Virgilio Rodríguez Macal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Virgilio Rodríguez Macal
No imagen disponible.gif
Nombre de nacimiento Virgilio Rodríguez Macal
Nacimiento 28 de junio de 1916
Ciudad de Guatemala, Flag of Guatemala.svg Guatemala
Defunción 13 de febrero de 1964
Ciudad de Guatemala, Flag of Guatemala.svg Guatemala
Nacionalidad Guatemalteco
Ocupación Escritor, Diplomático
Lengua de producción literaria Español
Lengua materna Español
Movimientos Criollismo
Obras notables
  • La mansión del pájaro serpiente
  • Jinayá
  • Guayacán
  • Carazamba
Cónyuge Elvira Silva González
Descendencia Luz Patricia
Premios Premio en Prosa, Juegos Florales de Quetzaltenango (1950)

Virgilio Rodríguez Macal (Ciudad de Guatemala, 28 de junio de 1916 - ibídem, 13 de febrero de 1964) fue un periodista, novelista y diplomático guatemalteco que logró varios premios tanto internacionales como nacionales, como el Primer Premio en Prosa, en la rama de novela, o los Juegos Florales de Quetzaltenango de 1950 gracias a sus novelas. Es uno de los novelistas más populares en la cultura centroamericana por sus publicaciones de estilo criollista. La mayoría de sus obras se ambientan en las selvas del Departamento de El Petén.

Biografía[editar]

Nació en la ciudad de Guatemala el 28 de junio de 1916, hijo de Virgilio Rodríguez Beteta y de Elisa Macal Asturias. Su padre fue un ilustre diplomático e historiador, que escribió importantes libros sobre la Historia de Guatemala y de Centroamérica. Virgilio Rodríguez Macal empezó a escribir en el periódico chileno El Mercurio a la edad de 21 años. Fue precisamente en Chile, donde vivió cuando su padre fue embajador de Guatemala en ese país, donde nació La mansión del pájaro serpiente, una de las más bellas de sus obras.

Dentro de las características de su personalidad de escritor, destaca el hecho de que no era usual en él corregir lo que escribía. Cuando lo hacía, era para volver a dejarlo como lo tenía desde la primera vez. Además, escribía muy rápidamente. Empezaba a escribir y seguía, seguía haciéndolo sin parar durante muchas horas, por lo cual terminaba sus obras en corto tiempo. Cuando decidió escribir Carazamba, se dio cuenta que faltaban muy pocos días para el Certamen de los Juegos Florales Centroamericanos de Quezaltenango, en el que quería participar por primera vez, y con su primera Novela.

Contrató una mecanógrafa para que la obra fuera saliendo de una vez en limpio, para enviarla al certamen. Y allí, en el comedor de la 10ª. Ave. 9-37 de la zona 1 de la ciudad de Guatemala, casa de su primera esposa, en diez días escribió Carazamba, la envió al Certamen, y ganó con ella el Primer Premio. Luego vino Jinayá, también premiada en el mismo Certamen, Guayacán, premiado en el Certamen Nacional Permanente de Ciencias, Letras y Bellas Artes de Guatemala. Varios de los cuentos de vaquería de su libro Sangre y Clorofila, fueron presentados a concursos, todos con galardones.

Con Guayacán le sucedió algo muy especial: antes de enviarla al concurso en Guatemala, cuando vivió en España, la mandó al Certamen Pedro Antonio de Alarcón, ganando únicamente un Accesit con ella, porque, según le informaron, se pasaba del número de páginas establecido en las bases del certamen. Sin embargo, de alguna manera se filtró que la razón por la cual la obra no fue premiada, fue porque el tema , los lugares y todo el ambiente de la obra, hacían suponer que se trataba de un autor Latinoamericano. Por eso, estando todavía en España, escribió su novela Negrura, la cual se desarrolla en Europa, durante la post-guerra. Al año siguiente, participó en el mismo certamen con esta obra, obteniendo con ella el Premio Pedro Antonio de Alarcón. Esta novela, sin embargo, no corresponde en nada al que ha sido su estilo característico; en ella no se reconoce al VRM de gran fuerza y belleza, que caracteriza toda su obra.

