Viaggio in Italia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Viaggio in Italia (en España, Te querré siempre) es una película dramática de 1954 dirigida por el italiano neorrealista Roberto Rosselini, y con su esposa Ingrid Bergman y George Sanders como actores principales. La película tiene un diálogo en inglés que fue cortado en la versión original italiana.

Esta película marca el punto de partida de la modernidad cinematográfica. El guion fue escrito por el propio director, Vitaliano Brancati y Antonio Pietrangeli, a partir de la novela de Colette Duo, publicada por entregas en el diario Marianne desde el 12 hasta el 31 de octubre de 1934 y como libro en noviembre del mismo año por la editorial Ferenczi & fils.

Argumento[editar]

Los Joyce, interpretados por Ingrid Bergman y George Sanders, son un matrimonio británica que ha partido en un viaje a Italia para cerrar una transacción comercial (la venta de una vivienda familiar). El contacto con la desnuda realidad del sur de Italia a su llegada a Nápoles provoca el estallido de una crisis latente en la pareja. Los sentimientos entre ellos cambian todavía más en una visita a la ciudad de Pompeya, cuando son testigos del descubrimiento de una antigua estatua. Finalmente, se reúnen nuevamente en el transcurso de una procesión religiosa que recorre las calles de Nápoles.

Reparto[editar]

Discurso de Rosselini[editar]

Consiste en el seguimiento de los trayectos de los dos protagonistas, por separado, a través del paisaje napolitano en un itinerario que acaba llevando a que sus miradas enfrenten el vacío, en un ejercicio de toma de conciencia que les devuelve la imagen de ese vacío que anida en su interior, por medio de una figura de reflexión entendida en el sentido literal: la respuesta a las miradas de los personajes es un mundo que toma cuerpo en tanto cavidad donde las miradas encuentran su propio reflejo. No existe, detrás de lo filmado, ninguna férrea estructura de guion que instaure la pasión como medida rectora del universo humano. Ni tampoco una puesta en escena que catapulte, con la precisión matemática de un mecanismo pasional, a los cuerpos, las miradas, los seres, hacia un encuentro definitivo y seguro del final del film. De hecho, la narración queda traspasada por la marca de la fragilidad, de la inestabilidad temporal.

Enlaces externos[editar]