Vida de Joseph Smith de 1827 a 1830

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La vida de Joseph Smith de 1827 a 1830 incluye algunos de los eventos más significativos de su vida, y algunos de los más importantes de la historia de los Santos de los Últimos Días, el movimiento religioso restauracionista iniciado por él durante este periodo. Ese movimiento dio origen al mormonismo, e incluye denominaciones como La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y la Comunidad de Cristo. El periodo abarcado por este artículo comienza a finales de 1827, después de que Smith anunciara que había obtenido un libro de planchas de oro enterrado en una colina, protegida por un ángel, cerca de su casa en Manchester, Nueva York (cerca de la aldea de Palmyra). A causa de la oposición en la búsqueda de tesoros antiguos, sus colegas creyeron que eran propietarios de una parte de las planchas de oro, Smith se estaba preparando para abandonar Palmyra e irse a Harmony, Pensilvania (hoy en día Oakland). Entre finales de 1827 y finales de 1830, Smith traduciría las planchas de oro, publicaría el Libro de Mormón y establecería la Iglesia de Cristo.

Para traducir las planchas de oro, Smith contó con la ayuda de Martin Harris, un rico propietario de tierras en Palmyra que actuó como escriba de Smith. Para traducir, Smith usó piedras videntes (un conjunto que Smith llamó Urim y Tumim), y Smith dijo que las piedras le mostraron la traducción. A traducción paró, cuando Harris perdió 116 páginas del manuscrito de un texto copiado. Sin embargo, la traducción se retomó seriamente cuando Smith se juntó con un socio de la familia Smith llamado Oliver Cowdery en mayo de 1829. La traducción acabó cerca de finales de julio de 1829, y el manuscrito fue publicado como El Libro de Mormón el 26 de marzo de 1830 en Palmyra. En el momento en que el Libro de Mormón fue publicado, Smith había bautizado a varios seguidores que se llamaban Iglesia de Cristo. El 6 de abril de 1830, Smith y otros cinco establecieron formalmente la Iglesia de Cristo el oeste de Nueva York. Entre los conversos más notables estaba Sidney Rigdon, Ministro de Kirtland, Ohio, que ya compartía muchas creencias al inicio del Movimiento de los Santos de los Últimos Días. Al final de 1830, Smith decidió que todos los miembros de la Iglesia debían mudarse a Kirtland.

Traducción de las planchas de oro[editar]

Contratación de Martin Harris[editar]

Cuando Smith dijo que había obtenido las planchas de oro del ángel Moroni, también dijo que el ángel le mandó que "las planchas debían ser traducidas, impresas y envidas ante el mundo"(Tiffany, 1859, p. 169). Para hacer eso, sin embargo, necesitaba dinero y en ese momento no tenía nada. Por lo tanto envió a su madre(Smith, 1853, p. 110) a casa de Martin Harris, un terrateniente local que en aquel momento tendría entre unos 8000 y 10000 dólares(Howe, 1834, p. 260).

Martin Harris había sido un confidente cercano de la familia Smith desde al menos 1826 (Howe, 1834, p. 255), y habría oído sobre los intentos de Smith de obtener las planchas del ángel incluso antes por parte de Joseph Smith Sr. (Smith, 1853, p. 109). También creía en los poderes de Smith con sus piedras videntes (Tiffany, 1859, p. 164). Cuando Lucy visitó a Harris, él había oído a través de los viñedos en Palmyra que Smith había encontrado un libro de planchas doradas y estaba interesado en saber más(Tiffany, 1859, pp. 167–168). Así, por petición de Lucy Smith, Harris fue a la casa de los Smith, escuchó la historia de boca de Joseph Smith y sopesó una caja de cristal que Joseph decía que contenía las planchas de oro (Tiffany, 1859, pp. 168–169). Smith convenció a Harris de que tenía las planchas y de que el ángel le había dicho que "evitara la compañía de los buscadores de dinero".(Tiffany, 1859, p. 169). Convencido, Harris dio inmediatamente 50 dólares a Smith (Smith, 1853, p. 113; Roberts, 1902, p. 19), y se comprometió a patrocinar la traducción de las planchas (Smith, 1853, p. 113).

