Virgen de Fátima

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Nuestra Señora de Fátima
Virgen de Fátima.JPG
Imagen de Nuestra Señora de Fátima en un pedestal de la Capilla de las Apariciones que marca el sitio exacto donde estaba la encina sobre la cual los tres pastorcitos dicen haber visto a la Bienaventurada Virgen María.
Venerada en Iglesia católica
Templo Santuario de Fátima
Festividad 13 de mayo
[editar datos en Wikidata ]

La Virgen de Fátima (también llamada Nuestra Señora de Fátima, Nuestra Señora del Rosario de Fátima, o Nossa Senhora de Fátima en portugués) es una advocación con que se venera en el catolicismo a María, madre de Jesús. La misma se originó en una serie de apariciones que tres niños pastores, Lucía dos Santos, Jacinta y Francisco Marto afirmaron haber tenido en Fátima entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917,[Nota 1] las que confirieron fama mundial a esta advocación.

Adicionalmente, se atribuyó a los acontecimientos y mensajes de Fátima componentes proféticos y escatológicos, en particular con respecto a una posible guerra mundial, a la conversión de la Rusia soviética, y al intento de asesinato de Juan Pablo II.[1] [2]

Considerado uno de los centros de peregrinación popular más importantes del mundo,[3] el santuario de Fátima edificado en el lugar recibió 7,3 millones de peregrinos en el año 2011.[4]

Historia[editar]

Primer período: 1916[editar]

Tres niños pastores analfabetos,[Nota 2] Lucía dos Santos, de diez años, y sus primos, Jacinta y Francisco Marto, de seis y nueve años respectivamente, señalaron que, mientras pastoreaban sus ovejas en la primavera y el verano de 1916, experimentaron una presencia angélica en tres ocasiones distintas, en la cueva Loca do Cabeço.[5] Este «Ángel de paz», tal como ellos lo llamaron, les enseñaría a rezar oraciones específicas para pedir la conversión de los pecadores, les introduciría en la práctica del sacrificio cotidiano y del culto de adoración a Dios en la eucaristía. En su narración, los niños manifestaron considerar todo esto como una preparación para las visitas de la Virgen María que, en sus propias palabras, tuvieron lugar entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917.[5]

Segundo período: 1917[editar]

De mayo a septiembre[editar]
Lucía dos Santos (izquierda de la fotografía), y sus primos, Francisco Marto (centro) y Jacinta Marto (derecha)

El domingo 13 de mayo de 1917, los tres niños fueron a pastorear sus ovejas como de costumbre, a un lugar conocido como Cova da Iria, cerca de su pueblo natal de Fátima en Portugal. Lucía describió haber visto, en una encina,[Nota 3] a una mujer «más brillante que el sol»,[5] vestida de blanco, con un manto con bordes dorados y con un rosario en las manos, que les pidió que retornaran el mismo día y a la misma hora durante cinco meses consecutivos, encomendándoles el rezo del rosario. Francisco declaró no escuchar ni hablar con la Señora, sino solo verla.[Nota 4] Asombrados, corrieron de regreso a su pueblo y lo dijeron a todos,[6] pero muchos de sus habitantes —incluyendo los padres de Lucía— no les dieron crédito. En cambio, los padres de Jacinta y Francisco les creyeron y resguardaron en todo momento.[7]

Los niños informaron más apariciones que tuvieron lugar el día trece de los meses de junio y julio. Desde la segunda aparición en junio, declararon que se les habría anunciado las prontas muertes de Jacinta y Francisco, las que de hecho sucedieron en menos de tres años.[7] En razón de la epidemia de gripe conocida como «gripe española» que asoló Europa, Jacinta y Francisco cayeron enfermos en diciembre de 1918. Francisco nunca se recuperó y murió el 4 de abril de 1919. Aunque Jacinta mejoró su estado de salud, sufrió luego una pleuritis purulenta y fue internada en el hospital de Villa Nova de Ourém en el verano de 1919. Trasladada a Lisboa, murió el 20 de febrero de 1920.

