Villafranca de la Sierra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Villafranca de la Sierra
Municipio de España
Bandera de Villafranca de la Sierra
Bandera
Escudo de Villafranca de la Sierra
Escudo

VILLAFRANCA DE LA SIERRA (OTOÑO).jpg

Vista otoñal de la localidad.
Villafranca de la Sierra
Villafranca de la Sierra
Ubicación de Villafranca de la Sierra en España.
Villafranca de la Sierra
Villafranca de la Sierra
Ubicación de Villafranca de la Sierra en la provincia de Ávila.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile and León.svg Castilla y León
• Provincia Bandera de la provincia de Ávila.svg Ávila
• Comarca El Barco de Ávila-Piedrahíta
• Partido judicial Piedrahíta
• Municipio Villafranca de la Sierra
Ubicación 40°29′55″N 5°13′53″O / 40.4984796, -5.2313259


Coordenadas: 40°29′55″N 5°13′53″O / 40.4984796, -5.2313259
• Altitud 1.106 msnm
(mín.:1.040, máx.:2.294)
• Distancias 50 km a Bandera de la provincia de Ávila.svg Ávila
79 km a Bandera de la provincia de Salamanca.svg Salamanca
165 km a Bandera de la Ciudad de Madrid Madrid
170 km a Banderaprovvalladolid.svg Valladolid
Superficie 39,8 km²
Núcleos de
población
Villafranca de la Sierra[1]
La Ribera
Fundación Siglo XII
Población 142 hab. (2013)
• Densidad 3,57 hab./km²
Gentilicio villafranquino, a
Código postal 05571
Pref. telefónico 920
Alcalde (2011) Francisco Javier Herrera (PP)
Presupuesto 276.390.-€ (año 2008)
Patrón San Roque (16 de agosto)
Patrona Ntra. Sra. de la Asunción (15 de agosto)
Sitio web Ayuntamiento de Villafranca de la Sierra

Extensión del término municipal dentro de la provincia de Ávila

Extensión del término municipal dentro de la provincia de Ávila

Villafranca de la Sierra es un municipio español de la comarca abulense de El Barco de Ávila-Piedrahíta, situado en el valle del Corneja, en la falda de la vertiente norte de la sierra de Villafranca, en la comunidad autónoma de Castilla y León; y una villa, capital de dicho municipio. Pertenece al partido judicial de Piedrahíta.

Esta villa fue cabeza del más antiguo de los "cinco señoríos menores" del territorio abulense y aparece cartografiada en los primeros mapas de España. Entonces comprendía su término actual más la totalidad del de Navacepedilla de Corneja y parte de Casas del Puerto. Por su territorio transcurre el antiguo camino de herradura que une Piedrahíta con Cuevas del Valle, cruzando Navalsauz; ruta natural de extraordinaria importancia para el desarrollo comercial y ganadero de la comarca, que permitió la apertura de la villa, la importación de materia prima y la salida de su producción al exterior. Dicho camino servía de ramal de la Cañada Real Leonesa Occidental, incorporándose a ella antes de atravesar el Puerto del Pico.

Símbolos[editar]

Escudo de Villafranca de la Sierra

El escudo heráldico y la bandera municipal del ayuntamiento de Villafranca de la Sierra fueron oficialmente el 6 de mayo de 1998. El blasón del escudo es:

«En campo de plata, un roble al natural frutado de ora y terrazado en sinople. Bordura de azur con trece bezantes de oro (de Dávila). Al timbre Corona Real de España.»

Boletín Oficial del Estado nº 134 de 5 de junio de 1998[2]

La descripción de la bandera es la siguiente:

«Bandera cuadrada de proporción 1:1, de color carmesí, y en su centro el escudo municipal en sus colores.»

Boletín Oficial del Estado nº 134 de 5 de junio de 1998[2]

Situación[editar]

Está situada al sudoeste de la provincia, en la falda septentrional de la sierra que lleva su nombre: la Sierra de Villafranca.[3] La distancia a la ciudad de Ávila es de 50 km y el acceso es a través de un desvío de la N-110. Tiene un anejo denominado La Ribera, dos enclaves (La Serrota[4] -el mayor de los enclaves abulenses, con 1 506 ha- y El Puerto Chía, con 283 ha), una extensión total de 39,8 km² y una población de 151 habitantes (INE 2012).

La villa, capital del municipio, se encuentra situada a 1.106 msnm. La altitud del término municipal varía entre una cota máxima de 2 294 m (Cerro del Santo; La Serrota) y una mínima de 1 040 m (río Corneja; en el límite jurisdiccional con Bonilla de la Sierra). El río Corneja nace dentro de su territorio y lo atraviesa en dirección nordeste-sudoeste; corre paralelo a la Sierra de Villafranca, abriéndose paso para formar Valdecorneja hasta su desembocadura en el río Tormes.

Límites[editar]

Límita al norte con los términos municipales de Bonilla de la Sierra y Casas del Puerto, al sur con el de San Martín de la Vega del Alberche, al este con el de Navacepedilla de Corneja y al oeste con los de San Miguel de Corneja y Navaescurial.

Arquitectura popular. La Ribera.
Noroeste: Bonilla de la Sierra Norte: Casas del Puerto Noreste: Casas del Puerto
Oeste: San Miguel de Corneja, Navaescurial Rosa de los vientos.svg Este: Navacepedilla de Corneja, Villatoro
Suroeste San Martín de la Vega del Alberche Sur: San Martín de la Vega del Alberche, Garganta del Villar Sureste: Cepeda la Mora

El enclave del Puerto Chía linda al norte y al oeste con Navacepedilla de Corneja, al sur con San Martín de la Vega del Alberche y al este con Garganta del Villar.

La Dehesa de Serrota límita al norte con el término de Casas del Puerto, al sur con Garganta del Villar y Cepeda la Mora, al este con Villatoro y al oeste con Navacepedilla de Corneja.

Protección medioambiental[editar]

  • La ribera del río Corneja a su paso por la parte baja del término municipal está protegida, calificada como Lugar de Importancia Comunitaria de la región biogeográfica mediterránea,[5] formando parte del LIC Riberas del Río Tormes y afluentes,[6] perteneciente a la Red Natura 2000 de Castilla y León.

Geología[editar]

Vista general de la localidad

Se encuentra asentada sobre el zócalo hercínico del Sistema Central, constituido por materiales de origen ígneos que se remontan al Paleozoico. Estos materiales, en función de determinadas condiciones físicas y químicas durante su enfriamiento, formaron distintos tipos de rocas en diferentes zonas del zócalo:

  • Las zonas más altas de la sierra (Cerca Perdida, La Acebeda, Los Hoyos y Cerrolonguillo), así como la zona Oeste (prados de Miralocos y El Rubial) están asentadas sobre granitoides inhomogéneos.
  • En la zona Este (El Cubillejo y Peña Levante) y en el enclave Puerto Chía domina el monzogranito de grano grueso, biotítico-porfídico.
  • La Serrota está constituida por leucogranitos de grano grueso, porfídicos con biotita.
  • El resto (salvo las zonas puntuales que se citan a continuación) se asienta sobre granodioritas de grano medio, biotíticas-porfídicas.

Zonas no pertenecientes al zócalo hercínico:

  • Con una anchura de unos 200 m discurre en dirección diagonal (Piedrahíta-Navaescurial-Villafranca) el dique básico posthercínico Plasencia-Alentejo.[7] Se trata de rocas filonianas, en concreto gabro de grano fino y medio. A la altura de El Encinar existe una explotación minera en forma de cantera abierta de dicho dique, que se laborea ocasionalmente para extraer aporte de material para soportar el firme de carreteras.
  • En las cuencas y zonas próximas a arroyos y ríos existen formaciones del Cuaternario, se trata de terrazas, aluviones y coluviones.

Flora[editar]

Pinar y robledal. Peña Levante.
Vegetación de alta montaña. Nacimiento del río Corneja.
Tramo medio del Corneja. Vegetación de ribera.
Río Corneja por La Nava.

El gradiente altitudinal crea diferentes condiciones bioclimáticas, prosperando diversas variedades de plantas que hacen que su paisaje adquiera muy distintas tonalidades, destacando los verdes de primavera y los ocres del final de otoño.[8]

Desde el punto de vista biogeográfico la zona pertenece a la Provincia carpetano-ibérico-leonesa encuadrada en la Superprovincia mediterráneo iberoatlántica (Región mediterránea), concretamente dentro del Distrito Serrotense del Subsector Paramero-Serrotense (Sector Bejarano-Gredense). Geográficamente pertenece al Sistema Central.

  • Las zonas más altas de la Sierra de Villafranca están dominadas por la vegetación propia de los prados de cumbres, creando lo que se conoce como cervunales, en referencia al predominante cervuno (Nardus stricta) como formador de estos céspedes sobre sustrato silíceo con elevada humedad edáfica. Los cervunales presentan un notable interés económico al ser la base de la alimentación estival de la cabaña ganadera, si bien estos pastos tienen un valor nutritivo menor debido a la descompensación entre gramíneas (Nardus stricta, Festuca iberica, Festuca rothmaleri, Anthoxanthum odaratum, Danthonia decumbens, Agrostis truncatula y otras), que aportan carbono en la alimentación, y la escasa proporción de leguminosas (Trifolium repens, Lotus glareosus y Genista carpeta fundamentalmente), que aportan el nitrógeno y por tanto la formación de proteína posterior.
  • Por debajo de la cota de los cervunales aparecen los piornales, siendo predominante el piorno serrano (Cytisus balansae), leguminosa arbustiva que no llega a superar el metro de altura, acompañando a esta especie aparece el enebro rastrero (Juniperus communis) en su forma postrada de montaña, muy conocido por el uso de sus gálbulos (nebrinas) para la obtención de ginebra —al redestilar el whisky con dichas nebrinas. Es frecuente también la existencia de helechares. Cerca del límite inferior de los piornales aparecen otro tipo de piornos que cubren superficies en el piso de roble como consecuencia de la tala. Entre ellos destacan la hiniesta (Genista cinerea), la retama negra (Cytisus scoparius) y el escobón (Genista florida), que frecuentemente supera los dos metros de altura, muy usado para la confección de escobas, techumbres y para encender la lumbre de los hogares. Aquellas partes libres de arbustos están ocupadas por prados de diente donde se alimenta el ganado.
  • El piso inmediatamente inferior está ocupado por el roble melojo o rebollo (Quercus pyrenaica) que domina amplias extensiones en la Sierra de Villafranca. Asociado a el aparece una cohorte de plantas como la arveja silvestre (Vicia sepium), la peonía o matagallinas (Paeonia officinalis); árboles como el fresno (Fraxinus excelsior), el olmo de montaña (Ulmus glabra) y el chopo temblón (Populus tremunala). En las zonas degradadas del bosque de rebollos aparecen comunidades arbustivas como los piornales anteriormente citados y los jarales en los que abunda la estrepa o jara estrepa (Cistus laurifolius) y la botonera o tomillo perruno (Santolina rosmarinifolia). Como consecuencia de la máxima degradación aparecen prados de diente y de siega. En las zonas más bajas del piso de roble aparecen arbolitos y arbustos de espina como el endrino (Prunus spinosa), la zarza (Rubus fructicosus) y el rosal silvestre (Rosa canina).
  • Al noroeste del término municipal, al norte del río Corneja, que es una zona suavemente montañosa, con las menores cotas del término municipal, y cuyas laderas están orientadas al Sur están ocupadas por encinas (Quercus ilex) y por las plantas que la acompañan: la jara pringosa (Cistus ladanifer), la madreselva (Lonicera etrusca), el cantueso (Lavandula stoechas), la mejorana silvestre (Thymus mastichina) y el tomillo aceitunero (Thymus zygis). Se trata de los parajes conocidos como El Encinar y El Campillo.
  • En torno al río, a los arroyos y en aquellas zonas en las que el agua ocupa un nivel freático suficientemente alto y que lo hace disponible durante un periodo largo de año, aparecen las plantas típicas del bosque de galería o soto, como son: el aliso (Alnus glutinosa), el chopo (Populus alba), el avellano (Corylus avellana), el fresno común (Fraxinus angustifolia), el sauce o bardaguera (Salix atrocinerea), la bardaguera blanca (Salix salvifolia), el nogal (Juglans regia), el cárice de Portugal (Carex paniculata) y el cárice de espiguillas separadas (Carex remota).
  • Las zonas donde se ha realizado repoblación han sido mayoritariamente sembradas con pino silvestre (Pinus sylvestris), negral (Pinus nigra) y resinero (Pinus pinaster).
  • Mención especial merecen los dos endemismos que comparte la Sierra de Villafranca con la próxima La Serrota (parte de la cual pertenece al término municipal de Villafranca), se trata del Acanthorrhinum rivas-martinezii y el Senecio coincyi, catalogado este último como especie en peligro de extinción por el Decreto 63/2007, de 14 de junio, por el que se crean el Catálogo de Flora Protegida de Castilla y León y la figura de protección denominada Microrreserva de Flora;[9] e incluido también como especie vulnerable en la Lista Roja de la Flora Vascular Española Amenazada, elaborada por el Ministerio de Medio Ambiente.[10] [11]

Fauna[editar]

Golondrina común posada en un cable eléctrico de la localidad
Cigüeña sobre la espadaña de la torre del campanario de la iglesia.
Plato de truchas pescadas en el río Corneja.
Lagartijas sobre una piedra soleada en La Ribera.

