Volata

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Volata es el nombre de un juego de pelota inventado en la Italia Fascista durante la década de 1920 para que paulatinamente actuase como sustituto del fútbol y del rugby. Los equipos de volata estaban compuestos por ocho jugadores. En cuanto a las reglas, puede considerarse un deporte híbrido entre el fútbol y el balonmano.

El fútbol ya era un juego bastante popular en casi toda Europa en la década de 1920 y especialmente en Italia había cobrado gran aceptación entre las masas para cuando el fascismo llegó al poder. Pese a esta notable popularidad, el fútbol (al igual que el rugby) era un deporte menospreciado y mal visto por las autoridades fascistas, que lo consideraban demasiado ligado al Reino Unido, al haber sido en dicho país donde primero se desarrolló y donde habían sido establecidas formalmente sus reglas.

El deporte era considerado por los fascistas como un importante instrumento para configurar la sociedad y modelar al individuo, pero no deseaban que las masas italianas se aficionaran a deportes de origen inglés, como el fútbol y el rugby, o de origen extranjero en general, como el baloncesto, por lo cual se proyectó imponer (y popularizar) entre los italianos a otro deporte con apoyo estatal. De esta forma, a finales de los años 20 el que fuera secretario del Partido Nacional Fascista entre 1926 y 1930 y presidente del CONI de 1928 hasta 1930, Augusto Turati, creó el deporte llamado “Volata”.

La propaganda del fascismo intentó popularizar este deporte afirmando que era descendiente de los juegos de pelota practicados en Italia en siglos pasados, como el calcio florentino, el tamburello, o el más antiguo harpastum de la Antigua Roma. Se creó una liga de 100 equipos que de volata gozó de cierta popularidad inicial, gracias al apoyo insistente de organizaciones culturales y deportivas fascistas. En 1930 se adjudicó el único título de campeón nacional al equipo Dopolavoro Richard Ginori, de Milán, pero pronto el interés popular en este juego decayó notoriamente y desapareció oficialmente la "Liga Nacional de Volata" en 1933.

Pese a la desparobación estatal del fútbol, éste continuó su ascenso en popularidad por toda Italia, mientras las masas perdían interés en la volata, ante lo cual el mismo Mussolini cambió de estrategia para ganarse al público. Así, el dictador puso todo su empeño en que Italia fuera sede de la Copa Mundial de Fútbol de 1934 y en que resultara campeona la selección local.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]