El dinero dado por Harris fue bastante para pagar todas las deudas de Smith en Palmyra, y para viajar con su nueva esposa Emma Hale Smith y todas sus pertenencias a Harmony en Pensilvania, donde pudieron evitar la conmoción pública en Palmyra por las planchas(Tiffany, 1859, p. 170). Así, a finales de octubre de 1827, se mudaron a Harmony, con la caja de cristal escondida en el fondo de un barril de judías (Tiffany, 1859, p. 170).

Primera transcripción y traducción[editar]

Cuando Joseph y Emma llegaron a Harmony, permanecieron temporalmente en la casa del padre de Emma (Isaac Hale), mientras Hale les acomodaba en una propiedad de 53.000 m2 a unas cuantas yardas del río Susquehanna.(Porter, 1971, pp. 132–34) Escéptico de Smith hubiera encontrada planchas de oro, Hale le pidió verlas, pero tan sólo pudo ver la caja de cristal en la que Smith decía tenerlas guardadas. (Howe, 1834, p. 264) Sin embargo, Hale rechazó el permitir tener las planchas en su casa si no las podía ver, por lo que la caja fue escondida en el bosque cercano, donde se dije que permanecieron la mayor parte del tiempo que duró el proceso de traducción (Howe, 1834, p. 264); (Jesee, 1976, p. 3).

Después de una corta estancia en la casa de Hale, Smith y Emma decidieron vivir en una casa situada en la propiedad de Hale (Mather, 1880, p. 201). Emma dijo que durante una pequeña porción de tiempo, Jospeh guardñi las planchas en esta casa en una mesa, envueltas en un mantel de lino (Smith, 1879). A principios de diciembre de 1827, Smith empezó a transcribir los caracteres que decía se encontraban en las planchas, y a dictar lo que dijo ser la traducción de algunas de ellas (Roberts, 1902, p. 19). Mientras transcribía, se sentaba detrás de una cortina y miraba las planchas a través de Urim y Thummin, pasando las transcripciones a Emma, que estaba sentada en el otro lado de la cortina (Howe, 1834, pp. 270–271). Finalmente, después de alguna otra transcripción, empezó a dictar lo que decía que era la transcripción de las planchas a Emma o a su hermano Reuben (Smith, 1879). Para traducir "put the urim and thummim into his hat and Darkened his Eyes than [sic] he would take a sentance [sic] and it would apper [sic] in Brite [sic] Roman Letters. Then he would tell the writer and he would write it." (Jessee, 1976, p. 4). Según se dice, Smith no neceitaba la presencia física de la planchas para crear la traducción (Stevenson, 1882; Howe, 1834, pp. 264–65), y las planchas permancecían en los bosques cercanos (Howe, 1834, p. 264); (Jesee, 1976, p. 3) durante la traducción.

Martin Harris fue a ayudar en la traducción en febrero de 1828 (Roberts, 1902, p. 19). Sobre esa época, se dice que Smith confesó al tío de Emma que tenía dudas sobre si debía o no traducir las planchas porque, a pesar de ser mandato de Dios "tenía miedo de la gente" (Howe, 1834, p. 266). Así, cuando Harris llegó, se dice que tuvo que convencer a Smith para continuar la traducción diciendo "No he venido aquí para anda, y seguiremos con ello" (Booth, 1831a).

Entonces Smith envió a Harris a varios investigadores conocidos[1] para ver si podían traducir o autentificar algunos de los caracteres transcritos (Jessee, 1976, p. 3), pero Harris no pudo obtener la ayuda ni el respaldo de ningún investigador (Howe, 1834, pp. 270–272). Después de visitar su casa en Palmyra, Harris volvió a Harmony a mediados de abril de 1828 y empezó a actuar como escriba de Smith mientras él le dictaba lo que más tarde se llamaría el Libro de Lehi (Smith, 1830b, p. 1). Harris dijo que por lo menos una parte de la primera traducción de Smith, éste utilizó su piedra vidente para traducir, en vez del Urim y Thummin, porque la piedra era más conveniente (Stevenson, 1882, p. 86). Smith también hizo uso de una cortina (Cole, 1831); Harris declaró que una vez durante la traducción, Smith levantó la cortina entre él y Harris porque "la presencia del Semor era tan grande" o a veces Smith dictaba desde arriba o desde otra habitación (Howe, 1834, p. 14).