Debido al importante desnivel entre el valle y las cotas más altas existe una gran variedad de animales que pueblan su territorio.[12] Son tres los grupos que más destacan:

Aves[editar]

  • En las inmediaciones de los ríos no es raro ver ejemplares de chocha perdiz (becada) o de avefría (orden de las charadriformes) y a veces emprender el vuelo al ánade real o al ánsar común, estas dos últimas pertenecientes a las anseriformes.
  • Otras especies comunes son entre las galliformes la perdiz roja y la codorniz; y entre las columbiformes la paloma torcaz y la tórtola. En ocasiones es posible contemplar algún representante de las gruiformes como el huidizo sisón o la grulla. Todos los años por San Blas en el nido de la torre de la iglesia se aposenta la cigüeña blanca para criar a sus polluelos.[13]

Mamíferos y peces[editar]

  • Cabe reseñar la presencia del recientemente introducido corzo (Capreolus capreolus), la importante población de jabalí (Sus scrota) que campa a sus anchas ante la inexistencia de depredadores naturales —desde el 2004 se han señalado posibles avistamientos de lobo[14] [15] (Canis lupus), especie que era abundante hace años, y que fue extinguida; si bien parece que aún no se han establecido de forma permanente, quedando reducido todavía a regiones más septentrionales—, el zorro (Vulpes vulpes), el gato montés (Felis silvestris), el tejón (Meles meles), la gineta (Genetta genetta), la garduña (Martes foina) y la comadreja (Mustela nivalis).
  • En la ribera de los ríos y arroyos habita en pequeño número la esquiva nutria (Lutra lutra), y un intruso, el visón americano (Mustela vison), procedente de una importante fuga acaecida, en una granja de cría masiva de este animal existente en el municipio segoviano de El Espinar, en la década de 1990,[16] feroz depredador que desde su aparición ha reducido apreciablemente la población de la reina indiscutible de las aguas del río Corneja y de sus afluentes: la trucha común (Salmo trutta fario).

Anfíbios y reptiles[editar]

Demografía[editar]

Juventud villafranquina posando (año 1956).

En 1587, en la Relación y memoria de los lugares y pilas bautismales y vecinos feligreses del Obispado de Ávila, se encuentran los primeros datos sobre la población de Villafranca: 218 vecinos y 981 habitantes. Con posterioridad, el Censo de la Corona de Castilla del año 1591 indica que son 261 los vecinos y 1.175 los habitantes; para la totalidad del Señorío son, según las mismas fuentes, 1.562 y 1.864 habitantes, respectivamente, los que residían es su jurisdicción.





Evolución demográfica de Villafranca de la Sierra entre 1587 y 2012.[1]
1587 1591 1787 1828 1849 1862 1887 1900 1910 1935 1950 1960 1970 1975 1991 2000 2010 2012
Población 981 1.175 996 1.295 1.119 1.090 1.115 1.076 1.096 1.017 987 913 606 414 255 218 152 151

En 1838, el momento de mayor auge poblacional de la villa, la ciudad de Ávila contaba con solamente 3.735 habitantes y la totalidad de la provincia con apenas 120.000.

Política[editar]

Las primeras elecciones municipales, tras la instauración del régimen democrático, se celebraron en España el 3 de abril de 1979, aunque en Villafranca no concurrió candidatura alguna, siendo uno de los veinticinco pueblos de la provincia de Ávila en los que hubo que repetir las elecciones por este motivo; 16 de los pueblos pertenecían al partido judicial de Piedrahíta, incluyendo los tres de la tierra de Villafranca: Navacepedilla de Corneja y Casas del Puerto, además de la propia Villafranca. Ávila fue la segunda provincia de España, tras Salamanca (con 35 localidades), con mayor número de municipios en los que tuvieron que volver a repetirse las elecciones locales.[18]

En la segunda convocatoria se presentó una lista única, bajo las siglas de Unión de Centro Democrático. Las elecciones se celebraron el 26 de junio de 1979 y UCD obtuvo 159 votos (sobre un censo de 334 electores y una participación del 55%), siendo elegido como alcalde Pedro Fernández López, que tomó posesión de su cargo el 12 de julio del mismo año.

A partir de septiembre de 1983 se regula la publicación de los resultados oficiales de los procesos electorales en el Boletín Oficial del Estado.[19]


Elecciones municipales en Villafranca de la Sierra. Número de concejales por candidatura.[20]

Fecha Censo electoral Participación (%) ...UCD... AP-PDP-UL ...CDS... ....AP.... .PSOE. ....PP.... ....IU.... TOTAL
26/06/1979 334 55,1 7 7
08/05/1983 280 86,4 5 2 7
10/06/1987 278 87,1 4 3 7
26/05/1991 259 89,2 3 4 7
28/05/1995 255 88,2 4 3 7
13/06/1999 240 75,8 3 2 5
25/05/2003 217 77,9 2 3 0 5
27/05/2007 208 82,2 1 4 5
22/05/2011 155 90,3 1 4 5


Lista de alcaldes desde las elecciones democráticas de 1979
Mandato Nombre del alcalde Partido político
1979–1983 Pedro Fernández López Unión de Centro Democrático
1983–1987 Pedro Fernández López AP-PDP-UL
1987–1991 Pedro Fernández López[21] Alianza Popular
1991–1995 Pedro Fernández López[22] Partido Popular
1995–1999 Pedro Fernández López[23] Partido Popular
1999–2003 Abilio López Blázquez[24] Partido Popular
2003–2007 Francisco Javier Herrera Izquierdo[25] Partido Popular
2007–2011 Francisco Javier Herrera Izquierdo[26] Partido Popular
2011– Francisco Javier Herrera Izquierdo[27] Partido Popular

Economía[editar]

Ganado bovino de raza avileña negra ibérica pastando en la Dehesa de Serrota.
Planta de alubias en flor.

La fuente principal de ingresos de sus escasos habitantes activos es la agrícola-ganadera; cuenta con una cabaña vacuna próxima a las 500 reses, en su mayoría de la raza avileña negra ibérica, unas 300 ovejas y unos 150 équidos. Con respecto a su producción agrícola destacan las judías del Barco, las hortalizas y la fruta.

La Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León (Orden AYG/1137/2006, de 3 de julio) aprobó en el año 2006 el Reglamento de la Indicación Geográfica Protegida "Judías de El Barco de Ávila", englobando en esta denominación las variedades blanca redonda, blanca riñón, morada larga, morada redonda, arrocina, planchada y judión del Barco,[28] del último de los cuales en la localidad se obtienen unas 15 toneladas.

Cuenta con un centro médico de atención primaria no permanente,[29] una farmacia, dos bares, un comercio de ultramarinos, dos empresas constructoras, un aserradero de madera, una carpintería metálica, un picadero de caballos y varias casas rurales, una de ellas la vivienda-estudio de Benjamín Palencia, propiedad de la Diputación de Ávila.[30]

La utilización agrícola del suelo según datos de Ministerio de Agricultura (M.A.P.A.), provenientes de los Mapas de Cultivos y Aprovechamientos número 529, 530, 554 y 555, es la siguiente (datos expresados en hectáreas):

Tabla de Cultivos y Aprovechamientos del suelo de Villafranca de la Sierra.








Magnífico ejemplar de calabaza.

siendo: H: Huerta | Ma: Manzanos en regadío | Pe: Perales en regadío | P-1: Pastizal susceptible de siega | PR: Pradera | P: Pastizal | PT: Pastizal de alta montaña | P/Arb: Pastizal arbolado | P/M/Qi: Pastizal-matorral arbolado con encina (Quercus ilex) | P/M/Qt: Pastizal-matorral arbolado con rebollo (Quercus pyrenaica) | P/M/Arb: Pastizal-matorral arbolado | P/M: Asociación de pastizal y matorral | PT/M: Asociación de pastizal de alta montaña con matorral | M: Matorral | M/Qi: Matorral arbolado con encina | M/Ps: Matorral arbolado con pino silvestre (Pinus sylvestris) | Po: Superficie arbolada con chopo (Populus alba) | Ps: Superficie arbolada con pino albar (Pinus sylvestris)| Ppr/Qt: Superficie arbolada con pino negral (Pinus pinaster) y rebollo | Qt: Superficie arbolada con rebollos | I: Improductivo.

Son los últimos datos del Ministerio publicados, si bien son de 1985. En la actualidad, se ha reducido la superficie de huerta y frutales, transformándose en praderas y pastizales, y tras el desbroce de matorral en la Sierra de Villafranca, se ha aumentado apreciablemente la superficie repoblada con pinos.

Monumentos[editar]

