Visualización

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Visualización es la generación de una imagen mental o una imagen real de algo abstracto o invisible. Hay varias formas de visualización:

  • La visualización científica se dedica a la transformación de datos científicos pero abstractos en imágenes. Ejemplos son el dibujo de diagramas para visualizar funciones matemáticas o gráficos 3D para visualizar el interior de un hombre.
  • La visualización creativa es una técnica psicológica para alcanzar una condición emocional deseada a través de imaginar una imagen concreta. Por ejemplo, algunos deportistas se estimulan imaginando la ejecución perfecta de sus movimientos, y empleados estresados se relajan imaginando una escena tranquilizadora.

Visualizando

Es necesario ser precavido con las teorías ya que “Lo que define lo visible también define lo invisible” (Ascue 2008) y al pertenecer como profesionales de una institución educativa que nos formó nos permeamos de paradigmas y matrices teóricas que son moldeadoras, estrucurantes de nuestro ser profesional, académico institucional. Si no somos vigilantes y críticos de las teorías, reproducimos violencia metodológica, al igual que aquella mujer que recibe violencia doméstica en su hogar, nosotros podemos recibir violencia metodológica cunado no nos habilitamos y no nos habilitan a criticar paradigmas y matrices teóricas. Entendiendo que la teoría “… corre el riesgo de producir ceguera si eliminan a los otros caracteres de lo complejo…” (Morim 2001 en Ascue 2008)

Cuando el abordaje en políticas sociales no se visualiza al variable género como encadenada a los otros holones. Se aborda a la variable género como independiente y no se la coteja como dependiente del holon reproductividad humana, erotismo y el holon vinculación afectiva interpersonal. Se considera que se aborda a la variable presencia de discriminación laboral en una comunidad como dependiente de la variable valores normativos dicotomicos, sin tener en cuenta que cuando el abordaje educativo o terapéutico ignora alguno de los holones, aumenta sus posibilidades de ineficiencia (Rubio 1994).

Esto le exige a los/as cientistas sociales “ser capaces de abstraer los fenómenos a los que nos enfrentamos, captar sus múltiples determinaciones y mediaciones, para regresar a ellos pero de manera resignificada, es decir vistos como parte de totalidad en la que se insertan” (Casas 2011.12) de esta manera se evita confundir los estados mentales del observador científico con los estados mentales de los sujetos observados.

Para definir un objeto es necesario tener en cuenta sus relaciones históricas y sociales del cual se parte y conocer los sistemas culturales que predominan sobre él; a de ser definido y construido en función de una problemática teórica que permita someter a un sistemático examen todos los aspectos de la realidad, puesto en relación por los problemas planteados, teniendo en cuenta que es imposible que el material empírico sea neutro y objetivo porque toda técnica soporta un conjunto de inclusiones y exclusiones como así también toda operación de tratamiento de información implica una elección epistemológica (Bourdieu 1994). La crítica histórica y psicoanalítica del ego ego cartesiano entiende que es necesario identificar las “…fuerzas inconscientes de la historia y la sociedad que han moldeado la psique humana. Aunque las genera el sujeto estas fuerzas escapan a su memoria, control y conducta. El objetivo de la reflexión es la emancipación de la sumisión provocada por uno mismo” (Benhabib 2006.235).

¿Neutralidad?

El observador no presenta una “relación de externalidad con la realidad, esto nos lleva a afirmar que es imposible la neutralidad en la acción y conocimiento de la realidad (aunque nunca renunciemos a la mayor objetividad posible) y que tanto la profesión, como los sujetos en general somos productos y productores de la sociedad” (Casas 2011.12). Esta reflexión genera el interrogante de ¿Qué hubiese pasado con las teorías de género y feminismo si una persona trans fuera perteneciente de la comunidad científica? Siguiendo a Benhabib Seyla en su trabajo “El ser y el otro en la ética contemporánea. Feminismo, comunitarismo y posmodernismo” que toma a Michael Walzer sostienen que la visión de la crítica social y de las teorías hegemónicas son de alguien situado en alguna parte, en alguna cultura, sociedad y tradición (Benhabib 2006).

Más aun teniendo en cuanta que “…toda noción ideológica universal siempre esta hegemonizada por algún contenido particular que tiñe esa universalidad y explica su eficacia…” (Zizek 137), por lo cual es necesario velar por el grado justo de nacionalismo sano capas de “… garantizar la dosis necesaria de identidad nacional… ” (Zizek 159), sin dejarse caer en un nacionalismo excesivo, siendo saludable generar teoría en Uruguay entendiéndolo como un país dependiente a modo de poder comprender las manifestaciones de sus movimientos sociales desde sexualidad para abordar, el género, la manera de reproducirnos, de vincularnos y entender nuestra expresión erótica.

