Videojuego de simulación de vida

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los videojuegos de simulación de vida (también conocidos como videojuegos de vida artificial) son un subgénero de los videojuegos de simulación en los que el jugador vive o controla una o más formas de vida artificial. Un videojuego de simulación de vida puede girar en torno a individuos y relaciones, o puede ser una simulación de un ecosistema. Éste género abarca los siguientes subgéneros:

  • Los videojuegos de simulación biológica permiten que el jugador experimente con temáticas como genética, supervivencia o ecosistemas, a menudo en la forma de videojuegos educativos.
  • Los videojuegos de simulación de mascotas se enfocan más en la relación entre el jugador y una o más formas de vidas. Son más limitados en ambiente que los videojuegos de simulación biológica. Ejemplos destacables de este género son Tamagotchi, la saga Petz, Viva Piñata y Nintendogs.
  • Los videojuegos de simulación social poseen una jugabilidad cuyo elemento principal es la interacción social entre entidades del juego. Un ejemplo de este género es Los Sims.

Descripción[editar]

Los videojuegos de simulación de vida tratan sobre mantener y desarrollar una población manejable de organismos. Estos videojuegos pueden presentar una población o uno o muchos organismos. Además pueden simular inteligencia animal o humana, un ejemplo de esto es el videojuego Spore.

Subgéneros[editar]

Si bien los videojuegos de simulación de vida son un género relativamente joven, podemos encontrar varios subgéneros.

Videojuegos de simulación biológica[editar]

Algunos videojuegos pueden simular o bien ecosistemas enteros controlados por el jugador donde los organismos pueden evolucionar (parecidos a los juegos de simulación de dios) o la vida de un animal individual cuyo rol asume el jugador (parecido a los videojuegos de rol).

Un representante típico de la variante videojuego de simulación de dios biológico es SimLife, el cual, aunque es más bien abstracto, apunta a simular ecosistemas similares a los que presenta la Tierra. Otro ejemplo es Darwinbots, un programa de inteligencia artificial todavía más abstracto, que busca simular los principios generales de la biología, pero también es usado como un juego de programación con bots que disparan similar a Robot Battle. Si bien estos dos juegos se enfocan en la simulación de la vida en sí en vez del entretenimiento y no presentan una historia ficticia o aspectos fantásticos, juegos con estos elementos se pueden encontrar en la saga Creatures y en una multitud de juegos del género tycoon (por ejemplo la saga Wildlife Tycoon o Jurassic Park: Operation Genesis). Estos, sin embargo, también intentan simular, de manera detallada y realista, el comportamiento natural de los animales, plantas, y a veces ecosistemas (como en Wildlife Tycoon) y elementos como genética y evolución (como en Creatures).

Otro grupo de videojuegos de simulación biológica buscan simular la vida de un animal individual cuyo rol el jugador asume (en vez de simular un ecosistema entero controlado por el jugador). Estos incluyen juegos como Wolf y su secuela Lion, el similar WolfQuest y la menos ambiciosa saga educativa Odell.

También, un gran número de juegos poseen temáticas biológicas o evolutivas pero no intentan reflejar de cerca la realidad de la biología o evolución. Entre estos se encuentran, dentro del género de simulación de dios, Evolution: The Game of Intelligent Life y dentro del género de rol, una multitud de software de entretenimiento como Bird Week, Eco, EVO: Search for Eden y las primeras etapas de Spore.

Videojuegos de simulación de mascotas[editar]

Los videojuegos de simulación de mascotas pueden ser simulaciones de animales reales, como la serie Petz, o de fantasía como Tamagotchi. A diferencia de los videojuegos de simulación biológica, la mascota generalmente no se reproduce ni muere.

La mascota es capaz de aprender una serie de tareas. Esta calidad de una rica inteligencia distingue a las mascotas artificiales de otros tipos de inteligencias artificiales, en las cuales los individuos tienen reglas simples pero la población como un conjunto desarrolla propiedades emergentes. En las mascotas artificiales, sus comportamientos son típicamente preprogramados y no son realmente emergentes.

Videojuegos de simulación social[editar]

Los videojuegos de simulación social exploran las interacciones sociales entre distintas vidas artificiales. El ejemplo más famoso de este género es Los Sims, el cual fue influenciado por el juego de 1985 para Commodore 64 Little Computer People.

Videojuego de simulación de hormigas[editar]

Los videojuegos de simulación de hormigas se caracterizan por simular la actividad de las hormigas una vez organizadas en colonias y por mostrar claramente el rol de cada una de ellas y como su buen cumplimiento beneficia a la colonia a la que pertence. El principal desafío de este tipo de videojuegos de simulación es el de manejar exitosamente una colonia de hormigas.

También existen videojuegos de estrategia en tiempo real que usan a las hormigas proporcionándoles un territorio donde abastecerse, aumentar la población y entrenar y construir milicia para derrotar a las colonias de hormigas vecinas.

Videojuegos destacables[editar]

Enlaces externos[editar]

Ejemplos[editar]

Simuladores biológicos[editar]

Simuladores sociales[editar]

Véase también[editar]