Cuando murió, a los 47 años, víctima de un cáncer pulmonar, planificaba una próxima novela a desarrollarse en el Oriente de Guatemala.

Las largas temporadas que pasaba en las selvas del Petén, donde se adentraba a veces con un guía, a veces solo, fueron indudablemente las que nutrieron su fantasía para dar vida a todos esos personajes, a todas esas escenas, a todas esas maravillosas descripciones de ese mundo verde que tanto amó.

Contrajo matrimonio en Guatemala dos veces con la señora Olga Chávez Flamenco, con quien procreó en su primer matrimonio a sus hijas: Olga y Elisa. En la época del nacimiento de su segunda hija residía en Chile, donde después de divorciarse de su esposa Olga, contrajo matrimonio con la señora Ana Severín Saenz, de nacionalidad chilena, con quien procreó a su único hijo varón, Virgilio. Posteriormente se divorció de la Señora Severín Saenz, contrayendo matrimonio de nuevo con su primera esposa, Doña Olga, con quien procreó a la menor de sus hijas, María Elena.

A la hora de su muerte estaba casado con la señora Elvira Silva González, madre de su hija Luz Patricia.

Obras[editar]

Su obra más galardonada fue La mansión del pájaro serpiente, la cual ha sido traducida a varios idiomas. Su personalidad, como la de los hombres nacidos en las primeras décadas del siglo XX, estuvo influida por la prolongada dictadura de Jorge Ubico, por la revolución de 1944 y por el llamado Movimiento de Liberación que sucedió en 1954. Vivió y estudió en Estados Unidos al final de la década de años 20. Fue incluido en el Diccionario de Autores y Críticos Guatemaltecos[1] e influyó en varios esritores guatemaltecos, como Francisco Alejandro Méndez y otros.[2]

La riqueza de sus personajes y lugares, así como el conocimiento real de la fauna y las tradiciones, hacen de sus obras un gran legado a la cultura centroamericana.

  • La mansión del pájaro serpiente
  • El mundo del misterio verde
  • Carazamba
  • Jinayá
  • Guayacán
  • Negrura
  • Sangre y clorofila

Guayacán[editar]

Esta obra contiene algunas coincidencias con la vida del autor, ya que el personaje principal Valentín Ochaeta regresa luego de estudiar varios años en el extranjero, a su pueblo natal, con una maleta llena de sueños y esperanzas, que son contrariadas con la realidad de sus familiares, quienes han agotado sus recursos con los gastos de sus estudios, lo que lo obliga a convertirse a un aventurero mas de las selvas del Petén donde pretende buscar fortuna para salir de la difícil situación de su familia, convirtiéndose en maderero, lagartero y chiclero hacen un tributo a todos aquellos guatemaltecos recios que se dedicaban en tiempos de antaño a esta difícil forma de vida. A través de este viaje y el encuentro con las raíces de sus ancestros Valentín alcanza la madurez y se convierte en un hombre.

Aborda la temática de enfrentar los sueños y las esperanzas juveniles contra la cruda realidad a la que ha de enfrentarse un adulto. La obra fue galardonada en su natal Guatemala con el "Único Premio de Novela" del Certamen Centroamericano de Ciencias, Letras y Bellas Artes "15 de septiembre", en el año 1953. Según palabras del autor en su primera edición «Es como si dijéramos un sencillo monumento esculpido en letras de molde, para el maderero, el chiclero, y el lagartero, que hoy en día arrebatan de las fauces de la muerte el sustento para su familia y para sí».

El mundo del misterio verde[editar]

Esta obra contiene las historias recogidas de los labios "del indio q'eqchí' Lish Zenzeyul, un indio a quien se le tornaron verdes los ojos de tanto mirar y admirar la selva". La fauna y la flora de las selvas de Petén y las Verapaces, así como la geografía de la zona, están retratadas en el estilo pintoresco y repetidor de Lish Zenzeyul. Él se adentró en el mundo del misterio verde, en el que hay tanta serpiente, tanto mono saraguato y tanto tecolote, y en el mundo del hombre blanco, del hombre de las ciudades, con la diferencia según sus palabras, de que el de la selva es más franco y más lógico. se trata de un relato de varios animales que nos enseñan distintos valores y enseñanzas utiles para la vida, con distintos personajes como la danta, lanahuyaca , el jabali , el león y muchos otros .