En los mensajes que los niños transmitían, la Virgen exhortaba al arrepentimiento, a la conversión y a la práctica de la oración y la penitencia como camino de reparación por los pecados de la Humanidad. Paulatinamente, los niños experimentaron una transformación profunda, basada en la práctica de la oración y de ejercicios de piedad.[7] Como forma de disciplinarse, los niños comenzaron a llevar cordones apretados alrededor de la cintura y a realizar distintas obras de penitencia o mortificación.

Algunos de los mensajes transmitidos por los niños presagiaban guerras y calamidades en el mundo. Según el relato de Lucía, el 13 de julio de 1917 en la Cueva de Iria-Fátima les fue confiado a los niños el llamado «secreto de Fátima», dado a conocer en su totalidad por la Santa Sede durante el pontificado de Juan Pablo II.[1] [Nota 5] Después del relato de la tercera aparición que incluyó la revelación del «secreto de Fátima», los niños fueron secuestrados por mandato del alcalde de Vila Nova de Ourém y sometidos a castigos físicos con el objetivo de que revelaran el contenido de ese mensaje.[7]

En posteriores retornos los niños fueron seguidos por miles de personas que se concentraban en el lugar. Entre las recomendaciones, según los testimonios de los niños, la Virgen hizo hincapié en la importancia del rezo del Rosario para la conversión de los pecadores y del mundo entero. La Virgen también habría pedido la construcción de una capilla en el lugar, capilla que fue el germen del actual santuario.

13 de octubre de 1917[editar]
Fotografía del 13 de octubre de 1917, durante el llamado «milagro del sol».

Según los escritos de Lucía, la última aparición de la Virgen a los tres pastorcitos tuvo lugar el 13 de octubre de 1917, día en que se produjo el llamado «milagro del sol», presenciado por 70 000 personas,[8] entre ellos periodistas y personalidades consideradas "librepensadores" de la época, que quedaron estupefactos ante el hecho. El periodista Avelino de Almeida, del diario liberal y anticlerical O seculo, repitió reiteradamente en su relato: "yo lo he visto... yo lo he visto".

Tercer período: cronología posterior[editar]

Interior de la Basílica del Santuario de Fátima.
La Capilla de las Apariciones (en Fátima).

Los hechos que tuvieron lugar en Fátima luego de 1917 pueden resumirse en la cronología siguiente:

  • 28 de abril de 1919, se inicia la construcción de la Capilla de las apariciones.
  • 13 de octubre de 1921, se permite por primera vez celebrar la Santa Misa.
  • 13 de octubre de 1930, el obispo de Leiria declara dignas de fe las apariciones y autoriza el culto de Nuestra Señora de Fátima.
  • 13 de mayo de 1931, primera consagración de Portugal al Inmaculado Corazón de María, hecha por el Episcopado portugués, siguiendo el mensaje de Fátima.
  • 31 de octubre de 1942, el Papa Pío XII, hablando en portugués por la radio, consagra el mundo al Inmaculado Corazón de María, haciendo mención velada de Rusia, según pedido por Nuestra Señora.
  • 13 de mayo de 1946, la estatua de Nuestra Señora de Fátima ubicada en la capilla es coronada por el cardenal Marsella, legado pontificio. La corona fue ofrecida por las mujeres portuguesas en agradecimiento por haber librado a Portugal de la Segunda Guerra Mundial.
  • 13 de mayo de 1967, el Papa Pablo VI viaja a Fátima en el cincuentenario de la primera aparición para pedir la paz del mundo y la unidad de la Iglesia.
  • 12 y 13 de mayo de 1982, Juan Pablo II viaja a Fátima como peregrino para agradecer el haber salido bien del atentado sufrido exactamente un año antes en la plaza de San Pedro y consagra la Iglesia, los hombres y los pueblos, al Inmaculado Corazón de María, haciendo veladamente mención de Rusia.
  • 25 de marzo de 1984, el Papa Juan Pablo II consagra una vez más, el mundo al Inmaculado Corazón de María, en unión con todos los obispos del mundo que previamente habían sido notificados para que se uniesen con Su Santidad en esta consagración, en la plaza de San Pedro, delante de la Imagen de la Virgen. Más tarde Lucía asegura que esta consagración satisface la petición hecha por la Virgen.