Retablo mayor de la iglesia parroquial. Restaurado en 2009.
Plaza de toros. Puerta grande.
Plaza mayor. Fachada oeste.
Casa de Benjamin Palencia.
Molino harinero de Tío Alberto.
  • La Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XV, de sillares, con planta de una sola nave y torre con espadaña; se asienta sobre un templo primitivo románico. La parte más antigua, posiblemente del siglo XIV, es la capilla mayor que se cierra en semicírculo. El retablo mayor está fechado en 1690. El ábside es circular, con dos entradas laterales, reconstruido en el 1600. Su única nave tiene tres arcos semicirculares de rico molduraje, con bolas en sus capiteles, y basas algo complicadas, asegurando el último período ojival. Quizá sobre ellos no descansó la bóveda, sino armadura de faldones, pero lo que hoy está a la vista son bovedillas de yeso. El arco toral es así mismo redondo, rehecho en el siglo XVI. Pero la capilla mayor quizás sea más antigua que la nave, se cierra en semicírculo. Los altares son barrocos, uno de ellos con la talla del Cristo de la Salud. En la Sacristía se guarda una valiosa talla gótica de la Virgen con el Niño, procedente de la ermita de Nuestra Señora de la Capilla, del siglo XIII, y una cruz procesional, fechada en el año 1600, realizada por el vallisoletano Diego de Urueña, con punzón de Eredia y contraste de Ávila. Hay un retablo con la imágenes de la Anunciación, Visitación, Nacimiento, Presentación y San Cristóbal llevando al Niño. El retablo central, barroco, representa a San Pedro, San Pablo y a la Virgen de la Asunción, con columnas salomónicas, las primeras que aparecen en la comarca del Valle del Corneja.[31] Cuenta, además, con Coro y una pequeña capilla gótica en el oeste de la nave donde se encuentra la pila bautismal.
  • La Alhóndiga, del siglo XVI, tras un largo período empleada como almacén de grano, fue durante años el teatro de la localidad, salón de baile y local de esparcimiento de la juventud. Rehabilitada y en perfecto estado, hoy en día es un edificio de usos múltiples.
  • Ermita de San Antonio de Padua. Erigida bajo la influencia de los franciscanos de Bonilla. También rehabilitada tras el hundimiento de su tejado. Conserva la Cruz de humilladero en su entrada. El retablo fue realizado y donado a la cofradía por el maestro tallista oriundo de la localidad, José Sánchez Pardo, en 1754. Fuente de San Antonio próxima a ella. Hasta de otras cuatro ermitas existen noticias ciertas de su ubicación en la Villa y Tierra: La Pasión, Virgen de la Capilla —que debió derruirse en la Guerra de la Independencia, habiéndose levantado a finales del siglo XIII, al tiempo del castillo—, San Martín de Serrota (existía ya en el año 1536) y la de Los Gloriosos Mártires Santos Fabián y San Sebastián -amén de la iglesia edificada en Navacepedilla, filial de la parroquial, hasta su elevación a parroquia-, además de la capilla del Hospital de la Caridad, dentro de la villa. De otra más, la dedicada a Nuestra Señora de Gracia, existen referencias aunque no se ha logrado situar.
  • Plaza de Toros. La más antigua de Ávila y la tercera de Castilla y León, tras las de Béjar (1711) y Segovia (1805); levantada en 1854 por 10 notables villafranquinos, toda ella en piedra con los restos existentes del torreón del castillo-fortaleza que ocupó este lugar y que fue adquirido en febrero de ese mismo año al Duque de Medinaceli. Está dividida en dos tendidos, uno de sombra y otro de sol, el primero mantiene las gradas de piedra, mientras que el segundo es de piedra rodada. El diámetro de la plaza a ras del suelo es de 45 metros y el del redondel del albero de 30 metros. Tiene capacidad para unos 1.500 espectadores. Hoy en día lo que fue la presidencia y la enfermería, así como dos de los vomitorios, están derruidos. El castillo debió comenzar a construirse a mediados del siglo XIII, en el momento de la repoblación de la villa, estando terminado antes de finalizar el siglo. No se conserva nada de la fortificación como tal, que probablemente estaba protegida por una barbacana y un foso. Su superficie se calcula en unos 1.500 m². El castillo se erigió como torreón fortificado, aunque posteriormente, en la época de los Reyes Católicos, se introdujeron mejoras, propias de la paz conseguida tras la reconquista, asimilándose en cierta medida con un palacio. Su abandono debió producirse a principios del siglo XVII, aunque su decadencia se iniciaría cuando dejó de ser residencia de los titulares del señorío, a mediados del siglo XVI, al construirse el castillo de Magalia en las Navas del Marqués. El triste fin del castillo-palacio fueron las llamas según aparece en varios escritos de finales del siglo XVIII.[32]
El Chozo Blanco.
  • Plaza Mayor, con soportales, machaderos o poyos (empleados antiguamente para machacar lino), casas blasonadas y un hermoso pilón de cuatro caños, datado en el año 1790, construido por el alcalde D. Lorenzo San Martín. Las columnas de los soportales proceden de los restos del castillo. Acoge la casa del Ayuntamiento y Cárcel (primera mitad del siglo XVI). Desde la plaza se puede observar un abeto pinsapo (Abies pinsapo), catalogado como árbol singular por la Junta de Castilla y León, con un diámetro de tronco de 2,7 metros.
  • Vivienda-estudio del pintor Benjamín Palencia,[33] [34] diseñada por el arquitecto y poeta Luis Felipe Vivanco (una placa con una paleta sobre la puerta de entrada indica que fue terminada en 1953) y levantada por el maestro constructor Santos Martín Páramo. Situada en Las Eras, desde ella contempló buena parte de los paisajes que dejó reflejados en su obra. En octubre de 2007 tras su adquisíción y reforma por la Diputación de Ávila,[35] con una inversión de 360.000 euros, fue abierta al público, convertida en una vivienda rural para el deleite de sus visitantes.
  • Molinos harineros en el curso del río Corneja. Especial mención merece el molino de "Tío Alberto", a unos tres kilómetros del pueblo y muy próximo a la carretera que va a Navacepedilla de Corneja, por su ubicación y buen estado de conservación; la Diputación de Ávila ha alcanzado un acuerdo con sus propietarios para que albergue entre sus muros un museo etnográfico y salvaguarde la tradición molinera de la localidad.[36] El agua se toma del río y se conduce mediante caceras que van a parar al cubo, donde presión y velocidad de la corriente alcanzan los valores óptimos para impulsar el rodezno y conseguir así la fuerza motriz necesaria para mover las muelas que machacan el grano del cereal.
  • El Chozo Blanco. Singular edificación situada a 1.800 metros de altitud en la Dehesa de La Serrota. Está construido con el leucogranito allí presente que le daba una tonalidad blanca peculiar. Hoy en día está enfoscado en su parte externa con cemento mientras que en la cara interna se pueden observar las características constructivas. Dispone de muros de un metro de espesor, dos camas en piedra, chimenea y puerta orientada al sur. Fue utilizado por los pastores, durante su estancia veraniega en la dehesa, para guarecerse del frío y vigilar, desde su privilegiada posición, al ganado del ataque del lobo.

Historia[editar]

Fachada posterior del Palacio de los Dávila enclavado en la muralla de la ciudad de Ávila.

Su historia reciente se remonta a tiempos de Alfonso VI "El Bravo" quién mandó poblar "las navas de Ávila", con el fin de crear una avanzada que parara la presión musulmana, quedando incorporada al alfoz de Ávila bajo dominio real.

Alfonso X "El Sabio", el 26 de abril de 1256, en el cuarto año de su reinado, concede en Soria la Real Merced por la que entrega el señorío a Esteban Domingo de Ávila, alcalde de esa ciduad, según consta en copia autentificada del Archivo de la Real Chancillería de Valladolid (el original del Documento Real se encuentra en los Archivos de la Casa Ducal de Medinaceli).[37] La donación de ese territorio, hasta entonces perteneciente al extenso alfoz de la ciudad de Ávila, fue realizada en pago a sus servicios y lealtad a la corona, prestados tanto a él como a su padre Fernando III "El Santo", y en especial por su activa participación en la conquista de la Andalucía Bética, distinguiéndose en el cerco de la ciudad de Jaén. El 25 de agosto de 1256 Esteban Domingo otorga en Villafranca al concejo de esta villa una carta puebla y establece las franquicias que regirán la localidad.

Mapa de España en 1570. Abraham Ortelius.[38]
Mapa de España y Portugal hacia 1739. H.A. Chatelain.[39]

Los sucesivos reyes Sancho IV "El Bravo" y su hijo Fernando IV "El Emplazado", bajo la regencia de su madre, la reina María de Molina, confirman las concesiones a la villa.

En la segunda década del siglo XIV los Dávila pierden Villafranca, que sólo la recuperarán tras un largo y confuso pleito en el año 1389, cuando por sentencia del Consejo Real, siendo rey Juan I de Castilla, es devuelta al hijo de Esteban Domingo III, Pedro González Dávila, aunque quien toma posesión es su madre, doña Jimena Blázquez, por ser Pedro menor de edad. Anteriormente, en 1346, bajo el reinado de Enrique II "El de Las Mercedes", Esteban Domingo III, compró el lugar de Las Navas a su hermano, Blasco Muñoz, por 25.000 maravedís, que una vez recuperada Villafranca se incorporará al señorío de los Dávila y que a la postre será el que de título a la familia.

A finales del siglo XVII los títulos de los Dávila pasan a la Casa de Benavides en los Condes y luego Duques de Santisteban del Puerto. Por rama femenina, en el siglo XIX, serían Señores de Villafranca los Fernández de Córdoba, de la Casa de Medinaceli.

El Señorío de Villafranca estuvo conformado por la villa de Villafranca (actual Villafranca de la Sierra), donde existía un castillo en el que residía el señor con sus vasallos, los lugares de Navacepeda (actual Navacepedilla de Corneja), Garganta de los Hornos (conocida hoy popularmente como La Aldea) y la mitad de Casas del Puerto. En total abarcaba una superficie sobre plano de 80 km² (equivalente al 1% de la superficie provincial actual). Los límites jurisdiccionales de su término municipal no han variado desde su establecimiento en el año 1833, incluyendo los de sus enclaves (artículo 3.º del R.D. de 30 de noviembre de 1833).

Según las crónicas de la Población de Ávila narradas por Fray Luis Ariz el primer Señor de Villafranca fue Blasco Muñoz hacia el año 1100. Los Señoríos fueron abolidos por Ley el 2 de febrero de 1837 y la dignidad nobiliaria que conllevaban suprimida por Real Decreto el 27 de mayo de 1912. Doña María Victoria Eugenia Fernández de Córdoba, XVIII Duquesa de Medinaceli, ostentaría hoy el honor de ser la XXXI Señora de Villafranca.

No fue, sin embargo, hasta la sentencia dada por el Tribunal Supremo el 7 de septiembre de 1842, reinando Isabel II, cuando se puso fin al Señorío de los Marqueses de las Navas sobre Villafranca, liberando a esta villa y a los pueblos de Navacepedilla y Casas del Puerto de cualquier sumisión de personas, de bienes rústicos y urbanos, así como de los impuestos pagaderos a los señores, como los de maravedí y medio por libra de carne, gallina, queso, azúcar, aceite, cántara de vino y la "alcabala del viento", que gravaba a los vendedores forasteros. Se cumplía así en esta tierra, después de prolongado pleito con el Duque de Medinaceli, el Decreto de las Cortes, del 6 de agosto de 1811, que imponía la abolición de derechos jurisdiccionales provenientes del régimen feudal de la Edad Media.

No debieron ser fáciles las relaciones con los territorios vecinos, a juzgar por el número de documentos donde se narran controversias y litigios con otras villas. Así, por ejemplo, un dicho popular relataba: "De Villafranca salimos con tambores de guerra, más no pudimos entrar en Bonilla de la Sierra". Imaginamos que sería por la solidez de la fortificación de dicha localidad episcopal y también sin duda por el poderío de sus defensores, nada menos que la mitra abulense.

Personajes célebres[editar]

Armas de Esteban Domingo.

Esteban Domingo (mediados del siglo XIII). Señor de Villafranca y Alcalde del rey en la ciudad de Ávila, el de los trece roeles en su escudo, que según cuenta la leyenda proviene del estandarte de trece lunas arrebatado a los musulmanes en la ciudad de Ronda, cuyas murallas tenían trece puertas. El señorío le fue otorgado por Alfonso X el Sabio por los servicios prestados a su padre San Fernando. Estuvo casado con Doña Garoza y otorgó testamento el 7 de mayo de 1261. Su sepulcro se puede contemplar en la Cátedral de Ávila, en la capilla de San Miguel (levantada en los albores del siglo XIII); siendo uno de los principales que acoge la catedral, es de factura gótica y su frente está compuesto por tres relieves, uno de ellos picado, seguramente cuando el racionero Manso incorporó el correspondiente epitafio en el año 1554. Sobre los relieves se sitúa el yacente -vestido a la manera de caballero civil- y cerrando el sepulcro por la parte superior un esplédido registro representando el Calvario. En la misma capilla se encuentran otros dos sepulcros: el de su hijo Blasco Muñoz (fallecido en 1285) y otro posterior de su linaje, perteneciente a Ruy González Dávila (fechado en 1479), que no se encontraba originalmente en esta posición, cuya autoría se atribuye a Juan Guas o a alguno de sus discípulos.

Soportales de la plaza mayor. Allí se situaban los tenderos los días de mercado.
El Castillo de Manqueospese, situado en el término municipal de Mironcillo, fue construido entre 1490 y 1504 por los señores de Villafranca.

Pedro Dávila "el Viejo" (fallecido en abril de 1504). Hijo fruto del matrimonio, celebrado en 1436, entre Pedro Dávila y María de Bracamonte y Dávila, hija del mariscal y camarero mayor del rey Fernando I de Aragón, Álvaro Dávila,[40] señor de Bracamonte, y de Juana de Bracamonte y Mendoza, nieta de Mosén Rubí de Bracamonte,[41] almirante mayor de Francia. Señor de Villafranca desde la muerte de su padre, acaecida en el año 1473.

Corregidor del Principado de Asturias a quien los Reyes Católicos, en atención a los servicios de armas en Olmedo, Sepúlveda y Tordesillas durante la guerra civil castellana, le otorgaron el título de conde del Risco el 22 de noviembre de 1475 y el de señor de las Navas en 1485 por su intervención en la conquista del reino de Granada.

En nombre de los Reyes Católicos se encargó de la defensa de la ciudad de Ávila en 1473. En 1476 participó valerosamente en la batalla de Toro como capitán a las órdenes de su tío el primer duque de Alba, y una buena parte de la victoria contra los portugueses puede achacársele a él y a sus hombres: "donde peleó con espada y porra de yerro maravillosamente, siendo él ombre de grandes fuerzas". Acudió en innumerables ocasiones a las llamada de los Reyes Católicos para pacificar revueltas así como a luchar en la guerra de Granada.

Era temido en la comarca y durante la época de los Reyes Católicos mantuvo varios pleitos con el concejo de la ciudad de Ávila y su tierra por apropiarse mediante la fuerza de vastos territorios al sur de la sierra de la Paramera, en el Valle del Alberche y Tierra de Pinares (en los términos de Navalmoral, Burgohondo, El Barraco, Cebreros, El Hoyo de Pinares, San Bartolomé de Pinares y Navalperal de Pinares), con el objetivo de comunicar los señoríos de Villafranca y de Las Navas y sobre todo controlar a su paso por Ávila la Cañada Real Leonesa Oriental, aunque fracasó al intervenir la justicia y hacerle desistir de sus intenciones.