La mansión del pájaro serpiente[editar]

El autor hace en estos relatos una provechosa utilización de los relatos orales, de la mitología maya y de sus vivencias de aventurero incansable. Preciosos cuentos en donde se humanizan animales propios de las selvas del trópico centroamericano. Si bien el estilo de La mansión del pájaro serpiente --que no es otro que el quetzal, que recibe su sobrenombre debido a que su larga cola bífida y lo colorido de su plumaje dan la impresión de que arrastra dos víboras-- con su pintoresquismo y sus reiteraciones permite ubicar al escritor Virgilio Rodríguez Macal como descendiente del Popol Vuh, el tipo de sus ficciones lo afilia también a la cuentística para crear un mundo donde y como ellos viven en mundo desconocido para muchos pero familiar para otros de manera que nos da a conocer la sencillez de una mansión verde llena esplendidos especímenes jamás vistos por personas.

Carazamba[editar]

La novela es una obra narrativa de los años 40 de Guatemala, de forma que este libro nos transporta a diferentes latitudes de ese país, desde la ciudad portuaria de Livingston, Izabal, hasta la zona selvática de Petén, donde se desarrolla gran parte de la acción. Esta narra los infortunios del narrador y su mayordomo Pedro, al conocer a Carazamba y sus secretos. Este libro, aparte de tener un gran contenido de acción y romance, narra también en un estilo emotivo una crítica "disfrazada" y con bastante sentido de la posición hacia el gobierno militarista que se daba en los años cuarenta en el país de Guatemala.

Además es una de las muchas obras de Virgilio Rodríguez Macal

Descubriendo el lugar actual donde se desarrolló la novela Jinayá[editar]

La Novela Jinayá da algunas pistas acerca del lugar dònde pudo haberse desarrollado la trama de la misma. Un residente de las Verapaces relata lo siguiente:

Siendo oriundo y habiendo crecido en el área del actual municipio de La Tinta me di a la tarea de descubrir el posible lugar de Jinayá. El argumento de Rodríguez Macal dice que el protagonista (Ma´Lic) bajó del tren en la estación de Papalhá, aquí nos da el punto de partida para seguir a nuestro personaje y saber donde pudo haber sido Jinayá, la finca del bélga Mosseur Lizard. Siguiendo a Ricardo vemos que toma un camino hacia el sur de La Tinta, buscando la Sierra de las Minas y según la novela cruzó el río "Matanzas", este afluente queda ubicado al sur occidente de La Tinta en los límites con Purulhá, Baja Verapaz. El río Matanzas desemboca con el río Polochic un poco más al oriente en las cercanías del casco urbano de La Tinta; siguiendo la Ruta de Ma´Lic, vemos que al cruzar el Río Matanzas sigue por el camino que conduce actualmente a lo que hoy es la Finca Westfalia, que fue una de las pocas que sobrevivió a la intervención de fincas que realizó el gobierno durante la repatriación de los dueños alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, todo ello nos hace pensar que Westfalia es la Jinayá de la novela de Rodríguez Macal, ahora, ¿cuál era la vecina Finca de Baviera que era administrada por Rubén y el Canillón? Al oriente de Westfalia se encuentra la Finca Samilhá, la cual bien pudo ser la antigua finca de Baviera, además de todo esto, hablando con los lugareños q'eqchi' me indicaban que en Westfalia se encuentra el cerro donde se albergaba al "Tixl" o Danta (el tapir), cuyo relato es el desenlace de la novela. Todo esto coincide para creer que Westfalia (Chitoy) finca que hoy está en jurisdicción de Purulhá en Baja Verapaz, es la Jinayá de Virgilio Rodríguez Macal.

Enlaces externos[editar]


Referencias[editar]