Vipera ammodytes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Víbora cornuda
Vipera ammodytes 070901 1.jpg
Vipera ammodytes, hembra
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Sauropsida
Orden: Squamata
Suborden: Serpentes
Familia: Viperidae
Subfamilia: Viperinae
Género: Vipera
Especie: V. ammodytes
Nombre binomial
Vipera ammodytes
(Linnaeus, 1758)
Distribución
Vipera ammodytes distribution (including V. a. transcaucasiana).png
Sinonimia
  • Coluber Ammodytes - Linnaeus, 1758
  • Vipera Illyrica - Laurenti, 1768
  • Vipera ammodytes - Sonnini & Latreille, 1801
  • [Vipera (Echidna)] Ammodytes - Merrem, 1820
  • Cobra ammodytes - Fitzinger, 1826
  • [Pelias] Col[uber]. ammodytes - Boie, 1827
  • Vipera (Rhinechis) Ammodytes - Fitzinger, 1843
  • V[ipera]. (Vipera) ammodytes - Jan, 1863
  • Vipera ammodytes - Eber, 1863
  • Vipera ammodytes - Boulenger, 1896
  • [Vipera ammodytes] var. steindachneri - Werner, 1897
  • Vipera ammodytes [ammodytes] - Boulenger, 1903
  • Vipera ammodytes ammodytes - Zarevsky, 1915
  • Teleovipera ammodytes - Reuss, 1927
  • Vipera ammodytes ammodytes - Mertens & Müller, 1928
  • Rhinaspis illyrica litoralis - Reuss, 1935
  • Rhinaspis illyrica velebitensis - Reuss, 1935
  • Rhinaspis illyrica f[orma]. melanura - Reuss, 1937
  • Vipera ammodytes ruffoi - Bruno, 1968
  • Vipera (Rhinaspis) ammodytes ammodytes - Obst, 1983
  • Vipera ammodytes - Golay et al., 1993[1]

La víbora cornuda o víbora de arena (Vipera ammodytes) es una especie de serpiente de la familia Viperidae. Se encuentra en el sur de Europa, a través de los Balcanes y en lugares del Oriente Medio. Es considerada la más peligrosa de las víboras venenosas europeas, en consideración de su tamaño, largos colmillos (más de 13 mm) y alta toxicidad.[2] Su nombre científico se deriva del griego ammos "arena" y dutes "excavador", que no es la mejor descripción para un animal que en realidad prefiere vivir entre las rocas.[3] Cinco subespecies son reconocidas actualmente.[4]

Descripción[editar]

Crece hasta una longitud de 95 cm, pero la talla depende mucho de las diferentes razas y subespecies. Según Strugariu (2006), algunas fluctúan entre los 50 y 70 cm de largo y otras superan 1 m.[5] La cabeza está cubierta de pequeñas escamas irregulares, que son lisas o sólo débilmente levantadas, con excepción del par de grandes escamas supraoculares que se extienden más allá del margen posterior del ojo. 10 a 13 escamas pequeñas bordean el ojo y dos hileras separan el ojo de las escamas supralabiales. La escama nasal es larga, única (rara vez divida) y separada de la escama rostral por una escama nasorrostral. La escama rostral es más ancha que larga.[2]

Cabeza de víbora cornuda.

Su característica más notable es un "cuerno" sobre el hocico, que consta de 9 a 17 escamas agrupadas en 2 (a veces 4) hileras transversales.[2] Crece hasta 5 mm y es suave y flexible. En las subespecies sureñas este cuerno se eleva verticalmente, mientras en V. a. ammodytes se proyecta diagonalmente.[6] Las escamas dorsales son fuertemente rugosas, en 21 a 25 hileras. Las escamas ventrales en cambio, son suaves. Los machos tienen de 133 a 161 escamas ventrales y 27 a 46 pares de escamas subcaudales. Las hembras tienen 135 a 164 y 24 a 38 respectivamente. La escama anal es única.[2]