Los días 12 y 13 de mayo de 1991, el Papa Juan Pablo II vuelve a Fátima por segunda vez como peregrino, en el décimo aniversario de su atentado.

El 13 de mayo de 2000, Juan Pablo II, en su tercera visita a Fátima y ante una multitud de peregrinos, beatifica a Francisco y Jacinta y revela la tercera parte del secreto de Fátima. El Papa insiste en la importancia de los mensajes y en la santidad de los niños. Los presenta como ejemplo de oración, amor y penitencia.

Análisis crítico del «milagro del sol»[editar]

Copia fotostática de la página 353 del semanario Ilustração Portugueza nº 610, del 29 de septiembre de 1917, que presenta un artículo titulado: Carta a alguien que pide un testimonio insospechado (Carta a alguem que pede um testemunho insuspeito), ilustrado por fotografías de la multitud contemplando el llamado «milagro del sol», el día 12 de septiembre de ese año.

Avelino de Almeida, periodista portugués ateo, uno de los más importantes de su tiempo,[9] que escribía para O Século relató el suceso así:

La hora antigua es la que vale para esta muchedumbre, que era, según cálculos desapasionados de personas cultas y completamente extrañas a influencias místicas, de treinta a cuarenta mil personas... La manifestación milagrosa, la señal visible está a punto de producirse, afirman muchos peregrinos... Y uno asiste a un espectáculo único e increíble para aquellos que no lo han presenciado. Desde lo alto de la carretera, donde se amontonan los carros y donde se hallan centenares de personas que no han tenido aliento para adentrarse en el barro, se ve a la inmensa multitud volverse hacia el sol, que está limpio de nubes, en pleno mediodía. El astro se asemeja a un disco de plata pálida y se le puede contemplar cara a cara sin ninguna molestia. Parece un eclipse. Pero he ahí que se eleva un colosal clamor y oímos que los espectadores más próximos a nosotros exclaman: "¡Milagro! ¡Milagro! ¡Maravilla!"

Ante admirados ojos de este pueblo, cuya actitud nos traslada a los tiempos bíblicos y que, presa de espanto, descubierta la cabeza, mira hacia el cielo azul, el sol ha temblado, ha realizado unos movimientos bruscos nunca vistos, fuera de todas las leyes cósmicas; el sol "ha danzado", según la expresión típica de los campesinos... Subido sobre el estribo del coche de Torres Novas, un anciano cuya estatura y fisonomía suave, y a la vez enérgica, recuerdas las de Paul Déroulède, reza, vuelto hacia el sol y con grandes voces, el credo, desde el principio hasta el fin.

Inmediatamente las gentes se preguntan unos a otros si han visto alguna cosa y qué es lo que han visto. La mayor parte confiesan que lo que han visto es el movimiento o la danza del sol; otros afirman haber visto el rostro sonriente de la Virgen, o juran que el sol ha dado una vuelta sobre sí mismo, como si fuese una rueda de fuegos artificio que ha descendido hasta quemar la tierra con sus rayos... Alguien dice, en fin, que ha visto cómo cambiaba sucesivamente de color...
Avelino de Almeida [10]

Sobre el milagro del sol de Fátima, el investigador Joe Nickell señala: "No es de extrañar, los milagros del sol han sido descritos en otras apariciones marianas - en Lubbock, Texas, en 1989; la hermana Cabrini Shrine cerca de Denver, Colorado, en 1992; Conyers, Georgia, en la primera mitad de la década de 1990".[11] Nickell también sugiere que los efectos de "baile del sol" descritos por los testigos de Fátima pueden deberse a efectos ópticos resultantes de la distorsión temporal de la retina causada por mirar fijamente una luz tan intensa.