A la muerte de Isabel la Católica en 1504 la Corona de Castilla entró en un proceso de anarquía sucesoria que fue aprovechada por la nobleza para usurpar todo tipo de bienes públicos. El señor de Villafranca abrió una puerta privada en la parte de las murallas de Ávila que correspondía con su palacio (el mayor y quizás más representativo de la ciudad, construido con materiales idénticos a los de la muralla), es decir, mirando al valle de Amblés, en el actual paseo del Rastro. En uno de los escasísimos actos de gobierno de la reina Juana, ésta ordena en 1507 que sea cerrada, lo que se ejecuta al instante. Sin embargo, en un gesto de revancha y soberbia, años más tarde, su nieto (que por entonces, en 1542, era marqués de las Navas y el noble más influyente de la ciudad) ordenó abrir en la fachada principal de aquel palacio, en el mismo lugar en que se encontraba la puerta, una ventana -realizada en el más puro estilo renacentista, con frontón triangular blasonado representando dos fuentes con cabezas de lobos- con una inscripción que aún se conserva y dice: "Donde una puerta se cierra otra se abre".

Casó con María de Toledo, hija de doña Leonor de Zúñiga y de don Hernán Álvarez de Toledo, señor de Oropesa. Casó en segundas nupcias con doña Elvira de Toledo, fruto de cuyo matrimonio nació su primogénito:

Mapa de Castilla en 1606.
Mapa de Castilla en 1706.
Mapa de la Península Ibérica hacia 1794. Wilkinson.
Mapa de Ávila en 1849. Bachiller.
Mapa de Castilla la Vieja en 1884. Depósito de la Guerra.

Esteban Dávila y Toledo (fallecido en octubre de 1504), amigo del Príncipe Juan. Regidor de Ávila por concesión de los Reyes Católicos en 1494 y participante en las cortes de Toledo de 1502 y en las de Madrid-Alcalá de 1503. Finalizó la construcción del castillo de Manqueospese en tierras propiedad de su padre en el término municipal de Mironcillo, a la sombra de la vertiente septentrional de la sierra de la Paramera. Al igual que su padre pretendía controlar los pasos de la Mesta, en este caso la Cañada Real Leonesa Occidental a su paso por Ávila, que se dirigía al valle del Tiétar por Menga y Pico.[42]

Contrajo matrimonio con Elvira de Zúñiga, hija de Pedro de Zúñiga y Manrique de Lara, duque de Arevalo; y sobrina de Isabel de Zúñiga, esposa de Fadrique Álvarez de Toledo y Enríquez, II duque de Alba, uno de cuyos hijos: Pedro Álvarez de Toledo y Zúñiga contrajo matrimonio con María de Osorio y Pimentel, II Marquesa de Villafranca, y fue virrey de Nápoles en el periodo 1532-1553.

Su muerte prematura truncó las expectativas de expansión territorial de su padre, que tantas esperanzas había puesto en el. Entre sus hijos destacan Pedro Dávila y Zúñiga, que heredo sus títulos y estados; y Luis Dávila y Zúñiga (1504-1573), veterano de todas las campañas imperiales al lado del Emperador del Sacro Imperio Romano Carlos V, de quién gozaba plena confianza, alcanzando el grado de Capitán General de la Caballería Española y Miembro del Consejo de Estado y Guerra del Rey Felipe II.

Pedro Dávila y Zúñiga (1492; Villafranca de la Sierra - 1567). Primogénito del anterior, que quedó bajo la tutoría conjunta de su madre y su tío, Fernán Álvarez de Toledo, que gobernaron el señorío de Villafranca y Las Navas hasta que el nuevo conde alcanzó la mayoría de edad en torno a 1512.

Alférez mayor de Ávila. Fue Contador Mayor del Reino en tiempos del emperador Carlos I, quien en 1533 elevó su señorío de las Navas de Pinares a marquesado (diploma expedido en Monzón el 30 de noviembre) por los numerosos servicios de armas prestados, primero en Italia contra los franceses, y después en Alemania, junto a su hermano Luis. Ocupó también el puesto de mayordomo del Carlos I y desde 1548 hasta 1556 sirvió como mayordomo de la Casa de Borgoña del Príncipe Felipe. No apoyó el movimiento comunero y fue siempre fiel al rey. Luchó en Italia y participó activamente en la batalla de Pavía, acompañando al emperador Carlos V a la coronación en Bolonia por el Papa Clemente VII (24 de febrero de 1530). Fue embajador extraordinario de Felipe II en Roma, cargo de suma importancia y delicada misión, dadas las especiales relaciones, en aquel entonces, entre la Corona y el Papado. También tuvo la representación real ante el Rey de Inglaterra.

Construyó en Las Navas del Marqués la imponente fortaleza-palacio de Magalia (por aquel entonces los reyes habían prohibido la construcción de castillos para evitar alzamientos de la nobleza como había ocurrido con la revuelta de las Comunidades de Castilla) que se conserva habitable en la actualidad (a principios del siglo XX fue adquirido a la Casa de Medinaceli[43] por La Unión Resinera Española, S.A., una de las empresas más antiguas del país (fundada en 1898), aún activa; durante la Dictadura del General Franco pasó a ser sede de la Sección Femenina del Movimiento y desde 1976 es propiedad del Ministerio de Cultura). Fundó también en las Navas el Convento de Santo Domingo y San Pablo, cuyo primer Prior fue el vicario de Villafranca, Fray Alonso Rubio. En aquel magnífico templo, junto con su esposa doña María Fernández de Córdoba y Enríquez (1497-1560), hija de los Marqueses de Priego, descansaron sus restos bajo la tribuna del altar. La iglesia del convento ha sido adquirida por el Ayuntamiento de Las Navas y restaurada recientemente; su uso está destinado a actividades culturales; la lauda de bronce que cubría la tumba de los primeros marqueses, atribuida a Pompeo Leoni, se conserva en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Antonio Tarabajano (1515; Villafranca de la Sierra - 1567; Reino de Chile) fue un hijodalgo, militar y conquistador español de origen castellano, que participó en las conquistas de Chile y del Perú, junto con Pedro de Valdivia.[44]

Pedro Dávila y Córdoba (fallecido en 1579). II Marqués de las Navas, IV Conde del Risco y XIX Señor de Villafranca. Alférez mayor de Ávila, como su padre, y embajador de Felipe II, de quien era buen amigo. También ejerció como mayordomo de Felipe III. Se casó con Jerónima Enríquez de Guzmán, de la casa de los condes de Alba de Liste.

Pedro Esteban Dávila Enríquez (1560-?). III Marqués de las Navas. Tuvo como secretario al gran literato Lope de Vega y Carpio, que hizo su noble descripción en la comedia dramática "El Marqués de las Navas".

El humanista y teólogo D. Tomás González (nacido antes de 1598; Villafranca de la Sierra - 17/11/1659; Méjico). Jesuita y misionero en la Nueva España, profesor de Retórica en la ciudad de México. Cultivó igualmente el arte de la poesía, publicando en el año 1636 la obra Florilegium ex amoenissimis tam veterum quam recentiorum poetarum hortulis ad husum studiosae inventutis collectum.[45] [46]

José Sánchez Pardo (04/04/1713; Villafranca de la Sierra - 1795; Piedrahíta). Maestro tallista del barroco español (churrigueresco y rococó). Fue un artista prolífico. Realizó, entre otros, el retablo mayor de la iglesia de Mesegar de Corneja (1744); el retablo mayor de la iglesia de San Miguel de Corneja (1753-1754); el retablo de la ermita de San Antonio de Padua de Villafranca de la Sierra (1754); el retablo de la iglesia de La Aldehuela (1757-1761); el tabernáculo para el Jueves Santo de la parroquia de Bonilla de la Sierra (1765); dos retablos para la iglesia de Horcajo de la Ribera (1767); los retablos colaterales de la iglesia de El Barrio (1748), Bohoyo (1770), Santa María de los Caballeros (1773), Becedillas (1776), Santa María del Berrocal (1780) y Garganta del Villar (1781); así como varios trabajos para la ermita de la Virgen de la Vega de Piedrahíta (1789-1790) y para la iglesia de Pascualcobo.

Mariano Madrueño. Empresario de finales del siglo XIX. Fundó en el año 1895 la licorería que lleva su nombre, una de las más famosas de Madrid. La Destilería de Anisados, Licores y Jarabes con Bodegas, aún en funcionamiento, aunque con una producción muy limitada, permanece abierta frente al Monasterio de las Descalzas Reales, estando a su cargo la tercera generación de la familia. La fábrica de vermut y vinos generosos de la marca, situada en la localidad madrileña de Villaverde, clausuró su actividad en el año 1999.[47]

Francisco Ramírez. Ganadero de principios del siglo XX que cruzó la raza avileña con la negra campiñesa andaluza.[48]

Benjamin Palencia el día de la fiesta, rodeado por jóvenes del lugar (mediados de 1970).

Benjamín Palencia Pérez, pintor paisajista nacido en Barrax (Albacete), empezó a pasar los veranos aquí, el pueblo de Serafín, su criado, en 1941. En una vaguada frente a 'Las Eras', acabó construyéndose, en 1953, un chalet diseñado por su amigo Luis Felipe Vivanco.

Julián Blázquez Chamorro (14/05/1922-16/05/2008). Sacerdote, profesor y escritor nacido en Vegas del Condado (León) y fallecido en Ávila. Ejerció de obispo de Ávila durante varios años aunque sin llegar a ocupar oficialmente dicho cargo. Fue profesor, cuando impartía clases en el seminario, de Ricardo Blázquez. En 1998 fue nombrado por Juan Pablo II su prelado de honor. Falleció a la edad de 86 años, y recibió sepultura en Villafranca de la Sierra.[49]

Adelaida Sánchez Revilla (1928). Periodista y escritora. Fue subdirectora de la revista TELVA.

Carlos Castaño.

Juan Carlos Castaño Moreta (19/09/1952). Presidente de la Real Federación Española de Ciclismo desde diciembre de 2008 hasta diciembre de 2012,[50] [51] [52] en 2011 ingresa en la Real Orden al Mérito Deportivo con la categoría Medalla de Bronce, desde 2009 forma parte del Comité Olímpico Español presidiendo la Comisión de Cooperación e Integración. Anteriormente fue Presidente de la Federación Madrileña de Ciclismo; también ha desempeñado los cargos de Seleccionador de Ciclismo en Pista y de Director Técnico. Es padre de Carlos Castaño (Madrid; 1979) —uno de los cuatro componentes del equipo que obtuvo para España en las Olimpiadas, celebradas en Atenas en el año 2004, la medalla de bronce de ciclismo en pista en la modalidad persecución por equipos—,[53] ciclista retirado del circuito profesional por una lesión de espalda en septiembre de 2010.[54]

Soledad López (1955).[55] Actriz dramática residente en Nueva York desde 1980. Ha protagonizado multitud de obras, habiendo recibido el reconocimiento de la crítica neoyorquina en varias ocasiones (Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York —ACE Awards—),[56] así como de la Organización hispana de actores latinos (HOLA Awards).[57] Está casada con el director teatral Ángel Gil Orrios y tiene dos hijos.[58]

Juan Carlos Fernández Argenta (24/09/1962). Ex-jugador de fútbol de primera división. Tras jugar en las categorías inferiores del Real Madrid y Atlético de Madrid, su carrera llegó a lo más alto en el Rayo Vallecano, donde destacó en la primera división española.[59] También pasó por la Cultural Leonesa, Getafe y Elche. Su juego destacaba por su gran fortaleza física y su posición natural era la de interior zurdo, aunque también jugó grandes partidos como libre. Tras su etapa como jugador, ha sido entrenador en varios equipos, destacando las categorías inferiores del Real Madrid y el primer equipo del Real Ávila o el Santa Ana, en 2ª B. En mayo de 2008 participó junto con el entrenador del Atlético de Madrid, el mexicano Javier Aguirre, en el XV Campeonato Alevín de Brunete, dirigiendo a un combinado de la Comunidad de Madrid frente a una selección del resto del país.

Juan Antonio Fernández Argenta. Maestro encuadernador. Su obra es ampliamente reconocida por la crítica, habiendo recibido varios prestigiosos premios y condecoraciones. El último premio, concedido en el año 2010 por el Ministerio de Cultura español, ha sido el referente a la mejor encuadernación artística por la titulada "Pétreo" de la obra Como la lluvia, del poeta mexicano José Emilio Pacheco, Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes 2009.[60] [61]

La actriz y cantante Lucía Jiménez y su hermana, la también cantante, Rebeca Jiménez han pasado temporadas en la villa, proviniendo su familia por vía paterna de la misma.[cita requerida]

La actriz Marta Poveda reside en la localidad.