El patrón de color es diferente para machos y hembras. En los machos, la cabeza es de un castaño obscuro irregular, gris obscuro o de marcas negras. Una gruesa franja negra corre desde detrás del ojo hasta detrás del ángulo de la mandíbula. La lengua es generalmente negra y el iris es dorado o cúpreo. Tienen una mancha oscura característica, una marca en forma de V en la parte posterior de la cabeza, que conecta a menudo con un zigzag dorsal. El color ventral de los machos varía e incluye diferentes tonos de gris: amarillentos o rosáceos o castaños amarillentos. El zigzag dorsal es gris obscuro o negro, con un borde más obscuro. Hay una fila de manchas obscuras y amarillentas a cada lado, a veces unida a una banda ondulada.[2]

El patrón de color de las hembras se caracteriza por un menor contraste. Carecen generalmente la mancha oscura o marca en forma de V en la parte posterior de la cabeza. El color ventral es variable y tiende hacia castaños y bronceados, tales como el marrón grisáceo, castaño rojizo, cobre, "crema sucia", y rojo ladrillo. El zigzag dorsal es una sombra parda.[2]

Ambos sexos tienen una raya dorsal fijada contra un fondo más claro. Este patrón está frecuentemente fragmentado. El color del vientre varía y puede ser marrón, o rosáceo grisáceo, amarillento, "nublado" con puntos oscuros; a veces es negro o gris azulado manchas blancas o bordeadas de blanco. La quijada es más clara que el vientre. El extremo de la cola puede ser amarillo, anaranjado, rojizo o verde. MEl melanismo es raro. Los patrones juveniles de color son parecidos a los de los adultos.[2]

Hábitat[editar]

Vive principalmente en colinas o laderas secas y rocosas, con escasa vegetación,[7] a menos de 2.000 msnm. No está asociada con bosques. A veces se halla en áreas de habitación humana, tales como vías de ferrocarril o cultivos, especialmente viñedos, cuando hay escombros o paredes de piedra.[2]

Ubicación geográfica[editar]

Nororiente de Italia, sur de Eslovaquia, occidente de Hungría, Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Serbia, Montenegro, Albania, República de Macedonia, Grecia, Rumania, Bulgaria, Turquía, Georgia y Siria. Mertens & Wermuth (1960) también mencionan Austria.[2]

Estatus de Conservación[editar]

Esta especie está listada como estrictamente protegida (Apéndice II) bajo la Convención de Berna.[8]

Comportamiento[editar]

No tiene una hora preferencial para su actividad aunque en tierras más altas es más frecuentemente activa en el día y en las tierras bajas incrementa su actividad nocturana cuando la temperatura se eleva.[2]

A pesar de su reputación feroz, esta especie es generalmente letárgica, y no siempre agresiva y no ataca sin provocación previa. Al ser sorpendidas pueden reaccionar de diferentes formas: silbando fuertemente, permaneciendo inmóviles, huyendo o mordiendo.[2] Hiberna en el invierno durante 2 a 6 meses dependiendo de las condiciones ambientales.[5]

V. ammodytes

Alimentación[editar]

Come preferencialmente mamíferos y pájaros pequeños. Los especímenes juveniles prefieren lagartos. El comportamiento durante la alimentación depende del tamaño de la presa. Las grandes son mordidas, soltadas, rastreadas, atrapadas y tragadas, mientras que las presas más pequeña se tragan sin usar veneno. Ocasionalmente devoran otras serpientes.[2] también hay reportes de canibalismo.[5]

Reproducción[editar]

Antes del apareamiento los machos realizan una danza de combate, similar a la de otras víboras.[2] El apareamiento ocurre en primavera (abril a mayo) La especie es ovovivípara y nacen hasta 20 ejemplares vivos entre agosto y octubre, con una talla de 14 a 24 cm de largo.[5] [9]