Pero ¿qué pasa con el nacionalismo de un país dependiente? “La clásica oposición de la “cuestión social” surge de los marxistas que ignoran su interrelación dialéctica y que aspiran a “marxistizar a América Latina, sin latinoamericanizar el marxismo” No comprender la diferencia esencial entre el nacionalismo de un país dependiente y el nacionalismo de un país imperialista, incapacita para entender el significado de los movimiento nacionales democráticos. Oponerse al nacionalismo de un país oprimido, implica situarse claramente del lado del opresor” (Alayon 2000. 51) Por este motivo primero es conveniente latinoamricanizar a las teorías feministas, para abordar políticas desde la sexualidad.

Teniendo en cuenta que “el lenguaje brinda a través de las formas que adquiere en sus expresiones discursivas una vía de acceso a la realidad, a la más inmediata y a la mas distante, tanto en el espacio como en el tiempo. El discurso contiene una imagen más o menos explícita de la situación en la que se origina. Ello involucra cierto grado de comprensión o incomprensión de la realidad al mimos tiempo que ofrece pautas orientadoras del obrar” (Arpini 1997.21), ante lo cual parece inconveniente utilizar autores extranjeros para abordar problemas locales, más aun aquellos que son traducidos. Por tal motivo cuando se utilizan autores extranjeros sobre todo aquellos traducidos es necesario ser precavido, analizar el discurso y desde que lugar está posicionado el teórico utilizado.

Qué pasa si se piensa a américa latina sin sus movimientos filosóficos, desde la mirada “… euro – norteamericano, parece que nunca éxito ni existe pensamiento filosófico en América latina… ” En muchas ocasiones “este tipo de actitudes provienen de “cientistas sociales latinoamericanos, que más parecieran en su forma de pensar, europea que latinoamericana, porque cuando hacen ciencia social” (Bautista. 2010. 340) lo hacen literalmente de espalda a la realidad nuestra y por eso leen o parten de puros autores euro – norteamericanos y así problematizan solamente los problemas que esas teorías o autores contienen. “Es más, la izquierda latinoamericana del siglo XX cuando pensaba la superación de la miseria y la pobreza lo hacían desde la imagen que la Europa moderna les proyectaba. Si en el pasado aparecía la miserable amerindia, en el futuro veían a una Latinoamérica moderna y occidental. Visto así el problema, se entiende que la izquierda latinoamericana no haya intentado siquiera cuestionar categorialmente la modernidad, sino solo el capitalismo y su modalidad imperialista. De ahí que su concepción de crítica sea meramente óntica, o sea parcial y por eso hayan abandonado la reflexión del cuestionamiento de los fundamentos” (Bautista. 2010. 351).

  Bibliografía

Bautista, Juan José: Crítica de la razón boliviana. Elementos para una crítica de la subjetividad del boliviano con conciencia colonial, moderna y latino-americana. Bolivia, Rincón edic., Grito del Sujeto, 2010; Apéndice: “¿Qué significa pensar desde América Latina?”, pp. 339-390.

Alayon, N 2000. Asistencia y asistencialismo. Ed. Lumen, Buenos Aires. Capítulo 4. Página 47 a 60.

Arpini, Adriana: “Categorías sociales y razón práctica. Una lectura alternativa” en Id (comp.): América Latina y la moral de nuestro tiempo. Estudios sobre el desarrollo de la razón práctica. Mendoza, Ediciones Universidad Nacional de Cuyo, 1997, pp. 21-43

Benhabib, Seyla: El ser y el otro en la ética contemporánea. Feminismo, comunitarismo y posmodernismo. Barcelona, Gedisa, 2006. Cap. 7: “El feminismo y la cuestión del posmodernismo”, pp. 231-269. Zizek, Slajov: “Multiculturalismo o la lógica cultural del capitalismo multinacional”. En: Jameson, Fredric y Zizek, Slajov. Estudios culturales. Reflexiones sobre el multiculturalismo. Paidós. Buenos Aires, 2005. ANEP 2007.Ciclo Básico Tecnológico y Ciclo Básico Tecnológico Agrario - Plan 2007 - 1.er año “Taller de Educación de la Sexualidad y de los Jóvenes” ANEP Consejo de Educación Técnico Profesional Comisión de Educación de la Sexualidad CETP Montaño, C 2000: El debate metodológico de los ‘80/ ’90. El enfoque ontológico versus el abordaje epistemológico. En: Montaño. C y Borgianni. E (Orgs): Metodología y Servicio Social. Hoy en debate. Cortez Editora, San Pablo, 2000. Krmpotic Claudia S. 2009 Identidad y alienación en trabajo social, en un contexto de reformas sociales, desprofesionalización y proletarización. Edición Nº 56. Investigadora CONICET en el CAEA (Centro Argentino de Etnología Americana). Profesora en las Universidades Nacionales de Buenos Aires y de La Matanza. Jeffrey Alexander, La centralidad de los clásicos en La Teoría social Hoy, Giddens, A. Ed. Alianza, Mexico 1990, p. 34). Popper Karl “la lógica de la investigación científica “tecnos, Madrid. 1990