Borja Carrascosa Ramírez (1981).[62] Jinete de doma clásica. Uno de los mejores jóvenes jinetes españoles de este díficil arte ecuestre, montando caballos pura sangre, de raza lusitana.

La escritora Almudena Grandes ha pasado varias temporadas escribiendo en uno de los molinos de grano de la localidad.[cita requerida]

Costumbres populares, usos y tradiciones[editar]

Alabarderas bailando a San Roque en procesión (16 de agosto).

El traje regional. Característico de la zona, con influencia charra, sobre todo en los adornos de las mujeres.

El baile de las Alabardas. Singular danza que se baila a la Virgen en las procesiones, tras la Misa, durante las fiestas de agosto; originaria del siglo XVII, parte de la Hermandad de Carda y Percha, cuyas Constituciones se fechan en el día 12 de junio de 1653 y tenían una especial advocación por la Virgen del Rosario. Las manufacturas textiles junto con la molinería fueron las principales actividades industriales de la villa. El Catastro del Marqués de la Ensenada de 1751[63] señala la existencia de 20 fabricantes de paños, dos batanes y ocho tintes (el tinte procedía generalmente de una planta la rubia, que se cultivaba en el propio término municipal, en parajes como el Rubial, o en localidades cercanas), además de 40 ruedas de hilar, trabajo este último al que se dedicaban las mujeres y sobre todo las viudas de los tejedores. No es de extrañar pues la existencia de la citada Hermandad.

Una de las misiones de esta Hermandad era la de velar al Señor en la noche del Jueves Santo y para ello se turnaban de cuatro en cuatro. Iban ataviados con sus mejores galas y con sombreros negros adornados con cintas y ramos de color morado. Mientras estaban velando, las alabardas las dirigían hacia abajo pero cuando levantaban la imagen del Cristo Yacente en señal de que había resucitado cruzaban las alabardas en alto. Es preciso destacar la organización militar de la Hermandad que se desarrollaba en cuatro escuadras al mando de un Capitán, Alférez Abanderado, Sargentos, etc. Las cuatro Alabardas y la Bandera, un hermoso brocado de seda grana montado en un asta de gran altura, se guardan en la iglesia.

Su tradicional uso no se ha perdido aunque el tiempo y las circunstancias han implantado modificaciones sustanciales. En la actualidad el uso de las alabardas se mantiene en la guardia o vela al Santísimo y en la procesión del Santo Entierro. Pero se ha producido una deformación, de una institución de tipo militar y, por ende, netamente masculina, se ha derivado, desde antiguo, a un baile de procesión con una música y danza especiales que bailan las mozas ataviadas con trajes típicos en las procesiones de la Asunción y de San Roque. No falta la bandera que porta y tremola al son de la música la que hace de capitán, vestida al estilo militar. Las que encabezan las filas llevan unas varas altas rematadas en flores y cintas, que bien pudieran ser el recuerdo de las alabardas adornadas de gloria del día de la Resurrección.

La música del baile de las alabardas ha sido recuperada por Cipriano Roldán del Cancionero de Ávila.[64]

Símbolo de la Cofradía de la Santa Vera Cruz.

La Cofradía del Santísimo Sacramento. Cofradía en la que hoy se encuentran agrupadas el resto de las que existieron en la localidad: la de La Santa Vera Cruz fundada, en honra y gloria de los Santos y Gloriosos Mártires San Fabián y San Sebastián, antes del año 1483; la de San Martín de la Serrota; la de El Santísimo Cristo de la Salud; y la de Las Benditas Ánimas del Purgatorio.

El día 8 de enero de 1566, Pío V, un día después de su elección, firma la Bula de creación de la Cofradía de Villafranca, con los mismos privilegios que tiene la Cofradía que se asienta en la basílica de Santa María sopra Minerva de Roma (el documento se encuentra en depósito en el Archivo Diocesiano de Ávila, siendo mostrado públicamente por última vez formando parte de la exposición de Las Edades del Hombre celebrada en la Catedral de Burgos en 1990).

La Cofradía, tal como hoy la vemos, cumple dos funciones consecuencia de la fusión de las del Santísimo Sacramento y de la de Santa Vera Cruz. Participa en la misa Minerva de los terceros domingos, junto con la procesión eucarística correspondiente a las normas de la primera. La Cruz y el farol de la segunda acompaña a los "cuerpos" en funerales y entierros.

Los cofrades participan activamente en las procesiones de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo durante la Semana Santa y en la festividad del Corpus. Entre otros menesteres, asisten a los finados durante su entierro.

Burros paciendo. Aliados ancestrales del agricultor en terrenos montuosos.

La Comunidad de Regantes. Es una antigua asociación de usuarios de las aguas, cuyas primitivas ordenanzas datan del año 1515. Desde tiempos inmemoriales se encarga de la recogida de aguas de la sierra, su canalización, almacenamiento en el llamado estanque principal y su posterior distribución entre todos los regantes, por riguroso orden, mediante regaderas. Esta distribución requiere el establecimiento de una compleja red de ramales, regaderas y tornaderos que atraviesan el municipio para llegar a todo tipo de huertas en verano y a los prados en otoño y primavera. Además existen numerosas presas o tomas de agua del río Corneja en su orilla norte que cumplen una misión similar (regadío de huertas y pastos).

La afición taurina. Fue siempre Villafranca un pueblo aficionado a la Fiesta Nacional. Con motivo de las tornabodas del caballero Blasco Jimeno (siglo XI), reinando Fernando I, las Crónicas narran la lidia de seis toros en la ciudad de Ávila en el actual Mercado Grande (Plaza de San Pedro). La casa de Blasco Jimeno se uniría a finales del siglo XIV a la de Villafranca por matrimonio de Ximena Blázquez con Esteban Domingo el Viejo.

Con anterioridad a la construcción de la plaza de toros las corridas se celebraban en la plaza de la ermita de Nuestra Señora de la Capilla, junto al castillo. Hasta el año 1743, fecha en que se prohíbe, los festejos se pagaban, al menos en parte, con cargo a las limosnas entregadas para el culto a la Virgen. El número de toros lidiados era variable, dependiendo de su financiación. En 1705 se corrieron dos toros; en 1709, tres; en 1714, seis… Finalizado el festival se subastaba la carne de las reses entre los carniceros de la comarca. La población y la situación económica de la villa permitía el sostén y el mantenimiento de la fiesta.

Como recuerdo se transcriben seguidamente parte de las letrillas que de boca en boca corrieron por agosto de 1934 tras la celebración de uno de los últimos festejos:

Cartel de festejo taurino.

Festejo taurino

15 de agosto de 1934

...

Carletes dice a su madre:
- No llores ni tengas pena;
lo mismo que mato el toro,
terminaré la carrera.
...

Alejandro no tengas miedo
cuando vayas a matar.
A la Virgen de la Capilla
tu madre rezará.
...

Villalta, que es un torero
de las plazas de cartel,
Villafranca ha conseguido
verlo en este redondel.
...

(Autor Anómimo)

Hoy en día la plaza de toros está en ruinas (aunque su recuperación a juzgar por la solidez de los cimientos no sería en exceso costosa) y la afición taurina ha pasado a la historia

La tradicional matanza, celebrada íntimamente por las familias y allegados durante los meses más fríos, que duraba por lo general un par de días y constituía una auténtica fiesta de hermanamiento y conciliación.

El calbote, por los Santos (1 de noviembre). Los más jóvenes asaban castañas o hacían turrón con nueces y/o avellanas y contaban historias a la luz de la hoguera, al aire libre, mientras bebían anís u otras bebidas espirituosas. Los mayores, más recogidos por la rigurosidad del clima, lo celebraban en casa.

El juego de la Calva. Se juega habitualmente en La Nava, donde se dispone de un campo expresamente construido para la práctica de este deporte. Se celebran competiciones durante las fiestas de verano. Tradicionalmente han salido buenos jugadores de la villa, respetados en el resto de la comarca.

Juegos de cartas: Julepe, Tute y Mata. La mata es un antiguo juego, típico de la localidad; sólo se práctica de la forma jugada en Villafranca en lugares cercanos como San Martín de la Vega del Alberche y pueblos adyacentes a Piedrahíta. Es el juego de envite por excelencia.

Semana Santa[editar]

Procesión del Viernes Santo.

Especial mención merece la celebración de la Semana Santa catalogada como de Interés Provincial. Todavía, cada año, se reviven algunas tradiciones vinculadas desde siglos a la Semana Santa, aunque otras cayeron en el olvido hace ya mucho tiempo. "El Pregón" es una de las peculiaridades que aún pervive. Terminadas las procesiones vespertinas del Jueves y Viernes, en las que se oye el frío sonido metálico de las alabardas golpeadas contra el suelo en señal de duelo, la noche impone silencio y soledad en las calles. Bajo las estrellas, el muñidor de la cofradía recorre el pueblo con túnica de nazareno y con esquilón en la cintura. La voz de bronce anuncia la proximidad o lejanía de su marcha. A cada esquina, en cada plazoleta, el muñidor se detiene para pregonar su mensaje con voz alta, lenta, de sílabas prolongadas, que puedan llegar a todos los rincones:




Imagen de la Virgen. Domingo de Resurrección.
Imagen de Jesús Resucitado. Domingo de Resurrección.

"Bendito y alabado sea el Santísimo Sacramento del altar

(dalán, dalán);
que ninguno se acueste esta noche en pecado mortal
(dalán, dalán);
por la Sangre, Pasión y Muerte de Jesucristo Nuestro Señor''
(dalán, dalán).
Hay muerte, juicio, infierno y gloria por siempre jamás.

(dalán, dalán, dalán, dalán,...)"

Por las puertas entreabiertas y por las amplias campanas de las chimeneas llegan la voz del pregonero y la queja del metal.

En el recuento de las tradiciones de estos días, hay que recordar el servicio gozoso de los niños, supliendo con el uso de sus carracas el silencio impuesto por las campanas. Ellos recorrían las calles anunciando los actos:

"A los rezos..."

(raca, raca, raca, raca);
"A los oficios..."

(raca, raca, raca, raca)

El refranero popular relaciona el clima reinante secularmente en dichas fechas con la agricultura:

"Si no fuera por la Semana Santa, quedarían las peras de Villafranca".


Ferias y Fiestas[editar]

Procesión (15 de agosto).
Feria de ganado en La Nava (13 de julio de 1986).
La Función (Mediados de 1950).

El 13 de junio, San Antonio de Padua (con procesión).

El 12 de julio, 13 de julio y 14 de julio tenían lugar las Ferias de Ganado,[65] en su día de las más importantes de la comarca, y las mejores en ganado ovino y caballar. Hoy han pasado a la historia y se recuerdan celebrando una merienda campestre y un baile nocturno en La Nava, a orillas del río Corneja, uno de los lugares (junto a Las Eras) donde se realizaban las transacciones ganaderas.

No siempre existió feria; seguidamente se extracta una noticia inscrita en el libro Becerro por el Cura Párroco de la villa, Fr. Antonio Rodríguez Escalona: "En el año de mil setecientos setenta y siete (1777), en cinco de octubre, llegó a esta villa la Cédula Real que había pretendido con su Real Majestad Carlos III, concediendo el mercado los sábados de cada semana, y feria día de San Juan y los dos días después...". Con posterioridad se trasladó del 24 de junio al 13 de julio.

El 14 de agosto, día de vísperas,[66] se celebra el completorio y se prenden hogueras en las calles al paso de la procesión nocturna; el 15 de agosto es el día de la patrona de Villafranca, la Virgen de la Asunción;[67] y el 16 de agosto el de su patrón, San Roque.[68] Bellas señoritas de la localidad durante estos días acompañan a la Virgen y a San Roque bailando, al son de gaitilla y tamboril, una singular danza:[69]


Otros datos de interés[editar]

Retablo lateral de la iglesia a través de la puerta norte de la iglesia (arco ojival).
  • En el Libro de la Montería de Alfonso XI se describen algunos parajes localizados en La Serrota y en el Valle del Corneja frecuentados por el oso pardo. En una montería organizada para el rey alrededor de 1340 se dio caza a uno de estos ejemplares. El oso pardo desaparece de estas tierras en el siglo XVII.