Cautividad[editar]

A menudo ha sido mantenida en cautividad con éxito.[2] Tolera cautiverio mucho mejor que otras víboras europeas, alimentándose fácilmente[9] Sin embargo, a pesar de que gran parte del tiempo puede estar apacible, es muy riesgoso manipularle, son fuertes y pueden dar un tirón inesperado y morder.[5]

Veneno[editar]

Es la serpiente de mayor peligro en Europa. En algunas áreas, es por lo menos un riesgo médico significativo; en el pasado las mordeduras eran relativamente frecuentes en los Balcanes porque los campesinos tenían el hábito de caminar descalzos.[6]

  El veneno puede ser muy tóxico, pero varía según la época y las diversas poblaciones.[2]  Brown (1973) da un LD50 para ratones, de 1.2 mg/kg IV, 1.5 mg/kg IP y 2.0 mg/kg SC.[10]  Novak et al. (1973) da gamas de  0.44-0.82 mg/kg y IV and 0.19-0.64 mg/kg IP. Minton (1974) registra 6.6 mg/kg SC.[2]  

El veneno tiene componentes, tanto proteolíticos como neurotóxicos , y contiene hemotoxinas con propiedades coagulantes de la sangre, similares a las de los venenos de los crotalidos. Otra propiedades incluyen efectos anticoagulantes, hemoconcentración y hemorragias. Las mordeduras provocan los síntomas típicos del envenenamiento por víboras, tales como dolor, hinchazón y decoloración, que pueden ser inmediatos. Hay también informes sobre vértigos y comezón.[2]

Los seres humanos son afectados rápidamente por este veneno, al igual que los ratones y los pájaros. Los lagartos se afectan menos, mientras que los anfibios pueden incluso sobrevivir una mordedura. Las serpientes europeas, tales como Coronella' y Natrix, son posiblemente inmunes.[2]

V. ammodytes es criada con el fin de obtener el veneno usado en la fabricación de antídotos, para la mordedura de diferentes víboras europeas.[9] [11]

Subspecies[editar]

Subespecies[4] Autoridad[4] Nombre común Ubicación
V. a. ammodytes Linnaeus, 1758 Occidental[7] Austria (Estiria, Carintia), norte de Italia, Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Macedonia, Albania, suroeste de Rumania, noroeste de Bulgaria[2]
V. a. gregorwallneri Sochurek, 1974 Austria, antigua Yugoslavia[5]
V. a. meridionalis Boulenger, 1903 Oriental[7] Grecia, Corfú y otras islas, Tracia turca[2]
V. a. montandoni Boulenger, 1904 Transdanubiana[7] Bulgaria, sur de Rumania[2]
V. a. transcaucasiana Boulenger, 1913 Transcaucasiana[2] Georgia, Turquía[2]

Origen de la taxonomía[editar]

Esta especie fue descrita originalmente por Carolus Linnaeus en Systema Naturae, en 1758. Posteriormente, Boulenger describió varias subespecies, al comienzo del siglo XX. Sin embargo, hay distintas taxonomías alternativas.[2] Una subespecie adicional que se puede encontrar en la literatura es V. a. ruffoi (Bruno, 1968),[2] encontrada en los Alpes italianos. Muchos consideran que las ruffoi y gregorwalineri' son sinónimos de V. a. ammodytes[5] y el la V. transcaucasianadebe ser clasificada como especie diferente.