El Profesor Auguste Meessen del Instituto de Física de la Universidad Católica de Lovaina ha declarado que los "milagros del sol" no puede ser tomados en serio y que las observaciones descritas fueron efectos ópticos causados tras mirar fijamente al sol demasiado tiempo. Meessen sostiene que las imágenes que se generan en la retina tras mirar al sol por breves períodos de tiempo son la causa más probable de los efectos observados. También afirma Meessen que los cambios de color reportados por los testigos fueron causados muy probablemente por la saturación de las células fotosensibles de la retina.[12] Meessen indica que los "milagros del sol" han sido descritos en muchos lugares donde peregrinos religiosos habían sido alentados a mirar fijamente al sol. A ese respecto, cita las apariciones en Heroldsbach, Alemania (1949) como un ejemplo, donde observaciones similares a las de Fátima fueron presenciadas por más de 10.000 personas.[13] Mientras Meessen sugiere posibles explicaciones psicológicas o neurológicas de las apariciones.

Las hipótesis de efectos ópticos encuentran oposición ya que no hay evidencia de que la gente en Fátima, incluso aquellos que esperaban un milagro, estuvieran mirando el sol antes de que Lúcia hablara para que lo vieran. Tampoco se reportaron personas moviendo la cabeza para engañar su visión. Las personas se centraban en la encina que era donde los niños decían que la visión aparecía.[14] Esto guarda coherencia en el contexto del suceso ya que algunos observadores informaron de otros fenómenos en visitas anteriores; describían niebla luminosa y lluvia de pétalos blancos en los alrededores y por encima de ese árbol.[15] Por otra parte estos relatos contradicen también la hipótesis "psicológica", los espectadores no describieron tensión al acecho de algo aterrador, sino una espera para ver algo bello como en veces anteriores. Un factor en contra de la teoría de "presión social" es que personas a varias millas de distancia, sin influencia social o psicológica, ya que no esperaban nada, también vieron al sol danzar.[16]

Por su parte Steuart Campbell, escribiendo en el Journal of Meteorology en 1989, postulaba que las nubes de polvo estratosférico cambiaron la apariencia solar el 13 de Octubre, haciendo que fuera fácil de mirar y causando que pareciera de color amarillo, azul y violeta e incluso que pareciera que giraba. De acuerdo con este hipótesis se han descrito efectos similares en China en 1983.[17] [18]

Un argumento normalmente usado como oposición a la hipótesis meteorológica es el hecho de que si fue un fenómeno físico y visible, no habría razón para que algunos no lo vieran, y no todos los presentes lo vieron.[19] Incluso no faltaron astrónomos que declararan que no hubo fenómenos de dicho tipo ese día.[20]

Meessen señala: "Es imposible ofrecer ninguna evidencia directa a favor o en contra del origen sobrenatural de las apariciones".

Además del "milagro del sol", los videntes de Fátima indicaron que la aparición profetizó una gran señal en el cielo nocturno, que precedería a una segunda gran guerra. El 25 de enero de 1938 las luces brillantes de una aurora boreal[21] aparecieron en todo el hemisferio norte, incluso en lugares tan al sur como el norte de África, las Bermudas y California. Fue el suceso más sorprendente de auroras boreales desde 1709, la gente en París y otras partes creyó que era un gran incendio y llamaron a los bomberos. Lucía, la única vidente con vida para entonces, indicó que era el signo predicho[22] y así lo informó a su superior y al obispo por carta al día siguiente. Un mes más tarde, Hitler se apoderó de Austria y ocho meses después invadió Checoslovaquia.

