Vicente Cuadra y Ruy Lugo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vicente Cuadra y Ruy Lugo

Coat of arms of Nicaragua.svg
Presidente de Nicaragua
1 de marzo de 1871-1 de marzo de 1875
Predecesor Fernando Guzmán Solórzano
Sucesor Pedro Joaquín Chamorro y Alfaro

Datos personales
Nacimiento 25 de julio de 1812
Granada, Granada, Nicaragua
Fallecimiento 10 de diciembre de 1894 (120 años)
Granada, Granada, Nicaragua
Partido Conservador
Cónyuge Josefa Gómez y Bendaña
Profesión Político
Religión Católica
[editar datos en Wikidata]

José Vicente de la Quadra y Ruy Lugo también conocido como Vicente Cuadra Lugo (Granada, Nicaragua, 25 de julio de 1812 - 10 de diciembre de 1894) fue Presidente de Nicaragua desde 1871 hasta 1875.

Fue hijo de Dionisio de la Quadra y Montenegro y Ana Norberta Ruy Lugo y Sandoval. Casó con Josefa Gómez y Bendaña, hija de Miguel Gómez y Molina y Dolores Bendaña y Guerrero.

Fue elegido como Presidente en octubre de 1870 por gran mayoría de votos, frente a las candidaturas de Evaristo Carazo Aranda, Mariano Montealegre y Romero, Hermenegildo Zepeda, Juan Bautista Sacasa, Pedro Joaquín Chamorro y Alfaro, Pío Castellón y Apolonio Marín.

Un mes antes de su toma de posesión quiso renunciar a la presidencia, pero su dimisión no fue admitida.

Su gestión como Presidente se caracterizó por su ética, su honradez y su respeto a la ley.[1] Promovió la educación, estableció el jurado, fundó colegios, firmó los contratos para la construcción del ferrocarril en Nicaragua, recibió a los jesuitas expulsados de El Salvador y Guatemala y realizó otras muchas obras en bienestar del país.

En 1874, garantizó las elecciones libres en las cuales triunfó Pedro Joaquín Chamorro y Alfaro.

Uno de sus opositores políticos, el periodista liberal Enrique Guzmán, escribió sobre Cuadra:

"Aún no hace cuatro años gobernaba a Nicaragua un hombre que era modelo de circunspección y de severidad. Para él, según repetía diariamente, no había colores políticos. Sus amigos le reprochaban que sacrificaba demasiado los particulares intereses del partido a que pertenecía ante los grandes intereses nacionales. Sus adversarios, que eran numerosos, le acusaban de cicatero, testarudo y retrógrado, jamás de impuro y falso..." (Escritos históricos y políticos. Texto crítico, introducción y notas de Franco Cerutti. Volumen I. San José, C. R., 1986, p. 223).

Dos de los hechos más importantes de su administración, fueron:[2]

  • el intento fallido de entenderse con el rey Mosco, para lograr la unión con la Mosquitia, y
  • el haber acogido a los jesuitas expulsados de otros países centroamericanos.

Durante su período de gobierno, afrontó varios levantamientos de los martinistas. Estos hechos lo obligaron a pedir préstamos, que endeudaron al país.

Una anécdota ejemplar[editar]

Del Presidente Cuadra, se relata la anécdota siguiente:[3]

"El Reloj de la Presidencia"

- ¿Por cuánto vas a componer el reloj?, preguntó don Vicente.

- Por diez pesos— contestó el músico– relojero.

- ¿Sencillos, Blas?

- Fuertes, señor presidente.

- Llévate el relojito, pues, y tráelo mañana compuesto.

- No mañana, sino el sábado.

- Está bien.

Cuenta don Blas Villalta que él extrañó que don Vicente no regatease el precio de la composición del reloj, o el relojito, como lo llamaba, aunque era grande, como llamaba también petatillo al petatón-alfombra.

El señor Villalta vuelve al Palacio con el reloj compuesto. Don Vicente después de examinarlo un rato dice:

- Bueno.

Entonces el músico–relojero dice a don Vicente:

- Aquí traigo el recibo de los diez pesos para que usted me le ponga el "visto bueno" y me pague el tesorero.

Don Vicente toma el papel que le da el maestro Villalta, lo lee y lo rompe.

Angustia en el maestro.

Pero don Vicente, que ya estaba esperando el reloj, se saca del bolsillo diez duros y se los entrega a don Blas, diciéndole:

- El reloj no le sirve a la nación, sino a don Vicente Cuadra. ¿Para qué quiere reloj la nación? Vicente Cuadra, pues, le paga a Ud., la Nación no le hubiera pagado a Ud. diez pesos, y fuertes, una barbaridad, porque Ud. le gana a ella por otro lado.

Los hombres de los treinta años, los verdaderos, eran delicados hasta allá. El reloj del Palacio le servía a la Nación, puesto que le servía al Presidente de la misma. Pero don Vicente Cuadra, ridículo, cuando se trataba del tesoro público, a juicio de los murmuradores, pagó particularmente la composición de un objeto nacional.

"¡Dichoso el país donde un gobernante sea ridiculizado por económico!"

Referencias[editar]

  1. «Las lecciones del gobernante Vicente Quadra (1871-1875)». Presidentes Conservadores de los Treinta Años. Consultado el 20 de mayo de 2011. 
  2. «Vicente Cuadra». Nicaragua y su Historia por Karlos Navarro. Consultado el 20 de mayo de 2011. 
  3. «Un ejemplo de honradez gubernamental». Vicente Quadra Lugo por José Joaquín Quadra Cardenal. Consultado el 20 de mayo de 2011. 

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Fernando Guzmán Solórzano
Presidente de Nicaragua
1871 - 1875
Sucesor:
Pedro Joaquín Chamorro y Alfaro