muy largas y poco frondosas, cultívela en un lugar iluminado.
  • Antes de cultivar una guiadora en una maceta o tiesto, tenga en cuenta que es muy probable que no pueda mover el mismo cuando la planta se adhiera a alguna pared o estructura.
  • Suele ser fácil trasplantar una guiadora, pero no se da en todas las especies.
  • Si la guiadora es rastrera, es probable que ésta pueda multiplicarse con esquejes, y no necesariamente con semillas.

Ejemplos de plantas de guía[editar]

Dos familias de plantas de mucha importancia económica para el hombre que constan de plantas guiadoras son las cucurbitáceas y las vitáceas.

  • A la familia de las cucurbitáceas pertenecen la sandía, el melón, el pepino, las 4 especies de zapallos (algunos de ellos llamados ayote o pipián en algunas regiones), y la mayoría de las especies que entran dentro de lo que llamamos calabaza.
  • A la familia de las vitáceas pertenece la vid, la planta que da las uvas comestibles a partir de las cuales se prepara el vino.

Además son guiadoras:

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]