Posición de la Iglesia católica y su Interpretación del «secreto de Fátima»[editar]

La posición oficial de la Iglesia católica sobre todo lo sucedido, en cuanto a doctrina, se expresa en su catecismo:

67 A lo largo de los siglos ha habido revelaciones llamadas "privadas", algunas de las cuales han sido reconocidas por la autoridad de la Iglesia. Estas, sin embargo, no pertenecen al depósito de la fe. Su función no es la de "mejorar" o "completar" la Revelación definitiva de Cristo, sino la de ayudar a vivirla más plenamente en una cierta época de la historia. Guiado por el Magisterio de la Iglesia, el sentir de los fieles (sensus fidelium) sabe discernir y acoger lo que en estas revelaciones constituye una llamada auténtica de Cristo o de sus santos a la Iglesia.
La fe cristiana no puede aceptar "revelaciones" que pretenden superar o corregir la Revelación de la que Cristo es la plenitud. Es el caso de ciertas religiones no cristianas y también de ciertas sectas recientes que se fundan en semejantes "revelaciones".

Catecismo de la Iglesia Católica, Numeral 67 [23]

El «secreto de Fátima» propiamente, la Iglesia católica lo interpretó como una visión profética de la reconversión de Rusia al cristianismo. En efecto, en el mismo año de las «apariciones de Fátima» tuvo lugar la Revolución de Octubre o Revolución bolchevique, segunda fase de la Revolución rusa de 1917, que conduciría al nacimiento de la Unión de Republicas Socialistas Soviéticas (URSS) en 1922 con un sistema político de partido único dominado por el Partido Comunista hasta 1990, pero que jamás prohibió ninguna religión.[2] También se considera que, con la desintegración de la URSS en 1990, la profecía se cumplió.[2] Asimismo se interpreta que el tercer mensaje del «secreto de Fátima» incluyó una profecía sobre el intento de asesinato de Juan Pablo II, que ocurrió el 13 de mayo de 1981, en el 64° aniversario de la primera aparición de Fátima.[24] [Nota 6] Así lo expresó la Santa Sede:

Tras los dramáticos y crueles acontecimientos del siglo XX, uno de los más cruciales en la historia del hombre, culminado con el cruento atentado al «dulce Cristo en la Tierra», se abre así un velo sobre una realidad, que hace historia y la interpreta en profundidad, según una dimensión espiritual a la que la mentalidad actual, frecuentemente impregnada de racionalismo, es refractaria.[...]
Fátima es sin duda la más profética de las apariciones modernas. La primera y la segunda parte del «secreto» [...] se refieren sobre todo a la aterradora visión del infierno, la devoción al Corazón Inmaculado de María, la segunda guerra mundial y la previsión de los daños ingentes que Rusia, en su defección de la fe cristiana y en la adhesión al totalitarismo comunista, provocaría a la humanidad.[1]

Sobre los misterios individualmente: Misterios de Fátima

Efemérides[editar]

Estatuilla de Fátima, en la iglesia de peregrinación ubicada en la cima del monte Freuden, en la comunidad de Moosburg, estado de Carintia, Austria.

Desde las primeras noticias sobre las apariciones de la Virgen de Fátima, los Papas se mostraron acorde a los acontecimientos.

  • Pío XI, entre otras manifestaciones públicas de simpatía, concedió el día 1 de octubre de 1930 una indulgencia especial a los peregrinos de Fátima.
  • Pablo VI fue el primer Romano Pontífice que visitó Fátima para conmemorar el cincuentenario de las apariciones, el 13 de mayo de 1967.
  • Juan Pablo II, visitó personalmente el lugar de las apariciones en dos ocasiones, el 13 de mayo de 1982 y el 13 de mayo de 1991.

La Virgen Peregrina de Fátima[editar]

La imagen de la Virgen de Fátima (conocida como la peregrina) es una réplica de la imagen que es la que se utiliza para recorrer algunas de las ciudades episcopales de Europa y del mundo. La imagen fue ofrecida por el Señor Obispo de Leiría y coronada solemnemente por el Señor Arzobispo de Évora, el 13 de mayo de 1947.