Referencias[editar]

  1. McDiarmid RW, Campbell JA, Touré T. 1999. Snake Species of the World: A Taxonomic and Geographic Reference, vol. 1. Herpetologists' League. 511 pp. ISBN 1-893777-00-6 (series). ISBN 1-893777-01-4 (volume).
  2. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t u v w x Mallow D, Ludwig D, Nilson G. 2003. True Vipers: Natural History and Toxinology of Old World Vipers. Krieger Publishing Company. 359 pp. ISBN 0-89464-877-2.
  3. Gotch AF. 1986. Reptiles -- Their Latin Names Explained. Poole, UK: Blandford Press. 176 pp. ISBN 0-7137-1704-1.
  4. a b c Sistema Integrado de Información Taxonómica. «Vipera ammodytes (TSN 634985)» (en inglés).
  5. a b c d e f g Strugariu A. 2006. The European Horn-Nosed Viper. VenomousReptiles.org.
  6. a b Street D. 1979. The Reptiles of Northern and Central Europe. London: B.T. Batsford Ltd. 268 pp. ISBN 0-7134-1374-3.
  7. a b c d Steward JW. 1971. The Snakes of Europe. Cranbury, New Jersey: Associated University Press (Fairleigh Dickinson University Press). 238 pp. LCCCN 77-163307. ISBN 0-8386-1023-4.
  8. Convention on the Conservation of European Wildlife and Natural Habitats, Appendix II at Council of Europe. Accessed 9 October 2006.
  9. a b c Stidworthy J. 1974. Snakes of the world. Grosset & Dunlap Inc. ISBN 0-448-118
  10. Brown JH. 1973. Toxicology and Pharmacology of Venoms from Poisonous Snakes. Springfield, Illinois: Charles C. Thomas. 184 pp. LCCCN 73-229. ISBN 0-398-02808-7.
  11. Mehrtens JM. 1987. Living Snakes of the World in Color. New York: Sterling Publishers. 480 pp. ISBN 0-8069-6460-X.

Bibliografía[editar]

  • Arnold EN, Burton JA. 1978. A Field Guide to the Reptiles and Amphibians of Britain and Europe. London: Collins. 156 pp. ISBN 3-490-00318-7.
  • Biella H-J. 1983. Die Sandotter. Die Neue Brehm-Bücherei. A Ziemsen Verlag. Wittenberg Lutherstadt. 84 pp.
  • Bruno S. 1968. Sulla Vipera ammodytes in Italia. Memorie del Museo Cívico di Storia Naturale, Verona, 15:289-386.
  • Copley A, Banerjee S, Devi A. 1973. Studies of snake venom on blood coagulation. Part I: The thromboserpentin (thrombin-like) enzyme in the venoms. Thromb Res 2:487-508.
  • Gulden J. 1988. Hibernation and breeding of V. ammodytes ammodytes. Litteratura Serpentium 8:168-72.
  • Nikolsky AM. 1916. Fauna of Russia and adjacent countries. Volume II: Ophidia. Petrograd. Translation from the Israel Program for Scientific Translations, Jerusalem, 1964, 247 pp.
  • Mehrtens JM. 1987. Living Snakes of the World in Color. New York: Sterling Publishers. 256 pp. ISBN 0-8069-6460-X.
  • Meier J, Stocker KF. 1991. Snake venom protein C activators. In: Tu A, editor. Reptile venoms and Toxins. New York: Marcel Dekker. pp 265-79.
  • Mertens R, Wermuth H. 1960. Die Amphibien und Reptilien Europas. Verlag Waldemar Kramer, Frankfurt am Main, 1-264.
  • McMahon M. 1990. Vipera ammodytes meridonalis envenomation. Journal of the Herpetological Association of Africa, 37:60.
  • Petkovic D, Javanovic T, Micevic D, Unkovic-Cvetkovic N, Cvetkovic M. 1979. Action of Vipera ammodytes venom and its fractionation on the isolated rat heart. Toxicon, Great Britain, 17:639-44.
  • Steward JW. 1971. The Snakes of Europe. London: David & Charles, Newton Abbot. 191 pp. ISBN 0-8386-1023-4.
  • U.S. Navy. 1991. Poisonous Snakes of the World. New York: Dover Books. (Reprint of US Govt. Printing Office, Washington D.C.) 133 pp. ISBN 0-486-26629-X.

Enlaces externos[editar]