"El Fortigoso, et Navalvillar, et Foyo Ciruelo, es todo un monte, et es bueno de oso en verano. Et es la vocería desde la Cabeza del Palomar, por cima de la cumbre, et por el Fortigal, et por cima de Foyo Ciruelo fasta la Peña de Avanco. Et es el armada sobre Foyo Ciruelo."

  • El 11 de junio de 1372, el concejo de Villafranca de Corneja y D. Juan Sánchez de Arévalo, su señor, dan poderes a Juan Fernández y Domingo de Juan para llevar a cabo el deslinde del término de dicho señorío con Piedrahita.[70]

"… yo, Juan Sánchez de Arévalo, señor de Villafranca de Corneja, e cómo nos, los honbres del concejo de la dicha Villafranca, como estamos ayuntados en el portal de la yglesia de Santa María del dicho lugar, a canpana repicada…"

  • En el último cuarto del siglo XIV Villafranca rentaba a los Dávila unos 25.000 maravedís anuales y en 1504 sus alcabalas y tercias alcanzaban los 106.000 mr.
  • A mediados de agosto de 1397 el rey Enrique III de Castilla pasó la noche en la fortaleza de Villafranca, al final de la jornada que le llevó desde Alba de Tormes a Bonilla de la Sierra, con el objeto de inspeccionar las tropas que se habían concentrado en las inmediaciones de esta última localidad con destino a la campaña de Portugal.
  • En la Crónica del Halconero de Juan II, se narra con todo lujo de detalles el asesinato del señor de Villafranca, Diego Dávila, en el año 1436, cuando nombrado procurador en cortes por Ávila, y al dirigirse a las sesiones convocadas en Madrid, uno de sus parientes, Gonzalo de Acitores, a media legua de Madrid, "encima de la puente Toledana", le preparó una celada de la que no saldría con vida. El capítulo CCVIII titula:

"De cómo fue muerto a mala verdad un cavallero que se llamaua Diego de Ávila."

  • La concesión del mercado franco a Villafranca tuvo lugar en 1466, mediante un diploma expedido el 23 de septiembre en Cigales por Alfonso de Castilla, en tiempos de Pedro Dávila I el Viejo, partidario del rey Alfonso de Castilla, hermano de Isabel La Católica, por los especiales servicios prestados. Se celebraría todos los viernes, estando exentos del pago de alcabala todas las personas que fueran a él a comprar, tratar y cambiar sus mercancías.
  • Al Sínodo de 1481, siendo obíspo de Ávila Alonso de Fonseca, asistieron represetantes de la Ciudad y Tierra de Ávila, de la Ciudad y Tierra de Arévalo, de la Villa y Tierra de Olmedo; y de las Villas de Madrigal, Piedrahíta, La Horcajada, El Mirón, El Barco, Oropesa, La Adrada, Mombeltrán, Villafranca, Villatoro, Castronuevo, Candeleda y Arenas.
  • Las primeras Ordenanzas reglamentarias que se conservan de La Mesta son de 1492. La cuadrilla de Villafranca estaba encuadrada dentro del partido de Segovia.
  • La presencia hebraica en Villafranca debió tener alguna importancia hasta la expulsión de los judíos, decretada por los Reyes Católicos el 31 de marzo de 1492. Predomina en este pueblo, altamente laborioso, la actividad artesanal, que se transmite de padres a hijos como secretos del oficio. Ejercían prácticamente el monopolio sobre el comercio de la lana, ya como materia prima o como negocio de paños. En 1488 figura como arrendador de las lanas de Ávila un tal Abraham Abenxuxen, junto con un cristiano viejo llamado Fernando Gómez de Bonilla de la Sierra, que llega a manipular en estos tiempos hasta 12.000 arrobas de lana al año. Todo ello es cuna de la posterior industria de pañería y de las importantes Hermandades de Tejedores y Cardadores.
  • En el año 1474, el repartimiento de la tributación correspondiente al servicio y medio servicio de las aljamas de Castilla era de 450.000 maravedís, correspondiendo a la Diócesis de Ávila la cantidad de 39.950 mr., es decir casi el 9 % del total, ocupando el 5.º lugar de Castilla, tras la aportación de Toledo; Andalucía con Badajoz y Murcia; Plasencia junto Coria y Cáceres; y Palencia. Los judíos de Villafranca aportaron 400 mr., el 1 % del total, cantidad exigua en comparación con el resto de aljamas de la Diócesis.
  • La inexistencia de censos poblacionales por aquel entonces impide dar una cifra exacta de su número en la villa y tierra, no obstante, se dispone de cierta información: la tributación de las juderías abulenses por comunidades del Obispado de Ávila durante el periodo 1464-1491, que por comparación con la de la ciudad y tierra de Ávila y conocida la población judía en éstas podrían servir para estimar la población judía en cada comunidad. Sin embargo, a pesar de ser un impuesto de tipo personal, por cabeza de pecho, la movilidad generalizada del pueblo judío, buscando los lugares con menores cargas fiscales, impide fijar el número de miembros de estas comunidades en un lugar determinado. Se estima en 56 familias judías (275 almas) las existentes en el año 1479, número que se reduce apreciablemente tan sólo seis años después (1485), siendo 30 las familias y 135 los habitantes.
  • En la tabla siguiente se muestra la aportación de Villafranca y Ávila, destacando los altos valores a partir de 1485 para sufragar la guerra de Granada (impuesto de los castellanos de oro).
Tributación (maravedís) de los judíos de Villafranca y de la aljama de Ávila (1464-1491).
año 1464 1472 1474 1479 1482 1485 1489 1490 1491
Villafranca 850 1.000 400 1.500 1.500 14.550 3.610 3.450 3.920
Ávila 5.500 14.000 12.000 8.000 8.000 145.800 89.900 80.490 83.750
  • Después de estas fechas la población judía disminuye de forma abrupta. La intransigencia religiosa y la presión tributaria a que es sometida, les fuerza a escoger dos caminos: la emigración a otros lugares como Portugal y el norte de África o la conversión al cristianismo, pocas veces real y sentida.
  • Una tradición ancestral que se conserva en la villa es la presunción del tiempo del año venidero, basándose en el comportamiento meteorológico de los primeros días de agosto, haciendo coincidir el numeral de cada uno de estos días con el ordinal del mes del año que ha de venir. Es lo que se conoce como cabañuelas, cuyo origen se encuentra en la celebración por el pueblo judío de las fiestas del sukkot.
  • Villafranca tradicionalmente fue cuna de buenos segadores, especialmente a guadaña. No sólo trabajaban en la comarca, hay constancia de la existencia de una cuadrilla compuesta por cuatro segadores desplazada a Jerez de la Frontera en los albores del siglo XVI. Hoy en día, tras la generalización del uso de la maquinaria agrícola, el oficio prácticamente ha desaparecido.
Armas de doña Elvira de Estúñiga.
  • En la primera mitad del siglo XVI los Dávila decidieron organizar la vida interna de la villa y mandaron al Cabildo redactar unas ordenanzas, las cuales afortunadamente se han conservado. Las primeras, otorgadas en 1517 -basadas en otras más antiguas- fueron aprobadas por doña Elvira de Estúñiga, madre de Pedro Dávila, primer marqués de las Navas; se conservan en el Archivo de la Comunidad de Regantes de Villafranca. Las segundas, aprobadas por el primer marqués de las Navas, fueron otorgadas en 1547; se conservan en el Archivo Ducal de Medinaceli. Las Ordenanzas son de enorme importancia para la historia de los pueblos del obispado abulense y proporcionan una rica información sobre las actividades económicas y otros muchos aspectos que afectaban a la localidad en el siglo XVI.
  • El Censo General de Ganaderos y Ganados Trashumantes del Partido de Segovia,[71] para la cuadrilla de Villafranca de la Sierra, durante los años 1780-1781, cifra en 28 ganaderos trashumantes[72] los existentes, con una cabaña compuesta por 3.910 cabezas de ganado lanar, 312 de cabrío, 371 de vacuno y 81 de yeguar.
  • Durante el siglo XVIII Villafranca de la Sierra fue una de las villas más prósperas de la provincia de Ávila, sino la que más. Según el Censo de Floridablanca en 1787 había 44 establecimientos industriales, la mitad de ellos molinos hidráulicos que proporcionaban harina a buena parte de la comarca; la otra mitad estaban relacionados con la manufactura de la lana (fábricas de paños, tintes y batanes). Esta cifra representaba la octava parte del total de las instalaciones fabriles existentes entonces en la demarcación provincial actual. Con las Navas del Marqués (36 fábricas), el otro estado abulense perteneciente a los Duques de Santisteban, se llegaba al 23 % de la capacidad industrial de la provincia (345 fábricas). Esto no fue una casualidad, al carácter emprendedor de los moradores de la villa se sumó el empeño de los Duques por fomentar la industria y el libre comercio en los territorios de su jurisdicción. La mayoría de las casas que rodean en la actualidad la plaza mayor se construyeron en aquella época.
Res de raza vacuna avileña negra-ibérica.
Rebaño de ovejas paciendo en un prado de La Nava
Caballos de pura raza comiendo al oeste del municipio
Ganado de raza Limousin pastando en la Ribera
  • Según consta en la documentación de la época (año 1830) el camino de segunda de Talavera al Barco de Ávila (de herradura de 19 leguas de longitud) pasaba por Villafranca.
  • En la quinta de 1844 entraron en suerte 62 jóvenes de la edad de la ley (de 18 a 24 años), contando la villa con 289 vecinos y 1.119 habitantes.
  • España sufrió cuatro importantes epidemias de cólera en el siglo XIX que ocasionaron un total de 777.000 muertes (véase: Pandemias de cólera en España). La segunda invasión fechada entre 1853-1855 causó, según estadísticas oficiales, 236.744 defunciones. Uno de cada 19 españoles se vio afectado por la pandemia (822.189 personas) y uno de cada 65 falleció. En la provincia de Ávila entró por el pueblo de Sotalbo el 1 de mayo de 1855, transportada por un matrimonio procedente de Aranjuez, y terminó por Villafranca. Duró hasta el 25 de diciembre de dicho año. Fueron afectados 34 pueblos, invadidas 2.472 personas y 737 los fallecidos (aproximadamente 1 de cada 225 abulenses).
  • A partir del censo de 1860 a la villa se la nombra oficialmente por su denominación actual: Villafranca de la Sierra; hasta entonces su nombre era Villafranca.
  • El titular de la Notaría de Villafranca de la Sierra en el año 1864 era D. Gabriel Baquero que otorgó 72 y 51 escrituras públicas durante los años 1862 y 1863, respectivamente. La Notaría pertenecía al ilustre Colegio Notarial del territorio de Madrid.
  • El fin del Antiguo Régimen y la llegada del Régimen Liberal supone para la España rural una época oscura, prácticamente un retorno a la Edad Media, en la que la cultura queda prácticamente relegada a las clases pudientes (terratenientes), siendo generalizado el analfabetismo entre las gentes del campo debido a la falta de profesores. La enseñanza en los pueblos y aldeas era impartida exclusivamente por el clero, en muchos casos miembros de órdenes religiosas, disueltas por el Gobierno el 11 de octubre de 1835. Los conventos regulares fueron suprimidos por real decreto el 8 de marzo de 1836. Hasta la firma del Concordato con la Santa Sede, el 16 de marzo de 1851, el clero que, desde la desamortización de los bienes eclesiásticos de Mendizábal en 1836-37, estaba sumido en la indigencia, pobreza y mendicidad, no se recuperará, aunque recaerá nuevamente con la Revolución de 1868, alcanzando su cénit el 19 de octubre de 1868 con la extinción de conventos y casas de religiosas y la prohibición del ejercicio de la actividad misionera, que aun así seguirá realizándose en la clandestinidad. En 1866 la Congregación de la Misión, prácticamente desaparecida en España, realiza en la provincia de Ávila una campaña de misiones,[73] creando una Escuela Dominical para Villafranca y Bonilla de la Sierra, además de instaurar la cofradía devocional de La Corte de María.
  • El Decreto de Gobernación de 29 de septiembre de 1870, aprobando la división de las provincias en distritos para las elecciones provinciales, sitúa a Villafranca de la Sierra como perteneciente al cuarto distrito del partido judicial de Piedrahíta, que se denomina Piedrahíta, con derecho a elección de un diputado. El resto de localidades pertenecientes a este distrito son: Piedrahíta, Navaescurial, San Bartolomé de Corneja, Santiago del Collado, Horcajo de la Ribera, San Miguel de Corneja, Mesegar de Corneja, Malpartida de Corneja y Becedillas.
  • El 28 de abril de 1903 se constituye por médicos de distintos pueblos de la comarca la Asociación Médica del Distrito de Piedrahíta. Al frente se encontraba D. Gerardo Sánchez López, titular de Villafranca de la Sierra. La singularidad de esta asociación es que surge para defender los intereses de la profesión, paralela e independientemente del Colegio Oficial de Médicos de Madrid; no obstante fue efímera su duración.
  • Una de las filiales más activas de la Asociación General de Ganaderos del Reino (nacida por R.D. de 31 de enero de 1836), tras la liquidación del antiguo Honrado Concejo de la Mesta, fue la Asociación Regional de Ganaderos del Partido de Piedrahíta, creada en el año 1916, cuya fuerza radicaba en la participación de la práctica totalidad de los ganaderos del partido y cuyo objetivo fundamental era la defensa de los intereses del sector ante las amenazas que se vislumbraban. En agosto de 1918 nació la Junta Provincial de Ganaderos de Ávila, uno de cuyos presidentes más activos fue Francisco Ramírez, ganadero de Villafranca. Surgió como respuesta a la política intervencionista llevada a cabo por el Gobierno de la nación, a instancias de los manejos de los industriales catalanes, mediante la creación de un comité especial de importación de lanas extranjeras —más baratas que las nacionales—, respaldados por el comisario de Abastecimientos Ventosa, que colmataban los telares con lana americana e impedían dar salida a la lana castellana, acuciada por el encarecimiento de la alimentación del ganado y la inactividad, consecuencia de la Gran Guerra que padeció Europa por aquel entonces.
  • La tradición oral en Villafranca es muy notoria. Buena muestra de ello es la inclusión de tres cuentos recopilados en la villa: La Picotora; La Mujer golosa; y El nombre del diablo, en la obra Cuentos populares españoles, publicada en dos tomos los años 1923 y 1924 por la Universidad de Stanford.
  • El servicio del partido veterinario de Villafranca de la Sierra, con sede en la villa, en el año 1935 se ocupaba mancomunadamente del cuidado del ganado sito en su término municipal, así como del existente en los términos de Navacepedilla de Corneja, Casas del Puerto y Navaescurial, que es su conjunto por aquel entonces estaban poblados por 2.654 almas.
  • Los archivos parroquiales[74] se encuentran microfilmados y están almacenados en el Archivo Diocesano de la capital abulense. En la tabla adjunta se muestra la fecha de los primeros apuntes de cada libro.
...Año... .......1522....... .......1601....... .......1606....... .......1613.......
Libro Bautismos Matrimonios Fábrica Defunciones