En 1945, poco después del final de la 2.ª Guerra Mundial, un párroco de Berlín (Alemania) propuso que una imagen de Nuestra Señora de Fátima recorriese todas las capitales y las ciudades episcopales de Europa hasta la frontera con la Unión Soviética. Después de más de medio siglo de peregrinación, en el que la imagen visitó 64 países de los distintos continentes, la Rectoría del Santuario de Fátima entendió que no debería volver a salir habitualmente, solamente por alguna circunstancia extraordinaria.

En mayo del año 2000 fue colocada en la exposición "Fátima Luz e Paz", donde fue venerada por decenas de millares de visitantes. Tres años después, concretamente el día 8 de diciembre de 2003, solemnidad de la Inmaculada Concepción, la imagen fue entronizada en la Basílica del mismo Santuario de Fátima, fue colocada en una columna junto al altar mayor.[25]

Peregrinaciones de la Virgen[editar]

La imagen de la Virgen de Fátima que se conserva en la Capilla de las Apariciones, ha salido en peregrinación por diversas ciudades portuguesas y del resto de Europa en momentos puntuales:[26]

  • Entre el 7 y el 13 de abril de 1942: Tuvo lugar la primera salida de la imagen de Nuestra Señora, dicho traslado se realizó para la clausura de un congreso promovido por el Consejo Nacional de la Juventud Católica Femenina, en Lisboa.
  • Entre el 22 de noviembre y el 24 de diciembre de 1946: La imagen sale nuevamente de su Santuario con motivo del tricentenario de la proclamación de Nuestra Señora de la Concepción como Patrona de Portugal. La imagen realizó un periplo por Estremadura y Ribatejo.
  • Entre el 22 de mayo y el 2 de junio de 1948: Con ocasión del Congreso Mariano Diocesano de Madrid, la imagen de la Capilla de las Apariciones hizo su cuarto viaje, a Madrid, pasando por otras localidades.
  • El 8 de octubre del año 2000: La Virgen vuelve al Vaticano, en presencia de 1500 obispos de todo el mundo y de miles de fieles y peregrinos, el Papa Juan Pablo II, consagró el nuevo milenio a la Virgen María.
  • El 12 de noviembre de 2005: La imagen de la Virgen de Fátima vuelve a Lisboa, ocasión en que la ciudad capital de Portugal se consagró a Nuestra Señora de Fátima.
  • Entre el 16 y 17 de mayo de 2009: Con ocasión de la conmemoración del Cincuentenario del Santuario de Cristo Rei en Almada, transcurrió la décima salida de la imagen, momento en el que visitó Lisboa y Almada.
  • Entre el 21 y 23 de mayo de 2010: A petición del obispo de Leiria-Fátima, la imagen fue llevada a la ciudad de Leiria con motivo de la "Fiesta de la Fe".
  • Entre el 12 y 13 de octubre de 2013: Con motivo de la Jornada Mariana promulgada por el papa Francisco, se trasladó la imagen al Vaticano y se consagró el mundo al Inmaculado Corazón de María.[27]

Santuario[editar]

El actual santuario, cuyo nombre completo es Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, incluye la basílica de Nuestra Señora del Rosario, que comenzó a ser construida en 1928. Se consagró el 7 de octubre de 1953, y al año siguiente la Santa Sede le concedió el título de basílica menor durante el pontificado de Pío XII.

Se considera que el santuario de Fátima es uno de los centros de peregrinación popular más importantes del mundo.[3] En el año 2011 el santuario recibió 7,3 millones de peregrinos.[4] Los peregrinos españoles, italianos y polacos son los más numerosos entre los extranjeros. En sus inmediaciones se han establecido más de 50 casas de religiosas femeninas y unas 15 congregaciones masculinas que incluyen un seminario.