Pérdida de las 116 páginas manuscritas[editar]

A mediados de junio de 1828, Smith había dictado unas 116 páginas manuscritas de texto (Roberts, 1902, p. 20), empezando con la historia de un hombre llamado Lehi en Jerusalén, y acabando con la historia sobre el el Rey Benjamín, uno de sus descendientes, en América (Smith, 1835, sec. 36, v. 41). Harris, sin embargo, estaba teniendo problemas matrimoniales con su esposa Lucy, quien estaba enfadada por no haber podido ver las planchas (Smith, 1853, p. 116). Con la esperanza de apaciguarla, y de despejar sus dudas, Harris convenció a Smith para que le permitiera llevarse las 116 páginas manuscritas a su casa en Palmyra (Smith, 1853, p. 117). Debido a que el manuscrito era la única copia, sin embargo, Smith hizo que Harris firmara un juramento escrito en el cual se comprometía a enseñar las páginas manuscritas tan sólo a cinco miembros de su familia (Roberts, 1902, p. 20); (Smith, 1853, pp. 117–118).

Miembras Harris visitaba Palmyra, Emma dio a luz al primer hijo de la pareja (Smith, 1853, p. 118), pero el niño nació deforme y muerto (Howe, 1834, p. 269), dejando a Emma enferma de muerte durante casi dos semanas (Smith, 1853, p. 118).

No habiendo sabido nada de Harris durante tres semanas, Smith viajó en julio de 1828 a Palmyra y se enteró de que Harris había perdido las hojas manuscritas y le había estado evitando (Smith, 1853, pp. 118–121). A pesar de su juramento, Harris había estado mostrando el manuscrito a numerosos visitantes y de alguna forma había desaparecido del cajón donde lo guardaba (Smith, 1853, p. 122–123).

Smith se encontraba abatido por la pérdida de su hijo y del manuscrito. Había puesto muchas esperanzas en su primer hijo, diciendo a la gente que su hijo vería las planchas (Howe, 1834, p. 264), y que asistiría a la traducción (Howe, 1834, p. 267). Cuando oyó que el manuscrito se había perdido, exclamó "¡Oh, Dios mío! ¡Todo está perdido! ¡Todo está perdido! ¿Qué debo hacer? He pecado; he sido yo quien ha tentado la ira de Dios" (Smith, 1853, p. 121). Después de volver a Harmony sin Harris, Smith dictó a Emma la primera revelación escrita, la cual le reprendía por haber perdido las hojas manuscritas, pero echaba la mayor parte de la culpa a Harris (Phelps, 1833, sec. 2:5). Sin embargo, la revelación aseguraba a Smith que no todo estaba perdido, porque si Smith se arrepentía de lo que había hecho, Dios solo "le afectaría por una temporada, y Smith seguiría siendo escogido, y volvería a ser llamado para el trabajo" (Phelps y 1833, 2:7).

Durante este periodo, Smith también se unió a las clases dominicales de la Iglesia Episcopal Metodista en Harmony (McKune, 1879).

A esta iglesia solía ir la familia de Emma, y estaba dirigida por Nathaniel Lewis (Lewis y Lewis, 1879), el cuñado de Isaac Hale (Porter, 1969, p. 332). Su membresía, sin embargo, encontró la oposición de varios miembros que conocían sus actividades como buscador de tesoros, y Smith retiró su membresía de forma voluntaria (Lewis y Lewis, 1879).

Notas[editar]

  1. These scholars included at least Luther Bradish in Albany, New York (Lapham, 1870), Samuel L. Mitchill of New York City (Hadley, 1829; Jessee, 1976, p. 3), and Charles Anthon of New York City (Howe, 1834, pp. 269–272).

Referencias[editar]