Curiosidades[editar]

  • La riada del 1 de septiembre de 1999,[75] la peor de las recordadas en la comarca, se llevó consigo cientos de árboles centenarios y contribuyó muy negativamente a la conservación del patrimonio etnográfico constituido por los molinos hidráulicos de la ribera del río Corneja. Aunque esta gran avenida no ha sido la única. El Cura Párroco de la villa Fr. Francisco González Girón describe en el último folio del Libro 21 de Difuntos un buen relato de una gran tormenta acaecida el 12 de julio de 1701.
  • El 5 de julio de 2009, desde las 13 hasta las 15 horas, pudo observarse sobre el cielo de la villa un inusual fenómeno atmosférico: un halo solar; un círculo oscuro perfecto, de gran tamaño, cubriendo la superficie del sol, causaba la admiración de los observadores, que simultáneamente contemplaban la primera etapa del campeonato nacional de parapente[76] en la que 150 expertos pilotos sobrevolaban el valle del Corneja camino de la ciudad de Segovia.

Comunicaciones[editar]

Calle de Calvo Sotelo.

Villafranca está comunicada por carretera con La Ribera, Navacepedilla de Corneja, San Miguel de Corneja, El Barrio, Navaescurial y la carretera N-110, por medio de dos salidas (Venta de Juan Lorenzo y Venta del Civil).

La compañía de autobuses CEVESA comunica regularmente la localidad con Ávila, Madrid y Plasencia, así como con otras entidades de menor importancia por las que transcurre la línea. Dispone de dos paradas: La Venta de Juan Lorenzo (situada a 2,5 km de la villa) y la Venta del Civil (a 3 km).[77]

Los martes, día de mercado en Piedrahíta, CEVESA realiza viajes de ida y vuelta a Piedrahíta, pasando por La Ribera y Navacepedilla de Corneja o cualquier otro punto que demande el viajero del trayecto. Este servicio también se presta previa solicitud el resto de los días laborables.[78]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

Nuestra Señora de la Capilla. Talla gótica de modelo románico de finales del siglo XIII. Hasta noviembre de 2007 la imagen pudo contemplarse en Ponferrada (Léon), formando parte del capítulo séptimo de la exposición "Yo camino", en una nueva edición de Las Edades del Hombre[79]
  1. Villafranca de la Sierra. Sus hombres y sus tierras. Carlos Mozo Cillero. 2001.
  2. Villafranca de la Sierra. Aproximación a la historia religiosa de un pueblo. Julián Blázquez Chamorro. 2000.
  3. Historia de Ávila IV. Edad Media (siglos XIV-XV). Varios Autores. Institución Gran Duque de Alba.[80] 2009.
  4. Señoríos y Ordenanzas en tierras de Ávila. Villafranca de la Sierra y las Navas. Alfonso Franco Silva. 2007.
  5. Los Dávila: Señores de Villafranca y Las Navas en la Baja Edad Media. Tesis doctoral (inédita). Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cádiz. José Ángel Martín Ramírez. 1997.
  6. Historia de Ávila III. Edad Media (siglos XIV-XV). VV. AA. Institución Gran Duque de Alba. 2006.
  7. Historia de Ávila II. Edad Media (siglos VIII-XIII). VV. AA. Institución Gran Duque de Alba. 2001.
  8. Cuadernos abulenses. Institución Gran Duque de Alba. Publicación periódica.
  9. Castilla la Vieja. Ávila. Tomo VI. Dionisio Ridruejo. 1981.
  10. Caracterización de los minerales del dique gabroideo de Messejana - Plasencia en su sector nor-oriental. Geogaceta, n.º 38, pp. 219-222. Pilar Andonaegui, Carlos Villaseca y José Ángel López García. 2005.
  11. Comentarios sobre algunas plantas nuevas para la flora de Ávila. Acta Botánica Malacitana, n.º 13, pp. 316-318. María Andrea Carrasco y Javier Estrada. 1988.[81]
  12. Mamíferos de España. Visón americano, Mustela vison Schreber, 1777,. Galemys, n.º 9 (2), pp. 3-16. Carlos Bravo y Félix Bueno. 1999.[16]
  13. Recursos naturales de las Sierras de Gredos. VV. AA. Institución Gran Duque de Alba. 1999.
  14. Atlas Forestal de Castilla y León. Junta de Castilla y León. 2007.
  15. Razas bovinas españolas. Antonio Sánchez Belda. 1984.
  16. Cuadernos de la trashumancia n.º 21. Segovia, Ávila y Salamanca. Organismo Autónomo de Parques Nacionales. 1996.
  17. Estudio Socioeconómico de la Provincia de Ávila. VV. AA. Institución Gran Duque de Alba. 1996.
  18. Retablos Barrocos del Valle del Corneja. María de la Vega Gómez González. 2009.[82]
  19. Molinos de la zona de Piedrahíta y El Barco de Ávila. Agustín del Castillo de la Lastra. 1992.
  20. Arquitectura popular en la provincia de Ávila. José Antonio Navarro Barba. 2004.
  21. Gentes de Ávila. Domingo del Prado Almanza. 1994.
  22. Sierras desconocidas de Ávila. José Manuel Martín Fernández. 2002.
  23. Caminata por tierra abulense: el antepecho del valle del Corneja, septiembre de 1959. Salvador Llopis Llopis. 2004.
  24. Guía de los Archivos de la Iglesia en España. José María Martí Bonet. 2001.
  25. Guía Arqueológica de Castros y Verracos de la provincia de Ávila. Cuadernos de Patrimonio Abulense, n.º 8. Jesús R. Álvarez-Sanchís. 2006.
  26. Intercambio de tierras y otras prácticas agrarias en concejos castellanos (siglo XV). Revista de Historia Medieval (2003-2006), n.º 14, pp. 111-144. Laura da Graca. 2007.[83]
  27. Catálogo de la documentación de los archivos municipales abulenses (siglo XII-XIV). Studia Historica. Historia Medieval, vol. 5, n.º 2, pp. 197-251. Ángel Barrios García. 1987.[70]
  28. El señorío de Villafranca de la Sierra en Ávila: Dos diplomas medievales en el Archivo de la Real Chancillería de Valladolid. Edad Media: Revista de Historia, n.º 4, pp. 227-232. Ana María Tellería. 2001.
  29. Las dos escalas de la señorialización nobiliaria al sur del Duero: Concejos de villa y tierra frente a señorialización “menor” (Estudios de casos a partir del sector occidental: señoríos abulenses y salmantinos). Revista d’ Historia Medieval, n.º 8, pp. 275-338. José María Monsalvo Antón. 1997.
  30. Crónica de la Población de Ávila. Amparo Fernández Segura. 1969.
  31. Estructuras agrarias y de poder en Castilla. El ejemplo de Ávila (1085-1320). Ángel Barrios García. 1983.
  32. Historia de Ávila y su tierra, de sus hombres y sus instituciones. Cándido María Ajo González y Sainz de Zúñiga. 1990.
  33. Estudio histórico de Ávila y su territorio. Enrique Ballesteros. 2005.
  34. Historia de las Grandezas de la ciudad de Ávila. Fray Luis Ariz. 1607.
  35. La sociedad abulense durante el siglo XVI. La Nobleza. Abelardo Merino Álvarez. 1926.
  36. Diccionario Histórico, Genealógico y Heráldico de las familias ilustres de la monarquía española. Tomo III. Luis Vilar y Pascual. 1860.
  37. Representación que hace don Chistoval de Moscoso y Montemayor, conde de las Torres, marqués de Cullera,... al Rey nuestro señor en casa de Diego Martínez Abad. 1722.
  38. Noticia de la Gran Casa de los Marqueses de Villafranca. Fray Jerónimo de Sosa. 1676.
  39. Imágenes mitológicas e históricas del tiempo y del espacio: las murallas de Ávila. Política y Sociedad, n.º 25, pp. 151-183. María Cátedra Tomás y Serafín de Tapia. 1997.
  40. Libro de la Montería de Alfonso XI. Libro III. Capítulo IX. Biblioteca del Monasterio de El Escorial (Manuscrito Y.II.19). Mediados del siglo XIV.
  41. Anotaciones al libro de la montería del rey Alfonso XI. José Antonio Valverde Gómez. 2009.
  42. Itinerario de Enrique III. Francisco de Asís Veas Arteseros. 2003.
  43. Crónica del Halconero de Juan II, Pedro Carrillo de Huete. Fernán Pérez de Guzmán, Pedro Carrillo de Huete y Juan de Mata Carriazo. 1946.
  44. La escultura gótica funeraria de la catedral de Ávila. Sonia Caballero Escamilla. 2007.
  45. El Valle del Alberche en la Baja Edad Media (siglos XII-XV). Hugo J. García Carcimartín. 2005.
  46. La Comunidad de Villa y Tierra de Piedrahíta en el tránsito de la Edad Media a la Moderna. Carmelo Luis López.[84] 1987.
  47. Colección documental del Archivo Municipal de Piedrahíta (1372-1549). Carmelo Luis López. 1987.
  48. Una aproximación histórica a dos comunidades de villa y tierra abulenses: la episcopal Bonilla y la señorial Villatoro. Dámaso Barranco Moreno. 1997.
  49. Contribución a la historia de la trashumancia en España. Pedro García Martín y José María Sánchez Benito. 1986.
  50. Los contratos de siega en Jerez de la Frontera en la Baja Edad Media. Historia, Instituciones, Documentos, n.º 26, pp. 289-318. Emilio Martín Gutiérrez. 1999.
  51. Judíos e Inquisición en Ávila. José Belmonte Díaz. 1989.
  52. La comunidad morisca en Ávila. Serafín de Tapia. 1991.[85] [86]
  53. Bibliografía nebrisense: las obras completas del humanista Antonio de Nebrija desde 1481 hasta nuestros días. Miguel Ángel Esparza Torres y Hans-Josef Niederehe. 1999.[45]
  54. Floresta de gramática, poética y retórica en Nueva España (1521-1767). Ignacio Osorio Romero. 1980.[46]
  55. El movimiento de la población en el sur de Ávila 1580-1860. Estudios de historia y pensamiento económico. Homenaje al profesor Francisco Bustelo García del Real. Pp.147-166. Enrique Llopis y Noemí Cuervo. 2003.
  56. Ávila 1751. Según las respuestas generales del Catastro de Ensenada. Nicolás Sánchez-Albornoz y Aboín. 1993.[63]
  57. Censo de 1787 "Floridablanca". Ávila. Instituto Nacional de Estadística. 1987.
  58. El libro de las leyes, siglo XVIII: colección de impresos legales y otros papeles del Consejo de Castilla (1708-1781). Santos Manuel Coronas González. 1996.
  59. El mundo del comercio en Castilla y León al final del antiguo régimen. Isabel Miguel López. 2000.
  60. The early life and career of General François Étienne Kellermann, 1770-1811. Terry Emory Gordon. 1979.
  61. Command and Control in the Iberian Peninsula: The Role of the British Cavalry, 1808-1814. Mark Thomas Gerges. 2005.
  62. Diccionario de Hacienda. Tomo IV. José Canga Argüelles. 1827.
  63. Diccionario Geográfico-Estadístico de España y Portugal. Tomo IX. Sebastián de Miñano y Bedoya y Tomás López de Vargas Machuca. 1828.
  64. España geográfica, histórica, estadística y pintoresca. Francisco de Paula y Mellado. 1845.
  65. Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus Posesiones de Ultramar. Tomo XVI, p. 141. Pascual Madoz. 1850.[87]
  66. Itinerario Descriptivo Militar de España. Castilla la Vieja. Tomo VI. Depósito de la Guerra. 1866.
  67. Ávila en los viajeros extranjeros del siglo XIX. Juan Antonio Chavarría, Pedro García y José María González. 2006.
  68. El proceso desamortizador en la Provincia de Ávila (1836-1883). Irene Ruiz-Ayúcar Zurdo. 1990.
  69. Las epidemias de cólera del siglo XIX en Mocejón (Toledo). Juan Jesús Martín Tardío. 2004.
  70. Plazas mayores de España. Volumen 1. Luis Cervera Vera. 1990.
  71. Plazas de toros en Castilla y León. Francisco Tuduri Esnal. 1998.
  72. Plazas de toros de Madrid (y otros lugares donde se corrieron). Francisco López Izquierdo. 1985.
  73. Gaceta del Notariado Español. Tomo VI. Centro Notarial de España. 1864.
  74. Defensa de intereses y cultura de la patronal castellano-leonesa (1876-1931). María del Pilar Calvo Caballero. 1999.
  75. Elecciones y Caciquismo en Ávila: Las elecciones al Congreso de los Diputados. 1890-1907. José Ángel García Andrino. 2000.
  76. Elecciones en la Provincia de Ávila. 1977-2000. Maximiliano Fernández Fernández. 2006.
  77. Los Colegios de Médicos en España (1893-1917). Ana María González Rebollo. 1997.
  78. El cáncer de la Veterinaria. Revista de Higiene y Salud Veterinaria, n.º 6, pp. 771-774. Felipe Romero Hernández. 1916.
  79. Centenario del Cuerpo Nacional Veterinario (1907-2007). Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino. 2007.
  80. Catálogo de periodistas españoles del siglo XX. Antonio López de Zuazo Algar. 1981.
  81. Variaciones de los municipios de España desde 1842. Ministerio de Administraciones Públicas. 2008.
  82. Judíos, moros y cristianos: Notas de un vagabundaje por Ávila, Segovia y sus tierras. Camilo José Cela. 1957.
  83. Cuentos populares españoles (2 tomos). Aurelio Macedonio Espinosa. 1923-1924.
  84. Juegos tradicionales de las provincias de Ávila y Salamanca. Luis Miguel Gómez Garrido. 2010.
  85. Leyendas y vinculaciones. La Leyenda: antropología, historia, literatura. Pp. 115-132. Honorio Manuel Velasco. 1986.
  86. Mayo en julio. Rituales festivos entre el ciclo anual y el ciclo de la vida. Fiestas y Liturgia. Pp. 153-168. Honorio Manuel Velasco. 1988.
  87. Rituales y proceso social: Estudio comparativo en cinco zonas españolas. José Luís García y García. 1991.
  88. Por tierras de Castilla y León después de recorrer las de La Rioja. Reflexiones acerca de la toponimia de alguno de sus lugares. Revista de Filología Románica, n.º 14, pp. 99-112. Jesús Cantera Ortiz de Urbina. 1997.[88]
  89. La matanza rural. José María Hernández Escorial. 1999.