Homenajes a Fátima[editar]

En algunas ciudades de Portugal, Argentina, España, entre otros países, se han construido escuelas a su homenaje como Ntra. Sra de Fátima, nombres como Fátima, parroquias Ntra Sra de Fátima y capillas. El 13 de mayo de 2012 una multitud cubrió la ciudad de Fátima por la procesión de los portugueses venerando a la Virgen.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Las fechas precisas corresponden a los días 13 de mayo, 13 de junio, 13 de julio, 19 de agosto, 13 de septiembre y 13 de octubre de de 1917.
  2. Los niños no sabían leer ni escribir, aunque habían recibido una formación religiosa a través de la catequesis parroquial, las enseñanzas de la madre de Lucía y la religiosidad popular propia de la zona.
  3. La encina permaneció en el mismo lugar hasta la década de 1930. Terminó por extinguirse en razón de que tanto peregrinos como parroquianos arrancaban o recortaban trozos de ella.
  4. Francisco declaró ver a la Virgen María en las seis ocasiones en que se presentó. Señaló también que nunca recibió ningún mensaje, sino que las palabras le fueron transmitidas por Lucía. Estas declaraciones se mantuvieron invariables en todos sus testimonios.
  5. El «secreto de Fátima» habría sido confiado a Lucía, la mayor del grupo. Las dos primeras partes del «secreto» fueron publicadas en varias ocasiones, en particular el texto escrito por Sor Lucía en la tercera memoria del 31 de agosto de 1941 y en la cuarta memoria del 8 de diciembre de 1941. La tercera parte del «secreto» fue escrita «[...] por orden de Su Excelencia el Obispo de Leiria y de la Santísima Madre [...]» el 3 de enero de 1944. De él existe un único manuscrito. El sobre lacrado fue guardado primero por el obispo de Leiria. El 4 de abril de 1957, el sobre fue entregado al Archivo Secreto del Santo Oficio. Los papas Juan XXIII y Pablo VI tuvieron conocimiento de él. Finalmente, fue Juan Pablo II quien, luego del atentado contra su vida, desarrolló una larga serie de acciones que finalizaron con la revelación de la tercera parte del «secreto de Fátima» por el propio papa el 26 de junio de 2000, precisamente en Fátima, y su publicación tal como se verifica en la referencia.
  6. El 13 de mayo de 1981 Mehmet Ali Ağca disparó contra el papa Juan Pablo II, mientras éste se desplazaba por la plaza de San Pedro en un vehículo abierto. El pontífice fue herido en la mano, brazo y abdomen. Un año después, en la noche del 12 al 13 de mayo de 1982, Juan Pablo II sufrió un nuevo atentado en Fátima (Portugal) adonde había llegado para agradecer a la Virgen María por haber salvado su vida. En esa ocasión un sacerdote español ultraconservador, Juan María Fernández Krohn, quiso ensartarlo con una bayoneta pero fue inmovilizado apenas a tiempo, aunque llegó a visualizarse la presencia de sangre en la vestimenta papal, todo lo cual fue revelado por el cardenal Stanislaw Dziwisz años después.Ver: BBC News (16 de octubre de 2008).Pope John Paul 'wounded' in 1982; Pullella, Philip (15 de octubre de 2008) John Paul was wounded in 1982 stabbing, aide reveals; Ciudad del Vaticano:Reuters.

Referencias[editar]