Referencias[editar]

  1. a b Nomenclátor. Consulta por unidades poblacionales. Instituto Nacional de Estadística
  2. a b Gobierno de España (ed.): . Boletín Oficial del Estado nº 134 (5 de junio de 1998).
  3. Poniendo en valor la Sierra de Villafranca. Colectivo Cantueso / Fundación Biodiversidad. Campaña 2010.
  4. Ascensión a La Serrota (2 294 m). 25 de marzo de 2012.
  5. Listado de lugares de importancia comunitaria de la región biogeográfica mediterránea. Pág. 403
  6. LIC Riberas del Río Tormes y afluentes. Mapa de Castilla y León
  7. Caracterización de los minerales del dique gabroideo de Messejana - Plasencia en su sector nor-oriental. Pág. 219
  8. Flora de la provincia de Ávila. Colectivo Cantueso
  9. Catálogo de Flora Protegida de Castilla y León. Decreto 63/2007, de 14 de junio, por el que se crean el Catálogo de Flora Protegida de Castilla y León y la figura de protección denominada Microrreserva de Flora. Pág. 13.200
  10. Lista Roja 2008 de la Flora Vascular Española. Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. 2008
  11. Actualización con los datos de la Adenda 2010 al Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada. Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. 2011
  12. Fauna de la provincia de Ávila. Colectivo Cantueso
  13. Representación de la iglesia, con el nido de la cigúeña sobre la torre, por Beatriz Echevarria
  14. La Junta afirma que el 70% de los ataques denunciados los ocasionan los lobos. Diario de Ávila. 9 de marzo de 2011
  15. Ávila libre de lobos. Ávilared. 21 de diciembre de 2012
  16. a b Mamíferos de España. Visón americano.
  17. Lagarto ocelado. Consejo Superior de Investigaciones Científicas
  18. Convocatoria de elecciones municipales parciales. Real Decreto 814/1979, de 20 de abril, por el que se convocan Elecciones Municipales parciales. B.O.E. 21 de abril de 1979, pp. 9.117-9.119.
  19. Publicación de Resultados Electorales. Real Decreto 2322/1983, de 15 de junio, por el que se dispone la publicación de los resultados electorales en los diarios oficiales. B.O.E. 21 de abril de 1979, pág. 24.440.
  20. Resultados Elecciones Municipales 2011 (incluye resultados municipales completos desde 1987)
  21. Resultados Electorales Locales 1987. B.O.E. 20 de julio de 1987, pág. 47.
  22. Resultados Electorales Locales 1991. B.O.E. 20 de julio de 1991, pág. 76.
  23. Resultados Electorales Locales 1995. B.O.E. 21 de julio de 1995, pág. 87.
  24. Resultados Electorales Locales 1999. B.O.E. 27 de julio de 1999, pág. 95.
  25. Resultados Electorales Locales 2003. B.O.E. 3 de julio de 2003, pág. 59.
  26. Resultados Electorales Locales 2007. B.O.E. 7 de julio de 2007, pág. 48.
  27. Resultados Electorales Locales 2011. B.O.E. 15 de julio de 2011, pág. 172.
  28. Judía de El Barco de Ávila. Indicación Geográfica Protegida
  29. Centros públicos de atención sanitaria
  30. Casa rural de Benjamín Palencia
  31. Ruta del valle del Corneja
  32. Castillos de Ávila
  33. Página de Benjamín Palencia
  34. Casa estudio de Benjamin Palencia
  35. Diputación de Ávila
  36. La Diputación de Ávila recupera un molino del siglo XVII como múseo del agua. ABC.es. 3 de noviembre de 2011
  37. Archivo de la Casa Ducal de Medinaceli
  38. Instituto Geográfico Nacional
  39. Biblioteca Nacional de España
  40. Dávilas, Bracamontes y Coellos
  41. Epílogo de la sucesión de los Bracamonte en España
  42. Cuadernos de la trashumancia. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente
  43. Casa Ducal de Medinaceli
  44. Petición de Antonio Tarabajano para que no se Haga la Jornada a Chiloé (24-1-1567).
  45. a b Bibliografía Nebrisense. Pág. 192
  46. a b Floresta de gramática, poética y retórica en Nueva España (1521-1767)
  47. Casa de Licores de Mariano Madrueño
  48. Ganadería y Trashumancia. Página web de Navarredonda de Gredos
  49. Fallece en Ávila el sacerdote Julián Blázquez Chamorro. Diario de Ávila. 17 de mayo de 2008
  50. Juan Carlos Castaño, nuevo presidente de la Federación Española de Ciclismo. Trial Bici. 12 de diciembre de 2008
  51. Juan Carlos Castaño: "El ciclismo en Ávila es un referente a nivel nacional". Diario de Ávila. 10 de abril de 2010
  52. La provincia de Ávila sale al paso de los corredores. Diario de Ávila. 18 de septiembre de 2010
  53. Los regresos de Carlos Castaño y Carles Torrent, novedades en la selección española para la cita de Pekín. Europa Press. 29 diciembre de 2009
  54. Carlos Castaño se retira al no recuperarse de la operación de espalda. Diario de Ávila. 11 de septiembre de 2010
  55. Biografía de Soledad López
  56. Anuncian ganadores Premios ACE 2011 de Teatro en Nueva York
  57. Premios de la Organización hispana de actores latinos
  58. Biografía de Ángel Gil Orrios
  59. Juan Carlos Fernández Argenta. Base de Datos Histórica del Fútbol Español
  60. Juan Antonio Férnández Argenta, Premio a la Mejor Encuadernación Artística 2010. EL MUNDO.es. 19 de octubre de 2010
  61. Blog de Juan Antonio Férnández Argenta
  62. El triple subcampeón Borja Carrascosa. 2009 un año muy movido. Top Iberian Sport Horses. 27 de noviembre de 2009
  63. a b Catastro del Marqués de la Ensenada. Respuestas Generales. Ministerio de Cultura
  64. Cancionero de Ávila. Música popular castellana
  65. Feria de Villafranca de la Sierra. 13 de julio
  66. Procesión nocturna el día de vísperas. 14 de agosto
  67. Celebración litúrgica el día de la patrona. 15 de agosto
  68. Procesión el día de San Roque. 16 de agosto
  69. El Baile de Las Alabardas. Música tradicional y popular
  70. a b Catálogo de la documentación de los archivos municipales abulenses (siglo XII-XIV). Pág. 236 y 237
  71. Censo General de Ganaderos y Ganados Trashumantes del Partido de Segovia. Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino
  72. Historia de la trashumancia en Extremadura
  73. Misiones populares de la Congregación de la Misión en España (1704-1975). Parte 10. Vicencianos
  74. Archivos de la parroquia de Villafranca de la Sierra. Ministerio de Cultura
  75. Imagen de la riada del 1 de septiembre de 1999
  76. Arranca el campeonato nacional de parapente 2009. Diario de Ávila, 6 de julio de 2009.
  77. Horarios de autobuses. CEVESA
  78. El servicio de "bus a la carta" atendió a 137.900 usuarios durante 2009. Diario de Ávila, 22 de febrero de 2010
  79. Fundación de Las Edades del Hombre
  80. Institución Gran Duque de Alba
  81. Comentarios sobre algunas plantas nuevas para la flora de Ávila
  82. Comentario de la obra Retablos Barrocos del Valle del Corneja
  83. Intercambio de tierras y otras prácticas agrarias en concejos castellanos (siglo XV). Pág. 117 y 121
  84. Entrevista a Carmelo Luis López. Diario de Ávila, 11 de octubre de 2008
  85. Los moriscos de Castilla la Vieja, ¿una identidad en proceso de disolución?
  86. Las redes comerciales de los moriscos de Castilla la Vieja: un vehículo para sus "complicidades"
  87. Villafranca de la Sierra. Diccionario de Madoz. Tomo XVI, pág. 141
  88. Por tierras de Castilla y León después de recorrer las de La Rioja. Reflexiones acerca de la toponimia de alguno de sus lugares. Pág. 103

Enlaces externos[editar]