  1. a b c Congregación para la Doctrina de la Fe - Tarcisio Bertone - Joseph Ratzinger (2000). «El mensaje de Fátima». Consultado el 29 de septiembre de 2013.
  2. a b c Zampetti, Pier Luigi (1992). La profecía de Fátima y el derrumbamiento del comunismo. Madrid: Ediciones Rialp. ISBN 84-321-2841-4. Consultado el 29 de septiembre de 2013. 
  3. a b Vilaça, Helena (2010). «Pilgrims and pilgrimages: Fatima, Santiago de Compostela and Taizé». Nordic Journal of Religion and Society 23 (2):  pp. 137–155. http://tapir.pdc.no/pdf/NJRS/2010/2010-02-3.pdf. Consultado el 30 de septiembre de 2013. «Fatima is the most important example of popular pilgrimages». 
  4. a b Gaudium Press (ed.): «Santuario de Fátima registra aumento en el número de visitantes durante el 2011» (14 de febrero de 2012). Consultado el 30 de septiembre de 2013.
  5. a b c dos Santos, Lucía; Haffert, John M. (colaborador) (1993). Her Own Words to the Nuclear Age: The Memoirs of St. Lucia (en inglés). 359 páginas (1ª edición). The 101 Foundations. ISBN 978-1-890137-19-9. 
  6. De Marchi, John (1952). The Immaculate Heart (en inglés). 287 páginas. Nueva York: Farrar, Straus and Young. 
  7. a b c d Santos Iglesias, A. M (2000). «Jacinta y Francisco Marto». En Leonardi, C.; Riccardi, A.; Zarri, G. Diccionario de los Santos, Vol. 2. Madrid: San Pablo. pp. 1163–1165. ISBN 84-285-2259-6. Consultado el 30 de septiembre de 2013. 
  8. Fátima: el entorno (en inglés)
  9. El secreto de Fátima: La historia oculta de las misteriosas apariciones y la conspiracoón de los Jesuitas, Página 44, Joaquim Fernandes, Fina D' Armada - 2007
  10. La Virgen de Fátima, Página 388, C. Barthas 1999
  11. Skeptical Inquirer — Volume 33.6 November / December 2009
  12. Auguste Meessen 'Apparitions and Miracles of the Sun' International Forum in Porto "Science, Religion and Conscience" October 23–25, 2003 ISSN: 1645-6564
  13. Solar retinopathy following religious rituals. M Hope-Ross,S Travers,D Mooney; Br J Ophthalmol 1988;72:931-934
  14. Fátima: Su historia maravillosa - Página 143, Wilhelm Hünerman, Palabra, 1998 - 312 páginas
  15. "La Virgen de Fátima" Página 122, C. Barthas - Ediciones Rialp, 1999
  16. Milagros: de tu Diario Vivir - Página 42, Richard Webster, Edgar Rojas - 2004
  17. "Fátima's dusty veil", New Humanist, Vol 104, No 2, August 1989
  18. "The Miracle of the Sun at Fátima", Journal of Meteorology, UK, Vol 14, no. 142, October, 1989
  19. Meet the Witnesses: Of the Miracle of the Sun, John Mathias Haffert, 2006
  20. La Virgen de Fátima, C. Barthas, Ediciones Rialp, 1999 - página 391
  21. La profecía de Fátima y el derrumbamiento del comunismo - Página 85, Pier Luigi Zampetti - 1992
  22. The Fatima Prophecies: At the Doorstep of the World - Página 310, Thomas W. Petrisko, St. Andrews Productions, 1998
  23. Primera parte, La profesión de la fe, Primera sección, «creo»-«creemos», Capítulo segundo, Dios al encuentro del hombre, Numeral 67
  24. Riccardi, Andrea (2011). Juan Pablo II: la biografía. Bogotá: San Pablo. p. 208. ISBN 978-958-715-657-7. Consultado el 30 de septiembre de 2013. 
  25. Nuestra Señora de Fátima, peregrina del Mundo
  26. Peregrinaciones de la imagen de la Virgen de Fátima. Página Web Oficial del Santuario de Fátima
  27. La Razón (España) (ed.): «Francisco recibe a la Virgen de Fátima en la plaza de San Pedro» (12 de octubre de 2013). Consultado el 13 de octubre de 2013.

Bibliografía[editar]

  • Memorias de la Hermana Lucía, Vol. I y II (2004); Compilación de P. Luis Kondor, SVD. Introducción y notas del P. Dr. Joaquín M. Alonso, CMF.
  • Nuestra Señora de Fátima (1953); William Thomas Walsh. Espasa Calpe Editores.
  • Era una Señora más brillante que el sol (1999); Joao de Marchi. Editora Missões Consolata.

Enlaces externos[editar]